Estirones, pellizcos y tortitas: las manías de los bebés al dormir

A los pocos días de nacer, bautizamos al pitufo como pececito. Como teníamos problemas con el pecho, le dábamos en biberón mi leche, y era tan diminuto que, aunque le quitáramos el bibe de la boca porque se había quedado dormido en la toma, seguía succionando como si tuviera aún la tetina en la boca. Aquello nos hacía muchísima gracia y el gesto se le ha quedado. Ha coincidido, además, que su muñeco preferido es un pez (que por cierto últimamente tiene bastante olvidado) y que es un gran bebedor de agua. Una cosa exagerada.

Para dormir, mientras está en brazos y anda con el chupete, me pide agua como loco. Se bebe varios tragos largos antes de dormirse y esto se ha convertido en un ritual inamovible. Ahora es un descuido terrible irnos a la cuna sin que haya uno o dos biberones de agua cerca. Pero esta manía es muy llevadera. Porque la otra rutina que él se ha instaurado solo (sin contar con mi aprobación) es dar pellizquitos en la carne de sus padres para dormirse.

A su madre, servidora, le ha dado pellizcos en las tetas, tripa, espalda, pecho y cara. Cada pellizco del infierno deja su huella, en forma de arañazo o herida. Porque el enano tiene la necesidad de meter la mano por dentro de mi camiseta para ir cogiendo rodillos de carne de mi tripa, recordándome que tengo muchos hipopresivos aún pendientes antes de que llegue el verano. Llevo un tiempo explicándole que no hay que hacer pupa, pero hay veces en que merece más la pena aguantar el pellizco si así se duerme unos cuantos minutos antes.

Es aún peor cuando toca cortar las uñas y ya tiene puntas milimétricas asomando. (De verdad, que alguien me explique de qué están hechas las uñas de los bebés, porque no son humanas, son cuchillas diminutas que crecen a la velocidad del rayo). Antes, el enano sólo se dormía tocándome la boca, y aquello era muy gracioso. Pero no sé en qué momento optó por subir el nivel de la pequeña tortura antes de dormir.

manos entrelazadas2

Hace un tiempo surgió este mismo tema en una quedada de madres. Una de ellas se quejaba de que su hija sólo se dormía con su pelo. Pero no tocándoselo, sino dándole estirones más o menos soportables (según el nivel de sueño, claro). Y si le quitaba el mechón de entre las manos, lloraba, se alteraba y ya no se dormía. Otra madre tenía que soportar que su pequeño le tocara la cara, algo mucho más llevadero, o que le diera tortitas suaves en las mejillas. Realmente, aquello no parecía una quedada de maternidad, sino una reunión de mujeres torturadas por sus bebés.

Envidio a las que dicen que su bebé sólo se duerme con su mantita, una ropa de su madre o un muñeco doudou. Ojalá fuera tan fácil. Mira que intentamos lo del muñeco (primero dormía yo abrazado a él para que se impregnara de mi olor y, a la noche siguiente, se lo poníamos en la cuna), pero no tenía el más mínimo efecto. El enano prefiere la carne de verdad, no mi avatar. Normal. Pero entenderéis que, últimamente, cortarle las uñas sea cuestión de máxima prioridad en esta casa. Y encima, sólo se las puedo cortar dormido.

¿Cuáles son las manías de vuestro bebé al dormir? ¿Alguna más tiene que soportar también estos pellizcos infernales?

26 pensamientos en “Estirones, pellizcos y tortitas: las manías de los bebés al dormir

  1. BuggyMama

    Jajaja. Mi bichito también pone esa boquita de pececito que comentas y mama en sueños desde que nació.

    Además, también le gusta tirarme tironcillos de pelo para dormirse..

    Besitos!

    Responder
  2. Mamá Pata

    jajajaja!! Estos enanos!!
    La mía se duerme con una teta en la boca y la otra en la mano, pero yo me pongo el brazo para que no pueda pellizcarme el pezón, jeje! Ni abrazar muñecos ni nada!

    Responder
  3. nosoyunadramamama

    La verdad es que lo de los pellizcos no es muy agradable, mi hijo lo hace de vez en cuando cuando está en mis brazos y el tío me hace daño,jaja… La verdad es que mi peque es super feliz con su oso, es verlo y se ríe y se lanza a la cuna…El mayor también se ha ido contento siempre a dormir con algún peluche… Poco a poco

    Responder
    1. yademasmama

      ¡Qué envidia que les vayan los peluches! Eres una privilegiada. Ya te digo que cuando hay que enseñar escote y tienes sus marcas de los pellizcos, no es nada sexy… Jajaj. ¡Gracias por comentar!

      Responder
  4. Un Papá en Prácticas

    Total lo de las uñas 🙂 Esa misma pregunta me la he hecho yo un montón de veces. ¡Qué rápido crecen! ¡Y cómo arañan! Tengo la cara hecha un cristo… 🙂
    De momento la peque no tiene ninguna manía, pero sí recuerdo un primo mío que cuando era pequeño (ahora ya es todo un hombre) te tenía que coger de la doblez superior de la oreja para dormirse. Y hurgaba sin parar en ella hasta que lograba conciliar el sueño… 😉

    Responder
  5. diasde48horas

    Mi niño, para dormirse tiene que agarrarme las orejas cual piloto, si son las dos mejor.
    Completamente de acuerdo con lo de las uñas, tienen unas cuchillas de afeitar diminutas en los dedos!!

