La elección del colegio: no existe el centro perfecto

Entre esta semana y la próxima vamos a tener que tomar una de las decisiones más difíciles e importantes desde que somos padres: la elección del colegio. Nada es irreversible, por supuesto, pero la solución que tomemos va a marcar nuestra rutina del futuro, el círculo de amistades de mi hijo, quizá el nuestro propio y en gran medida su futuro académico (y lo digo así porque creo que no depende al 100% de los padres y del centro, también de las capacidades de cada niño). Y como tantas otras familias que visitan estos días centros escolares en jornadas de puertas abiertas y se entrevistas con otros padres, somos un mar de dudas.

Si algo he sacado en claro, por el momento, es que no existe el colegio perfecto, es únicamente una cuestión de prioridades. Ningún centro va a cumplir todos nuestros requisitos y la decisión se toma en función de qué requisitos o exigencias valoremos por encima de otras.

Así que una decisión así, la gran decisión, depende de las prioridades que hayamos establecido como padres para la educación de nuestros hijos: cercanía, ideología, modelos lingüísticos disponibles, relación con las familias… Y, desgraciadamente, algo se va a quedar por el camino: si nos entusiasma el centro puede que nos pille demasiado lejos, lo cual tiene sus problemas; o puede que no disponga de servicio de comedor o de autobús, como tienen otros.

No sólo cuenta la calidad de la enseñanza ni todo se mide por resultados académicos. De hecho, en mi caso -y al contrario que estas familias que me han escandalizado– es un dato más a tener en cuenta, pero no el fundamental. Porque después de devanarme muchos los sesos he llegado a la conclusión de que mi principal requisito es que mi hijo no se siente fuera de lugar en su colegio y que allí sea feliz.

la elección del colegio

¿Será mi hijo feliz en este centro o estará presionado por un nivel de exigencia y un ritmo de vida que no podamos mantener? Difícil pregunta para que la respondan los padres de niños de poco más de dos años, y cuyo carácter aún no está formado. Quizá a los 6 años sea más sencillo saber dónde puede encajar mejor, según sus gustos, aficiones y sus resultados de aprendizaje; pero con menos de tres años la decisión es complicada, tanto que entra en juego la intuición y las creencias de cada familia.

Pero creo también, y para compensar esta incertidumbre, que aquí juega un papel muy importante el trabajo que se haga en casa de refuerzo. Y no me refiero a materias en concreto únicamente, sino a la labor de los padres para jugar con sus hijos, trabajar sus emociones o expresión artística o motivarles a reforzar una segunda o tercera lengua. En nuestra familia valoramos mucho, por ejemplo, que nuestro hijo lea y sepa escribir bien y sin faltas de ortografía, además de ser creativo, así que será algo que trataré de impulsar con cuentos, canciones y juegos en el día a día, aparte de lo que se haga en la escuela.

¿Qué requisitos hemos valorado más a la hora de elegir el colegio?

Para nosotros es muy importante que el colegio se encuentre cerca de casa. Por organización familiar y por calidad de vida para el niño: se pierde menos tiempo en desplazamientos y se evita usar el coche o el autobús, lo que le hará más autónomo, pero además, es más que probable que sus futuros amigos vivan por la zona.

Buscamos también un centro escolar donde las familias estén muy presentes, puedan entrar a formar parte de la apyma y donde haya vínculos con la zona. No quiero quedarme al margen de la actividad de la escuela. Por supuesto, valoramos el modelo lingüístico y la calidad de la enseñanza, además de las instalaciones del centro, si tiene comedor y si nuestros horarios se adaptar bien a los del colegio.

Pero hay que pensar también en el número de alumnos por clase (un requisito que, desgraciadamente, y por culpa de los recortes, no sale muy bien parado en la escuela pública en estos momentos), que la educación dure de los 3 a los 18 años, que el horario sea ininterrumpido o no, la oferta de actividades extraescolares, el uso o no del uniforme… Requisitos que inclinan la balanza hacia un lado o el otro y que dependen de la visión y creencias de cada familia.

