La plastilina para modelar del futuro, Jumping Clay

modelando con jumping clay

Si te gusta modelar, te encantará hacerlo con Jumping Clay, la que digo yo que es la plastilina del futuro. Es una pasta para modelar diferente, que se endurece sin necesidad de pasar por el horno, así que tiene muchísimas posibilidades para hacer muñequitos, adornos, colgantes, horquillas para el pelo, detalles, belenes, juguetes… prácticamente todo lo que se te ocurra.

Me la descubrió una amiga cuando andaba buscando algo con lo que hacer unas figuras personalizadas tipo fofuchas, en tamaño pequeño y mucho más sencillas. Jumping Clay es un material sorprendente: una especie de arcilla o plastilina pero con tacto más suave, que huele muy bien y se puede mezclar con otros colores para hacer otros nuevos. Es elástica y bota, se pueden hacer hasta pelotas saltarinas. Además, pega entre sí, por lo que no se necesita pegamento ni ningún otro material para combinar distintas figuras. Otra característica que le hace ser una ganadora es que no es tóxica para los niños (dicen que tienen partículas antibacterianas).

mariposa

Tampoco mancha en absoluto, porque no se deshace. Lo más difícil de este material es que necesita organización, es decir, pensar bien qué se va a hacer y moldearlo por partes, para que no se seque una parte que se va a pegar a otra. Si estamos haciendo la cabecita de un muñeco, tendríamos que hacer un redondo para su cabeza, pegarle el pelo e ir colocando poco a poco ojos, nariz y boca, dejando el cuerpo para después, y siempre guardando bien cada trozo de pasta en su bote, para que no se seque ni se endurezca.

Éstas, por ejemplo, son las primeras figuras que hice con Jumping Clay. Son tres muñequitos para los bolis para un regalo.

jumping clay

La pega, de momento, es su precio, que me resulta un poco caro (aunque está claro que por sus usos no se puede comparar con la plastilina común), y que requiere un poco de práctica hacer formas más complicadas. Sin embargo, cuando se le coge el tranquillo permite moldear cualquier forma y con diferentes texturas. Hay quien hace auténticas virguerías con este material. Yo he empezado comprando este set que incluye diferentes colores, aunque hay kits preparados para hacer figuras paso a paso.

Por el momento, en casa sólo yo me he atrevido a usar Jumping Clay y me ha resultado muy relajante. Me parece un material difícil para trabajar con niños pequeños, pero cuando mi hijo crezca un poco más se la iré ofreciendo. Seguramente acabaremos haciendo pizzas, hamburguesas y bocadillos para jugar a restaurantes, porque las comidas que le he preparado con esta plastilina le han encantado. Esta rolling pizza con aros de cebolla, pimiento verde, jamón y aceitunas negras no ha durado mucho en casa 😉

pizza

Si te interesa, por cierto, hay grupos en facebook con información de cursos de Jumping Clay, como éste en Pamplona.

¿Conocéis este material? ¿Os atrevéis a probar?

31 pensamientos en “La plastilina para modelar del futuro, Jumping Clay

  1. ¡Y yo con estas barbas!

    ¡Guau, qué buena pinta, Idoia! No conocía este material… Pues me vendrá fenomenal, seguro, porque soy muy fan de estas cosillas, así que me guardo la info por aquí para tenerla a mano y echarle un ojo… ¿Se pilla en jugueterías, online -en esa página de Jumpin Clay-, o cómo diste con ello…?

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Yo lo cogí por esa página, pero tiene que haber tiendas especializadas donde lo vendan. En jugueterías no lo he visto. Si me entero de sitios más accesibles, te digo. Me alegro de que te haya sido útil, seguro que tú le sacas mucho partido 🙂

      Responder
    1. yademasmama Autor

      ¿Jajaja, tu nombre? En el enlace que he puesto a su web se puede comprar. Yo lo hice a través de la web, pero bucea en Internet que seguro que encuentras algún sitio cercano.

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Se endurece pero no se rompe ni resquebraja, me refiero a que cuando se seca ya no puedes seguir pegándole partes o haciendo formas con la arcilla. No se rompe en ningún caso.

      Responder
        1. yademasmama Autor

          No se rompe, no. Es como un muñequito de plástico, pero más blando. Sí, éstos sirven de juguetes. El pececito, por ejemplo, lo hice para eso, aunque mi hijo se dedicó a romperlo y a despegarle las aletas (si tienes cuidado no pasa nada, pero si vas con ganas de destruir, ya sabes que se puede con todo)
          Puedes probar con un kit para hacer un muñequito en concreto, como un minion, a ver si le gusta.
          ¡Espero haberme hecho entender!

    1. yademasmama Autor

      José, este material está pensado para niños porque no es tóxico, no mancha ni ensucia… Es perfecto para niños y para adultos.

      Responder
  2. srajumbo

    Yo la he probado pero no me mola nada que se endurezca tan rápido..nos deja a medias siempre jajaja. Así que seguimos prefiriendo el fimo para hacer figuras perpetuas y la plastilina normal para hacer y deshacer. Eso sí, admito que tus muñecajos molan mucho!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, por eso digo que hay que organizarse bien para que no se endurezca antes de tiempo, ahí está su complejidad. ¿Con el fimo bien? ¡Muchas gracias!

      Responder
      1. srajumbo

        Ya..pero organizarse con un niño de 3a que quiere hacer todo solo,no es fácil jaja. Con el fimo muy bien, hacemos muchas cosas y solo cuando nos gusta como queda,lo horneamos 😉

        Responder
  3. Pingback: Y la arena cinética llegó a nuestras vidas - Y, además, mamá

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!