Las pesadillas de las madres primerizas

Al poco tiempo de nacer mi bebé empecé a tener pesadillas prácticamente todas las noches. Soñaba que, entre toma y toma, y en el descontrol de aquellos primeros días de noches sin dormir, llantos, miedos y dudas, mi pequeño estaba durmiendo en nuestra cama. Me despertaba sobresaltada buscándolo a mis pies, en la almohada o incluso abrazando un nudo de sábanas. Creía que, en un descuido, lo habríamos ahogado, hasta que descubría que él estaba en la cuna, donde lo había dejado.

Esto me ocurría varias noches por semana. En una de estas pesadillas, me desperté y me encontré sentada en el suelo, en el hueco entre la mesilla y la cuna, acunando el aire, después de haber soñado que mi pequeñín se había caído de la cama y que estaba en el suelo.

Eran experiencias tan reales que me desconcertaban. En aquel momento lo achaqué al cansancio, y hasta llegué a comentarlo con una amiga, creyendo que quizá empezaba a perder la cabeza o que podría estar al borde de una depresión posparto.

parto, trauma, pesadilla

En aquellas pesadillas soñaba que le ocurrían cosas malas, que se me caía al suelo o incluso por la ventana, y las imágenes en mi cabeza eran tan reales que aquello me sobrecogía. Me ocurría mientras dormía, pero a veces, -y esto era lo que más me preocupaba,- estando despierta. Eran pensamientos extraños en los que me sorprendía divagando e imaginando, sin poder controlarlo, cosas malas que podían ocurrirle.

Las pesadillas de este tipo son más comunes de lo que parece, como he descubierto después de hablar con una madre a la que le ocurrió algo parecido y leyendo artículos de psicología como éste. Las pesadillas nocturnas son muy habituales en primerizas, y sobre todo la de la cama, como se explica en este artículo.

Las llamadas pesadillas diurnas o fantasías de este tipo están causadas por el baile hormonal que sufrimos las mujeres y son una curiosa reacción de nuestro cerebro para prepararnos ante cualquier amenaza que pueda hacer daño a nuestro bebé. Les suceden también a las embarazadas, sobre todo en el último trimestre del embarazo, ante el inminente parto y la llegada de un bebé que trae consigo millones de dudas.

En mi caso, estas pesadillas desaparecieron en unas pocas semanas, quizá porque las hormonas habían vuelto a su ser o porque ya me sentía más segura en mi reciente papel de madre. Aún hoy me resultan perturbadoras esas sensaciones que me llegaron a preocupar mucho en su día. Aunque nada es más tranquilizador que saber que es algo habitual y no un signo de depresión posparto o de incipiente locura.

¿Vivisteis lo mismo tras el parto? ¿Tuvisteis pesadillas de este tipo?

41 pensamientos en “Las pesadillas de las madres primerizas

  1. Irene Lopera

    Me gusta que hayas escrito sobre este tema, gracias. Pensaba que era cosa mía, que mi cabeza se estaba volviendo loca con paranoias y malas fantasías. Ya veo que es muy común, y que muchas mujeres lo sufren, así que me quedo más tranquila (si, mal de muchos, consuelo de tontos), aunque después de un año., todavía tengo esos pensamientos, supongo que todo pasará.
    Un besote.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, Irene, muchas gracias por tu comentario, me alegra que te haya ayudado. Ya ves que es algo común, y si no, aquí hay otra loca para el manicomio, menos mal que ya casi no me pasa. Seguro que se te van pronto, ¡besos!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, supongo que es un escape a la preocupación. A mí me pasa ya muy de vez en cuando, nada comparado a lo de antes, así que lo achaco al agobio de la primeriza y al sentirse insegura.

      Responder
  2. Myriam

    Yo nada de nada. En el embarazo sí que soñaba mucho, pero nada malo. Todos los sueños eran igual: yo de pequeña en el pueblo de mi madre, en casa de mi abuela, jugando con mis primas. Eran sueños felices y de infancia. Y soñé muchísimo con mi abuela. 😉
    Al leerte me ha entrado mucha angustia. Menos mal te duraron poco las pesadillas y que tengan una explicación lógica. A veces pensamos que la cabeza va a su bola, y realmente no va tan a su bola, es para prepararnos y hacernos mas fuertes.
    Besiko!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué gusto de sueños, Myriam, así ya se puede. Qué bonito que en tu embarazo tuvieras esa vuelta a la infancia y recordaras tanto a tu abuela.
      Sí, lo de la cabeza es increíble, pero si lo piensas es normal que explotes por algún lado después de la tensión del parto y del shock que supone ser madre, es un choque tremendo.

