Dame una huevera y me entretendré durante horas

El otoño ha llegado a nuestra casa y se nota sobre todo en que el peque vuelve a casa con los bolsillos llenos de bellotas y castañas que recoge en sus paseos al parque. Mientras le preparaba la cena, el otro día se me ocurrió dejarle una huevera para que jugara a meter sus tesoros más valiosos, que suelen ser macarrones secos, piedras y sus frutos otoñales. Lo vi tan entretenido en meter y sacar todo de los huecos que pensé en hacerle un juego para aprovechar ese material y para enseñarle de paso los colores en castellano y euskera y a contar hasta tres (al menos para que controle los dos añitos que pronto va a cumplir).

huevera

El nuevo juguete lo tiene todo: es DIY, reciclado, barato, educativo y, encima, de temporada. Porque de paso que aprendemos los colores y los números le voy explicando cuáles son los frutos del otoño y por qué el suelo está lleno de hojas marrones. Ah, y claro, por supuesto es sencillísimo. Tan sólo hay que pintar los huecos de las hueveras de colores y la parte más clara de las castañas que no se pueden comer (que me acabo de enterar que les estaba llamando incorrectamente pilongas).

El rojo no podía faltar en nuestra huevera, pero añadí también el azul y el verde, por empezar con unos pocos colores e ir ampliándolo. Desde bebé siempre le ha llamado la atención el color rojo. Toda la comida de este tono le vuelve loco: tomates, fresas, cerezas, zanahorias e incluso la remolacha se la come a mordiscos. Y, en cuanto lo vio, también fue directo a por la castaña roja, claro.

He pintado también con la pintura de dedos (hay que dejar secar las castañas por la noche para que no manchen) las caperuzas de las bellotas. Sirven para contar en cada hueco o simplemente para buscar qué bellota va con su txapela, puesto que no todas encajan.

huevera

Como aún no habla, me aseguro de que sabe qué color es cada uno cuando le doy instrucciones para que meta la castaña dentro de su color correspondiente. Cuando ya lo domine, podré pedirle que la roja vaya al hueco azul, por ejemplo, algo que exige a los pequeños mucha concentración. O podré decirle que meta dos bellotas en el verde y solo una en el rojo, para que se familiarice con los números. Aunque de momento sólo ha jugado a rellenar huecos sin sentido. Poco a poco.

Y si la idea os ha gustado y os apetece seguir reciclando hueveras de cartón, aquí os dejo otras ideas que he encontrado por la web: para jugar con unas pinzas, para contar garbanzos por el método Montessori o simplemente para construir helicópteros.

42 pensamientos en “Dame una huevera y me entretendré durante horas

    1. yademasmama Autor

      Muchas gracias, lo cierto es que, al final, los juguetes sencillos son los mejores. Aunque no te negaré que la huevera está un poco destrozada y que le queda poco de vida… El cesto de los tesoros es un juguete que me quedé con ganas de probar 🙂 ¡Besos!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Está bastante destrozada y la ha usado para lo que ha querido, porque me temo que no ha aprendido muchos colores ni números con ella. Pero en fin, le ha entretenido, eso sí.

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, ya ves, no tires nada que hay que aprovecharlo todo. Así ya tienes juguete nuevo y un rato de entretenimiento.

      Responder
  1. Virginia

    Oye qué chulo!!! la próxima huevera la guardo… jajja
    si es que no se que tienen esas cosas que no guardar y sacar les encanta…
    (por cierto ando de sorteo en el blog)

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Les encanta lo de meter y sacar, es un clásico que nunca falla. Sé lo de tu sorteo, jeje, ya me he pasado a cotillearte 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Gracias! Sobre todo barato, barato. Bonito no sé si tanto, está un pelín destrozado y dentro de poco ya no habrá huevera. La pena es que la usa para lo que quiere y últimamente ha descubierto que es mejor doblarla que aprender nada. Y perder las bellotas y castañas por toda la casa, por supuesto 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Gracias, matrona! De momento no es muy eficaz, lo usa como quiere, pero bueno. Quizá dentro de un tiempo 😉

      Responder
    1. yademasmama Autor

      jaja, pues sí que he conseguido engañarte, porque para nada soy una experta en manualidades. Hace mil años sí que hacía alguna cosa, pero ahora… Quizá cuando el peque crezca lo retome 🙂 ¡Gracias!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      jajaja, ¿tanto le gusta el verde? El mío está ciego con el rojo, los demás colores le dan igual. A ver si se los voy metiendo en la cabeza…

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Qué bonita la idea de la caja. Otoño tiene frutos que no hay el resto del año y son ideales para que los niños jueguen. Yo recuerdo que de pequeña me encantaba recoger hojas del suelo y hacer cosas con ellas. ¡Gracias!

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Totalmente económico. De momento lo he pintado y preparado yo, pero en un futuro quiero que participe con estas cosas, ahí está la gracia. A ver si lo consigo y te cojo ideas 🙂

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Es que todo lo que sea meter y sacar y hacer traspasos de cosas de un sitio a otro le vuelve loco. Y las bellotas y castañas le chiflan, no sabes cómo se pone de loco cuando se las encuentra por la calle 🙂

      Responder
    1. yademasmama Autor

      ¡Gracias, Myriam! La priemra foto es bonita, a mí también me gusta… De hecho la idea del juguete vino de la primera foto. Primero fue la foto y después la huevera… jajaja

      Responder
    1. yademasmama Autor

      Sí, mira, también la nuestra, y eso no viene nada mal. Y oye, el ratito pintando fue entretenido y todo. Quién sabe si en un futuro me vuelvo a apuntar a pintura, jaja. ¡Gracias, majo!

      Responder
  2. Goizeder Lamariano

    No eres la primera mamá que me dice lo de la huevera. Su peque es más chiquitina y lo de los colores es pronto pero tomo nota. Justo ayer tiré una huevera la siguiente la guatdaré a ver qué tal. Lo de las pinturas qué buena idea. Muchos besos.

    Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.