Por cierto, cuelgo aquí un artículo muy interesante donde, al final, se dan unas orientaciones para elegir el centro según las características y personalidad de cada niño.

¿Cuáles son vuestras prioridades para decidir? 

Actualización: Un año después de escribir esta entrada, la actualizo para puntualizar que, por el momento, estamos muy satisfechos con el centro que elegimos. El salto al cole es grande, y la relación entre padres y el centro no es tan estrecha e íntima como en la escuela infantil, pero estamos muy contentos de la marcha de estos primeros meses. El centro respeta el ritmo de mi hijo, también en su descontrol de esfínteres, le ha ofrecido el apoyo necesario y la adaptación ha sido algo más fácil porque ya conocía a sus amiguitos de la escuela infantil que también se inscribieron en este centro. Y sobre todo, estamos encantados con el cariño que le demuestran a mi hijo y el hecho de que nos ofrecieran ir a clase sólo por las mañanas (y no por la tarde) para que este primer año fuera menos duro. Éste es un aspecto por el que preguntaría si tuviera que volver a elegir colegio.

El respecto a sus ritmos (el hecho de que todavía lleve pañal, por ejemplo, y no le presionen) es clave y fundamental para nosotros. Por suerte, hemos acertado de pleno con un centro que lo sigue, y esto justo lo que necesitaba nuestro hijo, por encima de otras cosas (como más horas de enseñanza de un tercer idioma, talleres o excursiones, por poner unos ejemplos).

62 pensamientos en “La elección del colegio: no existe el centro perfecto

  1. Goizeder Lamariano

    Nosotros estamos ahora eligiendo escuela infantil no quiero ni imaginarme lo que nos comeremos la cabeza cuando sea el colegio jeje. Muchos besos.

    Responder
  2. Irene Lopera

    Como siempre, muy interesante tu post! Toma nota, porque aun estoy muy desorientada en todo lo relacionado con la elección del cole, todavía me queda un poquillo, mi culebrilla tiene ahora 15 meses. Ains, solo pensarlo me entran los siete males.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Muchas gracias, Irene! Yo ya lo pasé mal el año pasado eligiendo la escuela infantil, pero esto ha sido peor. Y me da una pena terrible que tengo que empezar en el cole tan pequeño… ainnnsss. Tú despreocúpate ahora, que ya vendrán estas preocupaciones más adelante 🙂

      Responder
  3. mamaenbulgaria

    Yo ya he tenido que elegir dos veces y el año que viene toca elegir de nuevo. Creo que ,como dices, no existe el centro perfecto, y además depende en gran medida de las personas que haya ahí y eso no se puede elegir.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Tienes razón, ni los profes ni los compañeros se pueden elegir, esperemos tener suerte y que conecte bien con todos, al menos el primer año, que es el más duro. ¡Besos!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Ahí está la dificultad, en buscar el mejor de todos según el niño y la familia… ¡casi nada! Cruzaremos los dedos. Besos

      Responder
  4. mum_in_troubles

    Nosotros también estamos en ello y como dices es una de las decisiones más difíciles que tienes que tomar, como dice mamaenbulgaria aunque dieramos con el centro perfecto si luego la profesora no cuadra con el peque y viceversa puede no estar agusto igual. Esperemos dar con el acertado y que los peques esten agusto lo demás ya lo iremos viendo porque es muy díficil valorar el tipo de enseñanza a un niño de 3 años.
    Bsss

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Esperemos que sí, porque es terriblemente difícil tomar esta decisión. Menos mal que no es irreversible. ¡Besos y suerte!

