Las cinco peores cosas de la maternidad

Dice una amiga embarazada que sólo le hablo de lo peor de la maternidad. Lo cuenta con recochineo, aunque quizá sea cierto. Pero yo lo hago por prevenirle de que esto no es el camino de rosas que todas las ilusas primerizas imaginamos. Pero, sobre todo, porque todo lo bueno se sobreentiende. Y, como si no quieres taza, toma taza y media, he pensado que mejor dejarlo escrito para la posteridad. Porque a veces es sano quejarse y las penas entre muchas, son más llevaderas. ¿Qué es lo peor de ser madre?

1. La falta de sueño

No poder dormir de un tirón durante los primeros meses, o años, es algo que se echa desesperadamente en falta durante la maternidad. Sí, hay madres tocadas con una varita mágica que paren bebés que duermen seis horas seguidas desde el primer día, pero es algo excepcional. Para el resto de mortales, las ojeras y el cansancio se convierten en compañeros de viaje inseparables.

Y, además, desengañémonos, será casi imposible recuperar esas mañanas en la cama hasta las tantas. Cuando eres madre, no hace falta usar despertador, tenemos un hijo que funciona mejor que un gallo. Llega un momento en el que empiezas a dormir mejor, pero en cuanto te confías, vuelven las noches de llantos, cambios de pañales o pesadillas. Si no está enfermo, son los dientes, y si no, es que no puede coger el sueño. Faltan horas de descanso por todos lados.

durmiendo

2. Echas de menos tiempo para ti

Tener tiempo para arreglarse, desarrollar una afición, leer o simplemente estar mirando a las musarañas se convierte en el gran deseo de las madres. Yo aspiro a ducharme algún día sin tener a un pequeño mirón asomado a la bañera y supervisando la tarea. ¿Es mucho pedir que en los cinco minutos de ducha diarios no me estén cayendo tractores o muñecos a los pies?

Desayunar tranquila, por ejemplo, sin tener a alguien que trate de quitarme los cereales para hacer trasvases a otros vasos de par de mañana, estaría muy bien, para variar. ¿Qué madre no envidia en secreto (o a gritos) a las amigas sin hijos que se van a cenar, al cine o a espectáculos cada fin de semana?

3. Te conviertes en la reina del caos

Durante los primeros meses, tu casa no se rige por el reloj, se duerme cuando se puede y con las horas de la comida, pasa parecido. Después, conforme el bebé va creciendo, sus juguetes colonizan los pocos rincones que quedaban de adultos en la casa. Tu salón parece más un parque infantil de juegos y encuentras pelotas, juguetes, chupetes y toallitas por toda la casa.

Los adornos van pasando poco a poco de los estantes más bajos a los más altos y los cristales no se mantienen sin huellas de dedos ni babas ni cinco minutos. ¿En qué momento el salón vuelve a ser un lugar para adultos y de descanso? Las mañanas nunca han sido una mayor locura y, para no llegar tarde a la guardería y al trabajo vas con la lengua fuera y de cualquier manera. Salir de casa nunca costó tanto y una hace malabarismos con las horas.

caos en casa, familia caótica

4. No te libras del sentimiento de culpabilidad

Si le llevas a la guardería y vuelves a trabajar porque necesitas hacerlo, te sientes mal por ello. Si, por el contrario, tienes la suerte de cogerte una excedencia, habrá días en los que eches de menos una vida de adultos. Somos contradicción pura. Te sientes mal si tienes que dejarlo al cuidado de alguien cuando está enfermo, cuando te vas una noche por ahí con tus amigas (una cada demasiado tiempo, me temo) o cuando las obligaciones te absorben y no puedes dedicarle todo el tiempo que quieres… ¿Por qué hagamos lo que hagamos, siempre tenemos el sentimiento de estar perdiéndonos algo?

5. La vida en pareja cambia drásticamente

Es pulverizada, más bien, y hay que reconfigurarla cachito a cachito. Si no te escapas cada cierto tiempo, es imposible volver a hablar sin interrupciones, ver una película de adultos o pasar un rato con otros amigos. A pesar de que durante el embarazo dices que todo va a seguir igual, cambia, y mucho. Es genial ser tres (o más), pero la pareja cuesta mucho más esfuerzo mantenerla. Y de la vida sexual, mejor ni hablamos.

¿Incluiríais algo más? ¿Qué es para ti lo peor de ser madre o padre?

