Los doce posts más leídos de 2016

doce-uvas-bebe

Termina este 2016, un año que ha sido para mí muy productivo en lo personal: embarazo, mudanza, bebé e incluso he llegado a publicar un cuento. Y toda esta actividad se ha dejado notar en el blog, en el que he bajado en el que he bajado bastante el ritmo de publicación. A pesar de haber escrito menos, hay cosas que me ha gustado mucho dejar plasmadas en este rincón. He escrito mucho sobre el embarazo y el postparto (no podía ser de otra forma), pero tengo aún pendiente hablar sobre el cambio de tener un hijo a dos o de nuevos libros infantiles, entre otras cosas.

Estos doce posts, en orden de aparición, son los más leídos del blog durante este año. Y viéndolos así, todos juntos, coinciden con los que más me han gustado a mí también. Por si te perdiste alguno, aquí va un resumen 😉

  • Los temores y dudas del segundo embarazo. Los miedos con la llegada del segundo hijo son diferentes que con el primero. Ahora, visto desde la distancia, puedo decir que esos miedos se pasan enseguida. Y sobre si se quiere igual a un segundo hijo que a uno primero, solo puedo decir que ese tema da para un nuevo post 😉
  • Algo hizo clic en mi cabeza fue mi manera de anunciar que nos tirábamos a la piscina y que estábamos embarazados de nuevo. A veces algo hace clic en tu cabeza y ya no hay vuelta atrás. 
  • Una tarta de tren con lacasitos facilona para el cumpleaños fue más manualidad que tarta, pero el caso es que a mi hijo le chifló. Tanto que repetimos fórmula para sus 4 años. Si no te quieres complicar en la cocina, es tu tarta.
  • Parir con epidural y sin ella habla de mi primer y segundo parto y de un círculo que se cerró. Habla de parir como queremos y como podemos y de las diferentes sensaciones con o sin analgesia.
  • Aprovechando los pantalones durante el embarazo fue uno de esos posts prácticos sobre el embarazo y las ganas que tenemos las mujeres de seguir viéndonos como siempre (sobre todo las que nos llenamos gratuitamente de kilos) Este truco viene muy bien, al menos para los primeros meses.
  • Una canción para dormirlos (y dormirnos) cuenta nuestro mejor e infalible truco para dormir niños en casa. Nos ha funcionado casi siempre y ahora seguimos usándolo con la nena. Y me consta que a algunas personas también les ha venido bien.
  • Aceptando el postparto. Me alegro de que este post fuera uno de los más leídos porque hace falta seguir hablando del puerperio y de la aceptación que tenemos que hacer las mujeres con nuestra cuarentena. Porque a veces nos exigimos demasiado, ¿verdad?
  • Una preparación al parto entre dos cuenta por qué volví a repetir esta preparación en el segundo embarazo y cómo me ayudó. Fue una preparación especial y que me sirvió muchísimo en el gran día. De hecho, creo que fue clave para la actitud con la que afronté el parto y para planteármelo desde el movimiento.
  • La suerte de tener pueblo es mucha suerte, porque marca la infancia de nuestros hijos y les marca su carácter. Todos los niños deberían tener un pueblo en el que correr libremente, perderse y explorar sin límites.
  • Imprescindibles y caprichos del segundo embarazo. Releyendo ahora la lista descubro que me hice caso a mi misma y tengo casi todos los imprescindibles. Por desgracia, no cumplí los caprichos. El que más me pesa es el del reportaje fotográfico, algo que llevo queriendo hacer desde el embarazo pero que, por no ser prioritario se va postergando cada vez más. Con lo que necesitamos una foto de familia decente…
  • El juego simbólico para quitar miedos. El juego simbólico nos ha servido para mucho, sobre todo para superar el miedo al médico. Echarle gotas en los ojos para tratar la conjuntivitis sigue siendo una odisea monumental, pero en ello andamos…
  • Escolarizando en una lengua que no conocemos. Me consta que es un quebradero de cabeza de muchos padres, sobre todo en Navarra y País Vasco, que optan por el modelo en euskera para sus hijos sin que ellos mismos hablen esta lengua. ¿Podrán ayudarles con los deberes? ¿Conseguirán llegar sus hijos al mismo nivel que el resto de compañeros en cuyas casas sí se habla esa lengua?

Y con estas doce uvas sólo me queda desear un 2017 con mucha salud, lleno de buenos momentos, risas y de muchos muchos besos y achuchones. Esos que nunca falten. ¡Feliz 2017! ¡Urte berri on!

Ah, y la imagen que ilustra este recopilatorio no viene mucho a cuento, pero esta enana ha sido la gran protagonista de mi año y no podía faltan en la foto 🙂

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!