Archivo de la etiqueta: Navidad

Los doce posts más leídos de 2016

doce-uvas-bebe

Termina este 2016, un año que ha sido para mí muy productivo en lo personal: embarazo, mudanza, bebé e incluso he llegado a publicar un cuento. Y toda esta actividad se ha dejado notar en el blog, en el que he bajado en el que he bajado bastante el ritmo de publicación. A pesar de haber escrito menos, hay cosas que me ha gustado mucho dejar plasmadas en este rincón. He escrito mucho sobre el embarazo y el postparto (no podía ser de otra forma), pero tengo aún pendiente hablar sobre el cambio de tener un hijo a dos o de nuevos libros infantiles, entre otras cosas.

Estos doce posts, en orden de aparición, son los más leídos del blog durante este año. Y viéndolos así, todos juntos, coinciden con los que más me han gustado a mí también. Por si te perdiste alguno, aquí va un resumen 😉

  • Los temores y dudas del segundo embarazo. Los miedos con la llegada del segundo hijo son diferentes que con el primero. Ahora, visto desde la distancia, puedo decir que esos miedos se pasan enseguida. Y sobre si se quiere igual a un segundo hijo que a uno primero, solo puedo decir que ese tema da para un nuevo post 😉
  • Algo hizo clic en mi cabeza fue mi manera de anunciar que nos tirábamos a la piscina y que estábamos embarazados de nuevo. A veces algo hace clic en tu cabeza y ya no hay vuelta atrás.  Sigue leyendo

Un traje de casera para bebé (hecho en casa)

traje de casera para bebé

A todos los padres nos encanta vestir de caseros a nuestros hijos por estas fechas, con sus trajes típicos, chalecos de borreguito y bastones de madera, y a ellas, con sus faldas y pañuelos a la cabeza, como es tradición hacerlo en País Vasco y Navarra en Nochebuena. Este año me he empeñado en vestir a la pequeña también, aunque sea sólo para una foto y para acompañar a su hermano en la fiesta del colegio de Navidad, así que me puse a buscar por las tiendas de Pamplona un traje de casera de talla bebé.

Haberlo, lo hay (talla 0), pero es bastante caro para usarlo tan sólo unas horas. Merece más la pena comprar ya la talla de 1 año, que ya de por sí es más grande y que generalmente sirve a las niñas hasta los 3 años, más o menos. Pero para bebés más pequeños, como la mía, que entonces tendrá casi cuatro meses, no me iba a valer.

falda del traje de casera

Así que decidí esperar al año que viene para comprar uno de esa talla y amortizarlo los años siguientes, pero hacer algo yo misma para estas Navidades. Pensé en hacer una falda sencilla, pero a pesar de ser mi primer proyecto de costura, terminé animándome a hacerle algo más. Busqué una tela bonita y me puse a cortar y coser para confeccionar para la pequeña una falda y pañuelo a conjunto como en el traje típico. Sigue leyendo

El misterioso caso del regalo infortunado

Una cosa es que un niño pase olímpicamente de los regalos de Navidad y no quiera pedir nada al Olentzero ni a los Reyes Magos, y otra, muy diferente, es que no se digne a abrir los regalos. En casa todavía no se nos cierra la boca de asombro, porque días después de los Reyes, convive con nosotros, en el salón de casa, un paquete sin abrir, de un tamaño lo suficientemente grande como pase desapercibido a la vista. Un regalo sin fortuna cuya presencia nos inquieta.

El regalo ha tenido muy mala vida desde el inicio de sus días. Apareció por casa para el tercer cumpleaños del enano, allá por mediados de diciembre. En aquel momento, y después de sentirse abrumado por los regalos de sus padres y familiares cercanos (dados, además en diferentes días, para mayor confusión), este paquete se quedó sin abrir. Después de un día de espera, y al ver que el cumpleañero seguí sin reparar en él y que no tenía la más mínima intención de abrir el envoltorio, lo escondí en el armario a una altura prudencial para que cayera en el olvido infantil. Todo con vistas a los regalos de Navidad. No lo sacamos para Olentzero, -había otras prioridades- esperando que en Reyes viviera su momento glorioso. Pero ese momento nunca llegó y ya no se le espera.

La mañana de Reyes encontró tres regalos, abrió el primero (un anecdótico camión de bomberos con imanes), se quedó conforme y ahí quedó todo. Ni rastro del salvaje rasgar de papeles que se ve en las casas de familias numerosas, ni rastro de la emoción que esperábamos sus padres al vivir sus primeros Reyes de forma consciente. Nada de eso. Sigue leyendo

¿Y si mi hijo no quiere regalos?

Lo peor de que mi hijo cumpla en diciembre es que en menos de tres semanas se nos juntan los regalos del cumpleaños, Olentzero y Reyes. Y esto exige una labor importante de previsión y de organización de regalos, libros y ropa que va a necesitar en invierno y que incluimos en las listas de regalos para no acumular juguetes porque sí.

Desde el año pasado nos pasa que nos sobran los regalos: al final, lo que más necesita y creemos que le va a gustar cae en su cumple, que es primero, y el resto, las sobras, van para Navidad. Pero así acabamos acumulando juguetes que no valora, que se quedan muertos de risa en un rincón y que se compran sin sentido, por comprar.

regalo de cumpleaños, regalo de navidad

¿Y qué pasa si no quiere nada? Desde hace unos días, le pregunto a mi hijo qué quiere pedirle al Olentzero. Y su respuesta es siempre la misma: “máis no”. Si insisto, su respuesta es “ninoninonino papá. Máis no”. Lo que en su idioma significa que ya le hemos regalado el camión de bomberos que tanto deseaba para su cumpleaños, y que no quiere nada más, porque sólo quería eso, un camión rojo con una gran escalera para apagar incendios.

Me asombra que a sus tres años no sienta avaricia ni ganas por tener muchos juguetes o cosas nuevas. En su cumpleaños, de hecho, se sintió tan abrumado por los regalos de familiares y amigos que dejó paquetes sin abrir. Los he guardado para dárselos más adelante, cuando realmente tenga ganas de jugar con algo nuevo. Sigue leyendo

Cómo explicar por primera vez la existencia de los Reyes Magos

¿Hay alguna manera de explicar a un niño pequeño la existencia de los Reyes Magos por primera vez sin que suene a una película de fantasía? Estas navidades, las terceras ya de mi hijo, -aunque las primeras en las que empieza a entender algo-, nos las hemos visto y deseado para explicar de pronto cosas tan extrañas y nuevas para él como la Navidad y sus árboles y adornos y el Olentzero y su cara de carbonero sucia. Y casi nos pilla el toro para darle a conocer, de pronto, a tres Reyes Magos montados en camello que vienen desde lejos con más regalos. El pobre nos mira con una cara que es todo un poema. Si asimila todo esto de golpe, además de la razón de ser de los belenes, el niño Jesús, la estrella y los ángeles, es porque las pilla al vuelo, seguro.

El tema de los regalos siempre es una buena entrada para dar de conocer a cualquiera, así que eso llevan ganado. De momento, sabe que son tres, que vienen en caballo (ha habido que hacer una adaptación en la historia por acercar un poco más el tema) y que tienen barba. Le hemos contado que traen aún más regalos, aunque en esta ocasión, y esto me he encargado de recalcárselo yo, también para sus padres. Pero esto le importa menos.

reyes magos de chocolate Sigue leyendo