El infierno del embarazo en verano

Por estas tierras llevamos, como quien dice, cuatro o cinco días de calor, pero han sido más que suficientes para probar en mis carnes los rigores del verano. En mi anterior embarazo me tocó de pleno el invierno, pero en éste no va a haber quien me libre de sudar la camiseta.

Ahora sé por qué otras madres que han pasado por un tercer trimestre veraniego me miran con pena: esto es un infierno. Las embarazadas llevamos encima, por regla general, unos grados Celsius por encima que el resto de los mortales. Los sofocos, sudores y cambios de temperatura nos matan más rápido que al resto. Yo en concreto, que siempre he sido Doña Calores, duro dos segundos de pie a más de 30 grados.

Lo peor es que el calor trae consigo picores insoportables en el pecho (sobre todo los pezones, y es terrible rascarse con disimulo) y en la barriga. Las piernas se hinchan y los pies sufren aún más: todo un espectáculo, y o me visto con vestidos que dejen pasar el aire, o el choque de los muslos al andar se hace insoportable. La piel está más sensible, hasta reactiva diría yo, y cada vez veo más lejos que ningún otro verano el estar morena.

embarazo en verano

El pelo se me ha vuelto fosco, indomable y terriblemente feo. Por eso, y para librarme de la pesadilla del secador y las planchas en verano, estoy pensando en seguir el consejo de Madre Primeriza y hacerme un alisado que me deje decente hasta al menos después del parto (momento en el que el pelo se volverá terrible de nuevo, pero en el que tendré otras cosas en las que preocuparme)

Había ideado un plan muy inteligente para sobrellevar este verano: uno era mudarme a una casa más fresca (¡conseguido!) y otro, zambullirme feliz como una ballena en el agua fresquita de la piscina. Pero la realidad de nuestro primer día de piscina me ha puesto rápidamente en mi sitio: había olvidado que mi hijo huye del sol y que no le hace mucha gracia bañarse como al resto de niños.

Así que de pronto me vi dentro del agua (que a mí me parecía de todo menos fría) suplicando para que el enano se metiera un poco conmigo, inventando juegos y llamando a sus amiguitos para que me echaran un cable. No hubo manera y el baño de alivio me duró dos minutos, lo que tardó en escaparse corriendo a la toalla para traerme su ropa y pedirme que volviéramos a casa.

Así que ahora mi nuevo plan, aparte de meter la cabeza en el congelador cada diez minutos y darme dos o tres duchas frías al día, es volver a enseñarle al enano que la piscina es divertida. Por suerte, acaban de decirme que este verano parece que no va a ser muy caluroso… y me han alegrado el trimestre. Una cosa sí tiene de bueno estar embarazada en estas fechas: este verano ya no tengo que preocuparme de meter tripa.

¿Algún consejo más para sobrellevarlo mejor?

 

21 pensamientos en “El infierno del embarazo en verano

  1. Planeando ser padres

    Yo no te podré ayudar porque aunque pasé en verano algunos meses desde el sexto (con mudanza de casa incluida) no me afectó para nada. Y mira que veraneamos en Málaga, con un calor de 40 grados y yo tan pancha. Espero que alguien te ofrezca un consejo para que se te haga más llevadero.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf hija, qué bien lo llevaste. Yo ando desesperada ya, y eso que por aquí los veranos nos son tan tórridos. ¡Gracias!

      Responder
  2. Marilia

    Aquí otra que le toca para 8 de septiembre,y a los que los piadosos viandantes le dicen que a agosto no llego… por el tamaño de la barrigota,que en invierno no se luce tanto..en fin..mi nene tiene 2 años y medio y está en continuo movimiento y fase,a todo te digo que NO.Mi marido tendrá vacaciones en julio y podrá corretear tras el en piscina y playa pero en agosto,miedo me da pensarlo….si voy lentísima andando ,me ahogo a cada paso del camino.Sobreviviremos…ay… aquí en Alicante el calor es súper húmedo, quizás no lleguemos a 40 grados pero la sensación ver térmica es brutal.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Yo también tengo pánico a agosto… También voy a estar sola, estamos en el mismo plan. Sobre todo temo lo de la movilidad. No sé cómo pero tendremos que conseguirlo. Ay, pobre, qué calorazo en Alicante… ¡Ánimo, valiente!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Gracias, Paloma! También es cierto que cuando una está de vacaciones se ve todo mejor… Espero que lleguen pronto. Me apunto tus consejos, hay cosas que no sabía de ese enlace, como lo del agua por las muñecas. ¡Gracias! 🙂

