¿Y si mi hijo no quiere regalos?

Lo peor de que mi hijo cumpla en diciembre es que en menos de tres semanas se nos juntan los regalos del cumpleaños, Olentzero y Reyes. Y esto exige una labor importante de previsión y de organización de regalos, libros y ropa que va a necesitar en invierno y que incluimos en las listas de regalos para no acumular juguetes porque sí.

Desde el año pasado nos pasa que nos sobran los regalos: al final, lo que más necesita y creemos que le va a gustar cae en su cumple, que es primero, y el resto, las sobras, van para Navidad. Pero así acabamos acumulando juguetes que no valora, que se quedan muertos de risa en un rincón y que se compran sin sentido, por comprar.

regalo de cumpleaños, regalo de navidad

¿Y qué pasa si no quiere nada? Desde hace unos días, le pregunto a mi hijo qué quiere pedirle al Olentzero. Y su respuesta es siempre la misma: “máis no”. Si insisto, su respuesta es “ninoninonino papá. Máis no”. Lo que en su idioma significa que ya le hemos regalado el camión de bomberos que tanto deseaba para su cumpleaños, y que no quiere nada más, porque sólo quería eso, un camión rojo con una gran escalera para apagar incendios.

Me asombra que a sus tres años no sienta avaricia ni ganas por tener muchos juguetes o cosas nuevas. En su cumpleaños, de hecho, se sintió tan abrumado por los regalos de familiares y amigos que dejó paquetes sin abrir. Los he guardado para dárselos más adelante, cuando realmente tenga ganas de jugar con algo nuevo.

Me conmueve que tenga ese sentimiento tan claro de que no necesita nada más, y sobre todo que no esté todavía corrompido por el consumismo que nos invade y que a quienes vuelve más locos es a los niños. Lo que demuestra, una vez más, que no necesita grandes cosas para divertirse, y que con el mando de la televisión, un puñado de tierra o un rato de atención exclusiva de sus padres, le vale.

El problema es que esta actitud nos deja en una postura difícil: ¿cómo va a ser el único de sus primos que no reciba un regalo debajo del árbol? ¿Qué metemos en los paquetes? Cuando ya se han agotado otras necesidades, hemos optado por los libros (algo que no me cansaría nunca de tener), los vales regalo para hacer la compra de ropa de verano (que siempre nos supone un desembolso) y sobre todo, por experiencias.

Para mi hijo, el mayor regalo del mundo sería ahora volver a irnos de vacaciones a nuestro paraíso particular, pasar tiempo los tres juntos y hacer cosas divertidas, como llevarle a conocer el parque de bomberos de Pamplona. Es algo que tenemos previsto hacer estas Navidades y que sabemos que sería algo que podría hacerle muy feliz.

regalo de navidad

¿Qué reglas seguir para regalar?

Para no regalar en balde, me reafirmo en la regla de los cuatro regalos que tan bien explica Marujismo aquí: algo que sirva para llevar puesto, algo para leer, algo que necesite y algo que quiera. Pero siempre teniendo en cuenta algo muy importante, elegir juguetes no sexistas, con lo que me sumo a la iniciativa #soyquiendecide. Mi hijo quiere ser bombero, pero también se maneja de maravilla en su cocinita, cambia los pañales de sus peluches y le divierte jugar a peinar o pintar los labios a su madre. Queremos que él elija con qué quiere jugar, no que los juguetes le elijan a él. 

Hablo de seleccionar juguetes, libros, complementos y disfraces no violentos y que no estén planteados por las grandes marcas y la publicidad como para niños o de niñas, de manera excluyente, sin que sigan fomentando estereotipos y roles repetidos hasta la saciedad: las niñas princesas y los niños spiderman, por ejemplo. No hay colores de niño o niña, el juego es libre y espontáneo y refleja la diversidad de las personas: todos somos distintos. Aquí puedes consultar el decálogo para elegir un juego o juguete no sexista. Todo ello, para enseñar a nuestros hijos a ser niños auténticos y para fomentar la igualdad desde el inicio.