      Responder
  3. Mamá Pata

    Ala!! Lo tuviste que pasar fatal con esas pesadillas. Yo durmiendo no, pero despierta si que me venían a veces imágenes de accidentes super tontos, como que se me caía de los brazos, que lo chocaba contra algo sin darme cuenta y así, todo cosas super tontas que en realidad no me agobiaban porque mientras las pensaba me daba cuenta de que eran cosas que no iban a pasar.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, a esos pensamientos estando despierta es a lo que le llaman pesadillas diurnas, una cosa rara, ¿verdad? Yo pensaba que se me caía por la ventana o cosas así, qué horror. Lo de chocar al bebé contra algo también creo que me pasó.

      Responder
  4. Goizeder Lamariano

    Qué horror aunque solo fuesen unas semanas debiste pasarlo fatal. Tuve suerte y pasé el embarazo sin pesadillas y tampoco las he tenido en el primer año. Muchos besos.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Tu embarazo fue muy tranquilo, ¿no? La verdad es que era angustioso, aunque con el follón del primer mes ni me daba tiempo a pensarlo mucho… Aunque en su momento fue muy inquietante. ¡Gracias!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay pobre, es que son un horror. Yo lo de la cama lo soñaba todas las noches, casi me vuelvo paranoica. En fin, un mecanismo del cerero por toda la tensión y para estar preparados para amenazas. Yo sí que me preparé para amenazas… 😉

      Responder
  5. UnaMadredelSigloXXI

    Uy Qué mal lo debiste pasar. Yo no tuve de forma recurrente, solo un par de veces (una soñé que se me caía y otracque lo aplastaba en la cama) y lo pasé fatal. Muy buen tema del que no se habla habitualmente.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Muchas gracias 🙂 Es que las pesadillas de este tipo son perturbadoras, y se pasa fatal. Saber que no eres la única nunca viene mal.

      Responder
  6. planeandoserpadres

    Yo tuve un par durante el embarazo,y eso que soy de soñar mucho y con muchísimo detalle. Tengo pendiente un post respecto a las rarezas que soñé pero me da vergüenza publicarlo porque eran cosas bastante inquietantes.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Yo también he sido siempre de soñar mucho mucho y de acordarme de todo, así que durante el embarazo también tuve sueños con mi bebé, aunque pocos. Era muy curioso.

      Responder
  7. Sonia (la mamá de Álvaro)

    A ver, lo mio no eran pesadillas como tales pero era algo muy extraño q todavía me pasa. Me da pánico montarme en un coche si no va Alvaro. Se me pasa por la cabeza que tengo un accidente y lo dejó solo. Mi marido dice q estoy como una cabra (y quizás no le falte razón) pero es q no puedo. Lo he intentado varias veces y hasta lo he conseguido en alguna ocasión, pero me pongo a temblar y todo… Paranoias de una madre tarumba 😉

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Sonia, qué curioso. A mí me pasa al revés, que conduzco más tranquila sin él, pero te entiendo en parte porque no me gusta nada conducir y siempre que puedo lo evito. Es un miedo totalmente infundado, porque si ocurriera algo no os tendría que pasar lo mismo a los dos, ¿no? Pero en las cosas de la cabeza… ¡Besos y gracias por contarlo!

