¿Merece la pena invertir en una segunda silla de paseo?

Llevamos ya unas semanas en que la silla de paseo, o silleta como decimos aquí, apenas sale del maletero del coche. Ha pasado un tiempo en el que apenas notamos su ausencia, más allá de que la casa está más vacía y ordenada sin ella. Claramente ha llegado el momento de plegarla y guardarla, porque apenas la usamos, a no ser que nos vayamos a pasar el día fuera. Es curioso, pero después de más de dos años me siento un poco rara por salir sin la silla ligera a la calle, como desnuda. Es extraño eso de llevar sólo un bolso y de no poder contar con espacio extra para hacer la compra o meter los juguetes que llevamos al parque.

Tras más de un año de uso y antes de darle carpetazo (sin duda aguantará a siguientes generaciones) me pregunto si realmente salió rentable nuestra inversión. ¿Merece la pena invertir en una buena silla de paseo o tirar de una más sencilla durante los primeros meses? Mi respuesta es que sí merece la pena la inversión.

silla de paseo

¿Quién lleva a quién? Si sólo sirve de juguete, ya es hora de jubilarla. 

Hemos usado muchísimo la nuestra, la hemos devorado y arrastrado por todos los rincones. Así que sí, sólo si es práctica, cómoda, trotera y prácticamente irrompible, con buena capacidad y sobre todo, muy reclinable. Nosotros optamos por la Peg Perego Booklet y no ha podido salirnos más buena. En colaboración con sillasdepaseo.es, cuento qué hizo que nos decantáramos por una silla así.

  • Para decidirnos fue fundamental su sistema de reclinado. Al tumbar el respaldo, la silla se queda prácticamente en una apertura de 180 grados y el niño tiene muchísimo espacio. Es clave que fuera así de cómoda, porque las siestas de mi hijo han sido sonadas en esa silla: ha tenido espacio para dormir completamente estirado, con los brazos hacia arriba y se ha podido girar para un lado y para el otro (si no estaba atado, por supuesto). De hasta dos horas le hemos cronometrado. Lo que la hemos disfrutado durante las comidas fuera, en los restaurantes, mientras él descansaba a pierna suelta y nosotros teníamos nuestro rato de tranquilidad, no tiene precio. Por cierto que mucho mejor si tiene un buen reposapiés (para descansar a lo largo) y si es regulable, mejor que mejor.
  • Para mí es muy importante que sea amplia y tenga buena cesta para aguantar nuestro ritmo diario. Ha habido momentos en que la he sacado a la calle aún sabiendo que no se iba a sentar, sólo para poder llevar la compra cómodamente por el pueblo, además del bolso de pañales y toallitas, el patinete o el correpasillos que tocara. Lo cierto es que ahora que la vamos a aparcar, vuelvo a sufrir por mi espalda. No sé cómo se apañan las madres de dos o más para no llevar la silla tan rebosante como la mía.
  • La silla de paseo tiene que ser trotera y resistente. Es por este motivo por el que opté por una silla de manillar corrido y no una de tipo paraguas como las MacLaren, que llevan la fama de ser sillas de paseo pero que veo demasiado enclenques. No es lo mismo llevar a un bebé quietecito en el carro que a un pequeño de año y medio o dos años que lucha por escapar de la silla, que se mueve mucho más y salta sobre ella. Las ruedas, el manillar reclinable y la capota contribuyen a que sea más resistente y práctica.
  • En mi caso, que no uso mucho el coche y me muevo más en autobús, no fue decisivo que ocupara poco espacio en el maletero. Pero está claro que esto es un plus. Para quienes andan todo el día con el coche, lo mejor es optar por la silla más ligera posible (y en esto las que se pliegan como un paraguas ganan por goleada)

Por todas estas razones, sí, volvería a invertir en una silla de paseo, se use el tiempo que se use. Porque hay bebés que se cambian de la silla del trío a la silla ligera alrededor del año, otros que lo hacen antes y algunos, nunca, dependiendo del modelo del carro:

– Si el trío no te salió bueno o el capazo no es muy grande y no se puede adaptar a silla, está claro: hay que pensar en pasar a una de paseo.

– Si la silla del trío es buena, como un trío de Perego (en.pegperego.com), se puede estirar un poco más su uso, ya que el niño siempre va a ir más alto y más cómodo que en la ligera (también llamada de segunda edad), que en principio está pensada para niños algo más mayores.

– Ahora bien, con sillas de alta calidad puede no ser necesario hacerse con una ligera, a no ser por problemas de espacio y de plegado. La estructura de los tríos está formada por dos piezas separadas (para poder encajar el grupo cero, el capazo y la silla) y al final, terminan ocupando más hueco en los maleteros (además de ser algo más pesadas). Desengañémonos, realmente el principal motivo por el que se termina pasando a la segunda silla de paseo es que los padres nos cansamos de plegarla para meterla en el maletero: dos piezas siempre resultan más incómodas de manejar que una.

