El día de los bebés prematuros: uno de cada diez en el mundo

Uno de cada diez bebés en el mundo nace de forma prematura, antes de la semana 36 de gestación. En Navarra se calcula que está en siete de cada cien recién nacidos. Hoy, 17 de noviembre, es el día mundial de la prematuridad, el día de los más pequeñines. Un día para tenerles en cuenta, apoyarlos y hacerlos más visibles.

Los bebés prematuros necesitan su día para concienciar al mundo sobre sus problemas de salud, sobre la situación que viven sus padres y el apoyo de todo tipo que van a necesitar. Cuando en mi embarazo me diagnosticaron preeclampsia y me advirtieron de que mi bebé tenía bajo peso y podría acabar en la incubadora al nacer, me aferré en la idea de que eso no pasaría, sin informarme de lo que suponía. Ahora sé que, si lo hubiera hecho, el shock inicial habría sido menor y habríamos estado más preparados para cuidarlo, sabiendo que todo iba a ser un poquito más duro.

prematuros

Concienciar sobre la prematuridad es muy importante. Y, por supuesto, ayudar a las familias que viven esta situación y apoyarles en todo lo posible. Los padres de los prematuros son más valientes y se enfrentan a más retos que otros padres. Viven a medio camino entre la UCI, donde cada día es un triunfo, y su casa.

Apoyarles y allanarles el camino es clave. Y aquí, vale desde una llamada interesándose por su estado (aquí un interesante y recomendable artículo sobre qué no decir a unos padres en esta situación), hacerse cargo un rato del hijo mayor hasta, por supuesto, más recursos sociales y sanitarios. Desde que se permite su entrada 24 horas al día en las unidades de Neonatología, por ejemplo, su día a día es un poquito más fácil: pueden practicar el método canguro, establecer un vínculo mayor con su hijo, estar más presentes en su evolución e instaurar con más garantías la lactancia materna.

Nosotros tuvimos la suerte de que nuestro hijo fuera un prematuro tardío (nacido entre la semana 33 y 36) y de que estuviera únicamente unos días en Neonatos. Pero allí había grandes prematuros a los que les quedaban meses en sus cunitas de plástico para hacerse camino. Son pequeñines que luchan más que nadie y que se merecen tener mucho más que un día al año. A pesar de los avances médicos (ha habido bebés que han sobrevivido con menos de 22 semanas), muchos prematuros sufren secuelas, y aún hoy se desconoce por qué se producen muchos de estos partos antes de tiempo.

El sábado, la unidad de Neonatología de Virgen del Camino (Complejo Hospitalario de Navarra) celebró su día con una mesa redonda para sanitarios y la presentación del Punto APREM Navarra, una iniciativa creada para contribuir a que los niños y niñas prematuros se desarrollen a lo largo de su infancia y adolescencia de forma sana, equilibrada y alegre. Después de esta jornada, a la que invitaron a todas las familias que han pasado por allí desde los años 70, soltaron unos globos morados al aire, el color de los prematuros.

Hoy, edificios como la Cibeles, la Torre Hércules y el Ayuntamiento de Pamplona iluminarán de morado sus fachadas. Su símbolo son unos patucos morados, más pequeños que los de cualquier recién nacido.

En este vídeo puedes conocer la historia de Paula, un bebé que nació en la semana 27 de gestación con 800 gramos de peso y ahora tiene ¡4 años!

41 pensamientos en “El día de los bebés prematuros: uno de cada diez en el mundo

    1. yademasmama Autor

      ¡Gracias! El vídeo es de esos que te hacen llorar… pero precioso. Da gusto ver cómo va creciendo y evolucionando la chiquitina.

      Responder
  1. Montse

    Precioso post, desde luego que los papis de neonatos se hacen de otra pasta porque hay que ser muy fuertes para «vivir» en el hospital sin poder llevarte al peque a casa cada noche, y sin poder pasar piel con piel todo el tiempo que te apetecería… ¡¡un beso muy muy fuerte para los que ahora mismo están pasando por esto!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Es una situación muy muy dura, por eso todo el apoyo del mundo para ellos, y que tengan todas las facilidades posibles.

