La vie en rose: cuando cambia el sexo del bebé

la vida en rosa

Iba a ser niño, o eso nos dijeron en la ecografía de las 13 semanas, cuando la ginecóloga se aventuró a revelarnos el sexo del bebé porque se veía clarísimo que tenía “un buen par de huevos“. Pero en la de la semana 20, centrados en si todo iba bien, en si el tamaño era el adecuado y si estaba todo en su sitio, nos sorprendieron con las noticia: “¿Os han dicho que es niño? Porque es una niña claramente“. A partir de ahí, y después de mirarnos sin creérnoslo, no pudimos escuchar nada más.

Es curioso cómo cuando te cambian el sexo del bebé te rompen los esquemas. Sí, lo importante es que todo vaya bien, eso por supuesto pero en estas últimas siete semanas nos habíamos hecho a la idea de que íbamos a tener dos chicos, dos compañeros de juegos y tres varones en casa. Teníamos el nombre escogido, la idea de ponerles juntos en la habitación, y ahora, sin esperarlo, resulta que habemus parejita.

Me ha costado hacerme a la idea y me ha dado pena que se esfumara así sin más la idea de tener otro pequeñín en casa, pero ya voy viendo la vida en rosa. Ya tenemos las primeras chaquetitas de este tono (y eso que no soy muy de este color) y las que quedarán por llegar. Pienso en más pintauñas (aunque al enano le encanta que le pinte), en moños y coletas, en vestidos y trenzas. Topicazos, sí, pero son cosas que a las mujeres nos encantan.

Me he dado cuenta de que esta maternidad nueva que me espera va a ser una aventura completamente diferente a la anterior. Siempre lo es, pero ahora parece que voy a criar a una niña. ¿Qué cambia? Todo y nada, supongo. Son esquemas que se borran y se crean en nuestra cabeza. Cada hijo es una aventura en sí misma.

No me fío del todo de que en la próxima ecografía no nos vuelvan a hacer el cambio de sexo. Que si cambia, genial, volveremos a la idea original, pero por favor que este embarazo no se vuelva más loco de lo que ya es. De momento, me quedo con mis gafas de cristales rosas y cuento con el resto del tiempo que me queda para irme haciendo a la idea…

Al peque, por cierto, le ha costado pocas horas asumir que va a tener una hermanita, y eso que se negaba en rotundo a que fuera nena. Estos enanos nos dan mil vueltas…

28 pensamientos en “La vie en rose: cuando cambia el sexo del bebé

  1. javi

    Felicidades, entonces, por la pareja. Mi experiencia como varón teniendo una niña después de tener un niño es que saca del padre un lado más cariñoso y afectivo que, a veces, con el niño no te sale; porque es más rudo en los juegos, en las formas de consolarlo, en la forma de hablar.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      La verdad es que va a ser una experiencia diferente y una maternidad que ya la estoy viviendo de otra forma. Veremos cómo se nos da la niña. Si no nos cambian el sexo otra vez… Jeje…

      Responder
  2. Una mamá muy feliz

    Jajajajajaj enhorabuena por esa nena. a nosotros nos pasó igual, a las 14 semanas vimos claramente que era un niño y en las 20 nos dijeron que era una niña, pero claro en nuestro caso fue un error jajajajajajaj

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, ¡espero que no nos cambien el sexo otra vez! Más que nada por el lío que tenemos encima, jaja… ¡Gracias!

      Responder
  3. Ana de cestaland

    Enhorabuena!! Qué guay!! Tener un niño es estupendo pero tener una niña también es igual de chulo!
    No veas la práctica que estoy cogiendo yo a hacer trenzas en un pelo lisísimo en el que se resbalan todas las gomas, pasadores, etc.
    Enhorabuena!

    Responder
  4. happylittlethingblog

    Enhorabuena! Seguro que una parejita es toda una experiencia!
    A mi con el segundo niño me han llegado a decir ‘otro nene? Ai, lo siento!’ Como si le pasará algo malo al bebé solo por repetir sexo

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, chica, qué comentarios… Yo estaba encantada con la pareja de chicarrones del norte, pero bueno. Que sea lo que quiera 🙂

      Responder
  5. María Molina

    Me pasó exactamente lo mismo con mi hija!! En la semana 13/14 nos dijeron que era un pedazo de macho, y en la eco de la semana 29, la morfológica, nos dice que la niña está perfecta….niña??!! Yo encantada porque era el primero y te da igual, y realmente me encantan las niñas, pero la cara de mi marido era un poema, Jajajaja. Con el segundo, varón, no quisimos escuchar nada del sexo hasta la semana 18 aproximadamente, no nos fiábamos, jejeje. Pero es cierto que de repente es como un jarro de agua fría, te cambian los esquemas, aunque tardas poco en cambiar el chip y volver a ilusionarte

    Responder
    1. yademasmama Autor

      María, sí que cambian los esquemas, la verdad. Pero es como dices, cambias el chip y te reilusionas. Al final, para nosotros ha sido como un incentivo para volver a coger fuerza en la mitad del embarazo e ilusionarnos de otra manera. Poco a poco se va haciendo todo más real 🙂 ¡Gracias por contar tu experiencia!

