11 cosas que he aprendido empezando a tejer

aprendiendo a tejer

Después de hacer varias pruebas usando diferentes lanas, el día de Nochebuena emprendí mi primer proyecto de punto, una bufanda cerrada, un cuello calentito tejido a punto bobo para iniciarme en el knitting. Para Año Nuevo, ya estaba terminado y se convirtió en un regalo de Reyes handmade precioso. A través de esos cientos o miles de puntos (perdí la cuenta de cuántos llevaba en la vuelta número 20) he cogido soltura con las agujas, he aprendido a identificar y resolver errores, me he enganchado a la lana y ahora veo los jerseys con otros ojos.

En mi pequeña y primera incursión como futura tejedora he aprendido varias cosas, 11 en concreto:

  • Que trabajar con un material bueno o con uno malo, se nota. No hay comparación, y punto (nunca mejor dicho). Aquí también se aplica el dicho de que lo barato sale caro.
  • Mejor empezar con agujas gruesas. Mi primer error fue empezar con unas de 5 mm y ovillos de algodón, un material poco flexible. Acabé desesperada. Después de probar con las agujas del 12 y una lana más flexible, me sentí iluminada. Trabajo mejor con el punto suelto, no hay comparación.
  • Primero, metas alcanzables para no desanimarse. Quise empezar con este kit genial de We Are Knitters, pero dos días después me di cuenta de que era mejor bajar primero a la tierra y empezar por algo más sencillo, como una bufanda. Retos alcanzables, a motivarse, y a seguir.
  • Para tejer, hay que saber matemáticas, y esto es lo que peor llevo. Contar es básico, sobre todo si combinas punto derecho y punto revés o quieres hacer dibujos. Con aumentos y disminuciones en punto (para hacer mangas, cuellos…) ni me atrevo. Y para no perder la cuenta, mejor anotarlo todo en una libreta.
  • En las primeras vueltas, te sale humo de la cabeza, estás en tensión y te duele la espalda, pero en las siguientes, ya con confianza, te atreves hasta a ver la televisión o mantener una conversación mientras mueves las agujas. Todo depende del grado de dificultad del proyecto y del tiempo que lleves en ello.
  • Tejer engancha, y mucho. Dices, una vuelta más, a ver cómo queda, y sin darte cuenta, llevas un buen pedazo y ha pasado media hora. Rascar ratos de donde no hay para avanzar un poquito más se ha vuelto una obsesión.
  • Los tutoriales de punto de youtube están bien, te resuelven muchas dudas, pero nada como tener a una persona delante que vea lo que estás haciendo y que te ayude a identificar dónde vas y qué ha pasado.
  • En cuanto empiezas a tejer, miras los jerseys, bufandas, gorros y cualquier otro accesorio con otros ojos. Ya no ves punto sin más, como antes, sino que te fijas de cerca para identificar el tipo de punto usado, intentando escudriñar el patrón escondido. La cosa es ver retos por todos lados.
  • Tejer no tiene muy buena fama, a pesar de que está de moda. Tu hijo ve una abuelita en los dibujos y grita, “mamá, mamá”. “Vale, sí, hace como yo, cariño, muy bien, pero mamá es más joven y mona, ¿verdad?” A eso ya no contesta. En general, ha habido gente que me ha mirado raro al comentar mi nueva afición. Pero las personas mayores y los hipsters, están encantados.
  • A veces ocurren misterios inexplicables. En mis primeros tejidos de prueba, hacía aumentos y disminuciones sin enterarme. Ahora tengo ese tema controlado, pero me enfrento a otro misterio: el del punto de arroz que se ha convertido en punto de jersey sin saber cómo ni dónde. Lo miro, remiro y cuento, deshago y vuelvo a empezar, pero todavía no he podido solucionarlo. Lo conseguiré.
  • En cuanto terminas un proyecto, te llueven los encargos. Da igual que acabes de empezar, que dejes varias horas tejiendo o que no te hayas hecho nada para ti, siempre hay alguien que te pide que le tejas algo, ¿a que sí?

Aprender a tejer es posible, como también lo es crear algo ponible y bonito a partir de un conocimiento nulo. Este cuello gris jaspeado lo demuestra:

cuello bufanda entero

El cuello es muy sencillo, nivel principiante (pero principiante de verdad). La lana que he usado es de la marca Katia (no recuerdo el modelo), y las agujas son del número 12. Para hacerlo, monté 40 puntos y gasté dos madejas. El cuello es muy flexible y está pensado para doblarlo sobre sí y que sea más abrigado aún. La verdad es que luce mucho por la lana elegida, que combina blanco, gris y negro y va con todo.

El punto bobo (siempre punto derecho) es perfecto para empezar, porque es sencillo y no es necesario ir contando los puntos. Como además es reversible, el cuello se puede usar de cualquier manera. Para hacerlo, sólo es necesario saber montar los puntos, tejer al derecho, cerrar los puntos y unir las dos partes (tan largas como se quiera) con una aguja lanera.

cuello bufanda de frente

cuello bufanda perfil

¿Os gusta el resultado? Las grandes tejedoras, ¿me dais más consejos?

Recuerdo que mañana acaba el sorteo en facebook de una colección de libros de la Editorial Minis, ¿te apuntas?

24 pensamientos en “11 cosas que he aprendido empezando a tejer

  1. ¡Y yo con estas barbas!

    En serio… No ya solamente tejer, sino aprender a COSER en serio a máquina, y aprender patronaje básico, va a ser uno de mis grandes retos a conseguir en los tiempos venideros. No ya solamente por el tema de realizar en casa disfraces para la peque, los típicos para la guardería o el cole, sino además para hacerme mi propia ropa.

