La trampa de la jornada reducida

La jornada reducida es una trampa mortal. Un espejismo de un horario más reducido que, sobre el papel, permite conciliar la vida personal y la laboral. Una engañufla para seguir llevando dinero a casa, mantenerse en activo y (no) dejar de lado la crianza de un hijo ni dejar escapar entre los dedos sus primeros mejores años. Un concepto que, si se cumpliera a rajatabla, podría ser la solución para una sociedad y un mercado que castiga a las madres recientes dándoles la espalda.

Podríamos tener bajas maternales más amplias, facilidades para coger más excedencias o ayudas económicas para permanecer los primeros meses junto a nuestros bebés. De esta manera, no habría prisa por dejar de amamantar, por llevarles a la escuela infantil y la vuelta al trabajo sería más cómoda, menos dolorosa y traumática. Y, por lógica, las trabajadoras estarían bastante más motivadas en su vuelta al trabajo y menos preocupadas por sus bebés enfermos día sí, día no y por hacer malabarismos para poder atender todo.

En lugar de ello, tenemos la posibilidad (y dando gracias) de reducirnos nuestra jornada laboral. Los dos primeros años, cotizando al 100%, y los diez restantes, como un derecho que ninguna empresa nos puede retirar. Una solución que para muchas madres es la única posible. Pero que choca de bruces con una realidad en la que (muchas veces, y no siempre afortunadamente) hay que hacer horas extra, consultar mails durante la tarde, acabar una cosa urgente o meter alguna «horilla de nada» por la noche. Una reducción de sueldo, y en pocos casos, de horario. Un timo institucionalizado que no se respeta más que en algunas empresas

Y una intenta llegar a todo. Quiere acabar los trabajos del día, esos que no caben en una jornada reducida y sí en una de ocho horas (porque el salario se reduce pero muchas veces los clientes siguen esperando ahí sentados a que respondas como siempre), quiere jugar con su hijo, sin tener que engañarle a ratos con los dibujos animados para terminar algo en el ordenador y quiere seguir formándose, reciclándose, para poder hacer mejor su trabajo, arañando ratos por las noches, rascando minutos de juegos y de cuentos. Las horas son las que son.

madre a jornada reducida, autónoma,

La frustación de no poder llegar a nada y de dejarse tantas cosas por el camino podría ser llevadera, si no fuera por las miradas con ojos de cordero degollado que lanza el pequeño para jugar otro rato más con el tractor de los Playmobil. O por las veces que cierra la pantalla de portátil y se sienta enfadado en el suelo porque está aburrido y su madre no le saca a pasear ni le lee otro cuento.

En días así pienso en cómo consiguen equilibrar sus días las trabajadoras autónomas, las madres solteras o quienes no pueden reducirse su jornada sin tener ayuda externa en casa. Y que no me pongan como ejemplo a mujeres como Soraya Sáenz de Santamaría, quien renunció a su baja maternal para incorporarse a su trabajo nada más parir.

Porque que ella no cumpla la baja ¡obligatoria! del puerperio y se pase por la torera la baja maternal nos hace un flaco favor a quienes sí queremos disfrutar de ese periodo de ¿descanso? para traer a la vida a un hijo y afianzar lazos con él. Una mujer en esa posición no ayuda al resto, que en muchos casos se ve en la tesitura de exigir que se cumplan sus derechos. Está claro que es cuestión de prioridades personales, pero ¿acaso alguien puede traer al mundo un hijo y seguir como si nada? ¿Y quienes sí queremos que las cosas cambien y que la conciliación sea una utopía? ¿Qué nos inventamos? 

Imagen tomada de aquí

58 pensamientos en “La trampa de la jornada reducida

  1. planeandoserpadres

    Yo no te puedo dar ninguna buena respuesta porque fui incapaz de conciliar. A mí no me permitían reducir la jornada y lo peor es que después de pasarme los últimos 6 años trabajando desde casa, me exigían que la jornada fuese presencial, con más de una hora en medio para comer, empezando a trabajar a las 10 de la mañana. Vamos, que la conciliación para mi es algo inexistente.por eso no me extraña que la jornada reducida sea otro tipo de estafa.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ya conocía tu caso y es tremendo, visto como lo cuentas parece más que te invitaban a irte que otra cosa, porque está fuera de toda lógica y razón… Por suerte has emprendido y lo llevas muy bien. 🙂

