Archivo de la etiqueta: conciliación

La trampa de la jornada reducida

La jornada reducida es una trampa mortal. Un espejismo de un horario más reducido que, sobre el papel, permite conciliar la vida personal y la laboral. Una engañufla para seguir llevando dinero a casa, mantenerse en activo y (no) dejar de lado la crianza de un hijo ni dejar escapar entre los dedos sus primeros mejores años. Un concepto que, si se cumpliera a rajatabla, podría ser la solución para una sociedad y un mercado que castiga a las madres recientes dándoles la espalda.

Podríamos tener bajas maternales más amplias, facilidades para coger más excedencias o ayudas económicas para permanecer los primeros meses junto a nuestros bebés. De esta manera, no habría prisa por dejar de amamantar, por llevarles a la escuela infantil y la vuelta al trabajo sería más cómoda, menos dolorosa y traumática. Y, por lógica, las trabajadoras estarían bastante más motivadas en su vuelta al trabajo y menos preocupadas por sus bebés enfermos día sí, día no y por hacer malabarismos para poder atender todo.

En lugar de ello, tenemos la posibilidad (y dando gracias) de reducirnos nuestra jornada laboral. Los dos primeros años, cotizando al 100%, y los diez restantes, como un derecho que ninguna empresa nos puede retirar. Una solución que para muchas madres es la única posible. Pero que choca de bruces con una realidad en la que (muchas veces, y no siempre afortunadamente) hay que hacer horas extra, consultar mails durante la tarde, acabar una cosa urgente o meter alguna «horilla de nada» por la noche. Una reducción de sueldo, y en pocos casos, de horario. Un timo institucionalizado que no se respeta más que en algunas empresasSigue leyendo

Si las empresas supieran que se gana con la conciliación, ¿se conciliaría más?

¿Crees que si las empresas pudieran medir de alguna manera el beneficio económico de facilitar la ansiada conciliación lo harían? En Navarra ha surgido una herramienta informática para que las empresas midan el retorno económico que lleva consigo aplicar las medidas de conciliación.

La Asociación Navarra de Mujeres Directivas y Empresarias (Amedna), que son quienes están detrás de esta iniciativa, han llamado la atención de las empresas donde les importa: en los números. Porque a nadie se le escapa las ventajas de las empresas que concilian: tienen trabajadores más motivados y productivos, hay mejor clima laboral, se registra menos absentismo y bajas laborales y estas empresas son capaces de atraer más talento. Sin embargo, no es tan sencillo medirlo.

Pero, ¿y si se pudiera medir e, incluso, hacer una simulación? Esta herramienta informática lo hace. De momento se está testeando en cinco empresas navarras y se podrá aplicar en el resto de empresas socias posteriormente (lo colgarán en su web).

Sigue leyendo

Bebés en periodos de crisis

Siempre se ha dicho que los niños nacen con un pan bajo el brazo. Y en épocas de penurias, la hogaza es aún mayor. Según un estudio sobre los efectos de la crisis económica en la salud de los recién nacidos, éstos son más sanos cuando la tasa de paro es más elevada, en vacas flacas, pese a todo lo que pueda parecer. “Incluso comparando los hijos de una misma madreaquellos que nacen en épocas de recesión económica nacen más sanos que sus hermanos que nacen en épocas de bonanza«, afirman las autoras del estudio.

Este resultado (aquí más información) se explica porque si la madre no trabaja y dispone de más tiempo libre puede cuidarse y alimentarse mejor, hacer más ejercicio, estar más relajada, y, en definitiva, dedicar más tiempo a su embarazo. Una conclusión que no choca con lo que siempre se ha recomendado a las embarazadas: reducir el estrés, relajarse y cuidarse, sobre todo con una alimentación sana y equilibrada y deporte suave.

Está claro que esta dedicación aumenta si la madre está en paro (sobre todo si cobra la prestación, si no, imagino que su nivel de estrés estará más bien alto), pero será mayor, digo yo, entre las clases medias y altas, no en las rentas más bajas, donde estar en paro significa disponer de menos dinero para alimentarse correctamente y cuidarse durante el periodo de gestación (ni hablar de visitas a una clínica privada, hacer yoga, pilates y natación para embarazadas o de comprarse libros sobre el embarazo).

embarazo-blog

Sigue leyendo