Imágenes de Danielle Guenther sacadas de este blog.

65 pensamientos en “Las cinco peores cosas de la maternidad

  1. Irene Lopera

    Jo, maja, has dado en el clavo en todo.
    Llevo casi año y medio sin dormir bien, y todavía anoche la tuve que regañar porque a la 1.30 seguía despierta, y me sentí mal, solo una noche del tirón., por favor.
    Y si, por mi salón parece que ha pasado un terremoto, y me lamento de haber comprado tantos muebles con cristales, y me gustaría ir por la casa a mis anchas, sin ir de puntillas, para no hacer ruido, y me gustaría pegarme esas excursiones deppareja que hacíamos, cuando la vida en pareja existía, y quedarme en el sofá absorbida por los cojínes, y … jo, que malamadre soy por poner tantas pegas :'(

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, Irene, desahógate que todas estamos igual. Aquellos viajes de novios haciendo lo que nos daba la gana, viendo la tele hasta las tantas… ¿dónde fueron? jaja. Ánimo con lo del dormir, ¡espero que vengan noches mejores!
      Muchas gracias por estar aquí, Irene 🙂

      Responder
    1. yademasmama Autor

      ¿A que las fotos son geniales? Me encantan. Sí, si no duermes y no te da la vida… lo demás viene rodado, ¡ay!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Yo recojo mil veces al día los coches, cacerolas, muñequitos y comiditas que hay tirados por toda la casa, pero siempre aparecen más y más por cualquier rincón. En mi mesilla hay dos tractores y no sé por qué XD

      Responder
  2. Goizeder Lamariano

    Totalmente de acuerdo en todo jeje. Para mí lo peor es la falta de tiempo para mí y encima solo por pensarlo ya me siento culpable… lo de ducharme con un espía es cierto me tira a la bañera sus juguetes y mis zapatillas jajaja. Muchos besos.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Gracias, Goizeder, me alegro de que te guste. Bueno, es normal querer algo de tiempo para nosotras, ¿no? No cambiaríamos tener un hijo o hija por nada, pero por quejarnos un poco para aliviar las penas no pasa nada 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Ayyy, Carol! Yo tampoco voy nada de nada al cine, creo que tres veces en dos años, con lo cinéfilos que éramos… Pero con lo de dormir te compadezco, mucho ánimo, algún día tendrá que terminar 🙂

      Responder
  3. María José Díaz Villanueva

    No se puede describir mejor y,por lo que leo en los comentarios,es algo común así q ya me siento menos culpable,jejeje! Soy primeriza y Manuela tiene ocho meses,la falta de sueño la llevo mal pero lo que peor llevo es que se destapa constantemente y ,como la mitad de la noche duerme con nosotros,nos helamos de frío,es una lucha nocturna,yo la tapo,ella se destapa…Para solucionar el desorden de los juguetes en el salón hemos destinado un parque que tiene de bolas como juguetero,todo va a parar ahí,de momento es la única manera de intentar mantener algún rastro de orden….Con respecto a la ducha sé que el día menos esperado me resbalo,es imposible mantener el equilibrio mientras te enjabonas y le bailas y cantas a tu bebé para que no llore y además terminar lo antes posible…Y en relación a la intimidad,vida en pareja,salidas,amigos….ufff…de momento ahí vamos,sabemos q es algo transitorio y que todo se volverá a recuperar,mientras tanto salimos de paseo a las horas de “las personas mayores”,jejeje,nos proponemos tener un ratito de intimidad pero nos quedamos fritos o ella se duerme en mitad de los dos…pero intentamos llevarlo con humor y disfrutar de ella todo lo que nuestro trabajo nos permite,porque mejor no hablamos de la porquería de baja maternal de la que “disfrutamos”,que ese es otro tema y peliagudo…Me ha encantado el post,como todos!
    Bso

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Muchísimas gracias por tu comentario, María José! Qué gracia lo que dices de las horas de mayores, yo también lo veo así. Las 20,00 horas me parecen ya el final del día y levantarse a las 8,00 de la mañana los fines de semana es ya lo habitual, jaja. Y claro, estos horarios son incompatibles con los del resto de jóvenes, jaja. Ánimo con esa lucha del destape por la noche, nosotros también lo llevamos fatal y aún no he encontrado la manera de conseguir que duerma sin pasar frío o achichararse. Seguiremos investigando 😉
      Lo de la mierda de baja maternal, mejor ni comentar, qué triste. Besos y que duermas mucho 🙂