      Responder
  2. Mama Blogger

    Te entiendo… En mi caso trabajo a media jornada, pero son ya muchas las ocasiones que me tengo que quedar a hacer horas extra, pero casi siempre tengo las tardes libres y puedo estar con mis hijas!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay la media jornada… Si es real, es una maravilla. Y lo de cotizar al 100% durante dos años está genial. Algo es algo ;P

      Responder
  3. Goizeder Lamariano

    Buenísima entrada. Aún no puedo opinar por suerte he podido elegir quedarme en casa disfrutando con el peque dejé el trabajo en el último mes de embarazo y en principio me quedo en casa hasta que el peque tenga 20 meses veremos qué tal luego como aún queda prefiero disfrutar con él y no adelantar acontecimientos. Muchos besos.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ánimo, Goizeder, qué buena elección poder disfrutar del peque. Ya se verá qué pasa, pero de momento eso ganas. Espero que puedas reincorporarte sin problemas al trabajo, ¡besos!

      Responder
  4. UnaMadre delSigloXXI

    Yo ahora no estoy trabajando, pero antes trabajaba en prensa… sin horario. Trampa. Trabajaba diez horas diarias o incluso mas y si tocaba hacer algo en fin de semana ni pagado ni día libre. Ahí por mucho que diga la ley, no habría podido conciliar. Pero como quebró y nos fuimos todos a la calle, pues ahora estoy en casa. Se que lo voy a tener difícil para reincorporarme al mercado laboral, pero de momento puedo atender a mis hijos sin malabarismos, así que supongo que merece la pena.
    ah, y creo que Susana Díaz se va a sumar a las mujeres que no «necesitan» su baja. Ha dicho que el hecho de ir a ser madre no va a cambiar su agenda política…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, la querida Susana Díaz es otra privilegiada que nos ayuda así de bien a las demás madres. No me hables del sector de la prensa, porque es terrible. Aquí no valen horarios y las horas extra se meten sin pagar, por supuesto. Y eso de trabajar al revés que todo el mundo… No hay sector más desconciliador… En fin… Yo por suerte tengo horario de oficina, pero mi pareja tiene horario de periodista y pocas veces llega cuando el peque está despierto. Uf

      Responder
  5. anacestaland

    bufffff…. has tocado uno de los temas «estrella» de la maternidad!!!
    La «conciliación»….
    Ah! ¿Pero eso existe?
    Yo sólo puedo hablar desde mi perspectiva de madre autónoma con dos negocios y dos niños.
    Organizarse es una locura… la culpa es tu compañera habitual porque la mayor parte del tiempo tienes una parte del cerebro pensando en el trabajo y otra en tus hijos… Ya ni hablemos del pobre padre de las criaturas, que si es marido de autónoma se convierte en «chico para todo» y sin remuneración!!(desde aquí mi homenaje a los maridos de autónomas ;-))
    Me consuela que creo que les estoy enseñando a mis hijos que trabajar es bueno.
    Que podemos mejorar el mundo haciendo cosas que facilitan o mejoran la vida de los demás…
    Y ¿sabes quién me ayuda un poco a que entiendan que a veces tengo que trabajar en el ordenador?
    Mama Pig!!!!
    Sí!!! Mis hijos están viendo Peppa Pig y cuando su mamá sale trabajando en el ordenador, me dicen: «Mira mamá, como tú!!»
    Y ellos entienden que es normal, que es correcto y que su mamá les quiere igual aunque a ratos tenga que trabajar en el ordenador!
    Un abrazo!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, Ana, las autónomas tenéis todo mi reconocimiento, porque aunque se trabaje muchas veces desde casa no hay horarios. A pesar de que tus hijos lo entiendan, seguro que has pasado malos ratos tratando de evitar ese sentimiento de culpa. Uf, qué difícil.

