Pequeñas medallas y batallas pendientes

El día a día de una madre es una campo de batalla con mil frentes abiertos. Con pequeños triunfos que saben a gloria pero también con grandes pasos atrás y errores garrafales. De esos atesoro muchos, pero también me cuelgo rápidamente las medallas de mis pequeños triunfos. Como el día en que por fin consigues salir de casa puntual y sin olvidarte nada; el día que ha marchado como la seda y sin gritos, o la noche que se come el pescado en cinco minutos.

El lunes tuvimos una pequeña victoria: por fin se durmió solo en la cuna. Me faltó tiempo para colgarme en el pecho la medalla y atribuirme el mérito, bien merecida por la santa paciencia que tuve que derrochar para quedarme sentada a su lado durante tres cuartos de hora mientras le veía dar mil y una vueltas en la cuna. El tío se daba golpitos en la cabeza para no dormirse y todo. La medalla me ha durado poco, me la arrancó del pecho la noche siguiente, cuando lo dejé en la cuna y no paró de insistir en que le cogiera. Ayer, tercera noche, volvimos a los brazos para dormir. Gané una batalla pero perdí la guerra, al menos por el momento. No voy a dejar de intentarlo, alguna noche volverá a caer dormido solo, al menos por pesada.

guerra-civil

Enfundada en el traje de guerrera, he vuelto a otra guerra pendiente desde que nació, la de cortarle las uñas. He salido de nuevo derrotada y, encima, humillada. Porque después de estar un rato intentando cortarle una uña del pie derecho y de que me mandara a freir espárragos, el tío me sorprendió en el baño cortando las mías y no se le ocurrió otra cosa que correr a su habitación y traerme su tijerita de bebé y ayudarme. Se las sigo cortando dormido y tendré que esperar a que le entre algo más de razón para que no le dé por huir cuando me vea acercarme con las tijeras.

No me preocupo porque de peores he salido. Hablo de una de esas cacas inesperadas y que no engañan, que van de cara: vienen con una liada y punto. Nos sorprendió mientras el padre de la criatura y yo nos dábamos un homenaje al inicio de nuestras vacaciones en un restaurante. Como el plastón empezó a asomar por la espalda del peque, tuve que dejar mi plato a medias y salir corriendo al baño (si lo sé, va el padre).

Tonta de mí pensé que hasta podría haber un cambiador, pero no. Así que tuve que enfrentarme al marrón desbordante y a un niño inquieto en un baño sucio y sin apenas luz. Le quité el pañal y en el segundo que tardé en dejarlo en la papelera, el nene ya se había movido: estaba apoyado en la puerta y frotando su culete haciendo círculos. Podía haberse apoyado con la espalda, pero no, lo hizo con todo el plastón. Casi tuve que despegarlo de la puerta del baño. Y allí estaban dos marcas, como dos melocotones, de recuerdo.

Conseguí limpiarle como pude, a él y a la puerta, y salimos atropellados del baño, yo sudando, el nene descojonado de la risa y la mujer que me esperaba tras la puerta lanzándome miradas asesinas por nuestra tardanza. Así que esta batalla, la del cambio de pañal de pie, me la he ganado yo. Medallón para la señora, y esta no me la quita nadie.

¿Alguna guerra ganada este verano para contar?

39 pensamientos en “Pequeñas medallas y batallas pendientes

  1. mamablogger1

    Que bien que tu peque ya se haya quedado dormido solito en su cuna, la primera vez que pasa eso te da una alegría!!!
    Respecto a lo de las uñas a mi hija pequeña tampoco le gusta demasiado y lo que hago es cortarle las uñas cuando esta comiendo… A mi de momento me funciona!

    Responder
    1. yademasmama

      Uy, creo que aprovechar mientras come no va a poder ser… Usa las dos manos y es muy rápido, jajaja. A ver si lo de la cuna se repite otra vez, pero me da que va a tardar… ¡Ojalá!

      Responder
  2. Mamá Pata

    Me parto con tus historias, jiji!
    Lo describes tan bien que me imagino cada una de las escenas perfectamente!
    Animo, que me parece a mi que todas andamos parecido con esas pequeñas batallas, así que mal de muchos consuelo de tontos 😉

    Responder
  3. Una mamá muy feliz

    Jajajajajja me estoy tronchando de la risa, por las tres batallas; que te creías que iba a ser coser cantar??!! alaaaaa se queda un día en la cuna solito durmiendo, debe ser por algún cambio de conexión neuronal de los tantos que hacen, y tu gritando victoria a los cuatro vientos…jajajaja ahí te la dao pero bien!!!
    Las uñas, para esta tendrás que hacer un gran despliegue de imaginación y ocurrencias…por supuesto también rapidez y precisión y acabarás más sudando que el día del plastón…
    Memorable el momento restriegaculo por la puerta…habría que ver la cara de la señora cuando entró…para ella tendría que ser la medalla.