      Responder
  4. La cesta de mi bici

    Ay madre!!! Muchas cosas imaginaba, pero otras se me escapaban… Me haces pensar en si aumentar familia o no ;). Supongo que cuando te echa una sonrisa o te llama “mamá” se olvida al instante todo. Un besote.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, tranquila, no es para asustar. Tú amplía familia, dí que sí. Cuando te abraza, te dice mamá, o simplemente te mira sonriendo se olvida todo lo malo… ¿te he convencido? 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué bien os organizáis, es una suerte poder hacerlo así. Yo, con el trabajo de mi pareja, no puedo hacerlo mucho, y lo echo de menos… jaja. Y sí, no dormir es terrible 🙁 ¡Ánimo!

      Responder
  5. nosoyunadramamama

    Yo he vuelto a las noches sin dormir y lo llevo fatal!!!!!!!! Lo q no sé es cómo se aguanta mucho tiempo así… Soy afortunada y Alfonso, desde los 4 meses de vida, duerme 11-12 horas seguidas. Y Rafa igual, más de lo.mismo. Hombre, alguna vez me despiertan xa pedir agua o xq qlguno se cae de la cama(se caen incluso con barrera a unlado y pared al otro) pero es de vez en cdo. Cruzo los dedos xq Gabriel siga el mismo camino, si no me muerooooooo…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, qué me vas a decir, el primer mes con mi hijo fue un verdadero infierno, dormía cinco horas (y no seguidas por la noche) y a siestas por el día, y la cosa no mejoró hasta los seis meses, cuando durmió del tirón seis horas seguidas. Aquel día me desperté con dolor de cabeza y todo del descanso que tenía, jaja. Suerte con Gabriel, ¡a ti con esos dormilones te ha tocado la lotería!

      Responder
  6. anacestaland

    Qué gran recopilatorio!!!
    Para mí lo peor de ser madre es: la falta de sueño y la invasión de mi espacio personal. En mi caso, mis hijos han pasado temporadas de auténticas “lapas”. Lo de ducharte haciendo “cu-cu” a tu bebé que te está esperando pegado a la cortina es habitual… Y ya llegando a tener que andar y cocinar con una niña de dos años entre las piernas. Así que vamos tropezándonos cada dos metros… si es que andar a 4 patas cuando dos no son tuyas es muy muy difícil!!!
    Sí, la falta de sueño y la invasión de mi propio cuerpo y espacio personal!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      La falta de sueño es lo peor, pero también la falta de tiempo, de espacio personal… Se soluciona organizándose con la pareja, pero no siempre es posible, y a veces… yo me desesperaba. Ya veo que lo de lapas va por etapas, nosotros también pasamos por una, pero ahora estamos mejor. ¡Gracias por contar tu experiencia, Ana!

      Responder
  7. Un Papá en Prácticas

    Si que iban por el mismo enfoque nuestros posts, si. Pero tu das otro punto de vista. ¡Y me gusta! Me encanta lo de la ducha, porque la mamá jefa apenas ha podido pegarse dos duchas tranquilas en mucho tiempo. Pero yo ahora estoy en el mismo plan. Es meterme bajo el agua y tener a Mara abriendo la cortina de la ducha para que no haga un truco de magia y me fugue de casa. ¡Memorable! 😛

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, así que tu también tienes a una espía en casa, esto parece de Psicosis. En nuestra casa no podemos ducharnos sin mirones, jaja, qué afición tienen. Pero de verdad que lo de que me tiren tractores a los pies no lo llevo muy bien 😉 es todo lo contrario a una ducha romántica, jaja. ¡Ánimo!

      Responder
  8. Gen

    Totalmente de acuerdo en todo… Con la maternidad se sacrifican muchas cosas y se ganan otras. El cambio es muy duro, pero hay etapas y etapas. Es cuestión de cambiar el chip y reorganizarse. Un beso enorme!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      La verdad es que se habla poco de los sacrificios, al menos así lo he visto yo. Y es importante saberlos y ser conscientes de todo. Claro que las cosas buenas de la maternidad superan con creces estos problemas, pero están ahí. Yo aún trabajo lo de reorganizarme 😉 ¡Besos!

