¿Es el libro de ‘El conejito que quiere dormirse’ infalible? Lo hemos probado

Dicen del cuento ‘El conejito que quiere dormirse’ que es un libro infalible para  dormir a todos los niños. Por eso, es el más vendido en Amazon en Estados Unidos. Su efecto somnífero está basado en la ciencia: la historia utiliza técnicas psicológicas avanzadas para relajar al niño, dando consejos al subconsciente para que se quede poco a poco dormido. Hasta aquí, la teoría, pero ¿realmente es tan efectivo?

¿Funciona de verdad? Lo he probado y puedo decir que sí, pero con reservas. Por el momento, se lo he leído a mi hijo de dos años y medio sólo una noche antes de acostarse. Para que se entienda bien cómo son nuestras noches, normalmente nos acostamos los dos en la cama para dar inicio a un gran despliegue de cuentos y triquiñuelas para dormirlo. Tardamos entre media y una hora en dejarlo completamente frito, y sólo después de contar tres o cuatro cuentos (para él nunca son suficientes), leídos o inventados. Suele caer dormido sólo cuando yo me tumbo junto a él y me hago la dormida (muchas veces, caigo yo antes).

La noche que le leí el cuento del conejito, en cambio, sólo hubo tiempo de contar esa historia. No se durmió durante su lectura, como yo esperaba (quizá mis expectativas eran demasiado altas), pero sí estuvo muy relajado y quieto mientras se lo narraba, algo que nunca ha hecho. Apoyó su cabecita en mi hombro para ver los dibujos y seguir la historia, y se quedó completamente quieto. Y se durmió cinco minutos después de terminarlo. En total, pasaron veinticinco minutos hasta que se quedó dormido.

conejito

He dicho que sí con reservas porque creo que funciona a la perfección con niños que realmente quieren dormirse, pero que tienen problemas para conciliar el sueño o están tan nerviosos o emocionados que no pueden. Pero para niños que no quieren caer dormidos, o se resisten, como mi hijo, es más complicado. El pequeño no paró de intentar pasarme las páginas para que avanzara más rápido la lenta historia (que está claro que le desesperó y aburrió), y justo cuando pensaba que había quedado dormido, movía su manita para decirme que no le gustaba el dibujo de esa página y que pasara ya a la siguiente. Dudo mucho que quiera que lo leamos juntos otra vez, a no ser que esté realmente necesitado de sueño 😉

¿Cuál es el secreto de este libro?

Que nadie espere un libro para niños de buen formato, bien encuadernado y con bonitas ilustraciones, porque no lo es. Es una especie de cuadernillo de trabajo con unas ilustraciones sencillas escrito por un psicólogo sueco especializado en el estudio del comportamiento que en su prólogo y en letra pequeña ya advierte: “Límites de responsabilidad: aunque este libro no sea peligroso de usar, el autor y publicador no se hacen responsables de sus efectos”.

La historia es sencilla, la de un conejito que quiere dormir y no puede, y que pide ayuda a varios personajes que se encuentra por su camino a la cama: el Tío Bostezo, el Caracol Durmiente y el Búho de Ojos Pesados. Todo, como se ve, está pensado para invitar al sueño y también para aburrir. Lo peculiar de esta historia (lenta historia) es cómo está contada: en negrita las partes que hay que resaltar, en cursiva lo que hay que leer despacio y entre acotaciones, acciones que hay que hacer durante la lectura, como bostezar.

Cambia de sujeto de la historia del conejito al niño, pero no para hacerle protagonista como en otros libros, sino para darle sutiles directrices para dormir. El ritmo de la lectura es clave y también las palabras que se destacan, que en ocasiones pueden parecer extrañas, pero que están elegidas por su efecto psicológico. Por cierto que también está disponible en audiocuento.

En definitiva, creo que es un recurso para hacer dormir a niños que, en algún momento, tienen dificultades para hacerlo. En nuestro caso, lo usaré como comodín para esas noches en que esté peleón y en las que, después de preguntarle si quiere ayudar al conejito Carlitos a dormir, le parezca bien. No lo veo útil para leer cada noche antes de acostarse, sigo prefiriendo alternar nuestros cuentos y aprovechar ese rato para recordar cosas bonitas del día y hablar de lo que haremos al día siguiente.

Prometo leerlo otras noches y actualizar esta entrada más adelante para contar si sigue funcionando 🙂

¿Qué os parece este cuento?

 

41 pensamientos en “¿Es el libro de ‘El conejito que quiere dormirse’ infalible? Lo hemos probado

    1. yademasmama Autor

      Funcionar, como se ve, funciona. Pero no es la panacea ni un milagro, jaja. Si el niño no quiere dormirse, le podrá relajar como mucho. A no ser que se enfade y rompa el cuento en mitad de la historia, jaja 🙂

      Responder
  1. Cristina Madre Autónoma

    Cuando hablan de “técnicas psicológicas avanzadas” me da un poco de risa porque hace tiempo que parece que está todo inventado, pero le van cambiando el nombre.
    Por lo que cuentas parece como un manual de hipnosis para padres, lo cual me parece estupendo (este tipo de hipnosis no es mala), y si funciona, pues ya es lo más de lo más. Estaré atenta a tus actualizaciones y si te funciona más de tres veces, ya me planteo comprarlo

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Más que hipnosis pura y dura es aplicar técnicas de relajación a través de un cuento, ayudar a inducir el sueño… Creo que nos seguirá funcionando, si es que el peque se deja que lo intentemos de nuevo.