      Responder
  5. Mamá Pata

    Nosotros tuvimos dudas muy concretas. Si la llevábamos al centro donde estudiamos mi hermano y yo, daba la casualidad de que tendría de andereño a la misma persona que tuvimos nosotros, un amor de mujer en la que confío plenamente. El centro tiene unas instalaciones buenísimas, con patios enormes, uno de ellos cubierto y un polideportivo. Ademas en el comedor hay cocineras que cocinan cada día, nada de catering.
    Pero… resulta que las parejas que conocemos con niños de la edad de la patita y con las que más afinidad tenemos se decantaron por otro. Este otro nos queda más cerca de casa y su modelo de enseñanza me gusta, pero las instalaciones no valen para nada, de hecho los niños se mojan para ir al comedor cuando llueve. Ademas el instituto que les corresponde no me gusta.
    Al final fuimos a lo que conocemos, y de momento estamos contentos, pero es imposible saber al 100% si hemos acertado! Mucha suerte!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Me alegro mucho de que estéis contentos con vuestra decisión, así da gusto. Es una pena separaros de las otras parejas, pero bueno, lo que importa es el centro. ¿Hay gente maja en el otro cole? Espero que sí, además me parece a mí que no te cuesta nada hacer amistades, jaja. Qué gusto que la andereño sea la misma, así ya se puede 🙂

      Responder
  6. Montse

    Pues yo ando ya rumiando porque el año que viene tendremos que matricularla. Llámame rarita, pero suelo huir de los más altos del ranking o los que en su publicidad hablan de lo bien que están en el ranking. Porque me indica que están pensando todo el día en salir en los papeles y descuidan bastante a las personas. Además de desechar a los menos válidos sin contemplaciones… Lo mismo me pasa con los bilingües. Sé que los idiomas son importantes, pero tampoco perdamos el norte: si significa perder calidad en las materias, prefiero ahorrar y que cuando sea mayor se pase uno o dos años en el extranjero… Prefiero que se empape de cultura, que sepa leer y escribir como es debido (que veo jóvenes de hoy que ni idea), que al menos sepa dónde está Escocia o Finlandia (creo que el 70% de los universitarios hoy ni lo sabe) y, sobre todo, que sea buena persona. Que se enriquezca de los demás y respete y aprenda de otras costumbres y gente. Y bueno, lo que tú dices, si está cerca para que pueda tener sus amiguitos en el barrio, pues mejor 🙂 Gracias por tu post, ¡me empaparé de sugerencias y consejos para elegir!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Yo valoraba muchísimo que fuera bilingüe pero he ido cambiando de opinión por lo que dices. Muchos centros se han subido al carro del plurilingüismo sin estar preparados y, al final, la calidad de la enseñanza empeora. Tienes razón en que un idioma se aprende viajando al país y realizando una inmersión. Siempre podremos llevarlos un verano o con una beca Erasmus, ¿no?
      Gracias a ti por dar tu opinión, ¡besos!

      Responder
  7. Una mamá muy feliz

    Ayyyyyyyy yo no quiero que vaya e incluso estamos valorando la posibilidad. Nosotros los tenemos claro será al colegio que tenemos en frente de casa, creo que es el mejor del pueblo, bilingue, buenas instalaciones, buen profesorado, los padres estan involucrados en proyectos…pero aun así no quiero que vaya, pero si no va igual pierdo la plaza, claro que no me juego la salud de mi hijo por una plaza…ay no sé!!
    Perdona por este desahogo…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Deahógate todo lo que quieras, mujer, ésta es tu casa. Yo tampoco quiero que vaya el peque, lo veo tan chiquitín para un centro tan enoormeee. Tendrás que apuntarle para conseguir la plaza y después tomar la decisión. Si hubiera un año más de guardería, al menos… Ainnnn

      Responder
  8. anacestaland

    Hola! Elección muy muy muy muy difícil. Yo la tomé hace un par de años. En el cole que elegí hay cosas muy buenas y no tanto… Mi hijo el primer año pasó un año muy difícil. Este está mejor. El año que viene empieza mi hija pero por su carácter creo que lo llevará mejor.
    Creo que no sólo afecta cómo sea el centro sino cómo sea tu hijo. Su carácter. Mi hijo pasó un año difícil el pasado porque tenía dos niños que pegaban a todos en clase y como él no pega, se sentía muy agredido. Llevó muy mal que le pegaran.
    Y además, pintaban mucho y a él no le gusta pintar. Este año están estudiando las letras y aprendiendo muchas cosas y como aprender le encanta, está feliz!
    Ánimo y creo que el mejor consuelo es saber que el cole es sólo una parte de la vida de tu hijo y además, si va mal… siempre puedes cambiarle…
    Un abrazo! Ana

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ana, muchas gracias por dar tu punto de vista. Pobrecito, qué pena lo que cuentas del primer año, menos mal que está mejor. Seguro que lo pasó mal. Realmente que te toquen buenos compañeros hace mucho, y eso no se puede elegir a la hora de matricularlo en un centro… Lo complicado del carácter es que a esta edad apenas está definido, y sus aficiones cambian de pronto de la noche a la mañana.
      Espero que hayamos acertado 🙂 y como dices, si no, le cambiaremos. ¡besos!

