La explosión del gen futbolístico

osasuna2

Tengo que estudiarlo científicamente aún, pero estoy segura de que, además del gen masculino que les hace repeler cualquier tipo de tienda de ropa, los niños vienen con otro gen futbolístico de serie que salta cuanto menos te lo esperas y los convierte en pequeños hooligans.

Creía que tenía ganada mi guerra personal contra el fútbol porque mi hijo era de mi bando: mostraba un desinterés total por el balón y el equipo de los amores de su padre, Osasuna. Me las prometía felices con mis tardes de cocinitas y obras, cualquier cosa con tal de no hablar de chutes, paradones o fueras de juego. Hasta que ayer, sin saber cómo, al pequeño se le encendió la chispa del fútbol.

osasuna1

El detonante fue la llegada sorpresa de su padre con la equipación completa. Y de pronto, para mi sorpresa, el gen saltó como un resorte. Más que encenderse, mi hijo quedó completamente abducido por el espíritu futbolístico y loco de contento, por el mero hecho de llevar la camiseta gorria, empezó a correr a nuestro alrededor como alma que lleva el diablo. De algo le sonaba el nombre de Osasuna y su camiseta, quizá porque sus compañeros de clase lo vitorean en clase, y en esta vida, todo se pega. Por suerte o por desgracia, teníamos el balón a mano, y de pronto el enano se vio poseído por el espíritu de Messi.

Le invadieron sus intenciones, porque su estilo todavía no se le ha pegado, milagros a Lourdes. Corría espitoso perdido, como nunca lo he visto, amagando regates y explotando de alegría cada vez que su padre le cantaba el gol. ¿De qué esta hecha esa camiseta para que mi bebote acabara convertido en el más ferviente hincha de su nuevo equipo de mil amores?

osasuna3

Este giro de cadera es único 😉

Con 30 grados de temperatura, los mofletes rojos y el pelo sudado, pedía a gritos ponerse las tupidas medias de la equipación mientras yo lo miraba horrorizada. Algo le han echado en su jarra de agua.

O esta pasión se propaga como un virus en la escuela, o aquí algo raro ha pasado sin que yo me enterara. Y poco después de convertirse en el hincha número uno del Sadar, el vecino nos sorprende diciendo que ha visto a pocos que sientan tanto los colores como nuestro hijo. No quise replicarle que llevaba 15 minutos como aficionado, que el nene se sigue buscando dónde lleva el escudo y que no entiende por qué tiene una vaca y un ternero estampado en medio de la tripa, pero que está encantado.

Y más aún los tíos futboleros de la criatura, que son casi todos, y que se han emocionado por la conversión.  Yo ya le he buscado el lado bueno y ahora tenemos una nueva frase mágica que funciona de mil maravillas: “los futbolistas se lavan mucho las manos”, y va el tío y lo hace. ¿Perdurará la afición o será flor de un día?

¿Alguien más ha vivido esta extraña y momentánea mutación futbolística en su hijo?

31 pensamientos en “La explosión del gen futbolístico

  1. choncha2503

    Ay tu hijo… a mi hija le ha salido el gen futbolístico también, con sólo dos años, en casa yo soy del Depor y del Bilbao y para fastidiar a su papá de Cristiano Ronaldo ( en general juegue donde juegue) pues nada, la niña cada vez que ve ahora una pelota le pega una patada y grita MESSI!!! poseida por el espíritu azulgrana como su papá y supongo que como sus abuelos ( que tendrán mucho que ver en esa devoción a Messi!!). Y pregunto yo ¿ Esto se quita como el sarampión o dura para siempre?

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, jaja. Que yo creía que me libraba, pero no. Al final están rodeados de fútbol por todos lados y se contagian de otros amigos. Ya no hay nada qué hacer, jaja, veremos qué pasa. Y claro, si pueden ser del equipo contrario para fastidiar un poco, mejor que mejor.

      Responder
  2. nosoyunadramamama

    Y lo peor, no es x desanimarte, es q va a más!!!! A Alfonso siempre le gustó pero fue empezar los entrnamientos en el cole y q le regalaron la equipación del Sporting, y aquello explotó!!! De verdad q, si les gusta el fútbol, es de psiquiatra, y tengo 3 varones… ánimo, jaja

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Nooo, no me digas eso, jaja. No sé si terminará jugando, pero eso de cerle los partidos. O quién sabe, quizá termine transformándome yo también 😉

      Responder
  3. Cristina

    Por fin!!! No sabes la alegría que me da. Que ganas de jugar al futbol con él. Ya me estaba preocupando que no quisiera coger el balón nunca, jejejeje.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jajaja, la clave estaba en tener la equipación completa, por lo visto. Pues ya sabes, te lo llevas a entrenar con paciencia y yo mientras tanto tomo el sol 😉 Buen acuerdo, ¿no?