      Responder
  2. Una mamá muy feliz

    Nunca había oido hablar de este libro, entonces si lo he entendido bien el secreto está en que el autor va marcando el ritmo de lectura!!??
    Nosotros estamos deseando retomar nuestra rutina de leer antes de dormir sin que nos coman los mosquitos…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      El ritmo de lectura, las palabras clave, la historia en sí… Son muchas cosas juntas que contribuyen a que funcione, sí.

      Responder
  3. Planeando ser padres

    Nosotros estamos aún debatiendo si podríamos pasar a mi bichilla ya a su habitación y tratar de que se fuese durmiendo algo más sola. Ahora ya no se duerme al pecho, sino que quiere que su papá la pasee en brazos mientras le cuenta una historia inventada. Porque con esa pose no se puede leer un libro. Al final, acaba dejándola en la cuna aún despierta, y ella intenta repetir la historia como puede mientras se duerme ¡porque no deja de hablar ni cuando está muerta de sueño! Ay, a lo mejor un libro así nos vendría bien como ayuda.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Pues ya sabes, a ver si os ayuda. Yo creo que hay que echar mano de todos los recursos posibles para ver si conseguimos dormirles 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      No sé por qué, pero creo que Maramoto se resistirá. Quizá os funcione una vez, pero veremos si coge aversión al conejito y el Libro se queda muerto de risa en la estantería.

      Responder
  4. correolacajitademusica

    No tenía ni idea!! Qué cosas, espero tus actualizaciones para que cuentes cómo os va; aunque de momento el pipiolillo es muy peque…

    Feliz día!

    Responder
  5. nosoyunadramamama

    Nunca había oído hablar de este cuento!!! se dormirán por aburrimiento???jajaja… Es curioso! La verdad es que mis peques se han dormido solos cuando eran bebés y ahora nos reclaman, el mundo al revés, jaja..pero bueno, tardan en dormirse unos minutos..y el peque, por lo general, se duerme en brazos con el bibe asi que le paso a la cuna dormido casi todas las noches. Eso sí, las veces que no se duerme con el bibe, hay que meterse con él en la cama hasta que cae..y luego hacer el cambio, jajaj

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, qué me vas a contar del tema de dormir, de momento he estado en todas las batallas, me temo, jaja. Lo del cambio de la cama de los padres a la suya es un clásico ya en esta casa, qué guerra la nuestra…

      Responder
  6. estilodefreepass

    Desconocía su existencia, en mi caso es un tema que se duerman porque los mayores duermen en la misma habitación y pasa que es a veces uno el que quiere seguir jugando mientras el otro no da más de sueño… igual me gustó saber en detalle de que trata, espero un próximo post con los avances. Un abrazo 😀

    Responder
  7. ana

    Mi niño aun es un muy pequeño para que le lea cuentos, tiene catorce meses, pero como realmente es mal dormidor estoy deseando hacerlo a ver si le gusta y asi consigo que se duerma mas fácil. A que edad podría empezar a hacerlo? Ahora lo único que le llama la atención de los libros es romper sus hojas.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Todavía es pequeñito para entenderlo, pero puedes aprovechar a contarle cosas de cuando era más pequeñito o recordar cómo ha ido el día hablando con dulzura, despacito… Decirle lo cansado que está y lo que le pesan los ojos… ¡A ver si funciona! 😉

      Responder
    2. totobo

      Mi hijo también tiene 14 meses y siempre se duerme sobre las once o doce de la noche, encontré el libro en internet por casualidad, Empecé hace tres semanas a leérselo cada noche a las 9 y a las y media, está k,o, no me ha fallado ni un día, estoy encantada,,.aunque deseando que saquen otro similar porque ya estoy harta del CONEJITO CARLITOS jaja

      Responder
      1. yademasmama Autor

        Me alegro muchísimo de que te funcione y no me extraña de que te aburras leyéndolo, el cuento es horroroso, jaja. Y larguísimoooo ¡Gracias por contar tu opinión!

        Responder
        1. g9848438

          eso si tienes razon en que la nena o el nene tiene que tener una cierta presdispsicion a dormir sino no creo que funcione ni esto ni nada 😛

  8. La mama fa el que pot

    uff, yo tenía muchas esperanzas en este libro y estaba esperando leer tu experiencia y ya no se que pensar porque mi peque tampoco es de las que quiere ir a dormir.
    Creo que probaré el vídeo para tantearlo antes de comprar el libro.
    A ver como te va en otras noches.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      El mío ve el libro en la estantería y me dice que no quiere leerlo, jaja, no le gusta nada. Espero poder volver a utilizarlo 😉

      Responder
  9. Pingback: Leyendo cuentos también en la tele - Y, además, mamá

  10. ¡Y yo con estas barbas!

    Vale… Me acabo de leer el post. Pues funcionar, no sé si funcionará o no, pero desde luego, visualmenteeeeeee… Desde luego, ¡la portada me echa ya bastante para atrás, la verdad! Jajaja… Eso sí, me encantaría probarlo, pillándolo de la biblioteca, por ejemplo…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Visualmente es horrorosa, y el texto igual. No se han currado mucho el diseño del libro, por decirlo finamente. Está hecho para lo que está hecho, y punto.

      Responder
  11. carmen

    Esta genial y con mi hija de 3años funciono desde el primer día. ..ella se duerme muy tarde aunq ya va al cole..duerme en su cama pegada a la mia…desde q lo he empezado a leer nunca a pasado de la mitad del cuento…asi q es una genial adaptacion de tecnicas de relajación para niños. .hay q leerlo siguiendo las pautas , me da sueño hasta a mi😉

    Responder
    1. yademasmama Autor

      A mí también me da sueño, jaja. Qué bien que os funciona, en nuestra casa relaja mucho pero no le duerme. Pero a quien le ayude, ¡bienvenido sea!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.