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Imagínate ver a tu bebé una hora al día solamente, no me lo puedo ni plantear. Ni hay vínculo, ni lactancia, ni nada… sólo ansiedad por las dos partes y mucho sufrimiento. Ahora son los familiares (abuelos, tíos) quienes sólo pueden visitar media hora al día al bebé, pero esto muy comprensible, para evitar contagios con tanta gente y para que los sanitarios trabajen de la mejor manera posible.

      Responder
  2. Myriam

    Bonito post. El hijo de mi prima tocaya tuya nació con sólo 6 meses justos. Muy muy txikitin, y estuvo 3 meses en incubadora. Ahora tiene 9 años, un gran luchador!! La verdad que fue muy duro para mi prima y su marido. Por ese lado vi lo que se sufre al tener un hijo prematuro. Y por el otro lado, mi mozo nació con 7 meses, y pasó mes y medio en la incubadora…y la verdad que secuelas físicas no tiene, pero siempre queda esa ‘secuela’ emocional de no haber estado con los padres. A él sólo iba a verle su madre media hora al día…y ese poso emocional se mota. Así que me alegro mucho que el CHN haya decidido abrir las puertas de Neonatos. Es muy importante, tanto para padres, como para hijos.
    Un abrazo.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf, no puedo ni imaginarme el sufrimiento que tiene que ser ver sólo media hora al día a tu hijo, es una herida que cuesta cicatrizar. Menos mal que abrieron las puertas, sí, sólo puedo verle ventajas. Conozco de oídas la historia de tu prima, lo debieron de pasar muy mal. ¡Besos!

      Responder
  3. ¡Y yo con estas barbas!

    ¡Todo un tema este, el de los prematuros!

    Recuerdo perfectamente lo que me impactó leer hace algunos años en el blog de Juanma Iturriaga (sí, sí… el jugador de basket, presentador, escritor, conferenciante, etc de las barbas…), un post con un fragmento de su primer libro, en que narraba su experiencia como padre de un crío prematuro. ¡Los pelos como escarpias!

    Lo he rescatado, porque no tiene desperdicio:
    http://blogs.elpais.com/baloncesto/2011/11/tres-meses-en-la-paz.html

    Si sobrevives a algo como eso, tanto padres como hijos… para mí que puedes sobrevivir a cualquier cosa.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Vaya llorera leyendo tu enlace, es tremendo. Es una experiencia tan fuerte… vivir en el filo de la vida y la muerte de tu hijo sin poder hacer casi nada para ayudar, cuando deberías tenerlo en tu casa como todo hijo de vecino… Un beso enorme, amigo.

      Responder
  4. diasde48horas

    Uff, se me encoge el corazón con estos temas… tanto los padres, como los niños prematuros, son unos luchadores natos y tienen una fuerza increíble, desde mi punto de vista.
    Feliz día para todos ellos, se merecen esto y mucho más!!

    Responder
  5. Gen

    ¡Madre mía qué bonito vídeo! Tiene que ser durísimo estar tanto tiempo con tu bebé en el hospital esperando mientras lo rodean todo tipo de máquinas. Menos mal que ahora los padres pueden estar las 24 horas allí…no me imagino estar n una situación similar…qué duro.
    Asier nació en la semana 36 y 6 días, pero venía grandote y sanote, así que no pasaba nada por haber nacido un poco antes. ¡Un besazo a todos los pequeños y grandes luchadores!

    ¡Gracias por este post guapa!

