Lo mejor de ser madre

Después de desahogarme escribiendo sobre las cinco peores cosas de la maternidad, me veo obligada a escribir sobre lo verdaderamente importante de ser padres, lo que es maravilloso. Eso que todas las madres ya conocemos, pero que también viene bien recordar de vez en cuándo (sobre todo en esas semanas de poco descanso, mucho berrinche y caos doméstico).

Que no se diga que soy una ceniza y que no aviso de que esto de la maternidad engancha. Porque una vez que conoces a tu hijo piensas, ¿cómo podía vivir yo sin él?

niño persiguiendo palomas

Nunca perseguir palomas fue tan divertido ni te entretuvo tanto.

Éstas son las cinco cosas más bonitas de la maternidad desde mi punto de vista. Me ha costado resumirlas y espero poco a poco ir descubriendo muchas más:

  • Vives un amor incondicional por tu hijo, puro y más fuerte que ninguno. En cuanto lo conoces en la primera ecografía, lo quieres. Al nacer sientes un flechazo instantáneo por tu bebé, un lazo que se va afianzando en las próximas semanas y que es uno de los más fuertes de tu vida. Parece mentira poder querer tanto a alguien y que una medio sonrisa o una mirada te pueda hacer tan feliz. Es amor con mayúsculas y no tiene que ver con nada conocido antes.
  • Te conviertes en un mundo para tu hijo. Sólo tiene ojos para ti. Puede que esto cambie en un futuro, pero que te quiten lo bailado. Para los bebés no hay nadie como su mamá y su papá. Te conviertes en su referencia, en todo su mundo y es completamente dependiente de ti. Esto, que podría sonar algo agobiante desde fuera, hace que te sientas única. Tu hijo desprende amor y cariño por todos los poros de su piel. Eso se nota y te hace sentir una persona maravillosa.

  • Ser madre te cambia a mejor, cambia tus prioridades y tu mentalidad. Desde el momento que das a luz luchas para que el mundo sea más bonito para tu hijo. No quieres que talen ese árbol bajo el que recogéis margaritas, miras los compuestos de las bolsas de gusanitos o de las galletas y peleas porque la educación mejore. Lees libros de educación, rebuscas en Internet manualidades para juntos y te aprendes canciones infantiles. Ansías una casa, un trabajo y un coche mejores porque todo te parece poco para él. Miras por tu pequeño y esperas que tenga lo mejor, aunque te lo tengas que quitar tú. Descubres cosas que no conocías de ti, como que sacas fuerza de donde no la hay y que puedes sobrevivir durmiendo cuatro escasas horas diarias. Saca lo mejor de ti, se agudiza tu sexto sentido o instinto maternal, llámalo como quieras, y que a partir de ahora nos acompañará siempre. Las madres ganamos superpoderes en el parto, de eso no hay duda.

Le miras y piensas, ¿cómo podíamos vivir antes sin él?

  • ¿Hay algo mejor que los momentos divertidos y de cariño? Hacerle cosquillas en la cama, ponerte un sombrero ridículo solo por sacarle una sonrisa, cantar a grito pelado o bailar moviendo el culo son cosas que haces ahora más que nunca, porque sabes que le divierten. Sus risas son las tuyas y te dan energía para todo el día. Un abrazo, un cariño, un ‘mami te quiero’ iluminan cualquier día gris. Ni lo dudas, desde que nació tu pequeño, tu vida es más bonita. Más complicada, pero infinitamente más bonita.
  • Ya casi no vas al cine ni a cenar fuera, vale, pero no puedes negar que los planes y las excursiones familiares son muy emocionantes. Los planes son diferentes: salir al campo, visitar a unos familiares, ir al teatro de bebés, pasar la tarde en el parque, llevarle a la granja o al acuario… Los domingos han ganado muchísimo. Ya no son de resaca, sino de risas en familia, y por eso pasas toda la semana pensando qué hacer para sorprenderle y sacarle una sonrisa. Puedes pasarte horas viendo cómo se desternilla de risa persiguiendo a las palomas o cómo mueve un sonajero porque su diversión es la tuya.

¿Algo más que añadir?