¿Tus hijos tienen demasiados regalos? ¿Cómo eliges sus regalos?

27 pensamientos en “¿Y si mi hijo no quiere regalos?

  1. Javi

    Qué genio tu hijo. Y qué barato.
    A nosotros que tenemos varios siempre tratamos de que sean regalos de cosas que necesiten (porque igualmente se los tendrás que comprar sí o si). Pero también alguna cosa que no sea ni necesaria ni educativa, algo que ellos quieran porque sí. Así tienen un punto fuerte donde apoyar la ilusión por (olentzero, papá Noel o Reyes).
    Sobre los sexismos y todo eso creo que es más el agobio de los adultos que de los niños, trato de no meter a los niños en esa lucha. Cierto es que no hay que imponerles pero no creo que lo que a ellos les sale por naturaleza es por culpa de la cultura. Los suelto por el toysrus y cada uno va al color que quiere, y sé para dónde se va cada uno.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Javi, gracias por el comentario. Con cinco hijos supongo que de regalos sabéis un rato. Creo que estas Navidades el peque me ha dado una lección, el año que viene estoy segura de que lo plantearé de otra manera. Sobre los sexismos, si les sale así, genial. Mi hijo también ha tirado más hacia un coche que hacia una muñeca, pero eso le viene solo. También ha tenido una sillita rosa con muñeco de juguete y estaba encantado de la vida. He escuchado cada comentario en el parque… me marcó un padre que le riñó a su hijo por jugar con una pelota rosa. ¿Estamos locos? Que sea libres y elijan lo que les llame la atención, ahí está la gracia del juego. Un beso y ¡feliz navidad!

      Responder
  2. Lydia - Padres en Pañales

    Demasiados. Nosotros, los padres pensamos en lo que quiere/necesita y cosas con objetivos un poco prácticos y didácticos , pero le caen regalos de otros familiares de cosas a veces chulas y a veces directamente trastos… Ropa, siempre digo que le regalen ropa o libros, y hay quien siempre le regala libros y me encanta! Ella mirando el catálogo decía “quiero que esta niña venga a jugar conmigo”. No ha entendido aún, o es que no quiere nada más,no se.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, pues si tu hija quiere que vaya la niña a jugar con ella, ni tan mal 😉 ¡qué mona! Es difícil cortar el tema de los regalos, pero por su salud mental es necesario. Los libros y la ropa nunca vienen mal. ¡Feliz noche!

      Responder
  3. Marian L. Viladrich (UnaMadredelSigloXXI)

    Demasiados juguetes les caen y el mayor este año es la primera vez que pide regalos y, si por el fuera, pedía todo el catálogo. El pequeño no pide nada aún, claro. Al igual que dice Lydia en el comentario anterior, les llegan muchos regalos de familiares. Algunos estupendos, pero otros… pufff… Todos los años les decimos que un único regalo por persona, que somos muchos, pero no nos hacen ni caso. Así que dejo juguetes en casa de los abuelos para cuando vamos allí y otros los guardo y los voy sacando poco a poco. Pero aún así me da mucha pena ver tanto juguete, cuando sé que hay tantos niños que no tienen ninguno. Por eso siempre procuro donar a asociaciones juguetes en buen estado. Algunos van casi sin estrenar, pero por lo menos sé que habrá niños que sabrán apreciarlo. El año pasado mi hijo mayor estaba tan aturdido que, en casa de mis padres, ya sólo abría los paquetes y no miraba ni lo que había dentro…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Esa sensación de vacío, de abrir por abrir es lo que me da miedo. Así que si esta Nochebuena o día de Reyes no quiere abrir paquetes, me lo llevaré así envuelto para casa, para otro momento. Me da pena que al final no lo disfruten. Así que sí, mejor menos regalos. ¡Besos y feliz noche!

