La nevada que nos pilló en pijama

El fin de semana pasado cayó por estas tierras una de esas nevadas históricas que hacen que ames y odies la nieve en menos de 24 horas. La mayor nevada en los últimos cinco años, dicen. Medio metro de nieve en el norte de Navarra y unos veinte centímetros más o menos en nuestro barrio. Y la ola de frío vino a demostrar, de nuevo, que cuesta horrores desprenderse del título de novata.

Porque este año, mientras hacíamos cola en una tienda de deportes para pagar unas botas para el pequeño de la casa y un buzo de esquí, me asaltó mi yo ahorrador (ese que últimamente no está acertando mucho) para dar al traste con la operación nieve y abortar todo intento de ir bien equipados. Estaba claro que la inversión no merecería la pena. “Total, para un día”. Por el momento, habríamos usado el conjunto unos cinco días, lo que sale a un gasto de unos 10-12 euros diarios, una cantidad que habría pagado de mil amores.

A mi favor debo decir que las únicas botas que quedaba disponibles para el peque tenían una suela tan elevada que se tambaleaba como un Drag Queen con tripota desfilando en una discoteca. El pobre no se sentía cómodo en esas alturas y rápidamente empezó a señalar sus deportivas de correr por si teníamos dudas en qué calzado era mejor. El buzo no le quedaba mejor, porque ¿le coges la talla que le corresponde o aprovechas para comprar una talla más y que le valga para el próximo invierno, aunque éste dé pena verlo?

No hace falta decir que para cuando caímos en nuestro error y la ventisca siberiana nos dio en toda la cara, ya estaban agotados todos los buzos, petos, botas y katiuskas de nieve en Pamplona. Aunque tampoco lo hemos intentado con fuerza, debo decir, porque llega un momento en el que tu orgulloso yo ahorrador, que no se baja del burro fácilmente, vuelve a decir, “bah, si ya ha pasado lo peor, no aguanta un poco más”. Esta semana de gélidas temperaturas bajo cero se anuncia de nuevo nieves por estos lares. Y la marmota, la famosa marmota Phil, ha venido a corroborar que va a hacer un frío de o-va-rios

niño en trineo

¿Y cómo nos hemos arreglado hasta la fecha? Con imaginación y capas y capas de ropa. El niño ha trineado debajo de casa con el pantalón del pijama debajo (porque ni para leotardos estábamos) y encima, uno de pana, por eso de que quizá absorba peor el agua que el algodón. Y en los pies, doble calcetín por encima del pantalón de pijama, y a rezar para que duren secos más de diez minutos.

Encima, unas botitas de Zara que aparentan aguantar más tiempo impermeables que las deportivas. La pena es que el grosor de nieve le llegaba por la pantorrilla, así que las matemáticas y la teoría de los vasos comunicantes mandan y ha sido inevitable que el peque terminara calado hasta las rodillas. Ilusa de mí, creía que el truco de los pantalones de pana y las botas elegantes que me había funcionado el año pasado iba a volver a ser un éxito. Pero claro, en aquel entonces no andaba.

Para compensar tanta torpeza, el nene ha pisado nieve con dos pares de guantes, que no se diga. Cada salida a la nieve, de menos de media hora, ha supuesto unas diez ropas tendidas en los radiadores de casa. El pobre niño, tan embutido, caía al mínimo roce del aire como una croqueta sobre la nieve, lo que complicaba más el tema.

Afortunadamente, un buen samaritano nos ha prestado unos pantalones de nieve con tirantes de su hijo que estamos deseando estrenar, pero no con las botas de Zara. Así que mientras busco por Internet las katiuskas del número 21 o 22 que me lleguen antes a casa, reniego de mi yo ahorrador y me doy el gusto de pensar en el derroche de ropa de abrigo que haré el año que viene para resarcir al pequeño de la novatada. Quizá sólo la usemos una vez, pero devolveremos el favor de ese padre prestando todo a nuestros sobrinos.

26 pensamientos en “La nevada que nos pilló en pijama

  1. Goizeder Lamariano

    Es que menudo tiempo estamos teniendo me he reído imaginàndome al peque en la nieve así. Me vienen genial tus entradas para ir preparándome este año jeje. Muchos besos y a abrigarse!!

