Cuando tus amigas no tienen hijos

Que tus amigas no tengan hijos y tú seas la primera con un bebé es un dramón mayor de lo que puede parecer a primera vista. Bastante peor que ser el único soltero en un grupo de familias numerosas, por mucho que digan. Tu hijo es el niño mimado de la cuadrilla y tienes vía libre para mandar tantas fotos y vídeos como quieras al grupo de WhatsApp, vale, pero los horarios de los planes de adultos y niños no son muy compatibles, sobre todo en fin de semana. Lo de quedar a las ocho de la tarde (cuando eres padre ya es la noche, no la tarde) es imposible, así que en vez de cenas tienes que apuntarte a merendolas o al vermú.

Bebés jugando con sus padres.

Bebés jugando con sus padres.

Ir a casa de tus amigas con tu hijo es ir cargada de juguetes para entretenerle en un salón que, nada más entrar, analizas con visión láser de madre para descubrir posibles puntos conflictivos. Me refiero a esquinas peligrosas, cosas al borde de la mesa, cables sueltos o comida al alcance de la mano. Y al irte, dejas la casa como si hubieran pasado los hunos, llena de migas, trozos de comida chupada por el suelo y marcas de deditos diminutos por toda la mesa de centro de cristal. Así que no nos llueven las invitaciones a casas de otros adultos.

Tengo que buscar amigas con hijos como sea, sobre todo si quiero que el pitufo juegue con otros niños. Las que no tenemos una cuadrilla que parece una guardería nos buscamos desesperadamente entre la gente, analizando a cada mujer con silleta para ver si es una posible amiga o no. Yo lo hacía mucho cuando salía a la compra durante la baja maternal, y ahora he retomado esta costumbre en la bebeteca, donde escudriño a las madres con las que me juntaré en un futuro a la hora de recoger al nene de la guarde o del cole.

Lo de sonreír a otras madres que pasean la silleta funciona. Empiezas hablando de los hijos y acabas haciendo amistad, porque de lo que se trata es de que los niños jueguen juntos y de que las madres no se aburran como ostras.

De todas formas, sigo con mi plan B, que no es otro que animar a mis amigas a que tengan hijos, al menos antes de que el peque acabe el colegio. Me hubiera encantado poder pedir su ayuda y consejo en los miles de momentos de crisis que he pasado con mi nene, sin tener que tirar de agenda para buscar a conocidas que pudieran echarme un cable (y menos mal). Y ni qué decir que los paseos con el cochecito durante los primeros meses habrían sido mucho más amenos con compañía.

Silletas aparcadas en fila.

Silletas aparcadas en fila.

Pero no todo es malo. Es cierto que nunca te falta plan si necesitas olvidarte de pañales y lloros durante unas horas, pero ser madre antes que nadie en tu cuadrilla tiene un gran privilegio. Es el de convertirse en la voz de la experiencia, la primera en abrir camino y ganar el derecho a dar todos los consejos que quieras sobre el tema de la maternidad, crianza o niños (aún cuando no los pidan). Además, tus batallitas e historietas siempre triunfan -cuidado con no ponerse moñas para no ahuyentar a la audiencia-, porque ¿qué puede competir con que tu hijo te haya tirado el mando de la televisión por el váter o que le hayas pillado jugando con la caca del pañal?

Me encanta la cara que ponen mis amigas cuando les hablo de cómo se transforman los pechos en el embarazo y en la lactancia (la que ponía yo misma hace más de año y medio al pensar en el chorro de la leche) o de la episeotomía durante el parto. No puedo negar que me encanta sacar el tema, aunque sin asustar, claro.

¿Habéis sido las primeras en tener hijos o tenéis la suerte de contar con la experiencia de un grupo de amigas con bebés?

23 pensamientos en “Cuando tus amigas no tienen hijos

  1. Una mamá muy feliz

    Jajajajajja qué razón tienes!!! yo he estado en ambas posiciones, es que tardé tanto en tener hijos que me tuve que echar otras amigas que son las que ahora no tienen. Por mucho que te digan no te preocupes si eso se barre, ahora lo recojo yo…te miran con cara de “ata ya a tu fiera y largo de mi casa impoluta hasta que habéis llegado”

    También estoy a la caza y captura de nuevas amigas en el parque…jejeje. Mientras me desahogaré con vosotras!!!