      Responder
  4. mamapuede

    Siempre digo que la culpa es nuestra.
    Mira, el año pasado ya lo conté en el blog, Leo me hizo llorar cuándo abrió el primero de los dos regalos que teníamos para él debajo del árbol, era un libro y cuando le dije que abriese el otro me dijo que no, que él ya tenía un regalo y no quería más, y eso que no era ni siquiera lo que él había pedido. Nos costó un montón que fuese a casa de sus primos y de los abuelos a recoger el resto.

    Este año me ha pedido una cosa, que por supuesto le tengo preparada y cuándo le pregunto si quiere algo más me dice que no, que sólo un regalo. Y sé que desea otra cosa un mucho y que hasta el último momento ha dudado en ponerlo en la carta, cuándo le ofrecí poner las dos cosas me volvió a insistir en que sólo un regalo.

    Cuándo el próximo año me pida cuatrocientos regalos ¿tendré derecho a quejarme? en absoluto! LA culpa es mía!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, tienes razón, la culpa es nuestra. Lo hacemos con buena intención, pero después te das cuenta de que no le haces ningún bien, salvo confundirle y aturdirle. Cuando era pequeña, mis padres me decían que pidiera sólo una cosa y me daba un poco de rabia, pero también lo entendía. ¡Gracias y que pases una buena noche!

      Responder
  5. srajumbo

    Oye pues yo me equivoqué de familia! El tuyo con exceso de regalos por haber nacido en navidad, y yo, que nací en navidad…todo lo contrario. Me enfadaba porque mientras mis hermanos han recibido siempre un regalo en navidad y otro en su cumple, yo solo recibía uno “por todo”. Que mal repartido está el mundo.
    mi hijo la verdad es que no recibe demasiados regalos porque la familia es un poco agarrada jaja, así que solo suele tener los nuestros, que somos prácticos y no lo atiborramos a juguetes.

    Responder
  6. Paula (Sin Chupete)

    Me encanta! Tienes un sabio en casa. Yo creo que no es lo habitual: el mío que es casi un año más pequeño ya está bastante enganchado a los regalos, los juguetes, lo mío-mío, lo nuevo y todo lo demás. Aún es controlable, pero no me lo imagino rechazando regalos. Aprovecha! Besotes!

    Responder
  7. correolacajitademusicam

    Nosotros no tenemos tanto problema de momento, porque su cumple es en julio así que tiene regalos en dos momentos del año… Y nos parece perfecto! De cualquier forma todos saben que solo pueden hacer 1 regalo por familia que sea un juguete (libros y cuentos todo lo que quieran) porque pensamos que no es “sano” tener muchos juguetes… Además si podemos, todos los juguetes son educativos que inciten a la imaginación.

    No me gusta mucho esa máxima de algo para vestirse, algo que necesite… Pienso que los regalos deberían de ser únicamente para uso y disfrute del usuario, y como de momento nosotros no tenemos problema para comprarle esas cosas, siempre decimos que juguetes. Pero bueno, que para gustos los colores 😉

    Qué mono vuestro peque que no quiere nada más… 🙂

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Cumplir separado es lo ideal, la verdad. Y lo de un juguete por niño, pero en nuestro caso viene muy bien cosas que necesite, ropa… Porque si no, es imposible.

      Responder
  8. Diana

    ¡Muchas gracias por la mención, Idoia!

    Me encanta tu peque rechazando regalos. Me produce una ternura bestial. Pienso exactamente igual que tú respecto a regalar experiencias y disfrutar de momentos. De crear recuerdos bonitos. Me ha encantado.

    Besazo!!

    Responder
  9. Lai - Asi piensa mamá

    qué buena reflexión. En casa la verdad es que no elegimos juguetes de niño o niña, sino algo que ellas quieran. no les regalo ropa por navidad, pero siempre hay libros, o cuadernos de actividades, o plastilina o algo manual. Y algo que ellos quieran y les haga ilusión tener. Poco despues vienen sus cumples, y ahi siempre pido a amigos y familiares cosas manuales y aunque no me hagan caso y sigamos acumulando barbies en un cajón, almenos lo intento!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, ay esas Barbies. Mira, de eso me libro. Si Navidad y los cumpleaños están más espaciados, es más sencillo, pero bueno, se hace lo que se puede. ¡Gracias!

