Un pequeño gran pinche

Me impresionan las biografías de personajes que, desde niños, ya despuntaban en un terreno y que no pararon de desarrollar su talento, poco a poco, hasta llegar a lo más alto. Llámalos Messi, Mozart o Nadia Comaneci. No es la norma general, pero es apasionante ver a personas así, que lo tienen claro desde la cuna y luchan para conseguir lo que quieren.

No es el caso, pero si finalmente el pequeño de la casa sigue tan interesado en la cocina como ahora, no me cabe duda de que lo veremos en unos años al frente de un restaurante. Y entonces los biógrafos lo van a tener muy fácil. No tendrán que indagar mucho para contar cómo con tan sólo dos añitos se bañaba con su colección de sartenes de acero para no perderlas de vista. Podrán describir que se echaba las manos a la cabeza gritando de alegría en las tiendas de frescos y que con sólo año y medio pasaba horas aderezando y dando el punto de sal a los platos que preparaba su padre.

pequeño cocinero

Es un caso curioso el de este pequeño cocinero. Nos roba las sartenes, se enfada si no le dejamos echar la sal a la comida y ha conseguido que le compremos su propio salero para jugar en su habitación, espolvoreando a sus peluches y cualquier juguete que se encuentre por el camino. Nada le absorbe más que vernos cocinar, y por eso hay ratos en los que prefiere ver cualquier programa de cocina que Pocoyó. Sobra decir que en la escuela infantil no sale de la cocina de juguete, donde le vuelve loco estar entre pucheros, metiendo y sacando su comidita de fieltro.

Con este interés que demuestra por la cocina, nos hemos apresurado a enseñarle tres técnicas básicas: partir un huevo, darle la vuelta a la tortilla y separar con la espumadera la ficticia espuma de sus sopas de verduras. Él las repite sin parar en su cocina de juguete, donde han pasado por sus fogones platos tan exóticos como el león y su cachorro, tractor en otoño o lentejas con lazos de pasta.

Como buen cocinero, no pierde ocasión para probar todo lo que estamos cocinando, esté crudo o no. Por eso no es raro verle desayunando la remolacha de la ensalada (que le pirra) o comiendo lentejas con patata para merendar. La cocina es su pasión y todo gira en torno a sus fogones: si quiere bromear con alguien o hacerle una puñeta, le hace el gesto con sus deditos de echarle sal, que para él es lo más. ¡Cómo no partirse de risa viendo a un tapón de 83 cm de altura limpiando con ahínco sus sartenes con nuestros trapos de cocina!

Nada le satisface más que le digas que los platos que prepara como pinche de su padre están deliciosos. Podrá ser una afición pasajera, como cuando le dio por el mando a distancia, siendo un bebé, o con los autobuses, pero de momento todo indica lo contrario. Desde hace meses, lo primero que hace al llegar a casa de su amatxi es ver qué tiene en las cacerolas y, por muy apegado que esté a sus padres, se va con cualquiera que le prometa cocinar algo.

¿Se le pasará la fiebre gastronómica o estamos ante un futuro portento culinario? El tiempo lo dirá, pero nada como verlo disfrutar con sus ollas y su horno de juguete. No quiero un niño prodigio, sólo un niño feliz. ¿Vuestros hijos también están cegados con la cocina?

Espero que se me pegue algo de su afición para no terminar pareciéndome a la madre de Carlos, el concursante de la segunda edición de Top Chef. Sí, aquella señora obsesionada con el hinojo. 😉

45 pensamientos en “Un pequeño gran pinche

  1. UnaMadredelSigloXXI

    Jajaja… Has abierto un agujerito en mi casa y has estado espiando a mi hijo mayor? Porque hace todo eso. Ya he hablado alguna vez de ello en mi blog. Se pasa el día cocinando (de verdad y de mentira): con sus cacharritos de plástico y ayudándome en la cocina (me ayuda a hacer purés de verduras, lentejas, croquetas, albóndigas, bizcochos, galletas…), se queda boquiabierto si pilla un programa de cocina (y más aún si hay niños cocinando), en el super quiere cogerlo todo, prueba todos los alimentos que encuentra, sobre todo cuando cocinamos (y le da igual si están en crudo), etc. Supongo que la afición le viene de vernos cocinar (a su padre y a mí nos encanta). Nuestro Minichef también apunta a la alta cocina, que hace mezclas de alimentos imposibles y le salen unos platos de lo más creativos 😉
    No sé yo si la afición les durará o no, pero desde luego es un buen modo de divertirse y aprender un montón de cosas: desde habilidades motoras hasta pautas de alimentación sana.
    Me ha encantado el post!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, ¡qué gracia que haya otro parecido! Si los juntamos harían buenas migas, seguro. Es increíble lo que les divierte andar entre cacharros, a ver si siguen con ello y nos ayudan pero con las comidas reales. Al menos a mí me vendría muy bien 😉 ¡Besos!

