Archivo de la etiqueta: verano

¿Playas de arena blanca o negra?

A todos nos viene a la cabeza la imagen de una playa de arena dorada o incluso blanca al pensar en un lugar paradisíaco, y nos olvidamos de las playas de arena negra, de apariencia más salvajes y naturales, y que también tienen mucho de paraíso. Así lo pensaba yo, criatura de interior a la que le daba igual de qué color fuera la arena mientras se pudiera tomar el sol. Después de visitar varias playas negras en nuestras últimas vacaciones a Tenerife, rectifico: prefiero las de arena blanca, sobre todo si se viaja en familia.

playas de arena blanca y negra

los gigantes Sigue leyendo

Cosas geniales de julio

Julio se ha ido rápido, pero nos ha dejado grandes momentos, los mejores del año: las vacaciones. Pero además ha supuesto el pistoletazo de salida a un verano genial, y espero que largo. Este mes de desconexión bloguera (no total) ha sido, por cierto, el que me ha traído más material para este post recopilatorio. Son cosas geniales y curiosas que me he ido encontrando en este tiempo, sin haberlas buscado. ¿Qué os parecen?

Un blog. El blog de ‘Maria Victrix‘ ha sido todo un descubrimiento de este mes de julio, tiene de todo. A mí me ha chiflado especialmente este post sobre fotografía sobre un kit para añadir efectos especiales a las fotos (sin photoshop) Pero si te gusta hacer regalos diferentes y los detalles personalizables y originales, este post te encantará. Trae 14 ideas de kits de regalos para triunfar entre los más mañosos y exigentes.

Una manualidad para hacer con niños grandes: un tapiz de trapillo de Happy Projects Design, que tiene una pinta de ser más que relajante.

Algo creativo para hacer: darle color y gusto a las zapatillas blancas de loneta de toda la vida, como se decoran aquí, con piñas. Sigue leyendo

Diez días como dos meses

Podríamos haber cruzado una secreta línea del tiempo mientras viajábamos en avión a la playa. Podría haber ocurrido que se congelara el tiempo estos últimos diez días, y no me sorprendería. Para nuestro hijo, estos diez días de vacaciones, dedicados exclusivamente a él, a estar juntos, parecen haber sido dos meses.

En este tiempo, hemos sido más Mapai que nunca. Esa manera que tiene de llamarnos mamá y papá (mamai y papai en su jerga) y que en su máxima expresión y excitación lleva a Mapai, el ente sobrepoderoso, una unión que lo forma todo y que centra el eje de su mundo (al menos de momento). El secreto estaba en que él llevaba entre sus pequeños coches de juguete un pegamento extrafuerte y que actuaba siempre que nos sonreía.

niño mirando al mar

Creía que en este tiempo su lengua se desatascaría y que se arrancaría con alguna palabra más. Pero no le ha hecho falta. Todo lo que quería decir era Mapai, mamai y papai y eso bastaba. En sus momentos de mayor felicidad gritaba nuestros nombres y se señalaba a sí mismo, repitiendo los tres sonidos una y otra vez, en un bucle salpicado de risasSigue leyendo

El verano en dos imágenes (#retomes)

El post de hoy es gráfico. Dos fotos sacadas del verano. Responden al #retomes que propuso el mes pasado Días de 48 horas y en el que nos retó a publicar dos imágenes: una con un rincón del lugar donde vivimos y una segunda que simbolice la felicidad.

Éstas son mis dos propuestas. Un detalle de la lavanda que crece al lado de mi casa y que cada día huelo al ir a la piscina.

lavanda

Sigue leyendo

Los niños son para el verano

Creo que mi hijo también sufre una pequeña depresión postvacacional, como nosotros. Ha vuelto de las vacaciones completamente asilvestrado. Quiere estar desnudo, sin pañal ni ropa, y todo el calzado le molesta. Ansía corretear por el césped y por la arena libre, sin horarios, comiendo lo que sea cuando pueda, probando de todo, y durmiendo sólo cuando sus pilas están completamente agotadas. Y es que los niños son para el verano, o el verano para los niños, como quieras decirlo.

Es curioso que hemos hecho lo mismo que siempre, pero en un contexto diferente. Ahí está lo emocionante del asunto. Donde se volvía loco viendo autobuses, ahora apunta con su rechoncho dedo a los yates y barcos que ve cruzando el horizonte. Y si su segunda afición era perseguir palomas por la calle, ahora ha descubierto que aún hay aves más grandes, las gaviotas, y que son mucho más divertidas porque chillan mucho y también bajan a beber agua a la piscina. Ha seguido jugando con piedras, con el agua de la piscina, comiendo en trona, durmiendo en cuna. Pero todo ha sido diferente, y aún se aferra a ello.

Hemos vuelto sin que diga ninguna palabra, pero con nuevos trucos. Ahora sabe dar abrazos, y los da cuando quiere y en los momentos en que sabe que nos gana, como cuando nos hemos enfadado con él o nos ha pegado. Pone morritos y nos partimos de risa, por eso lo usa como una segunda arma para conseguir lo que quiere. Y ha aprendido una tercera cosa importante, a comer aceitunas y a sacar él solo el hueso. Sabe qué se come y qué no, aunque la arena y las piedras le sigan pareciendo apetitosas.

Sigue leyendo

Pensando en San Fermín (I): las zapatillas de Carlotta

A partir de estas fechas, a los de Pamplona nos suele empezar un cosquilleo en la tripa. Sale el sol, se acerca el verano, y ya nos ponemos a mirar de reojo el reloj de Kukuxumuxu de la calle Estafeta. Faltan aún menos de 50 días para San Fermín, pero elegido el cartel anunciador de las fiestas, ya sólo queda ir restando los días y pasar por el mal trago de probarse los pantalones blancos y descubrir que los bajos siguen negros o que no atan ni aún metiendo la tripa como haciendo un abdominal hipopresivo. Menos mal que elegir la ropa de los peques no es tan desalentador y que a ellos el blanco les queda muchísimo mejor.

Este año me he propuesto encontrar el mejor atuendo sanferminero para mi hijo y voy a empezar por los pies. En el showroom infantil organizado en Hegan & Dream el pasado 10 de mayo descubrí las preciosas zapatillas que diseña Carlotta con la imagen de los gigantes, cabezudos y del santo y tenía que compartirlo.

coleccionok

Carlotta es una arquitecta pamplonesa que hace tres años empezó a aficionarse a la costura y, tras probar cosas nuevas, terminó pintando sobre tela. Primero fueron los trajes para bebés, y desde hace un año, se dedica a pintar a los emblemáticos gigantes de Pamplona y al santo en sus zapatillas blancas. Dice que pinta a los gigantes por la pasión que despiertan en los niños y porque su baile es uno de los momentos más emocionantes de la fiesta. Sigue leyendo