Cómo hemos abandonado el chupete sin prisas ni lloros

Después de caer en la cuenta de que el chupete lleva abandonado en unas estantería desde hace dos o tres semanas, puedo decir sin miedo que hemos conseguido dejarlo. O más bien debería decir que el chupete nos ha dejado a nosotros, porque casi ni nos hemos enterado. Es curioso, pero este tema me daba miedo, creía que iba a ser una gestión mucho más complicada, con lloros y malas noches de por medio, trucos y estrategias creativas para deshacernos de él, pero no ha sido así. Se ha parecido, más bien, a aquel destete respetuoso en el que mi hijo decidió que ya no quería más pecho a los 15 meses.

Ahora ha sido el quien ya no veía necesario el chupete y por eso ni se ha acordado de él, ni nos hemos acordado nosotros. Duerme sin él por las noches y tampoco lo pide en sus momentos de lloros o después de caerse. Y la clave de ello ha sido simplemente algo tan fácil como dejar pasar el tiempo y darle confianza, sin negárselo a la fuerza en ningún momento.

chupetes de un niño

Recuerdo que hace seis meses, en la revisión de los dos años, la pediatra nos aconsejó que le quitáramos el chupete ya, aduciendo problemas de dentición y de excesiva dependencia. Nos lo estuvimos pensando, pero sabíamos que no era el momento de hacerlo: sólo se dormía con su tete, se volvía muy loco cuando no lo encontrábamos y lo demandaba y lo usaba todo el tiempo para estar en casa. Leer este artículo de Maternidad Continuum me dio tranquilidad. No quise meterme en aquella batalla a la que no le veía sentido: mi hijo estaba verde y necesitaba más tiempo.

Un día, al ir a preparar un bizcocho juntos le dije que los cocineros siempre se lavan las manos y que nunca usan tete, por si se les cae a la cazuela. Y aquella tontería caló hondo en su cabecita de aficionado a la cocina y vi claramente que podía entender que había momentos para el chupete y momentos en los que no. A partir de entonces, empezamos a decirle que era sólo para casa y para el coche y se lo tomó muy bien.

Poco a poco, interiorizó que ya era mayor para llevar en la calle su tete, e incluso nos lo daba él sólo al llegar al ascensor. Asoció la idea de que era mayor para usarlo y así, poco a poco, él mismo fue dejándolo. Pero nunca le dijimos que estaba feo, que parecía un pequeñajo, o cosas de ese estilo. Simplemente lo llevamos con normalidad y le dábamos el valor que él le daba a su chupete.

Descubrimos que algunas noches podía dormirse sin él, así que a la hora de acostarlo, se lo dejaba cerca de la cama, para que él mismo lo cogiera si quería. Hasta ese momento no había caído en la cuenta de que siempre se lo daba yo, dando por sentado que lo quería. Hubo noches que lo cogía, otras lo rechazaba y otras simplemente se le olvidaba. Y si lo necesitaba algún rato en casa o en la calle, lo tenía. No se lo negamos porque quizá eso hubiera sido peor.

su primer chupete

Hablamos del tema con las educadoras, para que no se lo ofrecieran durante la siesta, y lo llevó muy bien. Quizá eso haya sido más difícil, porque ve a otros niños que se duermen con su tete o lo tienen en clase, y se puede acordar de él, pero no ha vuelto a usarlo de manera continua por ese motivo. Si en algún momento ha estado más nervioso de lo normal, o muy triste y no se ha podido dormir, se lo han ofrecido, algo que me ha parecido bien. Lo importante es que no lo usa siempre porque sí, y que si puntualmente lo necesita, lo tiene. Me parecería una tontería negárselo, sabiendo que no va a volver a usarlo.

Al final, no ha hecho falta esconderlos o hacer un paripé, aunque ya que estamos en estas fechas estoy pensando si guardarlos hasta San Fermín para dárselos a los gigantes, como es tradición. Simplemente por cerrar el círculo y hacerle sentir orgulloso de ello.

¿CHUPETE SÍ O CHUPETE NO?

Creo que si mi hijo volviera a nacer, se lo ofrecería desde el principio: le ha hecho más bien que mal, sobre todo viendo que lo hemos dejado así de fácil. Cuando estaba embarazada decidí que no se lo iba a poner por si interfería en la lactancia, pero cuando conocí a mi niño en su pequeña incubadora, descubrí que ya se lo habían puesto sin consultárnoslo. No se lo quise quitar entonces y pensé que si en algo le consolaba, bienvenido era, ya que ni había estado conmigo en sus primeras horas de vida, ni podía ponérmelo al pecho por la medicación.