    Besoooooooooooooosssssss

    Responder
    1. yademasmama

      Jajajaj, lo que me he reído yo con tu comentario. Sí, la medalla para ella también. Te juro que hice lo que pude con esa puerta, pero las toallitas dan para lo que dan, jaja. Me ha encantado lo del cambio de conexión neuronal, debió de ser así, tal cual como lo dices. ¡Ain! Ya no canto victoria antes de tiempo, pero el mérito y la satisfacción de haber conseguido que se durmiera solo aunque fuera un día, no me lo quita nadie 🙂

      Responder
  4. nosoyunadramamama

    jaja, yo el tema de dormir solitos lo he tenido chupado porque, ya desde bebés, les he dejado en su cunita mientras hacía cosas en casa y, al final, quieras o no, si lo haces desde pequeñitos, se acostumbran y luego no hay que “forzar” nada. No quiere decir que no se hayan dormido en brazos, porque lo hacían encantados, pero también lo hacían tan tranquilos en su cuna sin decir ni mu. Cierto es que yo esta mañana les he tenido q despertar a los dos desp de 12 horas durmiendo, y así desde los 4-5 meses, son dormilones!!!Y supongo q cuando hay familias numerosas, no queda otro remedio y luego todos tan contentos…
    Lo de las cacas, en fin, tema tremendo… Yo llevo una buena temporada con tema escapes, jaja

    Responder
    1. yademasmama

      Cuenta, cuenta, ¿cómo conseguiste que fueran tan dormilones? Supongo que no te pedirían tantos brazos y que son mas tranquilos… No cantes victoria aún, jeje, a ver cómo te viene el tercero. Aunque imagino que sólo por imitar a sus hermanos, será parecido, ¡suertuda!

      Responder
      1. nosoyunadramamama

        No canto victoria!!!! Por si acaso pero pienso q no es casualidad q los dos hayan sido bebés glotones y dormilones, en la genética va un 50%, jeje. Luego están las circunstancias, porqué los segundos son más espabilados? Rafa ahora mismo con 22 meses dice más de 100 palabras, alfonso no diría más de 30 por entonces…Porqué los hermanos mayores somos más responsables? Alfonso anda pendiente de cada entrada y salida de Rafa del ascensor para q no le pillen laa puertas.. Hablo siempre en general… Rafa a los 3 meses se dormía sólo porque tamb tenia q atender a alfonso y si lloraba, no siempre podia ir corriendo. Lo mismo le pasará al tercero. Es una cuestión tamb de las circunstancias, y la genética,je

        Responder
  5. La cesta de mi bici

    Jajajaja, buenisimo el post!!! Me has sacado mas de una carcajada! Y aunque todavía no soy Mami, de mi etapa como educadora me has recordado alguna que otra anécdota, sobre todo, con el tema del pañal… Un besico!

    Responder
    1. yademasmama

      Seguro que como educadora te viste en alguna de éstas o peores… Hoy me han dicho las futuras cuidadoras de mi peque que sabían qué niño se había hecho cacas sólo por el olor… Anda que no 😉

      Responder
  6. Paula

    Jajaja, lo de la caca. miedito me da! Yo aún estoy tratando de afrontar la batalla de salir a tiempo de casa sin olvidos y sin que la cabeza me explote por el camino.

    Responder
  7. creciendoconmicachorro

    vaaaya que de batallitas… nosotros no hemos tenido todavía semejantes jiji . eso sí, ahora que gatea y se escapa andando solito corriendo porque los enchufes y los cables son su perdición. Yo para las uñas me siento con el encima delante de la tv, y nos funciona, ¿has intentado dormirlo en cama? acostándote a su lado…

    Responder
  8. portakanguritos

    JajajJj me parto con lo de las cacas!!!!!! Menudo trabajo limpiar todo! Madre mía jaja! Yo llevo un par de meses cambiándole de pie porque la pongo boca arriba y llora y se da la vuelta como si le estuvieras cortando una pierna!!!! Una vez tb se me durmió sola en la cuna y hasta me dio penita y nostalgia pero al día siguiente se acabó! Jeje En poco días nos vemos, ya tienes preparada tu charla?? Un bso

    Responder
    1. yademasmama

      Sí, el finde que viene nos vemos. En eso estoy, supongo que tú también como mucho lío preparando todo 🙂
      Así que Haizea anda igual con el cambio de pañal… Si por el mío fuera, iría lleno de mierda y tan feliz. Anda que no…

