Pintando con pintura de dedos por primera vez: la secuencia gráfica

El peque me trae las pinturas de dedo para que se las abra. ¿Qué puede salir mal cuando propones a tu hijo una tarde con pintura de dedos? Está tan ilusionado que pospongo la tarde de compras y recados y decido que con dos años recién cumplidos ya es momento de usarlas por fin. Nos cambiamos de ropa, coloco periódicos y toallitas cerca, corto papel del rollo y lo pego con cinta adhesiva al suelo para que no se mueva.

Enciendo la cámara de fotos para captar nuestra maravillosa primera vez, y esto es lo que ocurre. No sé si el resultado son los fotogramas del trailer de una comedia o de un drama, pero desde luego no de una peli de acción.

dedos manchados de pintura de dedos

Tras unos prolegómenos que desesperan al nene, abro por fin las pinturas. A los cinco segundos descubro que al pequeñín le impresiona mancharse de pintura. Embadurno mis manos para dejar las huellas en el papel y enseñarle cómo se hace, pero él decide que no quiere hacerlo. Por más que le animo a pintar, no hay manera, él prefiere meter sus pequeños deditos en los botes y suplicarme con la mirada que le limpie. Cada dedito manchado, una toallita fuera, con alegría.

toallitas pintura

Llega el momento en el que le pongo el paquete de toallitas al lado para que se limpie con facilidad, pero esto no hace sino empeorar las cosas. Al sacarlas, se manchan todas. Armada de paciencia le voy ayudando, y entonces él decide limpiar el suelo con las toallitas y quitar las pequeñas manchas de pintura.

limpiando con las toallitas

Tanto le gusta limpiar que termina pasando la toallita por encima del dibujo, destrozando nuestra creación artística y embadurnando todo de pintura. Para lo cual, necesita aún más toallitas.

Resuelta a acabar con el derroche intento pensar rápido una solución, pero él ya se ha cansado, ha dado la tarea por concluida y se acerca a por su nuevo tractor. Como no hay mejor sitio para hacerlo circular que el papel manchado de pintura y toallita, lo pasa por encima y de ahí al resto del suelo de la habitación.

tractor y pintura de dedos

Mi cabeza, en plena ebullición, resuelve que esto no habría pasado si hubiera comprado antes una brocha para pintar. Empiezo a cavilar cómo conseguir una en cinco segundos para poder seguir con la actividad. Se me ocurre entonces ir a por bastoncillos de bebé para usarlos como pequeños pinceles.

bastoncillos con pintura de dedos

Al peque le encanta la idea, aunque los desborda, mezcla los colores y termina igual o más manchado que antes. Seguimos derrochando toallitas como si no hubiera un mañana. Al poco tiempo, se levanta para marcharse a jugar con su cocina.

Conclusiones del experimento artístico:

10 minutos de preparativos y otro 15 para limpiar el estropicio (incluyendo fregar el suelo) para 5-10 minutos de actividad. Terminamos sin pena ni gloria la actividad y queda aún una larga tarde por delante que llenar con otras diversiones.

Material y recursos empleados:

  • Un paquete entero de toallitas
  • Media caja de bastoncillos para los oídos de bebé
  • Un paquete de seis pinturas pequeñas de dedos que quedan mezcladas e inservibles
  • Un periódico entero a la basura
  • Un pijama de niño directo a la lavadora
  • Un mechón de pelo verde en la cabellera de su madre (algo sorprendente, porque me había recogido el pelo)

Si una cosa he aprendido estos dos años con mi hijo es que nada es lo que parece. Da igual cómo plantees un juego o una tarde, el resultado siempre es otro diferente, porque aquí mandan ellos y juegan a su manera.

¿A alguien más se le da así de mal la pintura de dedos? La próxima vez seguro que mejora 😉

52 pensamientos en “Pintando con pintura de dedos por primera vez: la secuencia gráfica

  1. Rous

    Podría haber sido peor, que le hubiera dado por pintar las paredes o el techo a lo Miguel Ángel. Así que tranquila! 🙂

    Responder
  2. Irene Lopera

    Je je je, no se si habrás visto un video que aparecen dos niños completamente embadurnados de pintura y su padre intenta regañarles aguantando la risa? Pues dentro de lo malo solo ha manchado un poquillo 😉

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, sé cuál dices, esos niños son la bomba. Nada, en comparación no se ha manchado nada. Espero que la próxima vez nos divirtamos un poco más ¡los dos! 🙂

      Responder
  3. nosoyunadramamama

    Tampoco es xa tanto, ja… Yo con los dos no lo he hecho nunca, no vaya a ser q las patedes de casa queden destrozadas…alfonso lo hace en el garaje de mi padre, donde tiene montado un taller de manualidades, y le encanta!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      No, si no fue una catástrofe, lo que fue es una sosez, jaja. Muy buena idea lo de hacerlo en un garaje.