      Responder
  9. Gen

    Nosotros estamos igual… Es una decisión muy dificil y más sabiendo que en pocos años (si todo va bien) nos mudaremos a otra zona de la ciudad. Así que nos vemos un poco entre la espada y la pared sin saber muy bien para dónde tirar. En fin….mucha suerte, ya nos contaremos. Por cierto, me ha encantado el post. Besotes!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Vaya, Gen, ¿os mudaréis? a ver si el cole os sigue quedando cerca… qué decisión tan complicada. ¡besos!

      Responder
  10. entremishoras

    Pues mira yo pasé por esto el año pasado, Niño empezó P3 en septiembre y de momento puedo decir que hicimos una buena elección. Qué valoramos nosotros? Para empezar la proximidad, por tanto, elegimos entre los coles que nos tocaban por zona, dos públicos y uno concertado, por suerte los dos públicos son muy buenos colegios, por tanto ya descartamos el concertado. La elección estaba entre esos dos y después de las visitas de puertas abiertas, nos decantamos por el más cercano. Por qué? Primero por la metodología que aplican, son muy de aprender experimentando, hacen muchas actividades, de momento este año no tienen ni cuadernos, a Niño le va mejor esto que el aprendizaje de pupitre ya que le cuesta concentrarse. Tienen acuerdos con escuelas de otros países y hacen intercambios y trabajos conjuntos. Segundo por la importancia e implicación que se ofrece a los padres, los padres podemos participar mucho en la vida diaria de la escuela en mayor o menor medida y creo que eso es un punto importante para nuestros hijos. Tercero las facilidades que nos ofrecen, como media hora de acogida gratuita tanto por la mañana como por la tarde para los socios del AMPA. De momento estamos muy contentos con la adaptación de Niño, él va muy contento, se lo pasa muy bien, ha hecho una buena evolución en aprendizaje, y tiene amiguitos de la zona y de su misma condición social. Qué más podemos pedir! Claro que considero importante que pueda tener un buen futuro pero también creo que son sólo niños y también tienen que disfrutar y no condicionarlos desde tan pequeños, qué estrés!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Todo lo que cuentas me ha encantado, no me extraña que estéis tan contentos: que podáis involucraros, participar en la asociación de padres y se hagan cosas y que se trabaje tanto por experimentación está genial. En nuestro cole también hay servicio de guardería, comedor con cocina propia, posibilidad de hacer extraescolares al mediodía… Esas cosas están muy bien. Veremos el año que viene qué balance hacemos, espero que sea tan positivo como el vuestro.

      Responder
  11. Un Papá en Prácticas

    A nosotros aún nos queda un tiempo para tomar esta decisión, pero ya es un tema que nos hemos empezado a plantear. Es más, queremos cambiar de piso y antes de hacerlo nos gustaría conocer qué colegios hay cerca del barrio al que nos mudemos. Creo que le vamos a dar mucha prioridad a eso. Y, como dices, no sólo nos importa el aspecto educativo en sentido estricto. Hay otros muchos que también entran en juego.
    Ya nos contarás como va yendo esa búsqueda. Mucha suerte, compi 😉

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Genial que podáis iros a vivir al lado del colegio que os interese, así el factor proximidad lo tenéis siempre de vuestro lado 😉
      ¡Besos!