      Responder
  3. nosoyunadramamama

    ufff, a mí no me pasó nada de eso!! di a luz en octubre a los dos mayores y a ver, que es cierto que en Asturias no hace calor pero cuando me iba de vacaciones a sitios de calor estaba bastante bien, acalorada pero casi tanto como ahora, jajaja… La verdad que yo veía q eran todo ventajas, lucir tripita, ropa cómoda… Vamos, que si se me crizara el cable y decidiera tener u cuarto, intentaría volver a encajarlo para pasar el último trimestre en verano, jajaja…pero bueno, entiendo perfectamente q depende mucho del tipo de embarazo, de retener líquidos, del tamaño de la tripa y la agilidad… ánimo!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, estás loca, yo ni de coña lo calcularía en verano. El problema es que apenas puedo andar por dolores en la cadera y piernas, tengo tripón, al niño de vacaciones y al marido trabajando, yo también… Pero bueno, se hará lo que se pueda… ¡Sobreviviremos!

      Responder
      1. nosoyunadramamama

        Jajaja, y el tercero xq no lo conseguí q si no también!! Ya, es q si te duele algo, el calor no ayuda.. Yo ya sabes q podría estar embarazada toda la vida y no me dolía ni un dedo.. Pero vamos, lo más duro es lo del niño de vacaciones,jajaja… Me pasé un verano embarazada con uno de 3 años, otro de 20 meses, y sin duda, eso es lo más agotador!!!! Vamos, del embarazo no me acordaba😂😂😂 tú puedes!!!!💪💪

        Responder
  4. homoprimerizus

    Como te entiendo…mi niño nació la primera semana de septiembre del año pasado…imagina…35-40C y yo con mi barrigón. Y en agosto me prohibieron bañarrme por problemas de posibles infecciones! Me corté el pelo y me hinché a helados…y gorronoeaba A/C en cuanto podía. Ánimo!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Vaya, qué rabia que no te dejaran bañarte… ¡Uf! Es que el tercer trimestre en verano es criminal 🙁 Menos mal que por aquí tenemos de momento un verano fresquito.

      Responder
  5. Mamá Pata

    Pues yo seré un bicho raro, pero la patita es de finales de agosto y ese verano lo pase la mar de bien. También es verdad que cerquita del mar hace menos calor que por tu tierra, y que entre playa y piscina lo llevé muy bien. Ni piernas hinchadas ni na de na.
    Este verano lo veo más complicado, los muslos ya me rozan y lo de llevar vestido no me resulta cómodo por muy fresco que sea, y con este embarazo me ha dado algún bajón de tensión. Pero por lo menos papá pato tiene el veranito de vacaciones y yo me escaquearé para descansar cada vez que lo necesite!
    Animo!!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué suerte, qué bien lo tienes planteado. Yo creo que lo voy a pasar peor y ya me duele y pesa todo… Ufff

      Responder
  6. mamacuchufleta

    Yo pasé el final del embarazo en mayo-junio con una ola de calor tremendo, no me apetecía ni playa ni piscina, era una gordita pegada a un abanico! Ánimo guapa! Acabo de aterrizar en tu blog y aquí me quedo 😉

    Responder
  7. diasde48horas

    Ay, no sabes cómo te entiendo, de mi segundo embarazo dí a luz a finales de julio y el calor lo llevé fatal. Además, me pasa lo que a ti, que temperaturas superiores a 30 grados para mí son equiparables a una ecatombe nuclear, lo paso fatal.
    Con todo, llevé peor el primer embarazo, que me coincidió en verano el final del segundo trimestre, pero fue porque retenía muchísimo líquido…
    Mucho ánimo, intenta llevarlo de la mejor manera posible!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jeje, es que las del norte no estamos tan acostumbradas al calorazo, no? Yo soy un poco falsa. Ahora mismo no noto lo de la retención de líquidos, pero ni me atrevo a decirlo…

      Responder
  8. Miriam

    Ufff calor yo no salgo de mi casa en todo el día solo a/a todo el día soy de Sevilla y a las 9 de la mañana ya estamos a 30 grados y es salir a la puerta y decir Ufff para dentro de nuevo. Yo como sandia a piñón es lo k mas refresca, estoy de 6 meses y medio y ya con barrigón. Es desesperante de verdad lo estoy pasando fatal… Ni con el pelo corto ni nada. Aquí llegamos a los 40 grados de media es mortal. Alguien del norte me ofrece unos días por allí jajaja k envidia cuando veo 19 ó 20 grados Aish….

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay pobre, qué horror tiene que ser. Es curioso, a mí la sandía es lo que mejor me quita la sed también, me puedo comer una entera por día 🙂 Por suerte esta semana ha vuelto el frío aquí en el norte y estoy encantada. ¡Mucho ánimo y a llevarlo como se pueda!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!