¿Cuándo cambiasteis a la de paseo y en qué momento la jubilasteis definitivamente?

39 pensamientos en “¿Merece la pena invertir en una segunda silla de paseo?

  1. ¡Y yo con estas barbas!

    ¡Ay, Idoia…! Fíjate que estamos un poco en esas, también. Nosotros mantuvimos a la niña en la primera silla, la del trío, hasta los 10 meses o así, y estaba muy bien, pero era muy grande (no pasaba por el hueco normal de los tornos del metro o la Renfe, por ejemplo), y una amiga nos dejó/regaló su silla plegable (una Liteway de Chicco), ya que su chaval ya no la usaba desde hacía un tiempo, y aunque tenía su trote, podía valernos de sobra. Y ya se sabe… ¡A caballo regalado…!

    Pues seguimos teniéndola y nos ha dado (y nos da todavía…) un servicio excelente, pero ¡ay…! La verdad es que la pobrecilla está ya muy hecha polvo, y no sé yo hasta cuándo nos va a seguir durando… Y claro, ahora estamos un poco con la duda de si aguantar todo lo posible, hasta que casque del todo y que la niña ya tire de «tracción a pie» de ahí en adelante… O si comprar algo en plan baratucho, que nos dure unos mesecitos más… O volver a mirar sillas decentes, y hasta donde sea, aunque no lleguemos a amortizar ese gasto (dependiendo claro de lo que cada uno entienda aquí por «amortizar»…)

    Me quedo con tus modelos, por siaca… 😉

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¿Y ahora cuánto tiempo tiene la lechona? Sí que tenéis un dilema, la verdad. Todo depende de los planes a futuro, es decir, si la lechona tuviera un hermanito/a creo que sí invertiría en una. Si no, no lo haría. ¿No os puede dejar nadie una? Puedes mirar en páginas de segunda mano, hay cosas interesantes y apenas usadas… Es que es una pena gastarse el dinero en una silla que quizá vaya a usar seis meses como mucho (y no todos los días). Nosotros ya sólo la usamos para las siestas, cuando nos vamos a pasar el día fuera de casa. Supongo que, ahora en otoño-invierno, todavía menos. Ya me contarás cómo os apañáis finalmente , esto es un no parar de gastos 😉

      Responder
      1. ¡Y yo con estas barbas!

        Pues ese es el tema: acaba de cumplir los dos añitos, el mes pasado. Ya veremos por dónde tiramos. De momento, seguiremos con la Liteway hasta que se nos caiga a cachos… y luego ya veremos por dónde sale el sol. Lo de segunda mano, es una buena opción, desde luego. 😉

        Responder
        1. yademasmama Autor

          Claro, dos años… Pues me temo (o al menos según nuestra experiencia) que le queda poco uso a la silla… A ver qué decidís ¡Besos!

  2. La mama fa el que pot

    Nosotros usamos la silla del trio hasta los dos años y dejamos de hacerlo porque empezamos a viajar con la niña y era un rollo ya que pesaba y abultaba mucho.
    Ahora llevamos más de un año con una maclaren que heredamos de mi sobrina y estamos encantados ya que es mucho más cómoda y abulta menos.
    Supongo que todo tiene sus pros y sus contras pero yo creo que vale la pena una silla de paseo más ligera cuando son más mayores.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, si no fuera por el peso y a veces el tamaño del trío (el nuestro parecía un cortacesped) no haría falta cambiarse. Pero uf… te cansas enseguida de él. Parece que todo está pensado para ganar dinero, ¿verdad?

      Responder
  3. Lydia - Padres en Pañales

    Yo compré una un carro de dos piezas capazo y silla, bueno. Para ni jubilarlo por una silleta xq donde vivimos necesitábamos buena amortiguacion. Pero al haber dos bebés vendimos ese carro por otro gemelar. Así que tras 2 años de uso cambiamos de carro!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ya sé qué silla tenías y no me extraña que con ella os bastara 😉 yo habría hecho exactamente lo mismo. Al final, tienes que tirar de una gemelar para funcionar con bebés que se llevan tan poco. ¡Besos!

