Volver a tener un recién nacido en brazos: ¿Para cuándo el segundo?

Esta pasada semana llegó a la familia un nuevo sobrino, un bebé precioso de 3,600 kilos, pelo negro y puñitos en alto al dormir. Su llegada al mundo me removió y volví a revivir mi parto, -de eso hace ya quince meses-, y nuestros primeros meses con mi bebé. Sabía que estaba sensible, pero en cuanto lo sostuve en brazos y aspiré el olor de su cabecita mis hormonas se revolucionaron (si es que alguna vez había estado tranquilas), y no pararon de chillarme que quería y necesitaba tener  otro bebé.

¿Ahora que por fin dormimos de un tirón? ¿Ahora que hemos conseguido cogerle el tranquillo y hasta parece que controlamos la situación? Mi pareja, que ya había leído en mi cara mis intenciones, y que tiene la cabeza más fría (o que no está a merced de las hormonas y de la biología más básica, como yo) me echó el alto rápidamente.

«Tienes la mirada desenfocada. No mires al bebé, mira a la madre y dime si es lo que quieres ahora», me dijo. En casa, me releí el post de Maternidad idealizada para acallar mi baile hormonal y conseguí dormir más tranquila. La llamada de la biología es atroz, y por lo visto, a los hombres no les afecta. Si mi razón no se impusiera, la especie humana estaría más que perpetuada.

Debe de ser normal pensar unos días en que así, los tres solos, estamos de maravilla en nuestro minipiso, y otros en que tenemos que ampliar la familia y mejor hacerlo cuanto antes (con movida inmobiliaria de por medio). Mi madre ya va soltando alguna indirecta. Realmente, es bastante directa: «El chico ya se nos está haciendo mayor. Tendrías que tener ahora una nenita, ¿no te parece?». Jamás habría pensado en tener únicamente un hijo, pero después de pasar un año sin dormir la idea se me ha hecho más que atractiva.

No es la primera vez que escuchamos un comentario así. Y esto quiere decir que con 15 meses, y a punto de arrancarse a andar, al enano ya le empiezan a ven mayor. Así que ya han empezado las preguntas del tipo, «¿Y el segundo cuándo?». A veces, cuando mis hormonas están adormecidas, esta pregunta me pilla desprevenida y me sorprende. «¿Cómo? ¿Con lo pequeño que es aún el pitufo?». Pero otras veces no hacen sino dar alas a mi reloj biológico y acelerarlo.

El pasado verano hablaba con una madre que me advirtió entonces de que pronto empezarían a preguntarme por el segundo. Y me dijo que en el momento en que tienes dos hijos es como si ya hubieras cumplido con la sociedad, se cierra tu cuenta pendiente y se terminan las preguntas. De hecho, si tienes un tercero lo más que te dicen es «¡Qué animada!».

Otro padre nos decía hace unos días que tener dos hijos es como tener 11, porque dan muchísimo más trabajo que el doble. Y en su caso, que tiene tres, dice que es como tener 111. Un minipunto más para el bando de la razón, que últimamente está en desventaja frente al de las hormonas.

¿A vosotras también os entran unas ganas irrefrenables de tener otro hijo cuando cogéis en brazo a un recién nacido?

Imagen de Serge Bertasius, de freedigitalphotos.net

24 pensamientos en “Volver a tener un recién nacido en brazos: ¿Para cuándo el segundo?

  1. Mamá Pata

    jajajaja!!! Lo has explicado muy bien. A mi me pasa algo parecido, y la patita tiene 19 meses. Yo me llevo con mi hermano pequeño 4 años y medio, y como siempre nos hemos llevado super bien yo decía que esperaría por lo menos 4 años para tener el segundo. Pero ahora creo que no lo voy a cumplir!! Veo a chicas embarazadas y me muero de envidia, me encantan las barrigas!
    Pero me falta menos de un año para terminar el doctorado y hasta entonces me lo prohíbo a mi misma, que no tengo tiempo para todo. Y después… ya llegará 😉
    Ademas me encantaría tener 3, jeje

    Responder
    1. yademasmama

      ¡3! ¡Vas a ser de las «animadas»! A mí también me dan envidia las barrigas, aunque luego me veo gorda y fatal, jajaj. Yo me llevo diez años con mi hermano pequeño, no creo que espere tanto. Y también somos tres, un número muy bueno. Vas a ser una mamá pata auténtica 😉

      Responder
  2. nosoyunadramamama

    Dentro de un mes voy a tener un sobrino y sé q me entrarán unas ganas tremendas. Bueno, he de decir q ya tengo ganas de tener el tercero y justo esta noche soñé q lo tenía, jaja… A nosotros solo nos frena lo económico, x lo demas somos muy animados y nos encantan los niños, y lo q sí q es cierto es q si quieres tener dos lo mejor es q sean seguidos. Pero claro, es fundamental q querais los dos! De todas formas, tener dos hijos da trabajo xo se simplifica mucho, no es xa tanto 🙂