      Responder
  6. Diana

    Amén. En mi caso no llegué a incorporarme al trabajo. Me fui como causa de una especia de ERE al que pude acogerme. La vuelta me daba terror. ¿Por qué tenemos que pasar por algo así? ¿Por qué no se toman medidas reales? La única vía real para conciliar parece que pasa por emprender. Y tampoco siempre es posible. Terrible panorama.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      La vuelta da terror, es así. No hay medidas reales que lo arreglen. Y, como dices, emprender no siempre es posible 🙁

      Responder
  7. María José Díaz Villanueva

    No se puede explicar mejor! Una porquería de condiciones de baja maternal es lo que tenemos,lo miremos por donde lo miremos…Me incorporé a mi trabajo cuando mi hija tenía seis meses,pudimos aprovechar las vacaciones de verano porque me pillaron de baja maternal.Aún así tuve una sensación de abandono porque la veía muy pequeña,tengo la suerte de que está muy bien cuidada,mi suegra se desvive por ella,pero yo no veo la hora de llegar a recogerla cada día…Sinceramente creo que la «conciliación» no existe o sencillamente no es suficiente en relación a otros países donde están de baja hasta que el niño tiene un año o más de edad….Sacrificamos muchas cosas al no tener más remedio que incorporarnos: no poder estar siempre con ellos cuando se ponen malitos,todas las cosas nuevas que empiezan a hacer,la lactancia te va disminuyendo y el sacaleches es mi mejor amigo ahora,a ver si conseguimos sacar el biberón diario que su abuela le dará al día siguiente…En fin,como decía al ppio,una porquería que condiciona la relación con nuestros hijos y por la que nos perdemos miles de momentos maravillosos….Bso

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Muchas gracias, María José. Yo también conseguí juntar la baja maternal con el permiso de lactancia, el mes de vacaciones y tres meses de excedencia y me incorporé cuando el peque tenía siete meses. Pero me dio una pena, seguía siendo tan chiquitín… Suerte que tenemos a las abuelas, si no… no sé qué haríamos. Es tal cual lo dices un sacrificio y una elección de prioridades, tiene que haber otra manera, porque eso no es conciliación.

      Responder
  8. Montse

    Pues sí, y se te olvida otro detalle: que la reducción de jornada implica una reducción de sueldo, y que muchas madres tienen lo comido por lo servido con el gasto de la guardería, con la única ventaja de estar cotizando para el futuro… pero el presente por lo pronto ya te lo roban. Yo me la jugué y llegué a un acuerdo para intensificar toda mi jornada por las mañanas pero de forma completa, sin reducir. Claro que estoy mucho más indefensa porque al no acogerme a la guarda legal pueden despedirme sin miramientos… pero de otro modo no podría vivir. Así está todo para las mamis, mil veces peor para el resto, que ya es decir…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      No se me olvida la reducción de sueldo no, y es cierto eso de que muchas veces lo que te dejas en la guardería, una media de 300 euros, ni compensa que te reduzcas la jornada. Qué estrés debes de tener con la intensificación de la jornada, ¿cómo consigues trabajar las ocho horas? Lo de la guarda legal es un seguro, pero no sé si te protege tanto como creemos…

      Responder
  9. Segundos Pasos

    justo hoy hablo en mi blog de lo que recoge el estatuto de los trabajadores sobre todos nuestros derechos y estoy completamente de acuerdo con lo que comentas. el problema que veo yo principalmente es que sí, no tienen más leches que darte la reducción pero si la pides, encima de ganar menos, vas a tener a los de tu alrededor con cara de pez durante el resto de los días!!!! mi experiencia personal es que además, las mujeres sin hijos de mi entorno, son las peores!!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, la cara de pez… jaja, me ha gustado eso. Es que una cosa es el papel y otra la realidad. Lo que mencionas de las madres no lo sé porque no me ha tocado, pero espero que no sea así. No podemos tirarnos piedras nosotras mismas, es de locos. ¡Mil gracias por tu comentario!

      Responder
  10. Madreyautonoma

    Aquí otra madre que se ha hecho autónoma para conciliar. En mi caso la conciliación empezó antes de ser madre, ¡yo quería tener tiempo para mí, aunque no fuera madre! Desde que M nació, conciliamos gracias a los abuelos y a que yo puedo hacer parte de mi trabajo los fines de semana cuando el padre se puede ocupar de él. Lo más difícil es estar con tu hijo pensando en que tienes que trabajar, y al revés, no te centras porque no tienes horarios. Al final lo que intento es establecer unos objetivos semanales y, una vez cumplidos, no ampliarlos y así puedo descansar

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, los abuelos, qué faltan hacen y cuánto ayudan. Me alegro de que te organices tan bien siendo autónoma, no es nada fácil estar sin horarios y trabajando desde casa con los peques. ¡Ánimo y gracias por el comentario!