      Responder
  4. Goizeder Lamariano

    Jajaja con los peques nunca se sabe eh. Seguro que poco a poco le gusta y los dos disfrutais mucho. Besicos.

    Responder
  5. Pasuco a Pasuco

    Nosotros aún no lo hemos intentado, las veces que le propuesto jugar con ceras u otras pinturas no le han motivado nada, y se dedica como el tuyo, a limpiar todo y a pedir que le limpie sus manos. Miremos la parte positiva, nos han salido unos niños muy aseados!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, muy aseados, jaja. Mira que podrían disfrutar con las ceras y las pinturas de dedos… supongo que será una etapa pasajera. ¡Besos!

      Responder
  6. Anita

    Mientras no intente comérsela como si fuera un Yogurt tranqui..;D Yo lo intenté la semana pasada, con la idea de darle una sorpresa a su atta por su cumple y fue un rotundo fracaso!!!!.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, Anita. Etoy segura de que unos meses antes, también se habría intentado comer la pintura. A ver si las próximas veces nos va mejor 🙂

      Responder
  7. La cesta de mi bici

    La primera experiencia con pintura de dedos suele ser así casi siempre. Aunque suele haber algún intrépido sin miedo a nada que se lanza y anima o contagia a algún otro dudoso, lo habitual es lo que os ha pasado. Cuando trabajaba en la escuela les solía poner al lado objetos cotidianos que les gustasen, para hacer una primera aproximación a la pintura con ellos. Poco a poco se fuesen familiarizando con la nueva textura. Y para evitar estropear las pinturas con mezclas y trasvases, sacar pequeñas cantidades en otros envases (tapas de tarros, hueveras…). Pequeños truquillos que ayudan. Pero al principio este tipo de actividades duran muy poquito tiempo, así que tranquila!!! Un besote!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Pensaba que le gustaría más, porque en su clase ya han pintado (y ha sido de los tímidos), pero me ha sorprendido. Lo de no separar la pintura ha sido fallo mío, jeje. Seguro que dentro de unos meses nos estamos horas pintando, pero de momento… parece que me ha salido muy limpio el chico 🙂

      Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, pues sí, mucha preparación para nada. Seguro que si improvisamos un juego de cosquillas se entretiene mucho más, tienes toda la razón.

      Responder
    1. yademasmama Autor

      No te preocupes, porque las pinturas que usamos son de bebé y no tienen mucho pigmento, así que no manchan nada. De hecho, se limpiaban con la toallita. Le pasé la fregona para quitar las marcas de las toallitas en el suelo, y como nuevo. Peor es quitarse la pintura del pelo.

      Responder
  8. Lydia - Padres en Pañales

    El.primer día no esperabas un dali, no?? Me ha gustado la.idea de pegar xon celo el.papel, la beba en cuando pinta el folio lo.levanta y pinta la superficie, mesa, suelo..lo q haya. Yo echo en un plato de plástico con una cuchara un poco de cada color, y así pinta por colores y no los mezcla. Al principio le gustaba mancharse más, ahora en cuanto pinta te da el.dedo antes de untar para q se lo limpies. Creo q existen pinceles de dedo, lo vi por un blog, pero no he visto nunca en tiendas. Ya.iras contando como avanza la.pintura!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¿pinceles de dedo? Investigaré sobre el tema, tiene muy buena pinta y seguro que nos va mejor que con los bastoncillos de bebé, jeje. Si, tenemos que pegar el papel al suelo, porque si no termina roto e inservible. Me apunto lo de la pintura para la próxima, aunque tardaré un poquito. Un Dalí no, pero un poco más de entusiasmo sí que esperaba, la verdad 😉

      Responder
  9. Un Papá en Prácticas

    El otro día precisamente le comentaba a la mamá jefa la posibilidad de llevar a cabo un experimento como este con Maramoto. ¡Miedo me da! La verdad es que es un caos, pero seguro que esos 10 minutos de entretenimiento valieron la pena 😉

    Responder
    1. yademasmama Autor

      No te creas que tanto, acabé nerviosa perdida porque amenazaba con tocarlo todo y marcharse a jugar con otra cosa dejándome con ese desastre. Espérate cualquier cosa con Maramoto 😉

