¿Sabes cómo auxiliar a tu hijo en caso de accidente? (1/2)

¿Sabías que si tu hijo se bebe suavizante no hay que provocarle el vómito? ¿O que si se clava un lápiz en el ojo no hay que quitárselo? Los nervios y la desesperación que sentimos los padres ante un accidente de nuestros hijos sólo puede combatirse con formación: estar preparado y saber qué hacer y qué no hacer es la mejor manera para auxiliar de la mejor manera posible.

El sábado participé en un taller de primeros auxilios y prevención de accidentes en la infancia muy completo y en el que pudimos practicar la RCP, la reanimación cardiopulmonar, con maniquís de simulación de bebés menores de un año, un niño pequeño y un adulto. Un curso de cuatro horas que se organiza en la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra de vez en cuando, pero también hay talleres dirigidos a padres y personas interesadas en Cruz Roja, por ejemplo.

reanimación cardio pulmonar a un bebé

Los maniquís con los que practicamos la RCP en bebés menores de un año y en los que podíamos comprobar si se movía el tórax cuando dábamos bien las respiraciones.

El curso, impartido por una pediatra, nos puso en todo tipo de situaciones: fracturas, amputaciones, quemaduras, picaduras de insectos, heridas, mordeduras, hemorragias, heridas en los ojos y atragantamientos y ahogamientos. 

La recomendación inicial al ir a auxiliar a alguien fue seguir la regla SAS: seguridad (poner en un lugar seguro a la víctima y no poner en riesgo nuestra vida), avisar (a emergencias) y socorrer.

Intoxicaciones

De todas estas circunstancias arriba mencionadas, me quedo con esto que se dijo: “Los accidentes ocurren y suelen pasarle a quien pasa más tiempo con el niño. Pero hay uno que sí es responsabilidad de los padres: las intoxicaciones y envenenamientos“. Cada edad tiene sus riesgos y somos los padres quienes tenemos que adelantarnos a lo que puedan hacer (subir más alto y llegar hasta los productos de limpieza, abrir botes y desenroscar tapones…) La pediatra nos recomendó que, a la hora de comprar medicamentos, optemos por los que tienen cierres de seguridad, y no por los más baratos.

En caso de encontrar a un niño que ha bebido algún producto tóxico, como suavizante, debemos saber que no hay que provocarle el vómito, puesto que hay productos que hacen daño al pasar por el cuerpo, y agravaríamos el problema. La mejor recomendación es tener en la agenda del móvil el teléfono de tóxicos (responden las 24 horas) 915620420 para actuar con rapidez y de la mejor manera posible, una vez sepamos el efecto del tóxico ingerido.

Otros accidentes

Entre otras recomendaciones que desconocía está la de no sacar cuerpos extraños grandes que se haya clavado un niño en el cuerpo (cristales, por ejemplo) o en el ojo (un lápiz clavado), puesto que puede ser peor. Se puede presionar una herida que sangra, sí, pero no hacer torniquetes (sólo sirven para amputaciones), y no usar algodón o arnidol en heridas sangrantes, así como no cambiar los apósitos que pongamos por otros nuevos, sino ponerlos encima para cerrar la herida. Siempre desinfectar con agua y jabón heridas sangrantes, mordeduras (que tienen riesgo de infectarse) y picaduras de insectos.

Y algo muy importante que hay que saber es cuál es la postura de seguridad recomendada para poner a un niño o adulto en caso de accidente (según los últimos estudios): tumbado de un lado, con la rodilla de arriba flexionada y la otra mano bajo la cara, como si hiciera el gesto de dormir. Justo como se explica en este enlace. Esta postura es muy sencilla de hacer, tal y como estuvimos practicando en adultos, y hay que recurrir a ella siempre que nos encontremos a alguien en el suelo, inconsciente y respirando.

Atragantamientos

Los atragantamientos son muy graves en los niños y les puede causar la muerte. Si un niño tose, hay que mantenerse calmada y animarle a toser para que lo saque por sí solo, sin dar palmadas en la espalda. Pero si se lleva las manos al cuello, deja de hablar y respira débil, hay que avisar a una ambulancia y mientras tanto cogerle por la espalda, inclinarle un poco hacia abajo (para que la gravedad ayude al objeto a salir) y darle golpes fuertes y secos entre las dos escápulas (con un adulto el procedimiento es el mismo).

Si sigue igual y el objeto no ha salido, hay que abrazar al niño desde atrás, ponerle los dos puños en la boca del estómago y dar un golpe fuerte hacia atrás y un poco arriba. Esto es la maniobra de Heimlich, como se explica con imágenes en este enlace. Normalmente con eso sale, pero si vemos que sigue inconsciente, habría que iniciar la reanimación cardiopulmonar. Sólo intentamos retirar el objeto de la garganta si está muy fuera y se puede sacar con un dedo haciendo el gesto de un barrido, nunca de pinza, puesto que podría volver a atascarse.

