Archivo de la etiqueta: habitación infantil

Nuestras habitaciones infantiles, con letras de madera

decorar-con-letras

A la hora de mudarnos a la casa nueva vi como una gran oportunidad el poder volver a decorar y preparar las habitaciones de los niños. Con la del mayor, que enseñé en este post en profundidad, pude centrarme en organizar diferentes espacios de juego para sus aficiones, pero en la habitación del bebé me divertí decorando sólo por el placer de decorar :-). Es decir, en ponerlo bonito, pensando en que más adelante ya retiraré el cambiador y la cuna para convertir la habitación en un espacio de juego y descanso.

Creo que las habitaciones de niños tienen que estar continuamente cambiando y evolucionando con él. De hecho, ya estoy dándole una vuelta a la del mayor, pensando en cómo adaptarla mejor a su juego, cambiando espacios y retirando algún mueble que apenas usa. A veces con sólo cambiar muebles de sitio o darles otras funciones, vale.

Para la de la peque tengo muchas ideas que iré materializando en unos meses, si es posible, como poner el colchón en el suelo con un espejo o habilitar una zona con un cesto de los tesoros y unos libros para su edad. Mientras tanto, hoy enseño la estrella de la decoración de las dos habitaciones: las letras de maderaSigue leyendo

Nuestro rinconcito para leer a pollito

libros1

Como no queremos que en nuestra casa se cumpla eso de “en casa del herrero, cuchillo de palo”, trato de que el enano vaya cogiendo gusto por la lectura, o al menos que no me siga tirando los libros a la cabeza para ir corriendo a por el balón. Con unos padres dedicados a la escritura, qué menos. A fuerza de insistir, he conseguido (para mí es un logro increíble) que se aficione al cuento de pollito, como he bautizado yo a un libro titulado ‘Cuento en la granja’, con forma de huevo, y que habla de los animales ovíparos.

Lo que creo que le atrae del cuento es que es manejable (lo coje, lo voltea y lo muerde por todos lados) y que su madre, aquí presente, lee imitando todos los sonidos del mundo animal, incluido el pavo real, que le sale genial (debe ser genético, porque mi hermano lo borda). Y también, claro, que todos los animales le intentan picar o cornear al pitufo en cada página.

Como no me gustaría que su pasión por el cuento de pollito quedara en una anécdota, me he puesto manos a la obra y con la ayuda del taladro del abuelo hemos montado en su estrecha habitación un rinconcito dedicado a la lectura. Sigue leyendo