    Responder
    1. yademasmama

      ¡Eso espero, que no sea tanto trabajo! Jajja. Es que lo económico es un problema y más ahora. Cuando nazca tu sobrino tendrás que hace de tripas corazón y tratar de aguantar tus impulsos. A ver si lo consigues 😉

      Responder
  3. Rejuega

    Tengo dos hijos y confieso que cada vez que veo un bebé me dan ganas de volver a tener otro. Me encantan los bebés pero se que esa etapa se pasa rápido y que después crecen y necesitan mucha atención y dedicación. Para tener el segundo tarde casi 5 años. Quería dedicarme a disfrutar del primero para poder dedicarme al segundo de la misma manera. Pero de la misma manera es imposible. Todo cambia, una cambia. Cada uno se disfruta de manera única con un amor inmensa. Soy de las que piensa que cada hijo ha de venir en el momento preciso (si se puede ;)).

    Responder
    1. yademasmama

      Es que ése es el problema, que se pasa volando la etapa de bebés y es tan bonita… Pero imagino que la siguiente etapa también es preciosa. También pienso, como tú, que quiero disfrutar a mi enano un poco más de forma exclusiva. Pero está claro que el siguiente vendrá cuando él quiera y cuando se pueda. Gracias por el comentario 🙂

      Responder
  4. diasde48horas

    ¿Cuentas tu historia o la mía? Mi reloj cada vez hace tic tac más fuerte. Yo por mí me ponía a ello ya, pero mi marido refrena un poco la cosa… yo ta tengo comprobado que las hormonas son unas hijas de p…

    Responder
  5. portakanguritos

    como te entiendo!!! que traicioneras que son las hormonas!! como nos hacen olvidar el dolor del parto, los primeros meses… Así la especie humana no se extinguirá nunca! jeje. Me pasa lo mismo y basta que yo no saque el tema para que me lo saque mi pareja… pero en plan broma, como quien no quiere la cosa… Aunque a mi me gustaría esperar hasta que Haizea vaya al colegio para tener más tiempo para el/la txikitin/a… pero lo que dices, piensas en lo bien que se está ahora una vez que los conocemos y está el tema «controlado» y se quitan las ganas de tener otro… saludos!! 🙂

    Responder
    1. yademasmama

      Excusas hay tanto para tener ahora como para esperar. Pero es que con lo bien que dormimos ahora… Jaajja. Nosotros también hacemos esas bromas, y ¡de momento sólo son bromas! Un besico

      Responder
  6. matronaonline

    jajajaja me ha recordado mucho a un post que hice:
    http://matronaonline.wordpress.com/2014/01/03/y-el-nino-para-cuando/

    Cuando no tienes un bebé, la gente te insiste para que lo tengas, cuando tienes uno, para que le des el hermanito. Si tienes 2 y son los 2 del mismo sexo, a por la niña o el niño, y así en un bucle sin fin.

    Si se piensa detenidamente, un bebé no es una decisión rentable a corto-medio plazo, requiere grandes gastos, preocupaciones, gran parte de tu tiempo, incluídas las horas de sueño… pero cuando el deseo supera todo eso, no hay «contras» que valgan.

    Responder
    1. yademasmama

      Es una inversión a largo plazo, está claro. Pero salpicada de buenísimos momentos desde el principio. De acuerdo contigo en tu post, esa pregunta es dolorosa y la mayor parte del tiempo se mete la pata al hacerla. Es como la horrible ¿Y la boda, para cuándo?

      Responder
  7. Virginia

    uy yo estoy un poco igual, mi niña ahora tiene 11 meses y pienso en que querré un segundo. Mi novio dice que debe pasar bastante tiempo para que se le olvide lo mal que lleva el no dormir la noche entera aún! (que tiene razón) Pero mi cabeza no escucha, menos mal que no tengo aún la regla…. jajajaa
    Espero que con el tiempo él cambie de idea… porque yo soy super cabezota!

    Responder
    1. yademasmama

      Jajaj, ya llegará. Seguro que cambia de opinión, creo que a los hombres les pasa lo mismo pero con efecto retardado, jiji. Muchas gracias por pasarte por aquí y dejarme un comentario

      Responder
  8. BuggyMama

    Mi niña tiene 19 meses y quiero que tenga un hermanito/a pero aún la veo muy pequeña, o a lo mejor es que no he olido un recién nacido hace tiempo…

    Besos!

    Responder
  9. planeandoserpadres

    Yo ya salí del paritorio cuando tuve a la bichilla con ganas de ampliar la familia y en esas sigo. pero de momento mi fertilidad y deseo sexual andan bajo mínimos, así que tendré que esperar mucho para dar el paso ¡que todavía es muy pequeñita! El papá de la bichilla dice que cuando esta tenga unos 3 añitos iremos a por otro (yo creo que será antes, pero que él no se entere).

    Responder
  10. Pingback: Bebés con cara de pillo | Y, además, mamá

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.