      Responder
  11. Una mamá muy feliz

    Yo no llegué a incorporarme me fui directamente de excedencia porque no me lo ponían nada fácil. Podía reducir jornada pero tanto para ello como para cambiar turno en mi empresa hay lista de espera. Cuando vuelva en septiembre no sé que pasará.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, esa es otra: las empresas en las que hay varias madres y a unas les dejan y a otras, las que van después, no. O los turnos… vaya lío. ¿se te acaba en septiembre? Aún te quedan unos meses para disfrutar, ¡besos!

      Responder
  12. Lai - Asi piensa mamá

    yo trabajo media jornada, algo dificilisimo de encontrar en chile y decisión que tomé el dia que sali de casa a trabajar con mi hija dormida, y volver con mi hija dormida de nuevo. Era la primera, y sabiendo que quería una segunda…empecé a buscar (y costó) un trabajo de media jornada. Aun asi, contesto mails por las tardes, a veces tocan llamadas, si toca irlas a buscar al cole (salen a mediodía) hay días que me toca volver por la tarde…así que suscribo tu post completamente, hay tantas cosas que podrían hacerse para mejorar de verdad la coniciliación…pero las que no deberpian hacerse, es dar ejemplo como el de Soraya S de SM…digo yo.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      No es fácil encontrar trabajos a media jornada que merezcan la pena y estén bien pagados, la verdad. El ejemplo de esa señora es terrible, por favor no nos ayuda nada. ¡Gracias por el comentario!

      Responder
  13. pequeboom

    Yo tengo suerte, mi empresa es respetuosa y se cumple la jornada reducida. No lo digo como si fuera una gran cosa pero bueno, para que se vea que aunque la generalidad es lo contrario también hay empresas que tratan de cumplirlo.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Está genial que lo digas, porque cuando se cumple está muy bien. De hecho, yo lo veo como la única solución posible para conciliar. Siempre y cuando el horario coincida con el de la escuela infantil o el colegio, claro…

      Responder
  14. Annabel Verneda

    La reducción de jornada es un TIMO, porque simplemente tienes una persona que rinde la mitad – no cubren las otras 4 horas que tu no estás- así que o tus compañeros se sobrecargan o tu empiezas cada mañana tu jornada con el trabajo acomulado de ayer. En fin, yo he hablado mucho de la conciliación ya, es que me da tanta rabia :(((

    Responder
  15. nuestrocachorro

    yo antes de tener al peque dejé un trabajo y me busqué otro que sabía me permitiría adaptarme. Hay que pensar todo muy mucho, porque tener hijos es lo mejor de la vida, pero poder disfrutar de ellos más, pero ellos no tienen la culpa de que tengamos que trabajar. Las ayudas son una miiiiiiii er-da perdona la expresión. Aquí donde vivimos para optar a una ayuda de vergüenza tienes que reducir mínimo 30% de la jornada y así quien se lo puede permitir? El otro día llamé para preguntar como funciona y me respondieron que llevan un tretraso de 6 meses para aceptar solicitudes!!!!!!!!!!!!!!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Vaya! Al menos hay una ayuda, pero ya veo lo bien que funciona… Tuviste mucha suerte a la hora de encontrar un trabajo que te ayudara mejor a organizarte, el problema es que ahora mismo no está el mercado laboral para eso… Qué rabia todo.

      Responder
  16. María

    Estoy totalmente de acuerdo con que la «conciliación familiar» es un TIMO!
    En mi caso tengo que hacer el mismo trabajo en menos tiempo… mi reducción es de 1 hora y media.. ya ves tú que barbaridad!! y como me voy «antes» (comentario muy repetido en mi ámbito laboral…) a veces me siento como si fuese la niña bonita.. como si no se diesen cuenta que dentro de la reducción de un horario, va también la del sueldo!!
    Y… lo que me parece más vergonzoso del tema.. son las guardareis públicas o mejor dicho las escuelas de 0 a 3.. muy buenos métodos.. muy buenas infraestructuras pero… que pasa con los padres que no podemos cogernos vacaciones fuera de fecha??? por no decir… quien tiene tantas vacaciones??? un mes entero en verano, añadiendo sanfermines y fiestas patronales… todas la navidades, todas las semanas santas y los puentes de Diciembre… por no hablar de la adaptación obligatoria cada comienzo de curso.. Y los que no podemos tirar de familiares en esas fechas??? que hacemos??

