Mapai es estilista

Tenemos la suerte de que mi peque está en sus dos años sin haber vivido aún una ‘súper rabieta’ de esas que dan miedo y parecen incontrolables. Supongo que el momento llegará, como todo, pero el pequeño ya nos demuestra su carácter en cosas como la ropa y sus peculiares gustos. Los “terribles dos años” son aún para nosotros deliciosos.

Mi pequeño sigue sin hablar, pero se maneja con soltura envidiable con cinco únicas palabras: mamá, papá, mai (más), shiiii (sí) y ah (no). La sexta palabra es la más especial de todas: mapai, cinco letras que lo dicen todo y que se refieren a ese ente místico y todopoderoso que formamos papá y mamá todo junto. La ‘i’ del final, por cierto, no es de regalo, es la ‘i’ son la que le ha dado por terminar la mayoría de sus palabras (o sea, dos) y que quiero yo pensar que es para darle más cariño. Así que ahora somos mamai, papai y al pequeño a veces lo llamamos mapai, su nuevo nombre indio.

En la tribu india lidiamos con grandes problemas, no se vayan a pensar. Sonará superficial, pero nuestro gran caballo de batalla es la ropa. El enano, además de cocinero y maquinista de trenes nos ha salido estilista. No le vale cualquier camiseta ni cualquier pantalón, el modelito lo elige él, y si no, exige cambio de ropa y la tenemos liada antes de salir de casa.

El tío revisa su armario cada mañana, me lo desordena todo hasta dar con la prenda adecuada y busca nuestra aprobación paseándose por su habitación y sacando barriga. Porque para mi hijo tener barrigota de bebé es lo más. Se ríe con orgullo cuando le digo que se parece al olentzero como si éste fuera su modelo a seguir, así que no deja de sacarla frente al espejo mientras hacemos fiestas a su alrededor diciendo lo guapo que está.

niño besando una flor

Su gusto por la moda se ha extendido a toda la familia y él es quien nos aconseja sobre qué ponernos. A veces sin preguntar, claro. Me ve con una chaqueta, y si no le entra por el buen ojo, me la quita a la fuerza. A su amatxi se lo hace cada vez que le ve con las gafas, aunque en esta ocasión más que por estilismo es porque no quiere que se ponga a leer el periódico y no le haga caso.

Su pasión por las zapatillas de correr (una nueva subcategoría que hemos inventado para diferenciarlas en casa de las de la nieve o la piscina) hace que saque mis deportivas rosas cada vez que me ve buscando los tacones. Si por él fuera, iría yo vestida todos los días con una blusa de estampado de elefantes o con la camiseta del pijama de perritos. Justo como le pasó a esta madre que se dejó asesorar por su hija durante un año.

Pero el mayor quebradero de cabeza nos lo está dando el cambio de temporada. Él, acostumbrado a las mangas largas, se ha puesto en guerra contra la manga corta. Y en los primeros calores de abril tuvimos rabietón porque aquella manga no se estiraba hasta la muñeca, como él quería. Y yo dale que dale, en plan filósofa, argumentando por qué la manga corta no se puede estirar y no cubre todo el brazo. A los quince días, acabó entrándole en la cabeza, aunque a veces no parece convencido del todo.

Con lo que ya ha dicho que nanai tu tía es con los pantalones cortos. Si se le remanga el pantalón del pijama, llora y todo de la desesperación de enseñar un poco de carne de más. Ni que estuviéramos en un convento.

Así que me espera otra batalla y varios lloros hasta dar con la tecla que le convenza de que los pantalones cortos son lo más. Quizá enseñándole una foto del olentzero en bermudas lo consiga.

¿No son estos principios de rabietas desesperantes pero deliciosos?

43 pensamientos en “Mapai es estilista

  1. nosoyunadramamama

    Jajaja, cómo son!!!! Me parto!!! Pues mira q Rafa tiene genio pero para la ropa no me dan guerra ninguno de los dos, eso sí, ya podemos estar a 25 grados q, cdo dice q no se quita el abrigo, es q no se lo quita!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, es que no sabes qué especial es para la ropa. Y no hay quien le ponga el pantalón corto… La de peleas que me esperan con este hijo…

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, los zapatos es un tema para estudiar, ¿cómo les pueden gustar tanto? Tienen todos obsesión con el calzado…