Si el atragantado es un bebé, es más manejable y podemos ponerlo sobre nuestro muslo para darle cinco golpes secos la espalda. Los frutos secos son muy peligrosos, por lo que no están indicados para menores de tres años, como sabemos, pero también conviene recordar que los globos son muy peligrosos para los bebés, sobre todo los de agua, que se rompen en muchos trozos y se pueden quedar pegados en las paredes de esófago.

maniobra_HEIMLICH

Imagen de aquí.

Convulsiones febriles

Suerte que no me he encontrado en esta situación, ya que al parecer es muy común, porque las sufren uno de cada 20 bebés. Las convulsiones febriles son muy aparatosas, según nos explicó esta pediatra, pero sólo se puede hacer una cosa ante ellas: mantener la calma y esperar. Son la respuesta de un cerebro inmaduro ante un pico de fiebre que únicamente puede evitarse sin provocar cambios bruscos de temperatura y bajando la fiebre con medicación.

Ocurren sólo el primer día de fiebre y duran cinco minutos que se le hacen horas a los padres. Hay que recordar que tras las convulsiones, le sigue una fase poscrítica en la que el niño se queda como dormido, no inconsciente, ya que respira y se recupera pronto.

Como ocurre en algunos accidentes, tan importante es qué hacer como qué no hacer. En este caso, nos hicieron mucho hincapié en que no vale de nada sujetar brazos y piernas del bebé mientras convulsiona y en que no hay que ponerle algo en la boca para evitar que se muerda o darle un medicamento que se le pueda ir por otro lado. Mejor una herida en la boca que un niño ahogado: así de claro lo expusieron. Tampoco sirve meterle al niño en una bañera con agua helada, pues al salir del agua volverá a darse un cambio brusco de temperatura.

Continúa con el post ‘La reanimación cardiopulmonar (RCP) en bebés y niños’ 

35 pensamientos en “¿Sabes cómo auxiliar a tu hijo en caso de accidente? (1/2)

  1. nosoyunadramamama

    No me lo puedo creer!!! Justo mañana tengo taller en la guarderia de Rafa sobre esto!! Asi ya voy con algo aprendido! Yo lo q sí aprendí el verano pasado es a hacer Reanimación en el programa de tv q presenté! Esto deberían enseñarlo en los colegios!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay qué bien que hacéis esto. Yo también creo que se debería enseñar a todos los padres, o al menos que todos deberíamos tener el interés de aprender estas cosas. Mañana hablaré de la reanimación, porque es muy importante. A ver cómo es vuestro taller, la verdad es que es muy interesante y se aprenden muchas cosas que no sabíamos. ¡Besos!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, de hecho ya se está haciendo, incluso con los niños más mayores. Pero para los padres es obligado, ¿no lo crees? Menos mal que cogí muchos apuntes para que no se me olvide todo 🙂

      Responder
  2. Mamá Pata

    Que buen post Idoia!!!

    Yo he hecho varios cursos de primeros auxilios, todos ellos antes de ser madres, pero es verdad que en esos cursos nunca se da demasiada información sobre como actuar con niños pequeños o bebés, aunque lo que aprendes puede servir para usarlo utilizando un poco el sentido común.

    También te digo que por mucho que sepamos, hasta no vernos en la situación es muy difícil saber si vamos a ser capaces de actuar! Pero tener la información y las herramientas para hacerlo es super importante, sobre todo porque en la mayoría de los casos actuar rápido suele ser decisivo!

    Un besito!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, en el momento reaccionas como puedes, pero creo sinceramente que si te has preparado te sientes más segura para afrontar cualquier problema. Desde un dedo pillado en la puerta (me da pánico) a una quemadura gorda o a una reanimación, que son palabras mayores. Está bien ir a un curso específico para bebés y niños pequeños, porque hay excepciones.
      ¡Me alegro de que te haya gustado!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué bien que haya cursos de este tipo tan a mano. En muchas empresas es obligado, pero quizá no se sepa cómo actuar con un bebé. A mí el tema de las convulsiones febriles o la muerte súbita me da pánico. ¡Muchas gracias!

      Responder
  3. nuestrocachorro

    Que interesante!! Y esto por qué no lo enseñan en todas las ciudades pueblos o.centros de salud?? Me apunto el número de tóxicos muchas gracias!! Espero ella post de mañana y tomo nota de todo

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Apúntatelo, sí, que nunca se sabe. Conozco un caso de un niño que se comió un pintauñas… ¡Imagínate! Besos

      Responder
  4. marifififi

    Justo el otro día estuve yo repasando estas cosas con mi cuñada, que es policia. Es muy importante saber como actuar y sobre todo que hacer y que no, muy buen post! Besicos

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Olé qué bieb que lo repasas de vez en cuando con ella. Todas estas cosas salvan vidas y tenemos que grabárnoslas a fuego. ¡Besos!