    Responder
  6. planeandoserpadres

    la bichilla tiene que quedarse dormidita con la teta en la boca porque si no ya empieza el desfile de paseos y canciones para lograr el mismo resultado pero 2 horas más tarde de lo normal. Además, cuando cae en la cunita debe estirarse todo lo larga que es y abrir los brazos y las piernas ocupando todo el espacio. En esta posturas sabemos que dormirá profundamente. En cualquier otra, depende de la suerte que tengamos ese día.

    Responder
  7. Pingback: Aprender a dormir solo en la cuna sin lágrimas (un cuento para conseguirlo) | Y, además, mamá

  8. La cesta de mi bici

    Jajajaja, que pobre! Aún no teniendo hijos, he “sufrido” en mis carnes, las curiosas formas de dormir de los peques en la siesta en la escuela. He tenido de todo. Desde alguno que necesitaba dormirse en brazos mientras me balanceaba como una atracción de feria (necesitaba cuanto más movimiento mejor), hasta alguno que necesitaba meterme sus uñitas por las mías con el consabido pellizco en la punta de la yema del dedo. Pero cuando ya duermen son aneglicos. Un beso guapa.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Ay, eso de las uñas y el pellizco lo hace ahora el chiquitajo, jajaja. Cada uno tiene su manera de dormir es muy muy curioso. Y además las manías van cambiando conforme pasan etapas. ¡Gracias por el comentario y besos!

      Responder
  9. Pingback: Técnicas de huida cuando se ha quedado dormido - Y, además, mamá

  10. Yus

    Es terrible… ya no soporto los pellizcos de mi beba, la amo pero odio la hora de dormir, porque aunque cada vez que puede y esta en mi brazo me lanza un pellizco, es peor cuando va a dormir, no deja de hacerlo hasta que se queda dormida y me hace daño, me rompe la piel.. lo otro extraño es que ella escogió la comisura que se hace entre mi brazo y mi tronco, esa parte que se forma al cerrar tus brazos, en las axilas. si estiro el brazo para que no pueda pellizcar se transforma y pega de gritos y llanto, y me baja el brazo hasta que no me rindo y bajo el brazo y dejo queme torture no se queda quieta y no se duerme… Debe haber una forma de quitarle esta maña, cuando estaba bebesita no era tanto pero ahora de dos años es una real tortura… Considero que ya estoy entrenada para soportar torturas de guerra con esto.. Si alguien sabe como ir quitando estas mañas por favor déjemelo saber..!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Uf qué tortura. Se me ocurre que te pongas un jersey de lana gordo, a ver si así al menos no lo sientes, ufff. ¿Has probado a ponerte un collar a ver si le llama la atención y se entretiene tocándolo? ¡Suerte!

      Responder
    2. Yeye

      Sin duda una tortura, mi hijo de 1.5 meses ha adquirido esa manía de arañarme los nudillos o el codo!!! Yo amo a mi hijo pero no sé hacer para que deje de hacerlo, veo que no soy la unica mamá que pasa por esto, pero platiqueneme si alguien sabe de alguna cura jeje, bueno si alguien sabe cuanto se prolonga, si se quita sola o hay algún método que ayude. Justo hace momentos me hizo terrible berrinche en plena madrugada por no dejarlo arañarme y yo no sé si es mejor ceder o dejarlo que llore (pero me parte el alma verlo llorar) tengo miedo se haga una obsesión. Alguien por favor ayuda u orientación en el tema. Gracias

      Responder
      1. yademasmama Autor

        Supongo que ya habrás probado a ponerte manga larga que te tape hasta la mano o incluso un guante, ¿no? A veces la mejor victoria es evadir el problema. O quizà una tirita en la zona que te araña… Con 15 meses ya comprende lo que le dices, explícale que te hace daño y dale una solución, que se lo haga a un muñequito que abrace mientras le das el pecho. Puedes probar con un collar el lactancia, para que se entretenga toqueteando sus cuentas… Espero que algo de esto te sirva, ¡ánimo!

        Responder
        1. Yeye

          hola! si claro que intenté con manga larga pero el muy astuto mete su manita por debajo jeje, pues mi pequeño ha crecido ahora tiene ya dos añitos y la manía de los nudillos ha cedido digamos en un 70%, el tema ahora es que cambio de manía!!! noooo!!! jajaja, le retire el pecho y me fue super bien pero despues se enfermo del estomago y a raiz de esa fecha me di cuenta que empezó a chuparse el labio inferior y le digo que no lo haga y me entiende muy bien lo deja por unos minutos o segundos y despues vuelve a su mania, y tambien cambio el modus operandi, ahora es el dedito en mi labio inferior sacandolo y haciendolo soñar o no hay trato, le explico que me duele pero la verdad creo no le importa mucho el necesita hacerme ese estiron de labio para poder dormir, es incomodo pero menos doloroso que nos nudillos, espero algún día pueda decir que dejo las manías atras :’) saludos y suerte con los bebes

  11. Noemí

    Encontré este post buscando en Google bebes que pellizcan y arañan, por saber si mi hijo era normal 😂 Le encanta tocarme la cara pero su objetivo es meter el dedo en la boca y arañarme la encía y también le encanta meter su deditos en mi nariz y arañar. Para pellizcar prefiere el cuello que hay más pellejito 😂 He intentado sustituir mi cara por la mano pero ni pa Dios 😒😅

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Jaja, qué típico, Noemí. Mi segunda hija se dedica a hacerme pellizquitos en el antebrazo y ya me ha dejado moratones. Yo aguanto con tal de que se duerma antes, pero me empiezo a hartar… jaja.Y lo de la encía también me ha pasado, ¡uf! Sólo se me ocurre estar muy atentas y cortarles las uñas a la mínima 🙂

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!