49 pensamientos en “Lo mejor de ser madre

  1. Piezecitos

    Ooooh cuanta razón tienes!! Y si, para que negarlo que bonito es saber que para tu baby somos su mundo 🙂 Es una sensación tan mágica! NO CAMBIARIA NUNCA JAMAS ESTO DE SER MAMA! 🙂

    Responder
  2. Diana

    ¡Qué bonito! Totalmente de acuerdo con todo. Creo que ser madre es la mejor forma de volver a ser niña y ver a través de sus ojos todo nuevo otra vez. Me ha encantado tu post <3

    Responder
  3. Goizeder Lamariano

    No puedo estar más de acuerdo con todo. El peque ahora está súper cariñoso dando abrazos besos y echándolos con la manica. Cuando sin previo aviso me da un abrazo me derrito es lo mejor del mundo. Y descubrir el mundo con él este fin de semana por ejemplo el viernes carnaval en el barrio y el domingo en Lantz ver su carita mirando todo es una delicia. Muchos besos.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Esos momentos valen millones, ¿verdad? Y cuando empiezan con los besos y las caricias ya son irresistibles… Ay, el amor maternal 🙂

      Responder
  4. Un Papá en Prácticas

    En mi caso hablamos de ser padre, pero comparto muchas de las cosas que dices. Es agotador, pero tremendamente maravilloso. Jamás pensé que tener un hijo me pudiese cambiar tanto, pero la verdad es que en mi forma de pensar soy una persona totalmente nueva. Y creo que mucho mejor. Un besote, compi!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Lo mismo es para la mujer que para el hombre. Es una vida más difícil pero más plena. Desde luego, mucho más llena. ¡Besos!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, miiil gracias. Leer este comentario hace que todo el blog merezca la pena, de verdad. No sabes qué contenta me has puesto 🙂

      Responder
  5. Un chupete para mamá

    Hola guapa! Precioso post! Absolutamente de acuerdo con todo lo que dices. Es increíble cómo se puede querer tanto a una cosita tan pequeña y la felicidad que inyectan cada una de sus sonrisas. Aunque, también es increible lo de poder sobrevivir durmiendo 4 horas diarias 🙁

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, pero no nos fijemos ahora en las cuatro horas. Quitando eso (y otras cositas) son un amor. Cómo cambia la vida, ¿eh?

      Responder
  6. diasde48horas

    Nada más que añadir, casi me sacas la lagrimilla y todo. Qué post más bonito, por Dios!!!
    Me encanta lo que dices: tu hiijo desprende amor y cariño por todos los poros de su piel… es tan cierto. Él lo es todo para nosotros pero sin duda nosotros también lo somos todo para él, y nos lo demuestra constantemente 🙂

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Muchas gracias, me alegro mucho de que te haya gustado. Es que son todo amor, los ves y te los comerías… jaja

      Responder
  7. Segundos Pasos

    vaya que sí! tiene muchas cosas buenas… es sacrificado y hasta que no tienes al peque en brazos, no te das cuenta de lo que ha cambiado tu vida. durante el embarazo, si te encuentras bien, sigues tu vida normal pero luego…tachan tachan!!!!

    Responder
  8. laura

    Pero qué bien lo has explicado! Lo comparto, y aunque suscribo palabra a palabra, me quedo con lo de “tu vida es más complicada, pero infinitamente más bonita”.

    Responder
  9. planeandoserpadres

    Para mí, lo mejor de ser madre está siendo la capacidad de volver a sorprenderme con todo. Cada vez que mi bichilla hace un avance en su aprendizaje y descubre algo nuevo, alucino con lo rápido que lo captan todo y me maravillo con sus razonamientos.

    Responder
  10. María {La cajita de música}

    Ayyy, +1 a todo lo que has dicho. Hace poco hablaba con una compañera del trabajo, mamá de dos, y ambas coincidamos en que vivimos al borde del agotamiento y sin embargo… Nunca hemos sido tan felices. Ser mamá es lo mejor que me ha pasado en la vida.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, me ha encantado lo de +1. Me encanta que estés de acuerdo. Un beso enorme y ánimo con ese cansancio 😉

      Responder
  11. Vanesa Pérez Padilla

    ¡Cuánta razón! Por más cansancio, estré momentos duros, el verles reir, abrazarte, mirarte a los ojillos, en mi caso, sobre todo mi hijo especial, hacen que todo merezca la pena. ¿No te da la sensación a veces de que el corazón te va a estallar?? Precioso, de verdad

    Responder
  12. Soledad

    Idoia, como siempre, un artículo precioso. Me siento identificada. Mil besos y seguí escribiendo que lo haces genial!!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Muchísimas gracias, Sole! Qué sorpresa tu comentario 🙂 Me alegro mucho de que te haya gustado. ¡Un beso enorme a ti y a tu familia!

      Responder
  13. Sonia Martin

    Que grandes verdades has puesto,que hariamos ahora sin ellos,nuestra ha vida ha cambiado,hemos perdido muchas cosas pero hemos ganado tantas cosas bonitas;muy bonito el post!
    Besos

    Responder
  14. Marela

    Creo que lo has resumido a la perfección. Para mí lo mejor, cuando son tan pequeños, es notar ese amor tan incondicional, que eres lo que más quiere en el mundo. Y que descubres cosas, de ti misma, buenas y malas, pero sin duda te esfuerzas por ser la mejor versión de ti misma. Precioso!

    Responder
  15. Pingback: Las doce uvas del blog - Y, además, mamá

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!