      Responder
  4. mamirecientecuenta

    Hola!
    A nosotros nos prestaron el bugaboo camaleon desde que nació la peque. La verdad es que es grande y muy manejable, porque se lleva con una sola mano. El problema que teníamos nosotros era el espacio. Porque al tener un coche pequeño, el problema de este carro es que se tiene que dividir para plegar y no me cabía todo en el maletero y parecíamos que nos íbamos a la guerra siempre que guardábamos el carro. Al final como esta marca nos gustaba nos miramos el Bee y la verdad es que estamos encantados. Es igual de manejable, pero más pequeños, las ruedas no son tan grandes, pero es espacioso para la peque. Una de las cosas que más miré antes de comprarlo era si se reclinaba del todo, por si ella quería dormir tuviera donde. Mi suegra y mi cuñada alguna vez me hablaron de la tipo paraguas, pero oye! estoy encantada con esta y no la cambio por ninguna (y me cabe en el maletero!!! jeje)

    Saludos

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Me alegro de que estéis contentos, es un asco cuando te arrepientes de la silla que elegiste (como me pasa a mí con el trío que cogimos). A mí me siguen pareciendo más cómodas las de manillar corrido. Ocupan más en el maletero, sí, pero yo la uso tanto en la calle que me compensa. Es más estable, más trotera y tiene una mayor capacidad. La tuya en concreto sé cuál es, pero no la he probado. ¡Gracias!

      Responder
  5. anitasuperstarr

    Justo en ese trance estamos ahora…nos han dejado una McLaren que no me gusta nada…y el coche de dos ya no lo podemos usar por la displasia de la niña.
    Estoy investigando para encontrar una que sea cómoda, ancha y con buena suspensión, para que la niña quepa con yeso en ella y pueda cargar con compras y demás, como tú, y que solo necesite de una mano para llevarlo, ya que al niño lo llevaré en la mochila…

    así que no veas lo que está costando la elección!!

    y sí, voto por silla de paseo. Es necesaria, al menos, en nuestro particular caso.
    Abrazos!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Vaya, en este caso tenéis que mirarlo bien. La mía es bastante ancha, y creo que cumple todo lo que pides, pero no sé si todo lo que necesitáis (no sé cuánta anchura quieres). De todas formas, buscarás silla de paseo gemelar, ¿verdad? Me consta que hay de manillar corrido, mira bien que seguro que encuentras alguna que cumpla estos requisitos. ¡Mucha suerte, Ana!

      Responder
  6. Planeando ser padres

    Yo me hubiera quedado con el carrito si no me llegan a regalar la sillita. Pero porque no sabía que lo que se usa más tiempo e la silla ligera y no el carro. De lo contrario, hubiera invertido mejor en la primera compra.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Eso mismo pienso yo. No sé por qué pensamos que el carrito va a durar más y nos centramos en él en vez de en la silla, que es a lo que finalmente se le da más uso. Error de novata, supongo. ¡Gracias!

      Responder
  7. Mamá Puñetera

    Pues todavía no nos ha dado por comprar silleta, y a estas alturas no creo que lo hagamos ya porque cuando sacamos el carro, que ya lo sacamos poco, aguanta lo mínimo ahí metida y acabamos paseando el carro y corriendo detrás de la niña. Eso si, para llevar cosas dentro es muy útil, jejejeje

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Yo lo he usado (y aún lo uso) como carro de la compra, jaja. Cuando jubile la silla no sé qué voy a hacer con tanta bolsa… 😉

      Responder
  8. sereducadora

    Nosotros lo tenemos clarinete: el muum hasta que ya no la quiera. Tiene casi 21 meses y seguimos usando la Muu,, hace ya casi dos meses que solo para ir a las compras grandes, el resto del tiempo va corriendo, andando o en la mochila. Desde luego, para mi la mejor inversión de todas, me valió 180€ de segunda mano y estaba tan nueva que aún tenía el dibujo de la rueda y la silla venía aún con la etiqueta y los manuales enganchados. No me gasto un duro más en una silla!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¿Dices la Jané Muum? Yo estuve dudando entre esa y la Rider y al final cogí la Ryder, pero no estoy contenta: la cesta es diminuta y es una silla muy alargada, parece un cortacésped, casi no cabemos en el autobús. ¿No te has cansado de ella? Me parece genial, creo que es una silla sencilla pero práctica, con buena cesta y cómoda. ¡Y sí que te salió barata!