      Responder
  9. diasde48horas

    Jajaja, me parto con lo del cambio de pañal… me imagino el culete del peque marcado en la puerta y tu con la cara como un poema mirándolo jajaja.
    Lo de las uñas, en casa tenemos el mismo problema aunque la última vez se dejó de maravilla… pero no me quiero poner la medalla aún no vaya a ser 😉

    Responder
      1. diasde48horas

        Noo, de cuento nada, fue él que estaba inspirado ese día. Yo fui como siempre para cortárselas y simplemente se dejó. Y que conste que no había tele, ni libros, ni tablet, ni juguetes, ni nada de por medio… se ve que tenía un buen día jejeje. No creo yo que para la próxima tengamos tan buena suerte 🙂

        Responder
  10. Mamá Zombi

    Jajaja, madre mía lo del restaurante, vaya papelón! Estos niños son la bomba.

    Yo también tengo pendiente lo de las uñas y lo que se duerma sola… alguna vez lo hemos conseguido, pero no se ha repetido mucho que digamos. Poco a poco 🙂

    Responder
    1. yademasmama

      Sí, lo del restaurante fue tronchante. Ay cuando me acuerdo de esa puerta… Pues nada, la que primero averigue cómo conseguir que se duerman solos o se deje cortar las uñas, que lo cuente 🙂

      Responder
  11. mamiansiedades

    Lo que me he podido reir con la caca desbordante restregada en círculos! jajajajajaja
    Leo se quedó hace meses un par de veces dormido en la cuna conmigo al lado y pensé que ya estaba todo hecho.. pero fue un espejismo, a saber en qué estaba pensando.
    Yo las uñas o aprovecho cuando duerme o directamente paso y se las mantengo con una lima, como todavía son súper finitas…

    Responder
    1. yademasmama

      Sí, pero finitas como cuchillas… Espero que no te pase como a mí y que lo tengas más fácil. Alrededor de los tres meses nosotros también tuvimos una época en la que se quedaba dormido solo después del pecho, pero en cuanto se empezó a incorporar y a mantener sentado, se acabó… ¡Gracias!

      Responder
  12. Lydia - Padres en Pañales

    Jajaja me muero con la delbaño! Animo con lo de dormir solo, se consigue, no te rindas!!!! Te lo dice una que después de muchas se!amas durmiéndose sola la beba ( aunque suelo estar en la habitación o en la puerta) hoy la he dormido en brazos q estaba rarilla.bss

    Responder
    1. yademasmama

      ¿Y cómo lo conseguiste? Tengo que seguir con ello, pero puff… Esta noche, hace un rato, directamente no ha querido saber nada de la cuna. En fin… A ver si suena la flauta de nuevo ¡gracias por el comentario!

      Responder
  13. yderepentesomos3

    Jajajajajaja que gráfica la historia del cambio de pañal!! Era como si la estuviera viendo! Me he reido tanto que se lo he tenido que leer a papá aberroncho también! Jejejeje yo de momento lo de las uñicas lo llevo bien, incluso ya he llegado a cortárselas despierta, con mil de paciencia eso si, pero conforme va creciendo se va haciendo más difícil!

    Responder
    1. yademasmama

      Jajaj, me alegro de que te hayas reído un rato. Es que la historia del restaurante fue así, tal cual. Creo que la mujer que venía detrás estaba escandalizada por lo que tardamos y por los gritos que salían de aquel baño. Imagínate qué estrés 😉

      Responder
  14. Señor Bebé

    La verdad es que qué difíciles son algunas cosas. Le temo cuando me llegue el momento de lidiar con ellas. Lo de cambiar el pañal en un cuarto de baño así chiquitito y sucio como el que has descrito lo veo de lo más difícil. Y no me quiero ni imaginar la escena, jajaja, desde luego tu peque dejó el baño decorado.

    Responder
  15. Liliana Salazar

    jajaaj me ha hecho mucha gracia lo de la caca en el baño, aunque espero que a mi no me pase, y respecto a lo de las uñas, a mi me pasa al reves, tengo que cortarselas despierta, porque dormida se mueve demasiado y despeirta se queda quietesica mirando como se las corto y eso que tiene 8 meses xD

    Responder
    1. yademasmama

      ¡Hola Liliana! Tienes suerte de que se te quede tan quieta cuando se las cortas. Sin duda, si ya se ha acostumbrado a ello, no vas a tener problemas. Con lo de los cambios de pañales de urgencia no te puedo decir tanto… ¡Nunca se sabe! 😉

      Responder
  16. Pingback: Aprender a dormir solo en la cuna sin lágrimas (un cuento para conseguirlo) | Y, además, mamá

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!