Ser bebé con un hermano mayor

bebé agarrando un dinosaurio

Ser un bebé con un hermano mayor no es fácil. Un bebé con un hermano mayor aprende a sonreír y a hacer pedorretas un poco antes, como mecanismo de supervivencia para luchar por unos minutos de atención exclusiva de sus padres. Sabe captar mejor que nadie las miradas ajenas y es un embaucador y enamorador nato. Grita para recordar que sigue ahí, dentro del carrito o de la cuna y siempre tiene una sonrisa a punto para recibir más caratoñas.

Lo primero que aprende a agarrar con sus manitas no es un suave peluche, sino un horrible velociraptor de su hermano. Duerme  a pesar de los gritos del mayor y por su cabeza han cruzado varias veces pequeños coches de juguete o muñecos de juguete sin que se inmutara.

Sabe cómo quejarse cuando los achuchones de su hermano son un poco más fuertes que de normal y aguanta estoicamente a que investigue cómo son sus manos o sus pies. Sus gritos y canciones mientra juega se han convertido en la banda sonora de su tiernisima infancia.

El bebé con hermano mayor ha terminado con su cabecita manchada de gusanitos y de bocadillo de chorizo de la merienda. Se ha convertido en un muñeco y en un espectáculo en el patio del colegio. Pasa menos tiempo entre juguetes nuevos y actividades de estimulación, pero lo pilla todo al vuelo desde su hamaca.

Y a pesar de todo, ve llegar a su hermano de lejos y se le escapa una sonrisa, escucha su voz y se gira sin pensarlo. Si le escucha llorar, se suma a la queja con empatía. El bebé con un hermano mayor ha escuchado también cientos de cuentos a pesar de su corta edad y se siente como pez en el agua entre niños y el gentío.

Disfruta como nadie de la atención de sus padres a solas, pero sabe que a veces toca esperar turno. Es un bebé que, a pesar de los temores previos de sus padres, encaja como una pieza de puzzle en la familia. Ser bebé con un hermano mayor no es fácil, pero tener un hermano es el mejor regalo que ese bebé puede tener.

Qué placer ver juntos a los hermanos

8 pensamientos en “Ser bebé con un hermano mayor

  1. ¡Y yo con estas barbas!

    ¡¡Ohhh…!! ¡¡Hola Idoiaaa!! Cómo me mola leer este tipo de cosas, de verdad… ¡¡Me reconfortas mucho!! ¿Lo sabes…? Jajaja ¡Espero que en nuestro caso también se cumpla! 😉
    ¡Besazo gordo, guapísima!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, veréis cómo sí. La verdad es que es un gusto verlos juntos, aunque siempre teniéndolos vigilados, qué miedo. Hay amores que matan. Suerte, que no os queda nada :-*

      Responder
  2. Eugenia Salvai

    hermoso texto! Yo me siento mal a veces porque no le puedo dar a mi beba toda la atención ya que el mayor demanda demanda y demanda… pero siento que con ella el tiempo rinde mas, que de alguna manera, lo entiende. Y si, le encanta morder dinos y juega con autitos

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Parece que lo entienden, ¿verdad? Es muy curioso. El tiempo con ellos se aprovecha más y lo agradecen tanto… ¡Gracias porel comentario!

      Responder
  3. Marian (UnaMadredelSigloXXI)

    Llego con unos días de retraso a este post, pero me ha encantado. Creo que reflejas exactamente lo que significa ser el hermano pequeño. Todo va más rápido y están menos protegidos por los padres, pero crecen adorando e imitando a su hermano mayor. Precioso!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Gracias, Marian. Es increíble cómo mira mi pequeña a su hermano, con unos ojos de fascinación… Aunque cuando lo ve llegar con ganas de achucharle se pone a gritar para quejarse sin que le haya hecho nada, jaja

      Responder
  4. enelsombrerodemama

    Ai sí, estos maravillosos segundos hijos, pequeños supervivientes y autodidactas… Pero verás que te cae la baba de verdad el día que los oigas hablar el uno con el otro o entretenerse jugando juntos a un mismo juego… He leído todo el post sonriendo!! Real y tierno!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Muchísimas gracias! La verdad es que es un placer verles juntos o la cara del bebé riendo todas las gracias del mayor. Y cada día la conexión es mayor, ¡me encanta verlos!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!