    Responder
  6. nosoyunadramamama

    madre mía!!! es que claro, menos de 30 semanas es mucho adelanto, su cuerpo aún no ha terminado de madurar!!! y tiene que ser duro para los padres!!! por cierto, leí tu otro post de juguetes pero no me deja comentarlo! una monada el gorrito de Zara, y super recomendables los cubos con bolas de Imaginarium, los tenemos en casa y les han dado mucho uso!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Era muy chiquitina, pobre. Ayer leí que los bebés de 26 semanas ya sobreviven, aunque hay algún caso especial por ahí. Si lo piensas estando embarazada se te pone la piel de gallina. Tú ya estás cumplidísima 🙂

      Responder
  7. Paula (Sin Chupete)

    Bueno, con este vídeo ya he cubierto mi cupo semanal de vídeos que abro a sabiendas de que acabaré llorando (mi chico me los tiene limitados a tres a la semana, para prevenir inundaciones domésticas). Un post precioso, cuando veo estas cosas y pese al parto chunguis que ya te he contado, me doy cuenta de la inmensa suerte que he tenido (por más pesado que se me hizo, volvería a firmar cien mil veces por un embarazo tan largo como el último) y de lo durísimo que debe ser para estas familias. Muchos besos!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Es que si te pones a pensar, siempre hay casos mucho peores.
      Yo también ando muy llorona últimamente, por esta casa también estamos de inundaciones, jaja. Muchas gracias.

      Responder
  8. goizederlamariano

    Yo nací con 28 semanas pesé 1120 gramos y a los tres días bajé a 800 gramos estuve tres meses en la incubadora y entonces solo nos podían visitar media hora a la mañana y a la tarde y no nos podían coger nada de método canguro y aquí estoy con treinta años y un hijo que por suerte nació con 40 + 6. Muchos besos.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, Goizeder, vaya historia. Menos mal que ahora la entrada es libre 24 horas para los padres. Tu hijo no quería salir, ¿eh? jaja. Mejor quedarse un poquito más que venir antes de tiempo 😉
      Por cierto, ¿me invitas a tu blog?

      Responder
      1. Goizeder Lamariano

        No hace falta invitación Cuéntate la vida tiene entrada libre jejeje. Encantada de que te pases cuando quieras. Muchos besos.

        Responder
  9. creciendoconmicachorro

    Tiene que ser durísimo verte en la situación de que te digan que tu bebé puede nacer mucho antes de tiempo, y verlo tan chiquitin, y no poder hacer nada para ayudarle… ay ojalá no tuvieran que pasar por tanto. Un abrazo

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Se les ve tan pequeñitos, indefensos y frágiles… pero son unos luchadores enormes, es increible el instinto humano. Un beso para ellos

      Responder
  10. Pasuco a Pasuco

    Madre mía!! Le he dado al play ya estaba llorando!! Sí que hay que luchar para que muchas cosas cambien y así poder seguir mejorando el día a día con estos pequeños luchadores y sus valientes padres!! Aunque por suerte, hemos mejorado tanto en estos temas que cada día son más las historias con final feliz como esta de Paula.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Afortunadamente la ciencia avanza, tanto para sacarles adelante como para prevenir los nacimientos prematuros. Espero que sí, que todas las historias acaben tan bien como ésta. ¡Gracias!

      Responder
  11. matronaonline

    Neonatología me parece de los servicios más duros de un hospital. Creo que sería el único lugar donde rechazaría un contrato de enfermera, más que por el estado de los niños, por la dureza de la situación que viven los padres. Me he acostumbrado a trabajar en un servicio donde casi todo lo que se ve es bonito, neonatología me parece muy duro, aunque tenga un final feliz, el camino que recorren estos niños a veces es extremadamente difícil. Desde luego, con sus gramitos de peso y sus reducidas dimensiones, estos pequeños dan auténticas lecciones de vida.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Pues mira que creo que harías un gran papel allí., a pesar de que estoy de acuerdo contigo en que debe de ser durísimo. No puedo tener mas que buenas palabras para los enfermeros de Neonatos y todo lo que hacen ahí, para muchos padres son parte de su familia.

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.