    Responder
    1. yademasmama Autor

      María, muchas gracias por el comentario 😉
      Sí, cuando hay que hacer el mismo trabajo en menos tiempo (o sobrecargar al de al lado) y encima no tienes el apoyo del entorno ¡es estresantísimo! Es cierto que nadie se acuerda de la reducción de sueldo, eso el resto de compañeros no lo miran.
      Toda la razón con lo de las guarderías, es imposible llegar a tener todas las vacaciones en esas fechas. O tiras de abuelos o encima tienes que buscarte a alguien que te ayude, es imposible. Al final, casi parece que hay que pedir permiso para tener un hijo por todas las dificultades que se tienen.

      Responder
  17. Un Papá en Prácticas

    Genial artículo, Idoia. Y cuánta razón tienes. La jornada reducida es una mentira. Una trampa para hacernos creer que podemos conciliar. Conciliación sería tener una baja maternal como tienen en otros países del norte de Europa. Poder disfrutar de tu peque sin miedo a perder el trabajo, a no llegar a fin de mes, a no llegar a todo. Qué triste este país nuestro…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Pues sí, Adrián. Ya sé que este tema te toca la fibra sensible. Ojalá llegue el día en el que no tengamos queja, pero mientras tanto, con este plan…

      Responder
  18. diasde48horas

    Muy de acuerdo con todo lo que comentas. La baja por maternidad es una miseria en este país, y la jordada reducida, creo que inexistente en la mayor parte de los casos… y lo de la conciliación ya es una utopía. Y me da la sensación de que en vez de mejorar la cosa todavía va a peor.
    En cuanto al caso de Soraya Sáenz de Santamaría, coincido completamente contigo, flaco favor nos hace a las mujeres. A esto me refería con lo de que vamos a peor…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Cuando lo vemos así, en rasgos generales, entra una angustia al ver lo difíciles que están las cosas… Mucho tienen que cambiar, ¿verdad?

      Responder
  19. Myriam

    Qué buen artículo Idoia.
    Que te voy a decir yo, que ando con el ‘runrun’ de que igual me echan por pedir reducción de jornada.
    En su día cuando le dije al jefe que estaba embarazada no le importó tanto que me cogiese una excedencia (2 meses y medio, una birria!), si no el que al volver me redujese la jornada…Pero yo le dije que sí. Lo tenía cristalino!! No había sido madre para verla 2 horas al día.
    Bueno pues, las cosas no van muy bien en el curro de mi costillo, así que llamé para ver si en vez de las 5 horas que le comenté, podía alguna más (no había firmado aun nada, así que se supone yo volvería con mis 8 horas…). Pues oye, que le vengo mal. Y que me pasase a firmar las 5 horas (cuando siempre me dijo ‘cuando vengas en marzo firmas entonces).
    En fin. No salí con un buen sabor de boca de la oficina. Yo no vi mi mesa. Ni mi ordenador. Ni mi silla. Vi una mesa con cienmilpapeles encima (es decir, la usan de mesa de apoyo para colocar cosas) y pufff, le estoy venga dar al coco. Que no se para qué, porque no puedo hacer nada. Yo no tengo la sartén por el mango.
    Pero a ver! Sigo siendo la misma! Solo que he sido mamá! (Esto los jefes no lo ven).
    Bueno, no sigo siendo la misma. Ser madre me ha dado una fuerza increible, y miedo es lo que menos puedo tener ahora. Mucha energía de comerme el mundo! Que no nos paren a las madres!
    Besikos Idoia!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, Myriam, qué rabia que estés así, de verdad. La cosa es no estar de acuerdo: si te reduces la jornada, mal, si pides más horas también… ¿Pero de verdad no estaba tu mesa? Ánimo con esa angustia, espero que pronto se aclare la situación. Y sean tus últimos días sin trabajo o no, disfruta de esa bebita tan preciosa. ¡Besos!