      Responder
  12. planeandoserpadres

    Yo espero saltarme el quebradero de cabeza de elegir guardería y toparme con toda la realidad de golpe el día de la elección del colegio. Lo peor es que el Pueblucho Infernal tiene una cantidad de colegios públicos que se han convertido en guetos dejados de la mano de Dios. Y nosotros somos muy de enseñanza pública, pero es que en mis tiempos de moza de colegio no estaban los centros tan perjudicados como ahora.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Vaya… quizás si los conoces más a fondo te sorprendas y alguno de ellos te convenza. Suerte para el año que viene, al menos tenéis bastante tiempo para pensarlo.

      Responder
  13. cagisadi

    Pensé que todavía tenía tiempo y nada, por el lugar en el que vivo y las herramientas que quisiera que tuviera mi hija, diría que fuera bilingüe, aquí hay francés y flamenco, me interesa más francés e inglés, solo hay 2 por aquí y cuando las veo son enormes….siento como si mi pequeña se fuera a perder y su madre con ella….Tenemos que hacer cita para ver a fondo el contenido etc…la búsqueda en Internet ha sido buena pero es cierto eso de “para creer hay que ver” en este caso. Gracias por el post me abrió los ojos y me recuerda que el tiempo pasa y es hora de empezar los trámites. Vivo en pueblo así que las opciones no son muchas…y tampoco quiero/puedo echarme 3 horas de camino para llegar a la escuela perfecta…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Aquí estamos de lleno en la prematrícula, por eso estas prisas. A mí el colegio se me hace enooorme para mi hijo, me da una pena llevarlo… Y sí, coincido contigo en que hay que ir a ver cada centro, hablar con los profesores y otros padres para tomar la decisión. Mucha suerte con la vuestra, a ver qué decisión tomáis. El otro día me dijeron que es una decisión horrible hasta que se toma, pero que después, se decida lo que se decida, te quedas en paz y satisfecha. ¡Así que suerte!

      Responder
  14. nosoyunadramamama

    efectivamente, estoy muy de acuerdo en que tienen q ser felices y q no se sientan fuera de lugar. No sé a quién le escuché una vez que, si en casa no pueden darse ningún lujo, para qué llevarles aun colegio elitista donde sus compañeros van a llevar el último modelo de móvil o los playeros más caros del mercado… A mí eso me parece super importante, que no se sientan fuera d elugar. Luego elegí por cercanía a casa, por creencias religiosas (porque soy creyente y no quiero q sean ajenos a eso aunque tampoc quiero q eso sea lo más relevante) y por el tema uniforme (creo que les iguala y se notan menos diferencias así). Y casualmente, conozco a un montón de madres de compañeros de Alfonso, lo que hace q hagamos un buen grupete, creo que es importante ese ambiente entre padres!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Estoy muy de acuerdo. No voy a llevar a mi hijo a un sitio donde se sienta fuera de lugar y sus amigos tengan cosas y aficiones que no podamos permitirnos. Qué suerte el buen rollo entre padres, espero encontrarme a gente similar, jaja, que eso hace mucho 🙂

      Responder
  15. María {La cajita de música}

    A nosotros todavía nos queda, pero estamos de acuerdo en que la cercanía es uno de los factores esenciales porque eso nos permitirá pasar más tiempo juntos que si nos comemos 1 hora de coche todos los días! Desde luego quiero que sea feliz y tenga una infancia feliz, pero también me parece importante el nivel académico… ¡Qué lío!

    Al final es lo que tú dices, que pienso que no existe el colegio perfecto…

    Feliz día!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, se trata de dar prioridad a unos aspectos frente a otros. Pero lo del desplazamiento es para considerarlo. No me puedo imaginar despertando a los peques antes de tiempo para meterles media hora de coche (o más de autobús escolar) cada día, ¿verdad? Prefiero llevar a mi hijo andando de la mano y que el rato de ir y volver del cole sea para ponernos al día y disfrutar de un rato juntos. Al menos, así lo veo yo. ¡Besos!