      Responder
  8. Paula (Sin Chupete)

    ¡Ostras! ¡Qué mal! A mi no me pasó nada parecido durante el postparto, aunque sí tuve pesadillas durante el embarazo. Lo que sí me he dado cuenta es que yo antes tenía un sueño recurrente con mi perra que era en la terraza de la casa de mi abuela en la playa, que es un edificio altísimo y que tiene un quitamiedos al otro lado de la barandilla, y era que la perra se colaba entre las barras de la barandilla y empezaba a caminar por el quitamiedos, yo la llamaba para que volviera, ella me miraba, pero seguía andando hasta el borde y se tiraba al vacío. Pues bien, ahora tengo el mismo sueño exactamente, pero con mi hijo.
    Un besote!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué curiosa y significativa tu pesadilla, y qué repetitiva, primero con el perro y después con el bebé. Está claro que tiene un significado muy concreto. Es una pesadilla muy angustiosa, pobre. Te debe de dar pánico ese quitamiedos, a mí me lo daría.
      Por cierto, que un psicoanalista se pondría fino con este post y estos comentarios 😉 ¡Gracias!

      Responder
  9. Pasuco a Pasuco

    Si que tuve ese tipo de pesadillas, durmiendo y despierta. Y que mal se pasa!! Pensar que se ha caído de la cama, que le hemos aplastado, que algo le ha pasado.. Menos mal que duraron poco. Durante los embarazos no me paso, ni en el otro ni de momento en este, ya te contare si con la Birkiki regresan esos terrores, aunque espero que no!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Bueno, está superado. Cosas de la cabeza y las hormonas, que nos vuelven locas. Me alegro de que no te pasara 😉 ¡Gracias!

      Responder
  10. Un Papá en Prácticas

    Muy pero que muy interesante este post. La mamá jefa nunca me ha contado nada en este sentido, así que imagino que no las ha tenido. Sé que pesadillas sí, pero no hasta este extremo. Y mejor. Porque pobrecilla, con lo que se sufre con las pesadillas…

    Responder
  11. diasde48horas

    Ay, qué alegría que escribas sobre esto. Yo pesadillas estando dormida tuve unas cuantas, pero sobre todo las tenía despierta. La que más tenía era que me tropezaba mientras tenía al niño en brazos y me caía encima de él… lo pasaba fatal.
    Lo cierto es que nunca se me ocurrió buscar información sobre esto en internet ni comentarlo con nadie… pero ahora me quedo más tranquila, veo que no estoy loca del todo jejeje

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué bien que te haya servido 🙂 No estás loca, apúntate al club. Estas cosas pasan, más de lo que pensamos, fíjate en los comentarios. La verdad es que se pasa mal, menos mal que ya lo hemos pasado 😉

      Responder
  12. Anneris

    Que increíble a mi me paso lo mismo cuando nació mi bebe. Tenia las peores pesadillas, especialmente por el tema de la muerte súbita. Creo que me transmitieron tanta precaución que me despertaba cada cinco minutos para ver si mi bebe respiraba.
    Ahora estoy mas tranquila… creo que es una etapa, aunque cada tanto sigo chequeándolo cuando duerme ja.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Anneris, muchas gracias por contar también tu experiencia. A mí el tema de la muerte súbita también me daba pánico, imagino que todas las madres pasamos por eso, sobre todo los primeros días. ¡Besos!

      Responder
  13. Yanet

    Creí q lo de las pesadillas era solo cosa mía. Mi hija tiene 9 meses y ya han ido disminuyendo, pero al principio me despertaba todas las noches sobresaltada. Afortunadamente era algo que no tome demasiado en cuenta, y lo he recordado a leer el post, la verdad que me tranquiliza bastante. Lo de ver peligros donde no los hay creo q te prepara para prevenir accidentes. En fin, la maternidad es pura adrenalina.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ya ves, Yanet, que no es sólo cosa tuya 🙂 Y leyendo estos comentarios me siento bastante arropada, la verdad. Qué bien que no e asustaras por estas pesadillas y que vayan disminuyendo. Muchas gracias por pasarte por aquí y por dejar un comentario.

      Responder
  14. ¡Y yo con estas barbas!

    ¡¡Qué fuerte!! No tenía ni idea, chica… Aquí, mi Churri, que yo recuerde, no ha pasado por eso… Sabía de algunos de los líos que os montan las hormonas, pero este punto pesadillesco no me lo tenía yo tan… presente.

    La verdad es que me lo imagino, y se te tiene que quedar un cuerpecito, maja… chungo, chungo. ¡Qué angustia! ¡Brrrrrrrrrr…! Menos mal que la cosa duró poco, ¿no?

    Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.