Archivo de la etiqueta: RCP

La reanimación cardiopulmonar en bebés y niños (2/2)

Que no te extrañe si ves a alguien practicando una reanimación cardiopulmonar (RCP) al ritmo de La Macarena. No es que se lo esté tomando a broma, es un truco para llevar el ritmo del masaje cardíaco y salvar una vida. Ayer conté en el post anterior, ‘¿Sabes cómo auxiliar a tu hijo en caso de accidente?‘ que asistí a un curso práctico de RCP y taller de primeros auxilios a bebés y niños, que no puedo hacer sino recomendarlo.

No es lo mismo saber la teoría de la reanimación cardiopulmonar que practicarla con maniquís que te indican si estás haciendo la fuerza necesaria, al ritmo que hay que hacerlo y en el punto exacto. Por eso, por mucho que leamos cómo hacerlo o sigamos los pasos de los vídeos, dominar la práctica es lo único que nos da seguridad y nos enseña cómo actuar en caso de un accidente.

Nadie quiere verse en una situación similar, y mucho menos ante sus hijos, pero es importante conocer cuáles son los pasos hay que seguir (se explican en esta cadena) y en qué orden, para sentirse con la seguridad y el aplomo de poder sacar adelante un vida. Si te interesa y no te has informado aún, puedes aprender qué pasos hay que seguir también en este enlace del ABC que salva vidas, con mucho material descargable para familias, niños pequeños y colegios sobre cómo auxiliar y cómo hacer el masaje cardíaco.

Me quedo con un consejo que nos dieron en esta formación y me pareció muy motivador ante una situación tan angustiosa como ésta: “Aunque la RCP se haga de forma poco correcta, merece la pena intentarla, porque el resultado siempre es mejor que no hacer nada“.

A pesar de que en esos enlaces se explica muy bien, conviene recordar que hay que colocar a la víctima sobre una superficie dura, por lo que no sirve atender a un bebé inconsciente encima de la cuna. Además, mejor colocarla en un lugar en el que nos sentirnos cómodos: el mejor es, sin duda, el suelo. Reanimar a alguien cansa mucho (doy fe de ello, más si es a un adulto) y te exige estar en forma, así que mejor hacerlo en una postura en la que nos encontremos a gusto.

La cifra mágica que hay que recordar es 30:2, que se refiere a 30 compresiones por 2 respiraciones a un ritmo rápido. Y para hacerlo, un truco es seguir el ritmo de La Macarena o de la canción de los Bee Gees ‘Stayin’ Alive’, o contar en alto y rápido 1001, 1002, 1003… y de esta manera llevamos mejor la cuenta hasta las 30 compresiones, para iniciar las dos respiraciones. ¿A que con este truco no se te olvida?

reanimación cardiopulmonar en bebés

Practicando la respiración en lactantes y la posición adecuada de la cabeza.

Sigue leyendo