La vuelta al cole y las modas cortas

armario niña vuelta al cole

Estos días estoy estudiando con atención un fenómeno que se da en nuestra casa y no sé si responde a la edad de mis hijos o es pura coincidencia: la de las manías y rarezas de los niños con la ropa, que no son pocas. Así que en nuestra querida casa tenemos un cóctel explosivo: a la vuelta al cole le sumamos que las modas son muy cortas, ahí es nada.

Hacia los dos años de edad, el mayor empezó a decidir cómo quería vestirse y a censurarme conjuntos. Ahí empecé a darme cuenta de que esto no iba a ser tan fácil como cuando jugábamos a vestir nuestras muñecas. Lo que antes encantaba, en una semana puede convertirse en una aberración del vestir. Y esto no hay industria de la moda que lo soporte.

Desde entonces, hemos pasado por todas las fases. La de la alergia a los pantalones vaqueros, por ejemplo, ha estado salpicada de todo tipo de excusas: “pican”, “son duros” y ya directamente “no me gustan”. También por la manía a los botones y al rechazo a las telas de chándal de poliéster que recuerdan ligeramente a los de táctel de nuestra infancia (tiempos aquellos).

Las camisas le repelen desde lejos y ni lo he intentado con calzado que vaya más allá de las zapatillas deportivas, por mucho que las sandalias o menorquinas me encanten.

Las sudaderas tienen que llevar capucha, las mangas largas las estira al infinito y los cuellos deben estar cedidos. Mezcla los calcetines altos de algodón para niños con las deportivas y el chaleco de invierno siempre es para él una opción en pleno agosto. Porque no tenemos, pero si no, se pondría los calcetines de vestir para niños con las chancletas.

El mayor tiene sus ideas sobre moda muy claras: le gusta la ropa oscura y de malo. Su prenda clave es un pantalón largo de pijama de forro polar negro que se lo pone para estar en casa en pleno verano.

Accesorios y chupetes con desgaste controlado

La pequeña, que ya acaba de cumplir los dos años, no se queda corta y ya ha empezado con las protestas. Su idea de la moda aún no está tan asentada, y sus cambios de opinión son vertiginosos. Un vestido le encanta hoy pero mañana puede entrarle mal por el ojo y adiós muy buenas. Lo que sí tengo claro es que si la prenda en cuestión tiene perritos o animales, es rosa y/o con purpurina, es un éxito asegurado. Le encantan los accesorios, siempre llevados con desmesura y derroche: collares grandes, pulseras anchas y zapatos rojos de charol.

Pero sus peores manías las reserva para los chupetes. Sólo puede usar dos tetes y da igual que le compres el mismo modelo (con dibujo incluido), porque no tienen el grado de desgaste de la tetina que a ella le gusta. Se lo mete con alegría en la boca, lo saborea segundo y medio, tuerce el gesto y te lo rechaza. ‘Este no me gusta, mamá”, me dice dejándome planchada.

Se me ha ocurrido, que, a las noches, mientras los niños duermen, podría ponerme a desgastar sus chupetes mientras veo mi serie, hasta que los note usados y justo en el punto que a ella le gustan. Aunque sea para que cuando se le rompan los dos que tiene, no vivamos una catástrofe mundial en casa.

Cuando crees que lo has vivido todo, estos hijos te sorprenden…

6 pensamientos en “La vuelta al cole y las modas cortas

  1. Silvia

    Qué bien que vuelvas a publicar.
    Una vez me dijeron que a los niños le podías poner la ropa que tú quisieras, al contrario que a las niñas. Me las prometía muy felices, pero en mi caso no se cumplió. Con 3 años, él elige y rechaza, sobre todo calzado, me desespera…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ni con niños ni con niñas, exacto. A veces es terrible, mi hijo se pone pantalón de cuadros con camiseta de rayas. Me deja ciega, pero él tan feliz 🙂
      ¡Gracias, Silvia!

      Responder
  2. Myriam

    Uy, yo he tenido durante el pasado curso días en los que solo y exclusivamente querían los dos camisetas de lentejuelas de las reversibles. Hasta del cubo de la ropa sucia alguna vez por no tener lavadas! Y da igual que me aprovisionase de muchas, para que no me volviera a pasar. No, no. Siempre hay una favorita. Argg. Y sobre pantalones, este año primero que le pongo un vaquero a la mayor. No los quería ni ver. Así que este verano por fin he podido ponerle dos (en modo legins). Con el otro ni lo intento, para qué, jaja. Va todo el curso modo chandal del decatlon a la guarde😂
    Ahora vendrá con la mayor la pelea de las zapatillas/botas. Hasta ayer desde junio ha ido en modo sandalia (y pies negros), y hoy a las 8:55 poniéndole las zapatillas y calcetines en la puerta del cole, porque como me iba a montar la mundial con los calcetines (y las costuras..) a 1minuto de entrar en clase no le dejaba tiempo de reacción (me ha llorado igual, pero no desde casa, jaja, si no que ale, poner y para clase. Tener que andar así…. Es estresante jeje).

    Y eso que no te cuento el modo despertar que tienen, y el modo nomedalagana desayunar que también telita.

    Santapaciencia la mía, y la de la vecina de abajo 😂

    Besikos guapa! 😘

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay Myriam, es que es complicado, y más aún por las mañanas con las prisas. Yo con el calzado tengo una batalla, también con los vaqueros. Bueno, es una guerra. Ánimo, esta época tonta pasará… y llegará la adolescencia 😉 ¡besos!

      Responder
  3. choncha2503

    Lo de vestir a mi peque es un mundo, ya tiene 5 años pero desde los dos años y medio le gusta escoger su ropa. Los pantalones vaqueros descartados desde hace ya más de un año, es muy delgadita así que en cualquier modelo tengo que estirar las gomas de la cintura tanto que al final se le clavan los botoncitos y nada, no hay forma. Además me ha dicho que no le sirven para el recreo, jajajaja, claro no se puede estirar y retorcer lo que ella quiere. Vive en leggins, leggins de todos los colores, con estampados, lisos, de rayas, como quieras pero solo leggins. Triunfan los rosas, brillantes, de purpurina y cualquier color que lleve unicorinios o sirenas estampados. No hay catálogo mayor de leggins que el de su armario.

    Para el próximo puente nos hemos decidio a ir a los Picos de Europa, ya veremos si los pantalones de treking le gustan por si acaso ya he comprado unos leggins polares jajajaja.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Leggings polares, ¡ni tan mal! La verdad es que es lo más cómodo, al final yo también tiro de leggings para niña. Una pena que para niño sólo haya chandals. ¡Gracias por tu comentario!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.