      Responder
  9. Pasuco a Pasuco

    Como le decía en un post parecido a Un Papa en Prácticas, lo que más echo de menos es la irresponsabilidad. El poder hacer cosas sin pensar en las consecuencias o en el mañana. Creo que es porque el resto de cosas se que tarde o temprano podré volver a hacer algún día pero el ser irresponsable.. Eso ya no va a volver!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, eso es cierto. No puedes hacer lo que te apetece porque tienes a una personita totalmente dependiente de ti. Supongo que hasta que no se vayan de casa… y después nos lamentaremos, jaja. Somos pura contradicción.

      Responder
  10. UnaMadre delSigloXXI

    Todo, todo, todo lo que cuentas es mi día a día. Empezó así cuando nació el mayor y ya con dos mejor ni te cuento, porque entonces las que sólo tenéis un niño no os animáis a ir a por el segundo jeje. Yo lo que peor llevo es no tener un rato para mí. Hasta que no están dormidos no tengo un momento y entonces estoy tan cansada que no puedo disfrutarlo. Menos mal que las ventajas superan con mucho a los inconvenientes y que todo es pasajero (y luego echaremos de menos todas estas cosas de las que nos quejamos). Besos!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, yo también creo que después de unos años echaremos de menos toda esta tralla, jaja. Lo de no tener tiempo para una es un horror, yo tampoco paro hasta que no se duerme y gracias a que echa buenas siestas. Con otro hijo que duerma a destiempo ya no me lo quiero ni imaginar… ¡Besos!

      Responder
  11. yderepentesomos3

    Jeejeje totalmente de acuerdo en todo! Yo que era una marmota, dormía más que las mantas eso lo llevo fatal y eso que Morlita duerme relativamente bien, perosigue haciendo al menos dos despertares para chupitillo de bibe por noche mas alguna que otra pérdida de chupete. Y respecto a tu amiga pues ya verás que t lo acabará agradeciendo! Yo hubiera agradecido que alguien me avisara, que todo el mundo cuenta solo las bondades! Besos!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, dí que sí, yo también habría estado encantada de que me contaran todo esto, al menos para estar prevenida. Aunque siempre se comete el riesgo de que te tomen por una exagerada… jajaja. Ánimo con las noches, no dormir es lo peor, con diferencia, ¿verdad?

      Responder
  12. María {La cajita de música}

    Aaaamén! Gran recopilatorio. A mí me ha pasado (me sigue pasando) todo excepto lo de la casa desordenada. Tengo un gen que me impide tenerla así o algo, y no sé de dónde saco fuerzas pero de momento al menos todo sigue a mi gusto. Claro que el pipiolillo tiene solo 6 meses… ¿Quién sabe si podré mantenerlo así?

    Lo de la pareja lo hablaba con mi marido el otro día… Es increible como cambia todo!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, ¡dinos de dónde sacas las fuerzas y el tiempo para tener la casa bien! Yo intento al menos tenerla ordenada, aunque no llegue a las limpiezas a fondo, pero hago lo que puedo. Veremos si cuando tu nene ande y te manche todo sigues teniéndola así o acabas desistiendo. Yo no sé las veces que limpio el cristal de la mesa del salón… y aún así, siempre tiene dedos marcados.

      Responder
  13. La Psicomami

    Tal cual lo cuentas. Es brutal cómo los seres humanos en verdad tenemos tantas cosas en común en momentos vitales similares, ¿verdad? Yo trabajé mucho por combatir dos de los puntos, porque era algo que había tenido que pelear mucho con algunas de mis pacientes: la culpa y el tema parejil. Cuesta, pero es taaaaaaaaan importante. Y al final se puede, si 😀

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué pena, creo que se ha cortado tu comentario. Sí que es increíble cómo tenemos tanto en común en el momento especial de tener un hijo. La verdad que en los puntos de la culpa y la pareja se puede trabajar mucho y son los que más podemos cambiar. Con un esfuerzo grande, pero como dices, ¡se puede! 🙂

      Responder
  14. Lai - Asi piensa mamá

    jajajajaja, aciertas en todo! Entre tu post y el papaenpracticas me pican los dedos para escribir mi propia lista…jajajaja…voy a madurarla pero creo que voy a tomar esta idea…y así me sentaré a hacer un top 10 de cosas que echo de menos.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, es que se echan muchas cosas de menos, ¿verdad? Hacer planes a cualquier hora, ir al cine, a tomar algo por ahí porque sí, tumbarse a la bartola en el sofá… Todo esas cosas que tardaremos mucho en hacer… jaja 😉