A pesar de ser un bebé prematuro y de bajo peso y de que estuvimos también con la lactancia en diferido (me extraía leche y la tomaba del biberón), consiguió engancharse al cumplir el mes correctamente a la teta. No tenía problemas para aceptar cualquier tetina (le daba igual caucho que silicona, aunque a mí me gusta más el caucho) y el pecho a la vez. En eso, salió todoterreno.

Próximo reto (y éste me temo que no va a ser así de fácil): operación pañal.

¿Cómo habéis conseguido dejar el chupete? ¿Sois pro o anti chupete?

37 pensamientos en “Cómo hemos abandonado el chupete sin prisas ni lloros

  1. Goizeder Lamariano

    Durante el embarazo éramos anti chupete por la dependencia y los problemas en la boca pero al final a las noches el primer mes se lo ofrecimos pero jamás lo ha querido . En cambio a sus casi 17 meses no hay forma de que se olvide del pecho. Muchos besos.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      A veces no lo quieren desde el principio y ya está. Mi hijo ha pasado épocas de mucho chupete y otras en las que apenas le hacía caso. Pero en muchos momentos le ha venido muy bien, así que estoy contenta. Tranquila con lo del pecho, cuando llegue el momento, lo dejaréis.

      Responder
  2. Planeando ser padres

    Yo en lo del chupete no soy pro ni anti. Es verdad que he intentado evitarlo, por el miedo a que interfiriese durante la lactancia. pasé 3 meses horribles hasta lograr establecerla y me daba pánico que la cosa pudiera complicarse por introducir un chupete. Cuando se lo di a probar a mi bichilla por primera vez, por una cuestión estética (son tan monos…) nunca lo quiso. Ni lo chupó, ni lo mordió, ni le ha servido para relajarse. Con lo cual, tras unas semanas en las que le dejé varios modelos a su alcance, con diferentes formas y tetinas por si quería alguno, me di cuenta de que era una tontería seguir insistiendo, así es que este destete del chupete (y también el del biberón) nos lo vamos a saltar. La operación pañal si tendré que vivirla, pero creo que me queda mucho aún.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Si no te lo cogió desde el principio, genial. Yo creo que lo difícil es desengancharles cuando están acostumbrados. Como he contado, nos vino ya con el chupete, y a mi hijo sí que le ha venido bien en muchos momentos. Y tienes razón en que son muy monos…

      Responder
  3. nosoyunadramamama

    Yo es una cuestión que no me planteé en el embarazo, como muchas otras. Sí, llamadme despreocupada pero, ¿acaso hay algo que se pueda planificar con un bebé? En el hospital nos dieron uno, a veces se lo daba si lloraba y le calmaba…pero vamos, ninguno de mis tres hijos ha estado enganchado. Justo ayer maridín me dijo que a dónde íbamos con semejante arsenal de chupetes para Gabriel si no usa ninguno, jajaja…pero es nos han regalado unos cuantos y los tengo desperdigados por la casa…Yo sí que creo q les puede calmar, al final, succionar les gusta!
    Mira, yo creo que, al final, los cambios, como contaba ayer en el post, son más llevaderos de lo q pensamos q van a ser… Hay que echarle imaginación y hacerles creer que algo va ser genial (ir al cole, guardería, quitar el pañal) Ya somos dos las q nos vamos a enfrentar a la operación pañal este verano, y espero q sea tan fácil como con el mayor..suerte!!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      En nuestro caso el chupete le vino muy bien en muchos momentos: para conciliar el sueño, en los lloros, en la silla… El reflejo de succión es muy fuerte, como dices. Lo importante es que no haya una gran dependencia. Nosotros hemos pasado por épocas en que lo usaba mucho y otras en que no, así que no me preocupaba.
      Yo también espero que esta operación pañal sea así de fácil como dices, ¡ojalá! Prepararé el tema, pero depende de que el niño esté maduro y de momento cero patatero… ¡Ain!