      Responder
  6. Myriam

    Felicidades por la bebota!
    (Te iba a decir lo mismo si fuera bebote 😉 )

    A mí me pasó igual con la mayor (uy, qué raro queda eso de llamarle ‘mayor’). En la 13 era nene (sin preguntar) y en la 20 nena (también sin preguntar). Y nena se quedó.
    Y ni lazos, ni coletas ni na’ de na’, porque aun yo (al menos yo, en la guarde me consta que algún día me la peinan, y no se cómo consiguen ponerle unas coletas) no le he pasado un peine en sus 22 meses de vida jajaja (soy una malamadre, lo reconozco jajaja). Si es que no tiene pelo ni tiene nada. Es super brutika, super basta, en fin. Jajaja
    Por eso yo no puedo decir que las nenas son mas calmadas y los nenes mas brutos.

    Son las personas (y no el sexo) lo que son diferentes.
    Te lo vas a pasar bomba, porque los segundos es que ya vienen preparados para todo! Duermen con ruido, y les hace mas ilu escuchar la voz del hermano que la tuya (emoticono de ojos y cara enfurruñada) jeje. Y hay un vínculo alucinante entre ambos. Ya veras!
    Y son mucho mas agradecidos. Creo que como no tienes 24 horas para estar con ellos, cuando te centras en el segundo como si fuera el primero, lo saben, y te lo agradecen infinito (el mio con sonrisas eternas! Jeje).

    El segundo es diferente, porque ya no te estrena como mamá, sin embargo te vas a ver en muchos momentos como primeriza, con las mismas dudas. Y es que en el fondo, realmente, tú eres la primera vez que eres su mamá.

    Pero no tienes ese pensamiento único durante 24 horas en un solo ser (tu primer hijo). Son dos pensamientos. Fisicamente es mas agotador, pero mentalmente dividirte en dos, al menos para mí, es mejor, me es mas sano. No concentrar todo mi ser en otro ser. Y se relativiza todo mucho (hasta tal punto, ves, de llevar a la primera sin peinar jajaja).

    Enhorabuena por esa bebota que os ha elegido para que seais sus papás y J su hermanito. Si os ha elegido, por algo es. Ya os quiere un montón! Ya sois 4!
    Y veras como mola!!

    Besikos!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Muchas gracias, Myriam! Siempre me dices cosas bonitas 🙂 Ya ves que me uno a tu club de madre de dos y de madre de niño y niña, a ver qué tal se me da. Seguro que, como dices, sigo siendo primeriza en algunas cosas y que, al tener menos tiempo, se medio cría sola, jeje. Tengo muchas ganas de ver el vínculo entre los dos, espero que se lleven bien, tiene que ser increíble. Y sobre lo de las coletas, jaja, la mía igual también nace calva y hasta los 3 años no puedo ponerle ni una triste horquilla, jaja. No te mortifiques por el pelo, ya le peinarás cuando se pueda, ¿no? Y si no, me la pasas, que me chifla peinar a las niñas 🙂 Muy interesante lo que dices, por cierto, de no tenerle en el pensamiento 24 horas…
      Te contaré cómo se nos da 🙂 ¡Besos!

      Responder
  7. nosoyunadramamama

    bueno, sé que suena a mito pero…lo importante es que venga sano, q a veces lo damos por hecho… a mi no me hubiera importado que se hubieran equivocado alguna de las tres veces, pero nada, los tres dijeron niño en la semana 12 y no hubo cambios, jaja

    Responder
    1. yademasmama Autor

      No, claro que es lo importante. De hecho, después del susto que tuvimos en el anterior embarazo con el bajo peso y la preeclampsia, sólo voy a las ecos pensando en que me digan que de tamaño está bien y que sigue un buen desarrollo.

      Responder
  8. Planeando ser padres

    Hasta el día del parto me pasé yo pensando que se podrían haber equivocado con el sexo. No quería comprar nada de colores comprometidos, por si acaso. ¡Vaya notición! Desde luego, con casos así, yo no me fiaría de ningún diagnóstico antes de la eco de las 20 semanas. ¡Hala, ahora a ser feliz con el cambio!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, la verdad es que en el anterior embarazo no nos dijeron nada hasta las 20 semanas, pero en este como supuestamente lo habían visto tan claro… Veremos si no cambia de sexo en las próximas semanas 😉

      Responder
  9. María (La cajita de música)

    Tengo una amiga matrona que me ha dicho que en la semana 12 en realidad… Se ve muy mal el sexo. Que por eso en muchos hospitales no lo dicen (en el mío, por ejemplo, no lo dicen).

    Yo creo que sí, que cambia los esquemas este cambio de sexo! Al final quieras que no, te haces una idea, un nombre… Y ahora mira!

    De todas formas a mí me parece muy interesante poder criar “los dos puntos de vista”, niño y niña! Me gustaría mucho! jeje

    Feliz día!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, los dos puntos de vista, va a ser muy interesante 🙂 Ya, en la semana 12 es muy precipitado decir el sexo, pero parecía tan claro… Ha sido todo una sorpresa pero ahora estamos encantados. ¡Gracias!

      Responder
  10. Un Papá en Prácticas

    Estoy deseando llegar a la semana 20, porque a nosotros en la de la semana 14 nos dijeron exáctamente lo mismo que a ti 😀 ¿Habrá sorpresa? Enhorabuena por esa nueva pequeñaja que os va a alegrar los días. ¡Un besote!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jeje, seguramente no la haya, pero por si acaso… La verdad es que el cambio de sexo nos ha hecho ilusionarnos mucho y vivirlo de otra forma. ¡Qué alegría! Estoy segura de que va a ser completamente diferente.

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!