Archivo de la etiqueta: lactancia materna

Normalizando la lactancia materna: Congreso Lacta 21

Congreso Lacta 21

Este pasado fin de semana se celebró en Pamplona el Congreso Nacional de Lactancia Materna Lacta 21, una oportunidad para que profesionales sanitarios y público en general se pusieran al tanto de todo lo relativo a la lactancia materna y que demostró que la reivindicación sigue activa: es necesario normalizar la lactancia.

La socióloga Ana Carmen Irigalba lo dejó muy claro en su intervención: para dar el pecho hay que querer, saber y poder. Como mujeres, estamos muy influidas por otros (opiniones que son como gotas de lluvia, dijo) y nosotras también vamos a influir en nuestras hijas con nuestra experiencia. “Creemos que la lactancia es una decisión individual, pero en realidad no es así, estamos condicionadas por la influencia social y las expectativas que hay sobre nosotras“. Interesante, ¿verdad?

Como también lo es la opinión que se tiene en el feminismo sobre la lactancia (o feminismos, porque hay muchos). Rosario Quintana Pantaleón, ginecóloga obstetra, explicó que una postura feminista es la de que amamantar nos esclaviza y dar el biberón nos libera, mientras que la contraria reivindica la lactancia como disidente contra un mundo patriarcal y productivo. Sigue leyendo

Pérdidas de calostro durante el embarazo

calostro durante el embarazo

Me ha ocurrido en los dos embarazos y no deja de sorprenderme, porque es una señal inequívoca de que mi cuerpo sabe qué tiene que hacer y de que lo está haciendo. En el primer embarazo me ocurrió más tarde de la semana 32, pero en éste, en cambio, noté que había segregado algo de calostro (o también lo llaman precalostro) en torno a la semana 20.

La primera vez que noté que manchaba de un pecho estaba en el ultimo trimestre del embarazo y me encontraba ojeando el catálogo de artículos de puericultura de unos grandes almacenes. En concreto, de sacaleches. Aquello me pareció una señal, justo cuando estaba pensando en mi bebé y en que le daría el pecho, hizo acto de presencia la primera “leche” materna, todo un zumo de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y anticuerpos. Increíble el poder de nuestra mente, ¿verdad? Sigue leyendo

Cómo hemos abandonado el chupete sin prisas ni lloros

Después de caer en la cuenta de que el chupete lleva abandonado en unas estantería desde hace dos o tres semanas, puedo decir sin miedo que hemos conseguido dejarlo. O más bien debería decir que el chupete nos ha dejado a nosotros, porque casi ni nos hemos enterado. Es curioso, pero este tema me daba miedo, creía que iba a ser una gestión mucho más complicada, con lloros y malas noches de por medio, trucos y estrategias creativas para deshacernos de él, pero no ha sido así. Se ha parecido, más bien, a aquel destete respetuoso en el que mi hijo decidió que ya no quería más pecho a los 15 meses.

Ahora ha sido el quien ya no veía necesario el chupete y por eso ni se ha acordado de él, ni nos hemos acordado nosotros. Duerme sin él por las noches y tampoco lo pide en sus momentos de lloros o después de caerse. Y la clave de ello ha sido simplemente algo tan fácil como dejar pasar el tiempo y darle confianza, sin negárselo a la fuerza en ningún momento.

chupetes de un niño

Recuerdo que hace seis meses, en la revisión de los dos años, la pediatra nos aconsejó que le quitáramos el chupete ya, aduciendo problemas de dentición y de excesiva dependencia. Nos lo estuvimos pensando, pero sabíamos que no era el momento de hacerlo: sólo se dormía con su tete, se volvía muy loco cuando no lo encontrábamos y lo demandaba y lo usaba todo el tiempo para estar en casa. Leer este artículo de Maternidad Continuum me dio tranquilidad. No quise meterme en aquella batalla a la que no le veía sentido: mi hijo estaba verde y necesitaba más tiempo. Sigue leyendo

¿Hasta cuándo dar el pecho?

Me encuentro con muchas madres que se sorprenden de que aún siga dando el pecho a mi nene, a pesar de que ya ha cumplido el año. “¡Qué animada!”, me dicen algunas, cuando realmente están pensando “¡qué loca!”, y otras se quedan calladas. Mi abuela, que hace unos meses me felicitaba siempre por lo “bien criado que está este niño, sólo con el pecho” ahora se escandaliza y me dice que tengo que dejarlo, porque ya puede comer otras cosas, y que seguir así no hace más que agotarme. Es de la vieja escuela, claro, y ha olvidado que ella seguía amamantando a su bebé a pesar de estar embarazadísima y de que los médicos le decían que lo dejara para no caer en una anemia.

Si me llegan a decir durante el primer mes que iba a “aguantar” tanto con el pecho, no me lo habría creído. De hecho, nunca pensé que duraría más de quince días, cuando las grietas y los problemas de mi bebé para cogerse correctamente hicieron de la lactancia un infierno. Contra todo pronóstico aguanté, ahora no sé ni cómo, y al mes pude dejar de lado el sacaleches y el biberón y empezar a vivir la cara positiva. Creí que lo dejaríamos al acabar la baja maternal, pero pude compaginarlo con el trabajo y en éstas seguimos. Y sin darme cuenta ni pretenderlo, llevamos un año.

blog-pecho

Sigue leyendo