      Responder
  4. Pasuco a Pasuco

    Leyendo tu post acabo de darme cuenta que yo también le doy el chupete directamente para dormir, o cuando le veo cansado o enrabietado, sin darle opción a pedirlo. A partir de hoy haré como tu, dejarle que lo tenga cerca pero que sea el quien decida.
    Felicidades por superar esta fase así de bien y suerte con la próxima, que lo del pañal son temas mayores!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Muchas gracias, maja 🙂 A ver cómo se nos da el siguiente reto. Ya me contarás qué tal con el chupete. ¡Besos!

      Responder
  5. choncha2503

    Yo también ando en lo del chupete. Mi niña solo lo quiere para dormir, pero puede ser que sea lo que tu dices que ya directamente se lo doy yo. Voy a ver si esta noche me lo pide o no. ( Creo que si). Lo de la operación pañal vamos a intentarlo a partir de la semana que viene, priemro tengo que hacer a acopio d ebraguitas y de mas leggins para los accidentes, jajajaja

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Suerte con la operación, yo creo que hasta agosto no empiezo, pero también tendré que hacer acopios de pantalones de recambio. ¡Buena suerte y gracias por el comentario!

      Responder
  6. mamaruja24horas

    No creo que sea algo malo porque sí, en algunos momentos además creo que les viene muy bien, intentando que no sean super-dependientes, como para cualquier otra cosa. Genial idea para quitarlo, Coque lo utiliza solo para dormir, pero siempre lo busca, ya iremos viendo…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Tiempo al tiempo, lo mejor es no meter prisa y ya llegará el momento de que se lo quite. Muchas gracias 🙂

      Responder
  7. Un Papá en Prácticas

    Destete y deschupete de manual! Qué bien, Idoia, de verdad! Nosotros no queríamos darle chupete. Y no se lo hemos dado. Aunque un par de veces probamos y Mara lo rechazó. Eso sí, la teta no hay quien se la quite 🙂

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Mil gracias! En estos temas la verdad es que he tenido suerte 🙂 Me parece genial que no cogiera el chupete. Y respecto a la teta, ya llegará el momento de quitarla, cuando ella se aburra, jaja. ¡Abrazos!

      Responder
  8. Beatriz

    Mi hijo tiene 2 años y esta enamorado de su chupete. Ya cuando el se sienta bien para dejarlo lo dejará, como ha hecho tu hijo
    Felicitaciones!

    Responder
  9. mamá puede

    Aquí seguimos con chupete, cada vez menos eso es verdad pero para dormir lo pide, no quiero quitárselo de golpe y espero que en breve sea él quien lo deje por si mismo.
    Cruzo los dedos

    Ya verás que la operación pañal también irá muy bien

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Es curioso cómo se les olvida de pronto, ¿verdad? Me sorprendió mucho que pasara lo mismo con el pecho, la verdad. Al mes de dejarlo, ni se acordaba de que de ahí salía leche, no tenía ni el reflejo de llevarse el pezón a la boca, muy curioso.

      Responder
  10. Lai - Asi piensa mamá

    la verdad es que cada vez que leo un post de éxito de retirada del chupete quiero intentar sacárselo a la enana. Pero no quiero presionarla. con su hermana la dejamos y progresivamente y con ayuda de la guardería lo dejó sola. La peque casi lo había dejado, solo lo pedía para dormir. Y en la guardería la cambiaron de clase y se fue todo al traste…ahora (y hace seis meses ya del cambio) lo usa todo el día si se lo dejas cerca. entre el cambio de la guarde y el empezar el colegio la dejamos hacer…pero es que si puede hasta te habla con el chupete en la boca. Hasta hace poco los usaba para mascar…y rompía uno por día!! Ahora me he armado de paciencia y he empezado un poco como hicisteis vosotros. Le cuento que para hablarme necesito que se lo saque porque sino no la entiendo bien. si vamos al parque lo guardamos en el bolsillo porque si se ensucia de arena no lo podemos usar, y cosas asi. Pro chupete o anti chupete…creo que ni una cosa ni la otra. Pero en caso de la enana, que no uso chupete casi nada hasta los 8 meses…ahi si que mejor ya no dárselo creo yo.
    suerte con la operación pañal…nosotros tuvimos dos experiencias bien distintas también, el año pasado lo contaba en el blog.
    y ya dejo el comentario que parece post jajajaja. buenas noches!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Pobre, normal, los cambios les afectan mucho. Qué pena que se fuera al traste, pero bueno, ya sabes que se puede, ahora es volver a empezar. Ánimo que lo conseguiréis.
      Sobre el tema del chupete, pues sí, yo ahí también creo que casi mejor no ofrecérselo a los 8 meses si no lo ha usado nunca, pero bueno, cada circunstancia es un mundo. A mi hijo le ha tranquilizado muchísimo y le ha aliviado en muchos momentos de lloros, de malestar de dientes, de intranquilidad o incluso me ha venido bien para darle alguna medicina… Por todo esto digo que se lo volvería a dar. Pero claro, en este caso hemos dejado bien el chupete y no hubo problemas con la lactancia por ello, si no mi opinión sería distinta.
      ¡Besos!