      Responder
  2. La cesta de mi bici

    Jajajajajaja Idoia!!! Un post genial, no sabes lo que me he podido reír imaginando las mil y una situaciones posibles. Los peques son increíbles!! Desde luego que tenéis un estilista en potencia en casa. Ánimo con el tema de pantalones cortos, y no me quiero imaginar el tema bañador, mucha carne a relucir… Un besazo!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf el bañador… Pues no lo había pensado. Y ya verás cuando tenga que quitarle el body porque hace demasiado calor. Estas batallas diarias son la sal de nuestras mañanas 😉

      Responder
  3. Un Papá en Prácticas

    Ayer fue un día bueno, pero llevábamos una racha de un mes con rabietas a todas horas. Te prometo que perdieron todo rastro de delicia 😀 Maramoto también es mucho de elegir su ropa. Qué grandes son! Y, por cierto, me ha hecho mucha gracia eso de “Mapai”, porque Mara también nos llama a veces a los dos a la vez, aunque ella lo hace con “mamapapa”, así todo junto y seguido xD

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ese ente padre y madre todo junto es tremendamente poderoso, jaja. El mío lo acorta y añade su ‘i’ del final, y tan contento.
      Ánimo con esas rabietas, sé que son duras y agobiantes. Yo me refiero a estas bronquillas y discusiones que en el fondo te hacen gracia… ¡Besos!

      Responder
  4. Mamá Pata

    Yo me meo de la risa con tu hijo!!! Si es que no se pude ser más salado! A la patita de momento le da un poco igual como vestir, solo esta obsesionada con las botas de la nieve que le encantan, pero ya las tengo escondidas para que no sienta tentaciones! jiji!
    El problema con la moda lo tiene papá pato!!! jajajaja! Cada vez que la viste tiemblo, y lo peor es que lo hace muy a menudo! Vaya conjuntos se inventa! jiji!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, pues no sé qué es peor. Porque creo (espero) que lo del niño sea una fase, pero lo de tu pato no se pasa, su poco gusto a la hora de combinar no va a cambiar, a no ser que se ponga a dar unas lecciones, jajaja.
      Qué bueno lo de las botas de nieve. Está claro que hay que esconder ciertas cosas para evitar rabietas, claro que sí.

      Responder
  5. beamamainformatica

    Pero que puesto esta en la moda!!! Y que claro tiene lo que quiere ponerse y lo que no!
    Mi hijo tiene 23 meses y empezo a hablar hace un par de meses y su palabra preferida es “NO”. El todo tiene que decidir, si hay tres cosas para comer, hay una que “NO”.
    Rabietas no nos ha hecho, pero si que deja claro lo que le gusta y lo que no.
    Por la ropa no le ha dado, pero si le pones algo con rayo mcqueen o un cocodrilo es lo mas de lo mas y no se lo quiere sacar aunque se muera de calor.
    Prueba de comprarle alguna camiseta de manga corta con su personaje preferido o una bermuda, veras que se la pone encantado!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay la fase del no y del mío. Como este enano no habla, se la ha saltado, jeje. Pero ya ves lo especialito que es con la ropa. Tengo que probar a comprarle pantalones cortos de coches o de trenes, y si no, los pinto y ya tengo nuevo DIY 😉

      Responder
  6. Madre primeriza

    Deléitate con estas minirabietas estilísticas porque el futuro no suele mejorar, al menos en nuestro caso.
    Por cierto, si encuentras una foto de Olentzero con bermudas y manga corta fijo que funciona. Olentzero es lo más de lo más!!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Si encuentro esa foto seré una crack, porque no debe ser muy fácil, ¿no? Jajaj. Del tema rabietas no me quejo nada, al menos de momento. Soy consciente de que pasaremos por ello tarde o temprano… Ainnn

      Responder
  7. Planeando ser padres

    Nosotros hemos sido Mapa y Pama para mi bichilla. Ahora parece que lo identifica todo mejor. Eso sí, una rabieta tremenda tuvo hace unas semanas por no dejarla salir al balcón y tirar arena de las macetas a la calle (ya ves, soy una bruja mala que la cohíbe) y no te quiero contar la pataleta, los llantos, el ahogo y los revolcones que nos lió en casa. Esto llega a hacerlo en la calle y nos quitan la custodia por no saber controlarla.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué bueno lo de mapa y pama, así no hay quién se aclare, ¿no?
      Por cierto, ¿por qué te crees que quité las jardineras de nuestro balcón? No le dio por tirar la tierra al balcón pero se la comía, así que…