      Responder
  20. Irantzu-Portakanguritos

    De acuerdo en todo! Y tampoco me olvido de la Soraya Sáenz de Santamaría ni de las actrices que aparecen en el hormiguero mes y medio después de dar a luz!! Parece que eso es lo normal y las que queremos disfrutar de al menos el primer año pegadas a nuestro hijo parecemos unas locas, verdad? Para nosotras es tarde pero ojalá nuestros hijos consigan conciliar de verdad. En mi caso siendo autónoma si concilio aunque hay días de locura porque Haizea me marca los horarios…lo malo es no tener un sueldo fijo al mes. Pero me siento afortunada y de momento así me quedo 😉 un beso guapa!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Me alegro mucho de que estés disfrutando tu situación. Ay, esas actrices que reaparecen al mes como si nada, qué horror cómo nos hacen sentir a las demás que tenemos un colgajo de tripa y aún no nos ha dado tiempo a darnos un buen baño relajante, jaja. El primer año es innolvidable y no lo cambiaría por nada. ¡Besos!

      Responder
  21. mamaruja24horas

    Conciliación laboral? Mentira y gorda!
    Yo me incorporé cuando mi hijo tenía casi 5 meses (lo llevé a la guarde con cuatro) y después de mucho luchar conseguí la reducción de jornada (sobre el papel muy bien, obligatorio concederlo para la empresa, pero y en la realidad qué?), estuve meses haciendo malabares porque «¿Si pudieras venir un rato esta tarde? hay que dejarlo terminado…» era el pan nuestro de cada día. Cuando pude, lo hice, pero se acabó el chollo, y si no dispones de alguien que te eche una mano, es complicado conciliar, por no decir imposible.
    Justo acabo de publicar sobre el tema, que, si te soy sincera, cada vez que lo pienso, me hierve la sangre… y así, contándolo al mundo, por lo menos me desahogo. Si quieres echarme un vistazo, verás mi experiencia.
    Un besazo! seguiremos compartiendo cosillas…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Normal que te hierva la sangre, porque cuando la conciliación es sobre el papel y no una realidad… es muy injusto. Lo que verdaderamente me molesta es que se vea a las madres en la empresa como una carga y que somos unas vividoras que sólo queremos tiempo libre, ¡como si fuera para nosotras! Te leo, ánimo y gracias por comentar 🙂

      Responder
  22. matronaonline

    Qué más puedo añadir…? creo que lo que hizo Soraya Sáenz de Santamaría estuvo absolutamente fuera de lugar, cuando lo vi en su día no di crédito, hay que ser estúpida para hacer algo así.
    Creo que la conciliación es una gran mentira. Lo que antaño era la inserción laboral de la mujer para sentirse activa y realizada, hoy no es más que lo mismo (en un porcentaje muy pequeño), rodeado de un «trabajo para vivir». Quién puede permitirse el lujo de mantener a una familia con un solo sueldo? muy poquitos, por lo que las madres trabajan por necesidad, deja de ser un derecho para convertirse en una obligación.
    Y por supuesto, llama la atención ver siempre lo mismo… madres, madres, madres, madres, qué narices pasa??? acaso se autofecundan por reproducción espontánea, como las amebas??? sigue estando mal visto que sea él quien se pida la reducción de jornada o excedencia para el cuidado de los hijos, lo cual no sólo les deja en una situación muy desfavorable a los que optan por esta vía, sino que acrecenta las diferencias en cuanto a posibilidades laborales. Queda mucho por mejorar aquí y yo creo que nuestra generación no será testigo de ninguna igualdad en este campo.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Desgraciadamente somos la generación desconciliada y frustrada. Creo que es tarde para que nosotras lo veamos, pero espero que nuestros hijos se encuentren otra cosa. Totalmente de acuerdo en que es un tema de igualdad, ellos también concilian y tienen que hacer valer sus derechos. En fin, de este tema aún queda tanto por escribir… ¡besos!

      Responder
  23. ¡Y yo con estas barbas!

    ¡Hola Idoia!

    Acabo de leer el post… y mira, me toca muy de cerca. En mi caso (y en cierta forma gracias a la iniciativa http://mamiconcilia.com/papiconcilia/), aunque soy el padre (como dice Jade justo arriba, una excepción por aquí…) he dado el paso al frente este mismo mes, para aplicarme una reducción de jornada en el trabajo. Mi sueldo es el mayor en casa, pero también el más estable (en teoría), así que me tiro a la piscina.