      Responder
  9. Pingback: Blogs de papás y mamás: dejar el chupete, despertares nocturnos, hablar de sexo con los niños y más | Pequecordoba

  10. UnaMadre delSigloXXI

    Con mi primer embarazo compré un trío de la marca Quinny. Estaba bien, pero costaba una pasta (menos mal que nos lo regalaron mis padres jajaja). Pero la silla era muy pesada y al año volví a quedarme embarazada, por lo que optamos por comprar una silla de paseo que me resultara más ligera y fácil de llevar. Es una Inglesina Trip y es de las mejores compras que he hecho. La usó un tiempo el mayor y ahora la utiliza el pequeño.
    Además, yo también he porteado mucho, sobre todo al pequeño, que al principio le llevaba en el fular y al mayor en la silla.
    Si volviera atrás, con todo lo que ahora sé, me compraría un carrito de segunda mano para los primeros meses, porque se usa poco tiempo y más a las que, como a mí, nos gusta el porteo. Prefiero invertir en una buena silla de paseo, que la usas más tiempo y la llevas a todas partes.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, creo que es más importante invertir en una buena silla en vez de en el carro. Como mucho se usa seis meses… Mientras que la silla basttante más. Yo cambiaría muchas decisiones que tomé en su momento, y una de ellas sería otro trío, sin duda.

      Responder
  11. nosoyunadramamama

    Yo sí que volvería a invertir el dinero, la hemos usado muchísimo! Es cierto que para mis paseos por Gijón sigo usando el Bugaboo, porque es infinitamente más ligero a la hora de moverse (que no de cogerlo, jaja) pero la maclaren la usamos para viajes, para playas, cuando llevo yo a los niños en el coche (ahora con los tres en el Polo no me queda otra y no puedo llevar el Bugaboo)… asi que ya llevamos 4 años usándola, desde que Alfonso tenía casi un año y ahora que Gabriel tienen 10 meses… De todas formas, no descartes volver a sacarla, que al año y medio o dos pasan de la silla pero por aquí me la vuelven a pedir con 5 años y con casi tres el mediano, jajajaja

    Responder
    1. yademasmama Autor

      En tu caso, para una familia numerosa, o en el que caso de que se vayan a tener más hijos, desde luego que es necesario. ¡Toda una inversión! Espero qe no tengamos una recaída con el tema de la silla y que quiera volver a usarla de más mayor, jaja.

      Responder
  12. PrimerizaSalvada

    Hola. Con la mayor de dos años y medio pasé a la de paseo al año y poco porque la del trio me cabía peor en el maletero y cerca de los dos años sólo la cogíamos esporádicamente. Pero con la llegada de la hermana de nuevo quiere carro y como que no tengo cuatro manos, así que va al ladito dándole la mano 😜

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, ¡qué remedio! ¿Has pensado en ponerle la opción del patín para los días en que lo podáis necesitar?

      Responder
        1. yademasmama Autor

          ¡Ay! No he probado nunca ninguno, pero es verdad que no parecen lo más cómodo del mundo…

  13. Un Papá en Prácticas

    He leído esto: «o que la hemos disfrutado durante las comidas fuera, en los restaurantes, mientras él descansaba a pierna suelta y nosotros teníamos nuestro rato de tranquilidad, no tiene precio». Y casi me pongo a llorar. Desconocemos la existencia de un momento así desde que nació Maramoto 😀

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, ay Adrián, no me digas eso… Que te la mando para allí a ver si se queda dos horitas dormida en la silla y os deja un rato. Ánimooo

      Responder
  14. correolacajitademusica

    Nosotros necesitábamos una silla ligera porque nuestro maletero era super peque! Así que enseguida nos pasamos del trío a la silla….

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, hay que hacer el cambio por el maletero, es un rollo. Al final se va una pasta en estas cosas… ¡Gracias por tu comentario!

      Responder
  15. Pingback: El aeropuerto es más llevadero con la maleta Trunki - Y, además, mamá

  16. Maite

    Yo también tengo la Booklet de Peg Perego y para mí es magnífica. Mi niña tiene dos años y medio y sigue estando encantada de ir en su silla en cuanto se cansa un poco. Ella también se ha echado un montón de siestas debe de ser soporífera, jajaja, es mas, estando en casa me pedía dormir la siesta en la silla porque estaba más cómoda que en el sofá.
    Nosotros la pasamos a esta silla a los 10 meses porque el trío que tenía yo fue heredado (Loola de Bebé Confort) y pesaba muchísimo, y con las cuestas que hay en Oviedo ni te cuento lo que era empujar de aquello. Como era tan pequeñina lo de las sillas de paraguas ni me lo planteé y busqué y requetebusqué una buena silla de segunda edad y la verdad es que he acertado. Además he de decir que es súper robusta, hemos hecho mogollón de turismo en ciudades adoquinadas (Bruselas, Oporto..) y las ruedas no se han resentido.
    En definitiva, encantadísima con ella.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Me alegro mucho de que compartas mi opinión, porque es una muy buena silla. Es robustísima, amplia, manejable, confortable… Veo a otros peques en sillas en las que no caben o se les salen los pies y me encanta ver la buena compra que hicimos. ¡Gracias por tu opinión!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.