      Responder
  10. Pingback: Luchando contra los estereotipos con #soyquiendecide - Madresfera Magazine

  11. ¡Y yo con estas barbas!

    Aquí vengo a terminar de ponerme al día con los comentarios antes de que me den las uvas…

    Nosotros en casa, la verdad es que los criterios van y vienen como el viento; es decir, que la niña, más que elegir (que todavía es muy pequeña…), se queda con lo que le traiga la gente, y puestos a que le traigan cualquier cosa, pues ya estamos nosotros un poco detrás para pedir necesidades o apetencias que veamos nosotros y que creamos que encajan.

    Respecto al sexismo en los juguetes, pues efectivamente, es una mierda. Pero creo que lo más importante es dejar a los críos que elijan lo que quieren, no negarse en rotundo por tal y cual cosa. Antes que negarse a comprarles algo, mejor razonarles con algún argumento, si se puede, ¿no…? Quiero decir, que si a mi niña le gusta Spiderman, que igual es algo más para niños, no seré yo el que se lo niegue, porque creo que es un personaje, y que sirven, sus dibujos, sus comics, sus juguetes y sus disfraces, tanto para ellos como para ellas. Más raro veo que un niño se pida un disfraz de Elsa, claro… Pero igualmente lo habrá, y se lo daría si fuera mío y lo quisiera, sin problemas.

    Aunque vamos, que igual hablo por hablar… Que los nuestros son muy pequeños y todavía no saben bien de qué va la vaina… Están en el punto, como dices, en que con un palo, un trapo y un papel ya les vale, así que… Más peligrosa se pone la cosa a partir de los cuatro años, me temo…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, no te creas, desde pronto los enanos empiezan a mostrar dus preferencias y lo importante es no coartarles esa libertad, ¿no? Tanto en un caso como en otro. Hay veces que nos sale solo llevarle a un niño a juguetes tradicionalmente de niños, y viceversa. Está bien cambiar con esa idea ya. ¡Besos!

      Responder
  12. Un Papá en Prácticas

    Qué crack tu peque, Idoia. Y cuánto deberíamos aprender de ellos. Nos volvemos locos comprándoles cosas que no necesitan, cuando lo que realmente quieren son dos juguetitos y tiempo nuestro para compartir y vivir experiencias. Ojalá cambien el mundo estos niños!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ojalá siga pensando eso los próximos años. Lo importante es que me ha enseñado mucho. Qué poco les vale para ser felices… ¡Besos!

      Responder
  13. Pingback: El misterioso caso del regalo infortunado - Y, además, mamá

  14. Pau

    Eso lo del regalo, lo del peque que dijo que quería solo uno, eso también me pasaba a mi cuando era pequeño…
    siempre queria el juguete que mas ansiaba y el mas que pedía, solo uno.
    Cuando tenia cinco años, casi seis años, ese año estuve pidiendo sin parar que quería solo, mi ilusión era que me trajeran a Buzz Ligthyear que fue mi juguete favorito durante muchos años, y he jugado mucho con el y lo sigo conservando todavía en mi cuarto.
    porque yo siempre tuve muy claro lo que queria desde pequeño, y también tuve muñecas y princesas, pero las veía mas como juguetes para disfrutar, y jugaba con ambas cosas..
    mi madre respetó mis gustos.
    Soy un defensor de que a los niños se les deje jugar con lo que quieran elegir.
    que sean felices.
    Un saludo.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, estoy de acuerdo contigo. Si quiere uno, es que sólo quiere eso, lo demás no importa 🙂 Qué regalazo el Buzz Lightyear ¡gracias por el comentario!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!