Parecidos razonables

Tengo un hijo polifacético perdido. No es que sólo sea un pequeño troglodita, es que en sus andares y aficiones últimamente es clavado al cocinero Alberto Chicote. Se le parece, sobre todo, cuando sale cabreado de las cocinas guarras de los restaurantes que rescata y se acerca a la cámara a recalcar que son los más cerdos que se ha encontrado nunca. Creo que es porque al pobre nene aún no le ha salido el cuello y, si le ha salido, sube tanto los hombros para andar que como si no lo tuviera. Va con la tripita hacia adelante y con un andar un tanto inestable que le hace irresistible.

A mí me lo recuerda desde su más tierna infancia y tengo la prueba. Con cerca de tres meses, en un momento en el que bostezaba, le cacé en una foto con su misma cara. Yo azuzo la faceta de Chicote de mi niño para que aún le tire más la cocina, pero no hace mucha falta porque parece que lo lleva en la sangre y se desenvuelve entre sartenes que da gusto.


Pero el pelo le desentona. Su corte de pelo natural es bastante nazi. Nació sin patillas y 20 meses después sigue sin ellas y ya ni se les espera. Si lo ves de lejos, es como si le hubiéramos rapado al cero el pelo de delante de las orejas y un poco más. En alguna ocasión, en petit comité, le hemos peinado raya en medio y le hemos manchado el bigote con nocilla para reírnos a gusto.

Pero fuera de bromas, algo de alemán tiene el pequeño. Quizá lo haya heredado de mí, que me gusta hacer listas y la organización más que a la propia Merkel. El caso es que el niño, que por no hablar aún no dice ni sí ni no, de repente me suelta un ‘da’ medio germano que me deja muerta cuando le pregunto si quiere leer un cuento. Y sus gritos y sus hablares suenan bastante alemanes, por qué negarlo.

Saca la mejor de sus sonrisas cuando se acerca al cajón de las cacerolas para que le deje una (mente alemana) y no hay quien se la quite en toda la tarde, metiendo y sacando macarrones como si no hubiera un mañana. Un pequeño estratega con alma de Chicote.

38 pensamientos en “Parecidos razonables

  1. Sonia (la mamá de Álvaro)

    Jajajaja, a chicote??? No creo, ni por asomo, q se parezca a chicote!!! Q es muy feo, jaajajaajja
    Me he reído de lo lindo

    Responder
  2. Un Papá en Prácticas

    jajajajaja Qué crack el renacuajo! Y me meo con lo de Chicote, porque la mamá jefa y yo nos partimos de risa con esas escenas en las que Chicote sale cabreado de los restaurantes. Cada dos por tres lo estamos imitando, así que tener a un peque en casa que te lo recuerda todo el rato debe ser la bomba xD

    Responder
    1. yademasmama

      Sí la verdad, pero es que no nos pudimos resistir. ¿Viste esa moda que se puso de pintarles cejas diabólicas a los bebés y sacarles fotos? Pues no llegamos a eso, pero todas les hemos vestido de alguna forma rara para hacerles una foto, ¿no? jeje 😉

      Responder
  3. Mamá Pata

    Nos ha faltado la foto del troglodita en la que dices que se parece! Y ya por pedir la próxima vez que le pongáis la raya al lado y le manchéis al bigote compartenos un documento gráfico no??? jajaja

    Responder
    1. yademasmama

      Jaja, calla, calla, que eso va a quedar en Internet para siempre y cuando crezca nos denunciará y con razón. Después de leer lo de la huella digital ya no me atrevo a nada. Pero si vienes un día para este pueblo te enseño la foto, jaja.

      Responder
    1. yademasmama

      Oye, qué cosa lo de los niños despatillados, ¡es tremendo! Yo le peino los pelos de arriba para abajo, para disimular un poco, pero nada, no hay manera. En cuanto suda se le rizan y se le ponen para arriba y aún se le ven las patillas más calvas, jajaja.

      Responder
  4. Señor Bebé

    Jajajaa, qué entrada más graciosa, me lo he imaginado ahí andando tal y como cuentas, con su barriga hacia adelante y sus hombros subidos, tiene que estar para comérselo cuando sale así de las cocinas. Jajaja… y eso de que habla alemán??, de dónde habrá sacado lo del Da?, jajaja, ¡Qué gracioso!. De todas formas seguro que no se parecerá demasiado a Chicote (tan sólo en esos gestos), seguro que tu niño es mil veces más guapo!!!!

    Besitos

    Responder
    1. yademasmama

      Eson son sus andares, exactamente. Mira, yo me cago al suelo cuando en vez de decirme ‘sí’ me suelta ‘da’. Que por cierto, me han dicho que es ruso en vez de almemán, aunque él lo dice con tono germano. Jajaja. ¡Y eso que en la escuela infantil le hablan en euskera!
      Es más guapo, sí, sólo se da un aire 😉

      Responder
  5. nosoyunadramamama

    a Chicote!!!!!! Dios mío!!!! bueno, unos no tienen patillas y otros como Rafa nacieron con ellas… y otras como yo no tuvieron un pelo hasta los dos años y aquí me hallo hoy en día con una melena estupenda,jajaja….nunca sabes!!!

    Responder
  6. Pasuco a Pasuco

    Buenísimo!! Me he partido de risa leyéndote, con lo de Chicote, con lo de la caracterización del bigotillo… tiene que dar gusto verle y oye, tu potencia su gusto por la cocina que quien sabe, lo mismo tienes un Adriá en potencia!

    Responder
    1. yademasmama

      Hombre, pues no estaría nada mal, es una profesión muy bonita. Y lo mejor de todo es que yo soy malísima para la cocina, tanto que si me quedo sola, como de bocadillo, jeje.

      Responder
    1. yademasmama

      Jaja, nunca se sabe qué será, pero de momento la cocina le encanta. Tiene unas sartenes y cacerolas de juguete que le concentran durante horas. ¡Muchas gracias por pasarte por aquí!

      Responder
  7. Beatriz Moreno-Cervera

    Nada, no te traumatices!, no te denunciará, seguro que se reirá cuando lo lea… Encontrar parecidos en tus hijos, aunque sean absurdos, es señal de que les quieres tanto, que los ves reflejados en todas partes. A mí también me pasa…!

    Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!