      Responder
  16. UnaMadre delSigloXXI

    Entre las razones por la que escogí el cole de mi hijo mayor (que también tiene guardería) están la cercanía a mi domicilio, que es un colegio pequeño, que el objetivo principal de Infantil es que los niños disfruten yendo al cole y que el proyecto educativo del centro incluye como primordial actividades fuera del centro para todos los cursos, porque se considera que los niños aprenden más experimentando que sentados en un aula. Los de dos años salen una vez al trimestre, los de tres salen dos veces y después todos los cursos salen un mínimo de una vez al mes, ya sea a conciertos, salidas a la naturaleza, museos, teatro, talleres, visitas, etc. Eso me encanta. El nivel educativo es normal, ni mejor ni peor que el resto de coles del barrio. Tienen otras cosas que me gustan menos, pero, como tú dices, ningún cole es perfecto.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Me encanta qué bien tienen planificadas las actividades, eso me gusta mucho. Me parece muy importante que se involucre a las familias y que se hagan muchas actividades extraescolares, al menos para tener dónde elegir, esto es un factor importante. Creo que si vemos a los peques contentos, estaremos más que satisfechas.

      Responder
  17. liokuina

    Aquí nos falta para llegar pero yo ya le doy vueltas… Creo que es muy importante la escuela que se escoja y quiero hacerlo lo mejor posible, por él.
    Espero no volverme loca en día que me toque.
    Un saludo!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, es un tema complicado y en el que no quieres meter la pata por nada del mundo. El año pasado también nos comimos la cabeza eligiendo guardería, pero menos que ahora. Quizá para el año que viene lo tengas más claro 🙂

      Responder
  18. Paula (Sin Chupete)

    Mucho ánimo con la búsqueda! Para mi va a ser creo una decisión muy sencillita. Vivimos en una zona limitada por varias autopistas y no tenemos coles muy próximos: sólo hay uno al que pueda ir sin usar coche o autobús (eso sí, en bici). Además nuestra situación económica está tan en el aire, que de momento no nos podemos plantear nada más que un cole público, como es el caso de éste. Eso sí, es un colegio de esos supuestamente “bilingües” de la comunidad de Madrid, que por lo visto tienen de bilingüe el nombre y poco más. Pero bueno, ya veremos. Para mí, como para ti, lo principal es que él sea feliz.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Con lo del bilingüismo nos hemos complicado un poco la vida y no tengo tan claro cómo funciona y si es realmente lo mejor, tengo mis dudas. Sí he visto que mucho coles se han apuntado a lo de ser bilingües y plurilingües sin que lo sean realmente, para venderse mejor. Pero si te convence el resto de características del centro, pues ya está. Nuestra opción también es una escuela pública y estoy contenta con ello.

      Responder
  19. Un chupete para mamá

    Nosotros también estamos ahora en pleno proceso y ya hemos tomado la decisión. Va a estudiar en el cole donde estudió su padre ya que estuvimos ayer en la charla informativa y salimos enamorados de todo lo que nos contaron. Ahora solo hace falta que le admitan… El de los puntos que se adjudican a cada alumno para el proceso de admisión es un tema que me tiene super indignada y sobre el que estoy preparando un post para las próximas semanas. Estoy totalmente de acuerdo (faltaría más) en que las rentas más bajas tienen que tener más facilidades para acceso a la enseñanza pública y más becas y todo lo que quieras pero, ¿Por qué tienen que tener también más prioridad para ser admitidos en los colegios concertados? Entonces los que tenemos “rentas altas” (cualquiera dirá que somos millonarios…) nos quedamos los últimos de la lista en todos los colegios. ¿Qué sentido tiene? No lo entiendo, la verdad.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      No sé bien cómo va el baremo porque no lo he analizado, en los centros que nos han interesado nos han dicho que no suele quedarse ningún niño fuera normalmente. Supongo que dependerá de cada comunidad. Un beso y suerte.

      Responder
  20. Arándana Mayor

    Uff… el colegio…
    yo estoy pensando seriamente en escolarizar en casa hasta tercero de primaria o algo así… en fin, sé que es una locura y que al final no lo haré, pero me encantaría, porque no me gusta ningún colegio de por aquí cerca 🙁
    Ánimo y suerte, y que elijáis bien!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Muchas gracias! A mí me da tanta pena mandarlo que también me plantearía quedarme con él en casa, pero no es posible, y no sé si lo iba a hacer muy bien, jaja. A ver qué hacéis, ¡mucha suerte!