      Responder
  8. Paula

    Qué amor de niño tienes por favor!! Me ha hecho mucha gracia lo de la tribu de los mapai, porque nosotros somos de la tribu de los topei, que deben ser primas hermanas. Lo de la madre asesorada por su hijo es lo más, eso lo voy a poner yo en práctica en cuanto lo vea medio factible.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay qué bueno, somos tribus hermanas, jaja. Me encantan los dos nombres, la verdad. Oye, lo de dejarte asesorar no es ninguna tontería. El otro día lo hice yo en una tienda: el jersey gris o el melocotón. Y le gustó el segundo, claro. Así de mona voy 😉

      Responder
  9. laura

    El verano pasado mi hijo no se quitó los calcetines ni un día… excepto para entrar en la arena o ir a la piscina. No hubo manera, así que con sandalias y calcetines, como los turistas… También le costó lo del pantalón corto, y llegó a decirme que me pusiera yo el pantalón que con falda no, que así no podía salir… Por entonces tenía dos años y medio, ahora con casi tres y medio le probamos hace unos días un pantalón corto y cuando le pregunté si le gustaba me contestó “no, ama, porque no bajaaaaa”.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, qué bueno, como un guiri. Y lo del pantalón, ¿pero qué pudorosos se han vuelto? Jaja. El mío se estira las mangas y las piernas como si no hubiera un mañana, parece que le pica y todo, jaja. Ay qué veranito me espera, porque el año pasado tampoco conseguí ponerle chancletas, así que tendré que tirar de calcetines. Ufff…

      Responder
  10. Eginerokoametsak

    Jajajajajas lo que me he podido reír!! Yo creo que cuando se sueltan a hablar facilitan muchas cosas pero complican otras.

    Por aquí tenemos también tribu…. Somos los Toto… Aitoto, amatoto, amamata, amonata… Todo viene de cuando aprendió la palabra tonto, creemos que se inventó esas palabras para no decir aita tonto porque él sabía que no nos gustaba y nos ponía tristes…. Y lo que empezó así, ha acabado siendo un juego y cuando está como una pila, jugando sin parar las suelta en plan juego de vacilar para que le cojamos y le hagamos kilikilis….Nos encanta!! Y si le decimos nosotros a el Urtoto, se mea de la risa!

    A Urko le encantan los zapatos y si se le mete entre ceja y ceja que quiere unos, esos tienen que ser (aunque ello implique cambiarle de ropa!) Le encanta desde muy muy pequeño el color rojo tanto que cuando le pusieron gafas no hubo discusión posible, tenían que ser rojas. También le pierden los complementos, pulseras, relojes, gomas, ganchitos de pelo, anillos, bolsos….. Eso si, como para ir al cole les dé también por elegir la ropa…. Pero oye cada uno su personalidad la tiene que llevar de una manera, no?

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, sí, está muy claro lo de la personalidad y la demuestran con sus gustos en ropa, calzado (qué pasión por las zapatillas) y en colores. Al mío también le atrae el rojo, parece un toro, jaja.
      Qué gracioso con lo de toto. Qué manera más sutil de insultar a todo pichi, jaja. Eso es como cuando éramos pequeñas, queríamos soltar un taco y terminábamos diciendo “¡diputación!”, jaja, para realmente decir lo de en medio… Qué cosas…

      Responder
  11. marifififi

    jajajaja, que gracia, la mía también saca barriga (que lo haga mientras pueda). Y desde que he bajado la bolsa de ropa de verano no hay forma de quitarle el bikini y el gorro de la playa.

    Responder
  12. Lai - Asi piensa mamá

    podemos presentarle a tu pequeño a mi terremoto menor? ella que revisa su armario, que peleó por sacarse la manga larga la pasada primavera y que ahora que es otoño no quiere ponerse la manga larga! ella que se ha ido algun dia en pijama al colegio (shhh) y que aunque sea con calcetines gruesos sigue con sus zuecos veraniegos para todas partes…creo que podrían mantener unas largas conversaciones sobre ropa los dos juntos

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, y tanto que sí, está claro que son especiales en el vestir, ay qué bueno. Nada, lo de la manga larga y corta es una pelea constante. Con lo de los zuecos… Qué le vas a hacer. Seguro que cuando se lo cuentes dentro de unos años se va a morir de vergüenza y te dirá que cómo pudiste dejarla ir así, jaja 😛

      Responder
  13. Una mamá muy feliz

    Jajajajaj qué gracioso!!! Mira UNMF pasa de la ropa, le da igual lo que le ponga, ahora bien, hasta los tobillos y hasta las muñecas…menudos tirones se da jejejej igual que el tuyo.