      Responder
  5. planeandoserpadres LTR

    Yo hice un curso on line de primeros auxilios y también acudí a un evento de Madresfera sobre este tema en Barcelona. Pero si te digo la verdad,la experta en esto es mi madre y al final todo lo solventamos llamándola a ella.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, la madre, qué útil es. Para rasguños y cosas leves está muy bien, pero en temas graves una misma tiene que estar preparada para todo, no sobra tiempo. De este curso me gustó sobre todo la práctica con los maniquís, de hecho son los que usan los estudiantes de Medicina para practicar. Y como estaba contado por una pediatra y madre nos daba trucos para tranquilizar a los niños y hacer teatro cuando corresponde (que eso, a veces, también hay que hacerlo) 🙂

      Responder
  6. Ana

    Me ha encantado el post! Uno de mis temores es el atragantamiento y si sabré reaccionar.
    Con tu post me quedo un poco mas tranquila

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, el tema de los atragantamientos da mucho miedo, a mí también. Para dejarte más tranquila te diré que el objeto atascado suele salir con los golpes en la espalda. Y saber la maniobra para hacerse uno mismo (en caso de estar solo) está muy bien 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Esperemos que no, pero si pasa, mejor estar preparada… Yo la verdad es que no había sido consciente de la importancia de saber qué hacer y qué no hacer en estos casos hasta ahora.

      Responder
  7. liokuina

    Yo he intentado hacer alguno por aquí, pero nada de nada… Así que me va muy bien lo que explicas porque hay cosas que no las sabía.
    Esta es una información muy muy valiosa, muchas gracias por compartirla!
    Un saludo

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Muchas gracias a ti, me alegro de que te sirva. A ver si el post de mañana te gusta también 😉 Mira a ver en la Cruz Roja, a veces se hacen en los centros de salud y si no, puedes proponerlo a la asociación de padres y madres de la guarde o el cole. Esto tiene que saberlo todo el mundo. ¡Besos!

      Responder
  8. entremishoras

    súper interesante el post! Es información muy útil que nos puede ayudar a reaccionar frente a cualquie problema. Yo hice en la guardería un curso de primeros auxilios por temas de atragantamiento, pero del resto de cosas a veces no tenemos tanta información. Me ha gustado mucho!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Muchísimas gracias! Genial que hicierais un curso para atragantamientos en la guarde, porque son muy graves. Me alegro de que esto te haya venido bien, ¡besos!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Pues sí, si lo piensas te tiemblan las piernas. Pero mejor saberlo por si acaso. Muchas veces es peor el remedio que la enfermedad y está bien saber también qué no hay que hacer.

      Responder
  9. Lai - Asi piensa mamá

    Qué gran post. A mi estas cosas me dan terror. Yo he tenido que vermelas con dos situaciones asi, pero con mi madre. En una se cayó en la escalera y se hizo un corte (enorme) en la frente…y no sé como llame a la ambulancia, abri la puerta y agarre un paño con hielo y me sente a presionar la herida y hablarle hasta que llegaron. Y la segunda porque por un reflujo a mi madre tambien se le cerró la faringe y parecia que se hubiera atragantado y ella no sabia decirnos. Hacerle heimlich no fue nada fácil pero parece que ayudó que saliera el aire y nos pudiera contar qué le pasaba.
    Pero que les pase a las niñas me da terror porque siento que uno se bloquea mas, por aquello de no hacerles daño, que son más frágiles, nose. me ha gustad mucho la info, comparto 🙂

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, Lai, pero qué me cuentas, vaya situaciones. Si te has visto en esas con tu madre creo que reaccionarías muy bien con tus hijas, porque en esa situación te sale la madre coraje de dentro. Nos contaba la pediatra que muchas madres reaccionaban genial, hacían todo perfectamente, llevaban a su hijo a urgencias y en cuanto llegaban al médico se desmayaban porque no podían más. Yo prefiero ser de esas 😉
      Es muy importante saber actuar, yo tuve un accidente grave con quemaduras en la pierna y que la perdona que estaba a mi lado reacciona rápido fue clave para que ahora casi no se me note el accidente.
      Un beso y gracias por compartirlo 🙂

      Responder
  10. Paula (Sin Chupete)

    Me parece súper útil todo lo que has compartido. Estoy por madárselo a mis padres que cada vez que el niño tose un poco al comer se lanzan a darle palmaditas en la espalda. Eso sí, la mayoría de las cosas me ponen los pelos de punta.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Lo de las palmadas en la espalda sin ton ni son es muy típico, pero no hay que hacerlo, porque pone al niño nervioso. Mejor, animarle a que tosa y si no sale, actuar. Pone los pelos de punta, sí. ¡Besos!

      Responder
  11. Pingback: La reanimación cardiopulmonar en bebés y niños (2/2) - Y, además, mamá

  12. La cesta de mi bici

    Muy interesante Idoia! En la escuela hacíamos formación de primeros auxilios. Es muy interesante, cada vez aprendes cosas nuevas y sobretodo te quitas viejos mitos que te han ido contando a lo largo de los años. Un beso.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Es verdad que ahora se recomienda no hacer cosas que antes se daban por sentado, y esto hay que saberlo, porque tan importante es qué hacer que qué no hacer. ¡Besos!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!