Archivo de la etiqueta: clínica de fisioterapia para el suelo pélvico

El running y el suelo pélvico

El running está de moda entre las madres y las mujeres que quieren recuperarse tras el parto. Es un deporte sano y completo, se puede realizar en cualquier momento y encima es barato. Tonifica los músculos, ayuda a adelgazar y libera endorfinas que relajan y nos hacen sentir mejor. Pero, y aunque lo pueda parecer, no es bueno para todo, no para el suelo pélvico.

No está recomendado empezar a correr tras un parto sin comprobar antes si el suelo pélvico está dañado, como se defiende aquí. Porque el ejercicio del running es de impacto para los músculos que sujetan la vejiga, vagina y útero y el recto y los debilita más. Le ocurre a corredoras de maratones que no fortalecen esta zona, a mujeres que llevan muchos años corriendo o a madres que se encontraban bien pero que tras varios partos empiezan a correr y descubren que tienen escapes de orina que, si no se tratan, pueden llegar a convertirse en prolapsos.

corriendo

Tras mi parto, mi suelo pélvico quedó muy debilitado. Después de varios meses realizando ejercicios hipopresivos recuperé fuerza muscular, tonifiqué la zona y conseguí corregir un cistocele y un diafragma que se había caído durante el trabajo de parto, como conté aquí. Sólo con unos ejercicios sencillos realizados cada día. Pero en mayo, empecé a correr (fue un entrenamiento muy ligero) y volví a sentir que mi suelo pélvico estaba debilitado, lo notaba sin fuerza y más hundido. Sigue leyendo

Seis meses con los abdominales hipopresivos

Han pasado seis meses desde que empecé con la gimnasia abdominal hipopresiva y el resultado en este tiempo ha sido espectacular. No se nota a simple vista (sigo sin tener la tripa de Shakira ni nunca le tendré), pero sí se nota por dentro, y esto es lo que a mí me importaba: la faja abdominal está más tonificada (siento que tengo más fuerza en la tripa) y se ha solucionado la caída de los órganos internos.

Ya conté aquí, al hacer balance de los dos primeros meses, que esta gimnasia, combinada con los ejercicios de Kegel, habían conseguido recolocar en su sitio mi diafragma y mi vejiga. Cuatro meses después, el resultado es aún más notable: como estaba antes de quedarme embarazada. Hace unos días estuve en la revisión de Pelvia, la clínica de fisioterapia para el suelo pélvico (o fisioterapia perinatal) a la que acudí unos meses después del parto y su balance fue que estaba tan recuperada que ya podría tener otro hijo sin peligro para mi suelo pélvico. Supongo que si cuidara más la alimentación y si lo combinara con algo de ejercicio aeróbico (asignaturas pendientes) el resultado se habría notado también por fuera, pero estoy más que contenta con el resultado.

hipopresivos2

El secreto de los hipopresivos está en la postura (unos músculos quedan en tensión y otros relajados) y la respiración, que generan una presión intra-abdominal que contrae la faja abdominal de forma no voluntaria. Los ejercicios son muy sencillos y lo único que se requiere es constancia. De hecho, casi no parece que estés haciendo ejercicio.

Sigue leyendo