La hache del infierno

Todo lo que habíamos avanzado con el tema del dormir durante el curso, -horarios, normas y hábitos-, ha estallado por los aires con la llegada del verano. Nos hemos relajado, y mucho, y esto ya no hay quien lo arregle. Somos ahora víctimas de un colecho forzoso que tampoco nos duele tanto, pero que en muchas ocasiones molesta un poco y que tiene forma de puñetazos en el ojo, tortazos a mano abierta en la cara y, sobre todo, pateo de riñones. Precedidas, eso sí, de caricias y preciosos ‘mamá’ antes de dormir.

De nada nos valen ya mis técnicas patentadas de huida ninja cuando se ha dormido, porque él tiene claro que prefiere nuestra cama de metro y medio a la suya de medio metro, y hace todo lo posible por escabullirse. Desde despertarse en medio de la noche y aporrear la puerta (si es que está arrimada y no consigue abrirla), hasta meterse en nuestra cama o directamente gritar en medio de la noche para meterse con nosotros. Así que sí, la cama de matrimonio es ya territorio de tres, y está claro quién manda.

niño durmiendo en la cama de sus padres

Los libros de la mesilla son cuentos infantiles y el tradicional vaso de agua no nos abandona. La sábana con la que me gusta cubrirme para dormir aunque estemos a 30 grados ha quedado ya en desuso, aquí nadie se tapa si él no quiere y lo demuestra con una serie de patadas que pueden acabar en tu ojo si te descuidas.

El pequeño no quiere dormir entre nosotros por protección, sentirse seguro o que le hagamos cariños por la noche. Creo que sólo quiere practicar gimnasia y estirar todos los músculos de su cuerpo. Lo digo porque su postura preferida es la hache del infierno, palabrejo que viene de ‘hell’ en inglés y que no es tan exagerado como puede parecer a simple vista. Ésta es la postura, para quienes no la hayan visto hasta la saciedad en el kamasutra de los padres, que digo yo que será para padres primerizos, porque no quiero imaginarme cómo deben ser las posturas de una familia de 4 o de 5, en las que imagino que el padre directamente abandonará la batalla, o sea, la cama.

Ya le gustó la posturita desde que nació, pero ahora, con sus 90 centímetros de largo, molesta bastante más. Lo curioso del tema es que su variante de la hache es peculiar y ha terminado por contribuir a la paz familiar: duerme a nuestros pies. Puede que se haya apiadado de nuestros riñones o que nuestros gruñidos nocturnos le hayan hecho entrar en razón, pero el hecho es que, noche a noche, va descendiendo desde la almohada hasta los pies sin que nadie lo note (con algún golpe furtivo), dicho sea de paso. Allá abajo debe de haber más sitio y lo sabe. Y todos contentos. La ‘hache’ del infierno es ya un poquito más celestial.

¿Alguna postura extraña a la hora de dormir que declarar?

12 pensamientos en “La hache del infierno

  1. Montse

    Jajaja qué gracioso este kamasutra!! Hemos vivido un poco todos, aunque después de dormirse con nosotros dejaba q la trasladásemos a su cama… Lo malo es q tras las vacas durmiendo todos juntos, a ver cómo reculamos de nuevo, como dices… Jajaja. Besos

    Responder
  2. Mamá Pata

    jeje!!! Las vacaciones nos están desestabilizando las rutinas y hábitos a todos! Si veis que esto del colecho va para largo yo os recomiendo que vayáis pensando en pegar otra cama a la vuestra 😉

    Nosotros tenemos la cuna adosada a mi lado de la cama y de esa manera tenemos espacio para los tres. Pero como la enana va creciendo y no tiene ninguna intención de irse creo que en breves nos va a tocar cambiar la cuna por otra cama!

    Muuuaks!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Que no nos cave otra cama, Leti, jaja. Espero que volvamos a las rutinas porque cada vez es más grande y la cama se nos queda más estrecha. Pero también te digo que a veces da un gustito… ¡Besos!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Gracias! Cómo les gusta estar encima de la mami, eso también me suena, jaja. Pero sí, generalmente los padres descansan más 😛

      Responder
  3. Diana

    Ay!!! Muy fan de la postura de la H. A Mara le encanta ahora eso y ponerse a dormir a los pies de la cama. LAs posturas de esta niña para dormir son dignas de estudio 🙂

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, si nos ponen una cámara en el techo de la habitación, alucinan. Qué movimiento de noches, por dios.

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Ponerle nombre a nuestras pesadillas es muy bueno, jaja. Muchas gracias por el comentario, arándana. Y te acompaño en el sentimiento por tu hache 😉

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!