Archivo de la categoría: Embarazo, parto y posparto

Una preparación al parto entre dos

preparación al parto método sueco heli

¿Es necesario volver a hacer una preparación al parto durante el segundo embarazo? En mi caso, era casi imprescindible. La anterior preparación que hice por la Seguridad Social se me quedó escasa y, puesto que el parto fue inducido, me veía en este segundo embarazo tan primeriza como hace unos años.

Así que hace unas semanas me animé a hacer la preparación alternativa del Centro Maternalia que sigue el método sueco Heli (Confident Birth), del que ya había hablado antes en el blog (en este post) pero que tenía ganas de probar de primera mano. Es una clase intensiva de una tarde o una mañana y que, por este formato, nos encajaba mucho mejor.

La experiencia ha sido muy buena y era justo lo que necesitaba en este momento: me ha dado fuerzas y ganas para afrontar un segundo parto después de uno traumático y me ha devuelto la seguridad en mí misma para hacerlo. Ahora me veo con las herramientas necesarias para sobrellevar un dolor que conozco ya bien y he repasado los pasos que hay que dar desde que se rompen aguas o empiezan las contracciones, algo que no pude vivir en el anterior embarazo. Sigue leyendo

Normalizando la lactancia materna: Congreso Lacta 21

Congreso Lacta 21

Este pasado fin de semana se celebró en Pamplona el Congreso Nacional de Lactancia Materna Lacta 21, una oportunidad para que profesionales sanitarios y público en general se pusieran al tanto de todo lo relativo a la lactancia materna y que demostró que la reivindicación sigue activa: es necesario normalizar la lactancia.

La socióloga Ana Carmen Irigalba lo dejó muy claro en su intervención: para dar el pecho hay que querer, saber y poder. Como mujeres, estamos muy influidas por otros (opiniones que son como gotas de lluvia, dijo) y nosotras también vamos a influir en nuestras hijas con nuestra experiencia. “Creemos que la lactancia es una decisión individual, pero en realidad no es así, estamos condicionadas por la influencia social y las expectativas que hay sobre nosotras“. Interesante, ¿verdad?

Como también lo es la opinión que se tiene en el feminismo sobre la lactancia (o feminismos, porque hay muchos). Rosario Quintana Pantaleón, ginecóloga obstetra, explicó que una postura feminista es la de que amamantar nos esclaviza y dar el biberón nos libera, mientras que la contraria reivindica la lactancia como disidente contra un mundo patriarcal y productivo. Sigue leyendo

El infierno del embarazo en verano

Por estas tierras llevamos, como quien dice, cuatro o cinco días de calor, pero han sido más que suficientes para probar en mis carnes los rigores del verano. En mi anterior embarazo me tocó de pleno el invierno, pero en éste no va a haber quien me libre de sudar la camiseta.

Ahora sé por qué otras madres que han pasado por un tercer trimestre veraniego me miran con pena: esto es un infierno. Las embarazadas llevamos encima, por regla general, unos grados Celsius por encima que el resto de los mortales. Los sofocos, sudores y cambios de temperatura nos matan más rápido que al resto. Yo en concreto, que siempre he sido Doña Calores, duro dos segundos de pie a más de 30 grados.

Lo peor es que el calor trae consigo picores insoportables en el pecho (sobre todo los pezones, y es terrible rascarse con disimulo) y en la barriga. Las piernas se hinchan y los pies sufren aún más: todo un espectáculo, y o me visto con vestidos que dejen pasar el aire, o el choque de los muslos al andar se hace insoportable. La piel está más sensible, hasta reactiva diría yo, y cada vez veo más lejos que ningún otro verano el estar morena.

embarazo en verano

Sigue leyendo

La congelación de óvulos como seguro

congelación de óvulos

¿Congelarías tus óvulos de joven para usarlos más tarde cuando tengas la posibilidad de quedarte embarazada? La congelación de óvulos (mejor dicho vitrificación, ya que realmente la técnica es diferente) no está reservada sólo a mujeres que van a someterse a tratamientos oncológicos o con otras enfermedades. Hay quienes abogan por hacerlo extensivo a todas las mujeres en edad fértil como un recurso para ganar tiempo al reloj biológico y evitar futuros problemas de infertilidad.

En definitiva, se trata de seguir teniendo óvulos de calidad y jóvenes como un “seguro” para cuando la mujer esté preparada para tener hijos con unos años más (por temas económicos, laborales, de pareja o los que sean) De este tema nos hablaron a un grupo de blogueras en IVI Pamplona, con motivo de que este mes de junio es el mes de la infertilidad. Según nos explicaron, el año pasado 700 mujeres en España preservaron sus óvulos en esta clínica. Tenían entre 33 y 39 años, muchas cargas laborales y buscaban una válvula de escape ante la llamada de su reloj biológico.

Los óvulos congelados no tienen caducidad y se pueden usar o no en el futuro para una fecundación in vitro, aunque muchos de ellos terminan siendo donados (según IVI, la mitad de las mujeres que consiguieron ser madres con ellos fue gracias a la ovodonación). La vitrificación de óvulos es una forma de solucionar la discordancia entre el momento reproductivo de la mujer (el mejor momento para concebir es con menos de 30 años) y el de concepción, que cada vez se retrasa más.  Sigue leyendo

Se está gestando un hermano mayor

hermano mayor

Siempre digo que en mi útero se está gestando un bebé, pero fuera se está dando una transformación también increíble: la creación de un hermano mayor. Un niño que, a nuestros ojos, va creciendo por momentos y que ha cambiado de papel desde que supimos que estábamos embarazados. Es increíble cómo un positivo le da la vuelta a todo, incluso a esto.

Al peque le dimos la noticia el primero, a los dos meses y medio de embarazo, y antes que al resto de familia. Quisimos que fuera así para que no se sintiera desplazado y no escuchara comentarios o enhorabuenas que vinieran de fuera. Se lo dijimos una tarde en la que estábamos los tres solos en los columpios, enseñándole una foto de lo que entonces, antes de que nos cambiaran el sexo, creíamos que era su hermanito. Nos sorprendió su respuesta, alegrándose de forma natural y mostrando su sorpresa, y cómo a los dos minutos volvió a su juego como si su mundo no hubiera cambiado.

Desde entonces, no dejamos de hablar del bebé. Tratamos el tema cuando leemos cuentos y tenemos presente a la hermanita en los planes de futuro. Para implicarle en el tema como hermano, le hemos dejado que haga tareas sencillas, como que me prepare las vitaminas del embarazo cada mañana (simplemente saca la pastilla de la caja y me la da para que me la tome y el bebé crezca mejor) o que elija cosas que vamos comprando para la nena. Sigue leyendo

Pérdidas de calostro durante el embarazo

calostro durante el embarazo

Me ha ocurrido en los dos embarazos y no deja de sorprenderme, porque es una señal inequívoca de que mi cuerpo sabe qué tiene que hacer y de que lo está haciendo. En el primer embarazo me ocurrió más tarde de la semana 32, pero en éste, en cambio, noté que había segregado algo de calostro (o también lo llaman precalostro) en torno a la semana 20.

La primera vez que noté que manchaba de un pecho estaba en el ultimo trimestre del embarazo y me encontraba ojeando el catálogo de artículos de puericultura de unos grandes almacenes. En concreto, de sacaleches. Aquello me pareció una señal, justo cuando estaba pensando en mi bebé y en que le daría el pecho, hizo acto de presencia la primera “leche” materna, todo un zumo de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y anticuerpos. Increíble el poder de nuestra mente, ¿verdad? Sigue leyendo