    Responder
  2. La cesta de mi bici

    Genial Idoia!!! Creo que muchos habrán pensado como vosotros: “total para lo que nieva en Pamplona”. Pero a pesar de todo seguro que el peque habrá disfrutado de lo lindo!! Que te lleguen pronto las botas, antes de la siguiente ola siberiana. Un besote!

    Responder
  3. Mamá Pata

    Me meo de la risa con tus posts!!!! Nosotros compramos un buzo para un fin de semana, y como no lo usamos lo devolvimos, jiji! Y luego hemos heredado uno que estamos deseando estrenar, así que a ver si este finde buscamos donde pisar nieve!!!! jeje!
    Lo de la talla grande yo lo hago siempre, y luego me da un avergüenza… la pobre parece un fantasma!!! jajaja!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, es que si lo coges muy grande el crío da hasta penica… no sé yo, no me convence… El año que viene nos apañamos mejor, ¡fijo!

      Responder
  4. Lydia - Padres en Pañales

    Vaya suerte de nieve y q casualidad lo de la compra!!! A nosotros nos gustaría acercarnos a algún lugar con nieve pero iremos como habéis sacado al peque xon mil capas, q para un día. Además de momento aquí han dado nieve y 4 copos solo, una.pena!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Para un día en el que vas a buscar la nieve, con ir por capas, vale. Aquí de momento no se ha ido la nieve, está congelada y es muy peligrosa 🙁

      Responder
  5. Un Papá en Prácticas

    Ay, el angelito ahorrador. Creo que lo llevamos todos en nuestro interior 🙂 La vida de papás novatos está llena de primeras veces. Y eso conlleva errores a todas horas. El año que viene, seguro que mejor 😉 ¡Un abrazo!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Mejor, seguro, de eso no hay duda 🙂 Mira que el angelito ahorrador me aparece pocas veces, pero cuando aparece, no siempre acierta.

      Responder
  6. planeandoserpadres

    ¡Yo nunca he visto tanta nieve! ¡Qué envidia! Ya sabes que tienes que estar preparada en tu zona. Aquí creo que a este ritmo va a ser el único lugar de España donde el temporal no nos deje un paisaje blanco.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Hay que estar preparada, sí, pero es imposible estarlo para todo. ¿Quién iba a imaginar un temporal así? A ver si os lo mandamos para allí, que aquí ya estamos hartos de tanto frio.

      Responder
  7. nosoyunadramamama

    jaja, nunca he pasado tanto frío como en Pamplona. Aquí en Gijón nieva cada diez años, y si nieva, te dura media mañana la nevada, desp ya no queda rastro… Y recuerdo que yo no tenía calzado adecuado para la nieve, me calé los pies con botas de ante bajando a la uni y ya no me cambié hasta que volví a acasa… Nunca he sentido tanto frío!!! pues mira, cdo llevamos a Rafa y Alfonso a la nieve, les pusimos botas de agua y la verdad es que, al ser impermeables, resultó bastante bien el invento!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, lo de las botas de agua son muy socorridas para estos casos, pero es que ¡ni teníamos! Para el año que viene queda apuntadísimo en la lista, jaja. Aquí en Pamplona cuando hace frío de verdad, -como estas semanas, en las que no subimos de bajo cero-, es insoportable. Y después hasta que empieza a hacer bueno… Si ya decimos que Pamplona es Mordor.

      Responder
  8. marichollos

    Si te sirve de ayuda, yo también vivo en un sitio de nieve y frío, además de que nos gusta el esquí. Pero también me dolía gastar en un equipo para dos días que luego no le va a valer en un año. No se si conoces la web percentil que vende ropa casi nueva y nueva sin usar al 70%. Pues ahí le cogí el mono. En mi caso era gratis por un concurso que gané,pero estaba a 20€. Usa talla 2 pero le cogí 4 para aprovecharlo bien y oye,no le queda tan mal ajja,bien remangado y eso…
    Y botas le había comprado en noviembre unas de agua en igor y son las que se ha puesto. Invierno apañado!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí conozco la web, y la verdad es que es una buena opción para este tipo de prendas de poco uso 🙂 Pues sí que lo habéis aprovechado cogiendo la talla 4, jaja. Con las botas no me vuelve a pasar, me compro unas para el año que viene y que duren toda la temporada, sea para la lluvia o sea para la nieve. ¡Gracias!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.