      Responder
  2. Goizeder Lamariano

    Qué majico jeje. El peque descubrió la cocinita el viernes habían puesto una en la sala de espera del pediatra y le entusiasmó. Cuatro días después le robó a su abuela los cubiertos de madera. Parece que por ahora le gusta cocinar pero más comer jaja esta semana ha descubierto el cardo y el relleno y no veas cómo comía. Da mucho gustico verlos disfrutar así eh. Muchos besos.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, el cardo y el relleno, típico navarro. A mi peque le encantaban estos platos al principio y se lo preparábamos mucho, además es ideal para las primeras comidas. Ahora no les hace tanto caso, pero a mí me encanta, mmmm…
      Ya verás, empezáis con los cubiertos de madera y terminareis con toda la cocina completa 🙂

      Responder
  3. pequeboom

    Si es que repetir lo que hacen los mayores es lo mejor!!! jejeje Daniela aún no ha refinado sku cuidado con las cosas en la cocina, aún está en fase de traigo-llevo, meto-saco jejeje

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, el mío sigue aún en esa fase, cómo les gustan los trasvases y el meter y sacar cosas, ¡parece que no lo va a dejar de hacer nunca!

      Responder
  4. Paula (Sin Chupete)

    Jajaja.. Pero qué guay, ¿no? Me flipan estas historias, ayer leí otra parecida en el blog de Baberos y Claquetas sobre la afición tan temprana de su pequeño a la música. Cuando lo tienen claro, lo tienen clarísimo. Yo de momento no veo nada tan patente, aunque como digo su objeto fetiche de momento son los libros, que es con lo que se pasa horas completamente absorto. Un besote!

    Responder
  5. Montse

    Jajaja oye, pues bendida afición tan práctica!!! A Paula, que no le gusta comer, también le chifla en cambio jugar con cacerolas, platos, trocitos de comida, y hacer que lo prepara o que nos da de comer. ¡Pero no llega a estos niveles de tu chef, oye! jajaja

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Muy práctica, sí, jaja. Este peque nos persigue por la casa con dos sartenes para enseñarnos cómo le da la vuelta a la tortilla. ¡Nos lo comemos! jajaja.

      Responder
  6. planeandoserpadres

    El mejor amigo de mi hermano tuvo claro desde pequeño que quería ser cocinero y eso ha llegado a ser. A mí mi bichilla me haría feliz si desarrollara en la cocina todas estas habilidades que a mí me faltan.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Me gusta ver cuando la gente tiene tan claro lo que quiere hacer en su vida, desde pequeño, y trabaja en ello. Me parece envidiable. No creo que sea el caso, veremos si los coches y transportes hacen que se vaya olvidando de su cocina o no.

      Responder
  7. mamá i más

    Yo ya me lo imagino como un superchef de mayor, en plan Arguiñano, con programa de tele incluido!! A mí me encanta la cocina, y ver a los peques disfrutar también con ella, debe ser maravilloso 🙂

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Aún le queda para su programa, porque de momento mete tractores en las cacerolas, pero va por buen camino, jaja. A mí no me gusta la cocina, pero ya veo que no me va a quedar más remedio que ponerme a ello. ¡Besos!

      Responder
  8. Cristina Madre Autónoma

    Es genial ver cómo tus hijos se apasionan por algo, verdad? M todavía es muy pequeño pero por ahora su pasión son los libros. Da igual el tema, sean infantiles o no, le encantan. Hasta tal punto que tenemos “la muerte del decano” de Torrente Ballester para cuando le tenemos que cambiar el pañal. No veas lo tranquilo que se queda “leyéndolo”

    Responder
    1. yademasmama Autor

      La camiseta es de Zara Kids, jeje, y a él le encanta también. ¡No estaría nada mal ser como Arzak! 😉

      Responder
  9. nosoyunadramamama

    En mi casa ha entrado por primera vez una cocinita!! y parece que están encantados pero vamos, lejos de la profesionalidad de tu peque,jajaja… q siga esforzándose, que nunca se sabe a dónde puede llegar”!!!!

    Responder
  10. Una mamá muy feliz

    Nosotros tenemos la cocinita de los reyes y un juego de menaje estupendo. NO tan exagerado como tu nene pero desde que tenemos la cocina quiere ayudarme cuando me ve hacer la comida…

    Pedazo de chef tienes en casa!!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, es que hemos tenido que ampliar el menaje de cocina porque con esta actividad frenética… jaja. ¡Besos!

      Responder
  11. liokuina

    Madre mía, pero si son mejores sus cacerolas que las de mi cocina!!!! jajajajaja
    Me encanta leer cosas asi, no me preguntes el porqué, pero me parece super bonito. Aquí en casa tenemos una cocinita, pero el juego es abrir y cerrar armarios… creo que le pediremos clases a tu peque para que nos enseñe jejejeje.
    Claro que lo más importante es que sean felicez, ser prodigios o no… pero ante todo siempre felices.
    Un saludo

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, es que el enano está pero que muy bien equipado. Me alegro mucho de que te guste leer esta historia. Él está feliz jugando así sin parar. Sería perfecto si no fuera porque nos pide que estemos todo el día mirando cómo cocina 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Es increíble cómo les gusta, la verdad. El problema es que poco a poco el enano me supera en conocimientos culinarios, porque los míos son muy escasos, jaja.