      Responder
  11. La cesta de mi bici

    Precioso post Idoia! Que importante es saber respetar los ritmos de cada niño y saber cuando están o no preparados para afrontar este tipo de retos. Me ha encantado como has explicado la naturalidad como lo habéis llevado, y es que en mi opinión, la naturalidad es uno de los factores que mas ayudan. De nada sirven los teatros los paripés o los teatros, normalmente juegan en nuestra contra, frustrándonos nosotros y los pequeños. Ánimo con el reto del pañal, pero seguro que va fenomenal ya verás!! Un beso.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Gracias, Irache por tu comentario 🙂 La verdad es que ha habido mucha naturalidad por medio, el tema ha ido solucionándose casi por sí solo, porque ni le obligábamos a dejarlo ni le presionábamos. A veces ni nos acordábamos, jajaja. A ver el siguiente reto cómo se nos da. ¡Gracias! 🙂

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Gracias, Agata. A ver si me empapo de la operación pañal, pero visto lo visto será cuando él esté preparado y quiera, y mejor sin prisas. ¡Gracias!

      Responder
  12. Sonia Martin

    Aquí se lo intentamos poner al mes de nacer pero lo escupía,lo intentamos bastante pero nada;no le gustaba jeje así que para ella su chupete he sido yo,a mi me habría gustado ponérselo porque la habría calmado mas de noche pero lo hemos llevado bien con la lactancia.
    Y vosotros lo habeis hecho de maravilla,respetando sus ritmos,como debería ser,para ellos el tete ha sido muy importante!
    Besos

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Gracias, Sonia 🙂 Bueno, si os habéis arreglado bien sin el tete, eso que ganáis, ¿no? Sí es verdad que les calma mucho, pero con el pecho ya tienen todo lo que necesitan. !Besos!

      Responder
  13. María {La cajita de música}

    Muy interesante la experiencia, gracias por compartirla! Mi pipiolillo es muy de chupete; aunque embarazada no estaba muy convencida y pensé en no usarle, cuando nació le calmó tanto… Que si volviera a nacer se le daría desde el principio. En nuestro caso tampoco interfirió en la lactancia…

    Ojalá que el proceso de destete sea también sencillo para mi peque!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Creo que hemos tenido suerte porque el chupete les ha venido bien sin hacer ningún mal, así ya se puede 🙂 suerte con el destete, seguro que va rodado.

      Responder
  14. Minimar Bcn (@minimarbcn)

    Felicidades!! Nosotros no se lo queríamos dar para que no interfiriese en la lactancia, pero como en lo que a comer se refiere mi hija nunca ha tenido problemas y necesitábamos dormir, a la tercera noche se lo dimos,…. Le va a épocas, ahora, con 15 meses está muy apegada a él y a su dou dou (sus dos amores incondicionales) y aunque me dicen que le tengo que quitar los dos, no quiero, porqué le dan mucha seguridad. Ahora dejamos el dou dou y el chupete en el carrito las dos horas de cole, allí tiene otros de recambio por si se pone mal y también le decimos que se lo saque para hablar que si no no la entendemos y lo hace. Así que de momento esperaremos que sea ella quien lo deje. Espero tener tanta suerte como tu! Gracias por el post, probaremos no dárselo por la noche, a ver si lo pide.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Muchísimas gracias! A nosotros también nos dijeron que había que quitarlo ya, con dos años, pero yo sabía que no era el momento. Esperamos seis meses y poco a poco, sin darnos cuenta, ha terminado olvidándose de él. Si no se meten prisas y no se hace de ello un drama, se puede. Seguro que lo conseguís, aún tenéis tiempo 🙂

      Responder
  15. Pingback: 10 regalos para la canastilla de un recién nacido - Y, además, mamá

  16. Pingback: Las doce uvas del blog - Y, además, mamá

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!