    Ha y no te preocupes no tienes un niño extraño, UNMF tampoco ha tenido ni tiene rabietas, se enfada pero no rabietas de estas que te quitan la vida, no.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Oye, es una suerte que lo de la ropa le dé igual, la de discusiones que os ahorráis por las mañanas.
      Ojalá sea como dices y pasemos de puntillas por la época de las rabietas, ¡cruzo los dedos!

      Responder
  14. UnaMadre delSigloXXI

    Pues sí que tiene carácter jajaja A mi hijo mayor le doy a elegir y siempre escoge una de las dos mismas camisetas (la de la jirafa o la del coche de bomberos). Me las veo y me las deseo para que cambie! Con la ropa tan mona que le compro… Pero, nada, con dos años ya tienen clarísimo lo que quieren…
    Y lo de las rabietas… qué suertuda! Yo lidio con ellas casi a diario y no se las desearía ni a mi peor enemigo!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, lo sé. Aún no me atrevo a decirlo en voz alta, la verdad 😉
      Si le doy yo a elegir, pasa lo mismo. Así que le escondo las camisetas que no quiero que repita para que no tenga más remedio que escoger algo diferente, pero a veces ni por esas. Con lo fácil que era vestirlos de bebés, que siempre se dejaban… Jeje

      Responder
  15. nuestrocachorro

    jajjajaajaj que ricura! oye el olentzero en pantalón corto tiene que estar monísimo 😉 aquí todavía no ha llegado el momento de manga corta, pero el body sí que se lo pongo corto y se mira raro los brazos… pobres se tienen que acostumbrar a todo que todo es nuevo para ellos

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, jaja, el olentzero en bañador tiene que estar raro, raro. El cambio de body se les hace raro, sí. Ya verás el de la camiseta… Tanto tiempo tapando los brazos y ahora los descubres y se extrañan. ¡Besos!

      Responder
  16. Ainhoa

    Por experiencia a los dos aňos lo que les apetece es mandar y decidirlo todo. Cuando apriete el calor y sobre todo vea que los demás tambien llevan cortos le gustarán, hay que venderselos como lo mas!!!. La camisa de elefantes hazle caso, es tendencia!!!;-)

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Y tanto que es tendencia, jaja. Y cada vez que me la pongo se emociona. Pues mira, por hablar me pasa esto. En un día de calor horroroso ha entrado en razón y ya va a la calle en pantalón corto. ¡Por hablar! Si consigo probarle ya el bañador me voy a venir muy arriba.

      Responder
  17. La mamá de Cuchuflin

    Jajaja!eso de elegir la ropa me lo conozco….nosotros optamos por enseñarle dos pantalones, dos camisetas, dos calcetines y dos pares de zapatos!porque sino eso puede convertirse un la historia interminable XD!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, si yo también hago así, pero me rodea y se va directo a su cómoda a ver qué más cosas tiene, jaja. ¡Se las sabe todas!

      Responder
  18. Una sonrisa para mamá

    Que gracia!! menos mal que a Iris no le ha dado por elegirnos la ropa, por lo menos de momento… pero le está empezando a gustar ir de compras, cuando vamos a alguna tienda a comprarle ropa, empieza a coger todo lo que le gusta y a mirarlo con cara de “ohhh que bonitoooo” y cuando estrena algo me dice “jo” que en su idioma quiere decir “espejo” para que la suba y pueda verse en el espejo, ainns estos chic@s!

    Responder
  19. Papelísimo

    Jeje, que risas!! el mío también tiene fijación con la ropa con animalitos y no hay manera… creo que tienen más o menos la misma edad 🙂 Pero lo que más me ha gustado es Mapai, es una palabra muy mágica 😉

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Mapai es una palabra preciosa, me ha encantado. Ya es nuestro querido Mapai 🙂 Acabo de acabar con toda la ropa de animales de las tiendas (en H&M había un montón, por cierto), a ver si le convenzo. Muchas gracias por el comentario, qué ilu 🙂

      Responder
  20. Pingback: Diez días como dos meses - Y, además, mamá

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!