      Responder
  12. Lai - Asi piensa mamá

    que genial!!! la mia se pirra por cocinar postres conmigo, como hacia yo de peque…y si tuviera que decir a qué se dedicara de mayor ahora: te diría que va a ser filologa o atleta de maratones…jajajaja 😉

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jajaja, qué bueno. Me encanta cuando los niños dicen qué quieren ser de mayores… y después al crecer casi nunca coincide con su trabajo real, salvo en algunas ocasiones. ¡Veremos qué pasa!

      Responder
  13. Dos Rayitas

    Ayyy, qué envidia me has dado… Yo sueño en secreto con que a MNB le guste ayudarme a cocinar… ¡me encantaría! Por favor, como la madre de Carlos no y… sobre todo… que tu pinche no salga como Carlos!!! Jajaja Un abrazo

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jajaj, ¡por fin alguien comenta sobre lo de Carlos, su madre y el hinojo! Pues mis dotes culinarias son como las de esa mujer, así que… jajaja

      Responder
  14. Un Papá en Prácticas

    Ay, ¡me lo como! Qué caña de renacuajo. Yo creo que con esos platos que has comentado, como el del tractor de otoño, este niño apunta a alta cocina. A esos platos abstractos que llevan locos a los catadores de la guía Michelín 🙂 ¡Me encanta!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, si lo vieras cascando huevos imaginarios con su ruido y todo y dando la vuelta a la tortilla… es tremendo. Ya ves que estamos babeando todo el día. No habla nada, pero en cuanto hable lo mismo nos canta una receta 😉

      Responder
  15. Arándana Mayor

    Ayy… yo vi tus comentarios en el blog arandanolandés, pero no sabía que eras tú! Así que mis más sinceras disculpas. De todos modos, llevo una temporada en que el blog toca a poco. La culpa es de la renacuaja, que ya no duerme ni siestas ni nada, la tengo ON de 7:00 a 22:00 como si tuviera ya quince años.
    Pero basta de enrollarme y contar mis cuentos chinos!
    Como escribía en el post que leí primero, me pillas en plena construcción de una cocinita. Al parecer todos a nuestro alrededor la tienen y, claro está, c*** veo, c*** quiero!!! Así a primera vista la tuya me recuerda a la de Ikea, no sé si habré acertado, pero me he mirado unos quinientos modelos de cocinas antes de decidir que todas eran demasiado caras y habRía que construirla en plan DIY.
    A mí me parece un juguete muy bonito y educativo, y olé por las madres que compran a sus niñOs (-os) cocinitas, y no pistolas y He-mans. Porque, sinceramente, cuando se hagan mayores seguro que van a necesitar comer. Disparar con pistolas… bueno, esperemos que no…

    Responder
    1. yademasmama Autor

      No tienes que disculparte, mujer, es que era un lío comentar, jaja. Ánimo con la peque, a ver si pronto te da una tregua.
      Sí, acertaste, es la de Ikea, jaja. La cogimos por el cumpleaños y ha sido su mejor regalo, la verdad. Nada le gusta más, como ves. Y, si no, hubiera caído otra silleta, porque es lo que le gusta 🙂 Pistolas no, por favor, ni muñecos feos de peleas (al menos hasta que me los pida).
      ¿La has acabado construyendo tú? guauuu…

      Responder
  16. Madre primeriza

    Apuesto a que no se le pasará, evolucionará a ¡más! Emma siempre que puede cocina conmigo la comida de verdad, y sigue jugando con su cocinita de Ikea un montón 🙂
    Un besazo!

    Responder
  17. Myriam

    Ayyy si está para comérselo!!!
    Tractor de otoño, jajaja! Pero qué majico! Menuda afición a los fogones!!
    Se le ve feliz y contento y eso no hace mas que sacarme una gran sonrisa de oreja a oreja! Qué bien que disfrute tanto jugando! Que le ponga tanta pasión a todo lo que vaya hacer en esta vida, y sea feliz, eso es lo más bonito para unos padres, tanto de chikitos como de mayores.
    La txikita mía tiene pasión por las cortinas! Me podría pasar horas sujetándola a aupas al lado de la ventana mientras acaricia con mimo y tacto inusitado (ese que le falta cuando me araña la cara o la teta…jaja) una y otra vez las cortinas y pone cara de alucine a la vez.
    Besikos!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, la pena es que con lo de las cortinas no parece que se vaya a ganar la vida, jaja. Sí, la verdad es que lo importante es que disfruten jugando, y éste lo hace y mucho. A ver si sigue con su afición. Un beso, Myriam

      Responder
  18. Gen

    De ahí a Masterchef junior hay un paso jajajaj me encantan estos juguetes 🙂 Y estás educándolo genial para que vea que cocinar no es solo cosa de chicas 😉 besotes!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Si hubiera un Master Chef Baby lo ganábamos seguro. Sí, él tiene muy claro que las cocinitas son también de niños 🙂

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!