    ¡¡Muero de ganas con esto de la costura…!! (LLevo AÑOS pensando en eso…), pero ahora no me veo con el tiempo suficiente para meterme en ese “fregao”…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Coser me encantaría, eso sí que es un retazo. Pero de momento no me atrevo. Aunque hacerse la ropa uno mismo tiene que ser increíble ¡besos!

      Responder
  2. Una mamá muy feliz

    Nenaaaaaaaa estás hecha una artista!!!! qué bonito te ha quedado y qué fotazas!!! A mi todos los inviernos me da la ventolera pero todo lo dejo inacabado debe ser como tu dices que no sé empezar; materiales, calidad…Ahora me ha dado por la máquina de coser, pero no te creas que saco nada jajajajaj

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Alaaa, si no es nada. Es que la lana es resultona. Qué guay la máquina de coser, me encantaría 🙂 ¡ánimo!

      Responder
  3. mamirecientecuenta

    Felicidades por tu bufanda. Mi madre intentó que me pasara al lado oscuro de tejer, pero a mi lo que me gusta y me calma es hacer puzles 🙂
    Las navidades pasadas tejí una bufanda, con mis manos, nada de agujas, y prometian que en 30 minutos estaba, yo la hice en dos horas y acabé harta! tejer no es lo mío, pero pedir sí, y me gusta tu cuello, a lo mejor le pido a mi madre que te lo copie 🙂

    Saludos

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uy qué susto, creía que me querías pedir a mí, jaja, que soy una novatísima. Qué suerte que te puede enseñar tu madre. Pero si a ti te no te va, pues ¡a los puzzles!

      Responder
  4. No sin mis patucos

    Me has recordado muchísimo a mi cuando empecé a tejer, jejeje
    Mira para no anotar mucho, yo te aconsejo que te compres un cuenta vueltas, es super barato y además le vas a sacar mucho partido.
    Por si te sirve de ayuda, te diré que cuando estás tejiendo punto arroz, siempre tienes que tejer los puntos como se presenten, es decir, si terminas una vuelta, que estas tejiendo uno derecho uno revés, siempre tendras que hacer el que hiciste al revés al revés y el que hiciste al derecho al derecho.
    En cambio en el punto elástico, si montas puntos pares todas las vueltas serán derecho, revés, derecho revés. Es decir los puntos que tejiste al derecho, en la siguiente vuelta van al revés y viceversa.
    Un besote.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Un cuenta vueltas! Vaya inventazo. Gracias por la explicación, pero me sigue sin quedar clara la diferencia entre el punto de arroz y el elástico. ¿Depende de si montas puntos pares o impares? Creo que necesito que me des unas clases 😉

      Responder
      1. No sin mis patucos

        Es más facil de lo que parece, ya veras como en cuanto tejas algunas cosas más te resultará muy sencillo. Tengo en mi blog una entrada en la que enseñaba a hacer un cuello que precisamente esta hecho con punto elástico en los bordes y punto arroz en el centro. Quizas con el tutorial te quedaría un poco mas claro, jejeje

        Responder
      2. Laura

        Me ha encanto tu resumen, me identifico con casi todo, yo empece de 0 hace un y ya me atrevo con puntos con forma de animales y lo que me echen. .

        Soy Fan de las agujas circulares, las puedes llevar en avion y tejer sentada o echada porque solo mueves las puntas, que estan unidas por un cable.

        En general siempre que tejes un punto derecho el resultado en una “V” y siempre que haces punto revés el esultado es “un nudo”
        Punto elastico y arroz empiezan igual, derecho, reves,derecho reves, pero es el la segunda vuelta cuando se diferencian:

        Elastico, si el punto sobre el que voy a tejer es una v, hare un derecho, si es un nudo, hare un reves

        Arros, si el punto sobre el que voy a tejee es una v, hare un reves, y si es un nudo, hare un derecho. A mi los videos de soywoolly.com me ayudaron desde 0.

        Besos, happy knitting!

        Responder
        1. yademasmama Autor

          ¡Madre mía todo lo que has hecho en un año! Yo reconozco que lo tengo aparcado y que en verano no apetecía mucho tejer. Tendré que ponerme a ello y seguir investigando. ¡Gracias por los consejos!

  5. Mamá Pata

    Que guay!! Yo le doy a las agujas y al ganchillo, aprendí con mi amama cuando yo todavía estaba en el instituto. Lo que dices de una vueta más y lo dejo nos pasa a todas, yo en epocas de examenes de la uni me terminaba una bufanda, pero de las largas, porque para descansar me ponía a tejer y no podía parar. Me gusta tambien mucho el ganchillo, y sobre todo hacer amigurumis, si algún día te animas a probar verás como te gusta. Eso si, yo lo tengo totalmente abandonado desde que nació Malen, soy incapaz de sacar tiempo para las agujas 🙁 De hecho estando embarazada empecé a hacer una mantita de granny squares que esta por ahí sin terminar!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ohh, esa mantita tiene que ser preciosa, Leti. Ya lo retomarás algún día. De momento tengo bastante con el punto, no me atrevo con ganchillo. ¡Veremos! 😉

      Responder
  6. correolacajitademusica

    Qué bonito te ha quedadoooo! Yo hice algunas bufandas hace unos años pero nunca retomé las dos agujas; al final me enganchó el ganchillo….;)

    Responder
  7. Diana

    ¡Ay! Me encanta <3 Te ha quedado genial el cuello. Jo, yo es algo que tengo pendiente desde hace muchísimo pero ni encuentro tiempo para hacerlo ni creo que sea capaz. Soy una inútil total y si encima hay que saber matemáticas ya ni te cuento.

    Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!