      Responder
  21. Pasuco a Pasuco

    Mis prioridades mas o menos las mismas, pero por suerte, tengo claro a que colegio ira casi desde el momento en que nació. Será el mismo al que fuimos nosotros, que nos queda al lado de casa, al lado de casa de los abuelos (unos y otros) donde van a ir sus amigos y sabemos cómo funciona en metodología, etc… Otra cosa será como no le cojan por falta de cupo, entonces… No sé lo que será de nosotros!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué suerte tenerlo tan claro y que no os tengáis que comer la cabeza haciendo listas y analizando los pros y las contras. Y espero que os cojan a la primera. De momento nos han dicho que no hay problemas de cupos en el centro que queremos, pero aún y todo es algo que pone nerviosa, ¿verdad?

      Responder
  22. mamapuede

    Yo el colegio lo tengo claro, pero porque además no tengo más opciones, bueno si, la otra opción sería dejar a los niños en madrugadores, comedor e incluso alguna actividad extraescolar.

    Prefiero el colegio del pueblo, que gana calidad de vida, estará con sus amigos, etc

    Pero además el nivel educativo es bastante bueno.

    Espero no equivocarme pero ya os iré contando

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Suerte con la decisión, la mía es parecida y espero haberla tomado bien. Realmente desde que nos decidimos estamos mucho más tranquilos, hasta que tomas la decisión es un sinvivir.

      Responder
  23. diasde48horas

    Pues en nuestro caso tomar la decisión es más que fácil porque en nuestro pueblo sólo hay un colegio… bueno, hay dos, pero el segundo es privado y la calidad de la enseñanza y las instalaciones son bastante peores. Así que como sólo hay sota y caballo (ni siquiera tenemos rey) pues la decisión ya está tomada.
    De todas formas, creo que es un colegio bastante bueno, las instalaciones están bien, el área de juegos del exterior es grande y hasta tiene algún jardín, tienen un patio cubierto para cuando llueve (a menudo), polideportivo, comedor y cocina (hacen allí la comida todos los días), su modelo lingüistico nos gusta… creo que hemos tenido (o tendremos) suerte

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Seguro que sí, por lo que dices pinta bien. A veces, cuando hay más para elegir es casi peor, porque te complicas mucho más y la decisión es más difícil. La cercanía es muy importante. Mucha suerte en la decisión 🙂

      Responder
  24. nuestrocachorro

    la verdad que es muy complicado. Aquí donde vivimos solo tenemos dos opciones, y entre estas tenemos una clara. Pero si te soy sincera no me gusta, ni estoy convencida del todo aunque aún no vaya a ir. Pero no quedará otra, no es viable una mudanza ni meter al niño en un autobús a diario… así que como comentas la única manera es reforzar en casa. Ojalá os vaya bien, ya nos contarás. Un abrazo

    Responder
    1. yademasmama Autor

      El trabajo en casa hace mucho. Y ten en cuenta hay cosas que no se pueden controlar en el centro: los profesores, los compañeros… Puede que el año que viene te sorprenda el centro para bien y te empiece a gustar más.. ojalá.

      Responder
  25. matronaonline

    Qué espanto el artículo de Yo dona!!! creo que la elección de colegio es sumamente personal, no todas las familias tienen las mismas prioridades, ni todos los niños las mismas necesidades. Coincido contigo, no existe el colegio perfecto!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Desde luego, es un espanto total lo de ese artículo. Lo veo como fabricar niños, como hacerlos marionetas desde tan pequeños, porque ahí lo que cuentan son los intereses de los padres… Es terrible,

      Responder
  26. lamamadealvaro

    Nosotros lo tenemos muy fácil. Solo hay un colegio en el pueblo, así que… El problema viene en que lo veo tan chiquinino para ir al cole… Para estar allí 5horas sin su madre… Que me pongo mala solo de pensarlo 🙁

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ánimo, en cuanto os decidáis, te vas a quedar muy tranquila. Al final, no todo es el centro, lo que hagamos en casa cuenta mucho. Besos y suerte con la decisión.