      Responder
  15. nuria

    Tiene 3 meses y 20 días y las cosas q has dicho son totalmente ciertas y verídicas (algunas todavía me quedan X llegar ) pero vamos q la esencia es así…

    Responder
  16. Un chupete para mamá

    Absolutamente de acuerdo en todo. En lo de dormir yo he pasado por todas las fases. Al principio fatal, luego muy bien, luego otra vez fatal y esta última semana, nos decidimos por fin a hacer caso a Mr Estivill y y ale estoy encargando un monumento porque se está despertando a las 10-11 de la mañana!!! Y, de lo de no tener tiempo ni para ducharte tranquila, justamente el miércoles publiqué un post sobre eso porque nadie que aún no tenga un hijo se imagina hasta qué punto absorven todos los minutos del día.
    Enhorabuena por el post! Verdades como puños!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Gracias, Esther! Cuando estaba embarazada y me contaban lo de la ducha creía que eran exageraciones, ¡pero no! jaja. Y lo de dormir es terrible, qué mal se pasa al principio. Afortunadamente la naturaleza es sabia y hace que lo podamos soportar, que se nos olvide y que hasta repitamos, jaja. ¡Besos!

      Responder
  17. entremishoras

    jjajaja, genial post! No sé si añadir nada porque me siento plenamente identificada con todos tus puntos! Ahora estoy sobre todo en la etapa del caos y del tiempo para mí. Con dos terremotos en casa de 3 años y 20 meses imagina cómo tengo el salón, es que tropiezas con trastos por todos los sitios! Y cada ciertos días tengo que sacar todo lo que va a parar debajo del sofá, que parece que tiene un imán!
    El tiempo para mí, pues eso, imagínate, empieza a las 11 de la noche, cuando con suerte todos duermen! Entonces tengo tiempo para ver la tele o leer, sino tengo que tender lavadoras, preparar comida, ropa y mochilas para el día siguiente.
    Pero todo pasará!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Espero que sí, que eso pase y podamos tener tiempo para nosotras, yo es lo que más echo de menos. Mi rato libre empieza cuando el peque se duerme y ya he cenado, entonces me siento un rato en el sofá a saborear el breve momento. ¡Pero hay veces que ni eso! ¿Y después echaremos de menos este trajín? Quién sabe…

      Responder
  18. mamapuede

    Pues eso, tal cual.

    No tengo nada más que añadir, bueno si, que si con uno es súper difícil hacer algo de esto que extrañas, con dos directamente ni lo intentas.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, desgraciadamente nos pasa a todas, ¡noooo! Pero mira, ya sabes lo que dicen, mal de muchas, consuelo de tontas. Y qué cierto es 😉

      Responder
  19. planeandoserpadres

    No es que me alegre de la desgracia sexual ajena,pero ye, me siento más acompañada sabiendo que no soy la única a la que remontar en ente asunto tras la maternidad le está costando un mundo. Con todos los puntos estoy muy de acuerdo, aunque a mí lo del sueño se me estropeó cuando la bichilla ya tenía 7 meses. Hasta entonces ¡éramos muy felices!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, te has ido a fijar en el tema gordo, jaja, en eso creo que andamos todos los padres de criaturas pequeñas parecido. Piensa que, al menos, pudiste disfrutar de siete meses de descanso y recuperarte bien. Imagina si es así desde la primera noche… ufff… lo recuerdo y me pongo enferma, jaja.

      Responder
  20. Myriam

    Jajaja! Qué buena recopilación!
    Pues todo cierto. Hoy veíamos fotos mi chaval y yo de cuando la txikita tenía 1 mes, y mutuamente nos hemos dicho ‘qué jóvenes y guapos parecíamos’. Qué horror, yo creo que en 6 meses nos hemos echado cada uno 4-5 años encima! Jajaja.
    La ducha, las comidas (si antes comía mal..ahora peor), la relación con la pareja (me alegra leer sinceridad! Ya pensaba era un bicho raro! Es que según las de mi grupo de wasap del curso preparto están todas con más actividad que Nacho Vidal! Y poniendo el grito en el cielo por mi poco acercamiento a mi costillo, jajaja).
    Y sí, lo de la guardería una pena impresionante! Pero a la vez no hago mas que pensar que igual cuando me reincorpore al trabajo, metemos unas rutinas que ahora se antojan difíciles (al menos rutinas para mí, con mi ducha diaria, y tal tal).
    Jeje.
    La foto del niño bebiendo vino de la copa es…jajaja.
    Besiko!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Las fotos son tremendas, jaja, me encanta el perro tomando biberón. No me digas que ya os veis tan viejos, jaja, a mí también me pasó, de pronto no tienes tiempo para cuidarte, las ojeras son irreversibles y te ves gorda y fea… Poco a poco va pasando, de verdad. Y sobre lo del grupo de whatsapp de preparto no me lo creo, tiene que ser ironía, jaja. Estaría bien que lo cuenten, a ver cuál es el secreto. Ánimo y disfruta lo poquito que te queda antes de volver a trabajar 🙂