      Responder
  4. Beatriz

    El mio es medio año mas pequeño, por ahora su obsesion son los coches pero supongo que ya le vendrá el gen futbol. Y como es un obsesivo, le vendrá con todo como al tuyo. Y va a mas, lo sé por los hijos de mis amigas, que viven pensando en futbol.
    Se le da muy bien el balon al tuyo, eh? Y quiere la equipacion completa,me lo como! Y con lo mal que va el Osasuna, pobre! Ya sufriendo de chiquito, jaja
    Mi marido es del Osasuna porque es navarro pero vivimos en san sebastian, asi que supongo que el peque será de la real, no lo sé…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, no se le da muy bien de momento, en las fotos parece que sí, pero engañan. De Osasuna, sí, un equipo de sufridores. Si el tuyo es de la Real, casi que mejor, jaja.
      De momento le he escondido las medias, que a 30 grados no pega que se las ponga XD

      Responder
  5. diasde48horas

    En lo del gen anti tiendas coincido completamente contigo pero el futbolístico todavía no ha llegado a nuestra casa… y ojalá no llegue!!
    Mucho ánimo con el tuyo!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Emocionado perdido, jaja. Ya está planeando llevárselo este domingo a ver el último partido 😉

      Responder
  6. Mamá Pata

    jajajaja!!! Pues imagínate como esta la patita con todo el movidón de la final de copa!!!!! Cantando athleeeeeeeeeetic, eup! Por todas las esquinas! El sábado hasta vieron la primera parte en un bar con su amiguito del alma, y mientras iban de camino a casa iban gritando por la calle sin parar!!!!

    El viernes casi toda su clase fue con la camiseta, y previsora que es una, yo la mandé con un vestido rojo porque no tenemos la camiseta! Y ahora resulta que su querido aita giputzi y de la real va y me dice que igual tenemos que comprársela!!!

    Eso si, no le pidas que chute un balón porque no hay forma, es más de coger la pelota con las manos y boikotear al resto del equipo! jajaja!

    Y otra cosa, a mi el osasuna me encanta! Dale osasuna dale!!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, vamos, que la patita pasa del aspecto deportivo del fútbol y se queda con el jolgorio y la celebración, ¿no? Muy previsora con lo del vestido rojo, jaja.
      Cómo se pondrá de loca tu hija para que su aita acceda, jaja. ¡Eso es una familia futbolera!

      Responder
  7. Un Papá en Prácticas

    Ay, pero qué chulo con esa camiseta de Osasuna! Me encanta! Mara es muy de darle patadas al balón, pero no tengo muy claro que sienta aún los colores de ningún equipo. Eso sí, cuando me ve a mi gritar con los goles del Barça, la peque se suma rápido a la fiesta 😀

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, seguro que se lo contagias, verás. He perdido la batalla, pues anda que no va a sufrir el enano con Osasuna 😉

      Responder
  8. No sin mis patucos

    Totalmente de acuerdo con que el gen masculino conlleva un gen futbolístico. Pero en nuestro caso todavía es peor porque en mi casa ni el padre ve fútbol ni le gusta y el niño no puede vivir sin su pelota y su equipacion del Madrid. Quien nos lo iba a decir a nosotros!!!

    Responder
  9. UnaMadre delSigloXXI

    A mi hijo no le gusta nada el fútbol. Él está inmerso en su mundo de cocinitas, cuentos, coches, construcciones y puzles. Pero tu post me ha dado por pensar que puede que en algún momento se le despierte ese gen. Y entonces estoy perdida, porque en mi casa son tres chicos…

    Responder
  10. La cesta de mi bici

    Jajajajajaja, Idoia, lo que me he podido reír con esta explosión del gen futbolístico!!! No me digas porque o que razón existe para que de repente les entré estos amores por algo que les traía sin cuidado, en la escuela ya he visto más casos como éste. Ánimo con la nueva afición!! Un beso.

    Responder
  11. Pingback: De supermanes y vacas - Y, además, mamá

  12. Pingback: No es pasión, es una obsesión - Y, además, mamá

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!