      Responder
  27. Marigem

    Hola. Mis hijos ya son mayores, pero en su momento a la hora de buscar cole tuve en cuenta todo lo que tu dices. No existe el colegio perfecto, pero sí los hay mejores y es importante acertar. Yo creo que tuve suerte, me rompí mucho la cabeza y dudé mucho tiempo pero bueno, no me fue mal. Para empezar mis hijos son muy distintos entre sí y la mayor siempre fue muy buena y estudiosa y creo que en cualquier colegio se habría adaptado y habría evolucionado pero el segundo(se llevan un año) es distinto, para empezar tenía una capacidad intelectual muy alta, sin ser superdotado su capacidad estaba por encima de la media, pero claro, eso al principio no se manifiesta así y el niño se aburría en clase porque aprendió a leer solo con poco más de tres años, no quería participar en muchas cosas, se cansaba de dibujar, de todo menos de jugar y no es que fuera “vagancia” como decían algunas madres, hay más causas y que en el colegio se dieran cuenta del origen del problema(yo ni pensé en altas capacidades ni nada así, al contrario, me temí cosas malas)y nos ayudaran a enfocarlo fue fundamental. Y que las familias estén muy presentes es básico.
    Y lo que tú dices, el refuerzo en casa, yo les insistía en muchas cosas, unos modales de conducta, hacíamos juegos para aprender colores, formas y cosas porque según su profe la gente da por hecho que un niño tiene que saber que el cielo es azul pero si nadie se lo dice no puede saberlo, pues eso se aplica a muchas cosas.
    Yo me sentí muy acompañada y cuando se graduaron lloré y sentí pánico al pensar en lo que podría pasar. Y de momento les va bien, ambos en una carrera y sin problemas, él que era el que me preocupaba porque tuvo muchos altibajos nos tiene muy sorprendidos, y mucho se lo debo al colegio, a una profe que se quedaba el tiempo que hiciera falta después de clase, a otra que le motivaba con actividades adecuadas y a muchos profes que le exigían pero a su ritmo, entendiéndole.
    Es importante que el cole tenga un nivel, yo lo valoro mucho, pero sobretodo que los niños sean felices, y mis hijos lo fueron, sus amigos siguen siendo los del cole y a veces van de visita porque quedaron contentos. Seguro que tú elijes el mejor cole, aunque tenga inconvenientes, aunque esté lejos o no tenga comedor, lo importante es que nuestros hijos sean felices.
    Besinossss y perdona por el rollo, es que me lanzo y no puedo parar.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Muchísimas gracias por tu testimonio, me viene genial y me ayuda mucho. Creo que hemos acertado en la decisión, espero que sí. Como dices, depende mucho del niño y su carácter, espero que se sepa adaptar sin problemas. ¡Muchísimas gracias!

      Responder
  28. Maria

    Q suerte!! Nosotros no tenemos jornadas de puertas abiertas para conocer los distintos centros. Nos tuvimos que guiar por las opiniones de padres que ya habían llevado a sus hijos. Elegimos el q para muchos padres tiene un segundo ciclo de infantil maravilloso pero a veces lo que para unos padres funciona para otros no. Y desde que mi hija empezó el cole a sido una tortura para ella, en gran parte por la tutora que le a tocado, a medida que pasan los días niños que hasta ahora entraban felices y tranquilos a clase ahora no los pueden despegar de las piernas de sus padres, mi hija entro muy ilusionada de hacer amigos y aprender cosas nuevas q le encanta porque es muy curiosa y ahora tiene pesadillas con el colegio y se a vuelto una niña triste y enfadada. Desde luego el año q viene o cambia de tutora o de colegio.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Vaya, es una pena tremenda. ¿Y lo achacáis todo a la tutora? Supongo que el año que viene la cambiarán, ¿no? Quizá podáis reuniros todos los padres y hablarlo ¡¡Muchísima suerte!!

      Responder
  29. Pingback: Escolarizando en una lengua que no conocemos - Y, además, mamá

  30. Pingback: Elección de centro y proceso de admisión y matriculación. – Educa, Orienta, Innova

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.