Archivo de la etiqueta: tripa

Seis razones por las que las embarazadas nos tocamos la tripa

manos en la tripa

Al padre de la criatura le sorprende que siempre que pueda me esté acariciando la barriga. Se pregunta entre risas que por qué lo hacemos todas las embarazadas, como si fuera un extraño código que utilizamos entre nosotras. Su pregunta siempre me ha hecho gracia, pero es que es cierto que es un gesto que hacemos casi inconscientemente desde que nos enteramos de que estamos embarazadas.

¿Qué hay detrás de este cariñoso y entrañable gesto? He estado reflexionando y se me han ocurrido seis razones de peso por las que nos tocamos las barrigas a nosotras mismas y lo seguiremos haciendo en el futuro, y a mucha honra. Sigue leyendo

Aprovechando los pantalones durante el embarazo

Es un hecho científico eso de que la barriga sale antes con el segundo hijo. No me lo podía creer, pero antes de las 8 semanas ya estaba ahí la tripita que, con mi primer hijo, tardó en salir lo menos 12. En mi caso, además, se me empezó a notar el embarazo enseguida en la cara, más regordeta, y en la cadera. Me gustaría ser como esas mujeres a las que sólo les crece la tripa, pero al parecer esa no es mi genética: en los embarazos cojo mucho peso y por todos lados. La cintura desaparece casi en el momento en el que me hago el test de embarazo y mis muslos empiezan a aprovisionarse desde el primer segundo para que nada le falte al bebé.

Por eso me cuesta mucho aprovechar mi ropa, aunque en este segundo embarazo lo estoy llevando mejor: ya me había hecho con muchas prendas anchas (jerseys, camisetas, vestidos) y también ha ayudado el hecho de que sea invierno y lleve abrigos y fulares que lo disimulan. De momento, me siguen valiendo mis pantalones y no he tenido que aumentar de talla (toco madera). En el primer embarazo me compré unos de premamá desde el tercer mes, pero en éste me estoy resistiendo para seguir viéndome como siempre.

Las primeras semanas tiré del truco de la goma de pelo en el ojal para sentirme más cómoda, pero ya me he profesionalizado (la experiencia es un grado) y ahora uso un alargador de cintura profesional, que me sienta mucho mejor y cubre mucho más. Me costó un poco cogerle el tranquillo, pero ahora lo uso a diario y me parece un inventazo. Sigue leyendo