      Responder
  10. Bichilla

    Bueno bueno me ha encantado!! Una experiencia real, un desastre como los que yo he vivido con mi hijo, jajaja!!! Preparas la actividad, la ideas, disfrutas imaginando cuánto va a disfrutar tu hijo… Y resulta que se aburre como una ostra, o se dedica a destrozarlo todo, o se va al otro exrtemo de la casa ignorándote…… Dónde están esos niños que siguen tus indicaciones, que juegan “libres” pero oh casualidad! justo de la manera “correcta”… 😉

    Pero no te rindas, que antes o después empieza a salir bien y entonces mola mucho!!! 🙂

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Exacto, veo que a ti también te han sorprendido como a mí, jaja. Seguro que las próximas veces va mejor, eso espero. Es curioso cómo terminan jugando a su manera, tú propones una actividad y, al final, el resultado siempre es diferente 🙂 Bueno, es que esa es la gracia de ser niño, que sigues tus reglas.

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Gracias, María. Está claro que la próxima vez irá mejor, aunque será dentro de un tiempo, que ahora no me apetece mucho 🙂

      Responder
  11. liokuina

    Jajajajaja la pintura de dedos nuuuunca es lo que parece jajajaja.
    Aquí me embadurna toda la casa menos el papel, corre como alma que se lleva el demonio tocando cada rincont y trozo de pared qjd pueda encontrar. Por lo contrario mi sobrino se lanza a llorar enseñando sus manos coloreadas para que le limpie.

    Yo lo que uso son platos de plástico y vierto pintura allí, así los botes no se mezclan y pueden seguir viviendo de un solo color.

    Bueno, pasaste 40 minutos bastante entretenida jajajaja.
    Un saludo!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, sí, muy entretenida. No sé cómo no terminas de los nervios con tu peque amenazando con rediseñarte la casa, jaja. De momento parece que no le gusta mancharse, veremos en un tiempo. Pero sí, para la próxima me apunto lo de los vasos de plástico, qué novata soy 🙂

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Ya me contarás cómo se lleva con las pinturas de dedo. Y yo que pensaba que íbamos a triunfar… 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      No sufras por el suelo, que el pequeñajo lo dejó como la patena con tanta toallita… otra cosa no…

      Responder
  12. diasde48horas

    jajaja, me matas, os imagino con el paquete de toallitas a vueltas y me va mal de la risa jejeje.
    Lo que hacemos nosotros es echar una poca pintura de cada color en un plato de plástico y cuando la acabamos reponemos. Así el niño no me mezcla todos los botes ni se embadurna tanto y tenemos pintura para más ocasiones.
    La primera vez que sacamos las pinturas hice como tú, le di el bote directamente, y Redondo se dedicaba a meter la mano hasta el fondo del bote, como quien moja un churro en una taza de chocolate, vamos jejejeeje.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, está claro que he sido una novata total, me apunto lo de echar la pintura en otro recipiente. Aunque con nuestros botes poco se puede hacer ya. Y compraré un arsenal de toallitas, qué limpio es este niño cuando quiere 🙂

      Responder
  13. Lai - Asi piensa mamá

    es que la primera vez siempre impresiona!! en mi casa ahora les dejo el pincel…y terminan conpintura hasta el codo para “imprimir” la huella del codo…los dedos y las manos ya estan muy vistos, jajajjajaa
    y lo que mas les gusta, es lo asquerosa que queda el agua de la bañera

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, la huella del codo, pero qué artísticos son, jaja. De momento tardaremos un tiempo en volver a sacar las pinturas 🙂

      Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, Laura, ya veo que no soy la única. La verdad es que el suelo no se manchó mucho, son unas pinturas de dedo que apenas pintan, jajaj, ¡menos mal! Pero vamos, que con la toallita se quitaba 🙂

      Responder
  14. Arándana Mayor

    No te preocupes, es normal!!
    Yo suelo pasar mucho rato preparando y limpiando para que después se entretenga 10 minutos. No sólo con la pintura sino con cualquier cosa.
    Lo imporatnte aquí es explorar y mancharse (bueno, cuando deje de impresionarle :D).

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, no sé si tanta preparación compensa… La verdad es que me puse muy nerviosa dejándole hacer lo que quisiera con las pinturas pero vigilando que no manchara la cama. Supongo que las próximas veces irá mejor. Peor, imposible.

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!