      Responder
  21. Paula (Sin Chupete)

    Yo lo que peor llevo de lo que apuntas es el caos y la falta de tiempo. Pensé que me iba a costar más lo de dormir, pero ya ves, el cuerpo como que se me ha hecho a despertarme 25 veces cada noche y ya no me pesa tanto. Los desvelos ya son otro rollo.
    Hay otras cosas que me pesan también de la maternidad, que podrían entrar dentro de la falta de tiempo, pero más concretas. En particular, perder el tiempo, esas mañanas de domingo que te levantabas tarde, desayunabas y aún te quedaba tiempo para leer, dormitar, hacerte un café, ducharte tranquilamente y prepararte para ir a comer por ahí. Ahora es tres horas con el desayuno, luego poner las tropocientas lavadoras que no has podido poner entre semana y organizar un poco la casa y las comidas, todo eso muchas veces con una mano porque en la otra vas cargando con ese mico que te ha ido persiguiendo por toda la casa, al que por cierto luego tienes que dormir una siestita, y esperar que con suerte no se despierte antes de terminar de enjuagarte la cabeza en la ducha. Y eso una mañana buena.
    Un besito

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, Paula, qué bien lo has descrito. Odio quedarme la mañana del sábado o domingo limpiando y organizando la casa, pero no queda otra… uff… Pero vamos, esa misma mañana que describes perdiendo el tiempo me suena a algo parecido al paraíso, jaja, aunque sea sólo un día… Qué quejicas somos, ¿o no? Besos

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Bueno, eso va en el pack también: educarles, enseñarles cosas… Algunos días se hace pesado, pero a mí es una de las cosas que más me gustan 🙂

      Responder
  22. Pingback: 8 cosas que hago solo en mi imaginación | Asi piensa una mamá

  23. Maritza

    Bueno lo que describes es exactamente lo que me sucede con mi hijo de 1 año y 1 mes, duerme su siesta bien pero quiere dormir otra siesta de noche para levantarse a las 10pm a jugar hasta las 3am es horrible, arrasador, lloro todas las madrugadas porque se pone insoportable se monta encima me patea me pisa todo jugando en la cama. No hay forma de q mejore y me siento tan mal que hasta he decidido no teneras hijos. Me preocupa mi vida profesional y personal la verdad. Tener un hijo no es juego, desde el día 1 no tengo ni a mi madre para que me ayudará he aguantado hambre y he llorado sola camino al hospital porque mi hijo se enfermo. Soy casada pero mi esposo trabaja para sustentar todo. No se como hacer q mi hijo duerma a las 7pm hasta las 6am. Muy cansada y agotada me siento aunq me levante al medio día de tantas pausas q hago entre sueño me levanto como si me hubiese pasado un tractor x encima dolor de cabeza horrible. Ni modo es una ” etapa”😥

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Muchísimo ánimo, esto es durísimo, es cierto. Sobre el problema de dormir, imagino que habrá probado de todo. ¿Has intentado retirarle la siesta, o dejarle dormir algo menos para que te haga la noche más o menos del tirón? A esa edad es normal que duerma a intervalos, no te va a hacer 12 horas de repente seguidas, pero parece que tiene el horario cambiado. Sé que no consuela, pero esa etapa se pasará y su sueño madurará con la edad. Muchísimo ánimo

      Responder
      1. Maritza

        Mi esposo y yo hemos descubierto que el niño no debe dormir de 3pm a 5pm sino de 4.30pm en adelante para que se levante a mas 6.30pm para que pueda dormirse a eso de las 10pm a 11pm y se despierta a las 6am porque tiene hambre y sigue durmiendo hasta las 10.30am. Tiene mucha energía, hemos pensado inscribirlo en el maternal. Vamos mejorando. Gracias!

        Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!