    No tengo ni idea de cuánto tiempo la mantendré… pero eso me da igual ahora mismo.

    Yo, de momento (que hasta abril no la comenzaré a hacer efectiva), todavía ando con la ilusión tonta del novato que espera que todo vaya bien; del que espera que no todo sea un timo. Creo que tengo la suerte de caer en un sitio en que espero no tener problemas (de currar de más, o de malos rollos), y lo de las horas extra, aquí son muy puntuales, y también espero evitarlas. Porque, entre otras cosas, ya he visto con un compañero, que funciona.

    Seguramente sea un privilegiado. O un pardillo que todavía no ve lo que le espera… No lo sé. ¡Y claro que me encantaría tener una vida laboral y familiar en plan familia sueca! Pero ya con que este paso me vaya bien, me daré alegremente con una gran canto en los dientes.

    Otra cosa, es lo que el futuro dicte… (pero no me como la cabeza adelantando acontecimientos que por otro lado, no me llevan a ninguna parte).

    Y respecto a la igualdad… nunca le ha interesado a los que mandan. Vivamos en el siglo en que vivamos. Y siempre será así, de una forma u otra, supongo. (Eso no quita que haya que luchar por conseguirla, una, y otra, y otra, y otra, y otra vez…)

    Responder
    1. yademasmama Autor

      No creo que seas un pardillo, quizá en tu caso se respete la jornada partida, y en este caso, es un éxito. Me alegro muchísimo de que te hayas decidido a hacerlo para ganar en vida familiar, te deseo que os vaya muy bien así. Tu caso puede ser un buen ejemplo de conciliación (o papiconciliación, jeje) Lo bueno es que tienes el precedente de tu compañero, espero que a ti también te vaya bien. ¡suerte!
      Y, por cierto, ahora voy yo y te doy trabajo… 😉

      Responder
  24. María {La cajita de música}

    Toda la razón. Yo no he pedido reducción de jornada pero, si lo hubiera hecho, sé que me hubiera pasado exactamente eso… Al final es raro el caso en el que las empresas contratan a alguien para suplir esas horas que no trabajas, lo que se traduce precisamente en que acabas haciendo el mismo trabajo pero por menos dinero y más agobiada…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ahí está el tema, que como nadie sustituye esas horas que se quedan sin hacer, hay que terminar metiéndolas de algún modo. Ahora bien, en las empresas en las que se cumple, perfecto. Yo veo que es la única manera de conciliar. No veo posible ni una jornada intensiva, son demasiadas horas 🙁

      Responder
  25. Pingback: Las doce uvas del blog - Y, además, mamá

  26. capricegirl

    Llevo 6 meses con reducción de jornada, y ya estoy moviéndome para ampliar horas y partirla porque económicamente me mata. En principio era todo ideal, entrar a las 8, salir a las 14 y comer en casita, ver a mí bebé, recoger a mi otra peque… Al final me fallaron los planes, tengo que dejar a la niña en el cole, acabo entrando a las 10, salgo a las 16, me toca comer todos los días en el curro y ya no tengo tickets, y encima cobrando 300 € menos. Además no me cunde nada el día, no consigo organizarme, entre la hora que entro y la pausa de la comida, deprisa y corriendo porque no me corresponde, cuando me doy cuenta es hora de irme y no he hecho ni la mitad de lo que tenía pensado. Esta sociedad de hoy en día no nos cuida mucho a las mamis, y eso que en mi empresa son geniales con en el empleado, pero bueno, la reducción del salario no la salva nadie…

    Responder
  27. Paola

    Y luego tenemos casos reales como en donde yo trabajo, una compañera lleva años con jornada reducida, pero ella la reduce mas aun tomando cafe mas de media hora al dia a parte de su desayuno y haciendo llamadas personales y mirando el facebook y el movil y mientras los demas apechugando su trabajo y la empresa ha accedido no se ni las veces a cambiarle el horario reducido que ya perdi la cuenta

    Responder
  28. cositas chulas

    Efectivamente, llevas toda la razón, es un engaño, como cualquier otro empresarial, acabas trabajando lo mism oo similar, pero con la mitad de sueldo, saludos, gracias por compartir.

    Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.