    Besos felices!!!

    Responder
  2. diasde48horas

    Jejeje, me parto de la risa con lo de la visión láser, lo has bordado, como la vida misma. En mi caso soy la primera en tener bebés y coincido 100% con lo que has dicho. Las 8 de la tarde son las 8 de la noche y es hora punta en casa: baño, teta…
    Un beso y gracias por recordarme que no soy un bicho raro!!

    Responder
    1. yademasmama

      ¡Graciassss! Las 8 de la tarde y agobio máximo: cena, baño, teta… ¡qué prisas! Claro que no somos un bicho raro, lo que pasa es que estamos diseminadas por ahí 🙂 ¡Un beso para tí y gracias por el premio!

      Responder
  3. Entrepapis

    Tienes toda la razón. Nosotros fuimos de los primeros pero, afortunadamente, los demás nos siguieron con meses de diferencia, así que hemos pasado todos por lo mismo de manera simultánea. Si tu entorno tarda más de un año en tener niños, no vais a ir acompasados, porque cuando tu peque pueda ir ya a comer a un restaurante, los demás estarán introduciendo el puré y seguro que no se animan a acompañaros … Y así un montón de detalles más.

    Hay que aguantar estas etapas y sacar aspectos positivos: usad a vuestros amigos de canguro, jajaja, ahora que tienen toooodo el tiempo del mundo.

    ¡Saludos!

    Responder
    1. yademasmama

      ¡Qué suerte tuvisteis! El descompás aquí va ser terrible, el pobre hijo a este paso no va a tener con quién jugar. Después será el mayor de todos y el que les enseñe las maldades 😉 ¡Gracias por tu comentario!

      Responder
  4. planeandoserpadres

    Nosotros hemos coincidido con otra pareja de amigos a la hora de tener bebés (se llevan 3 meses) pero hemos optado por foras de crianza bastante diferentes: nosotros entendemos que debemos adaptarnos a los ritmos de la bichilla por lo que lo de salir a cenar hasta las 2 de la mañana se ha acabado de momento, mientras ellos no han modificado estos hábitos y siguen más o menos como antes (luego que si el niño no come, que si no duerme, que si se altera el carácter…) por lo que los que nos hemos quedado algo desplazados somos nosotros. El resto, como aún no tienen hijos, supongo que piensan que somos raritos para esto de la crianza, pero claro, es que yo no me veo saliendo de casa un sábado por la noche cuando la niña ya lleva 2 horas durmiendo para despertarla en el camino…

    Responder
    1. yademasmama

      Cada pareja tiene su forma de hacerlo, pero sí, ¡son tan diferentes! A mí tampoco me gusta alterar sus horarios de sueño, menos aún ahora que hemos conseguido que duerma del tirón, ¡ni loca! Las comparaciones son, una vez más, odiosas… Vosotros manteneros en lo que es mejor para la bichilla y punto. Seguro que algún otro os acaba dando la razón. ¡Gracias por el comentario y un beso!

      Responder
  5. Un Papá en Prácticas

    En mi caso sólo tengo un amigo con un hijo (sólo tres meses mayor que Mara), pero por desgracia viven en Valencia y nos pilla un poco lejos en el día a día. Nosotros, como planeando ser padres, también hemos decidido adaptarnos a los horarios de la bebé, así que de salir por la noche y esas cosas de momento ni hablamos.
    Voy a ver si voy desarrollando esa visión láser para cuando la peque empiece a gatear 😛

    Responder
  6. matronaonline

    Jejeje, me ha encantado la descripción. Creo que siempre es bueno evolucionar y adaptarse a las nuevas situaciones, y tampoco es vital hacerlo todo juntos y en los mismos horarios, así que, bien montado, un bebé no tiene por qué limitar enormemente la vida social 😉

    Responder
  7. Mamá pata

    Nosotros también hemos sido los primeros, pero seguidos de cerca por otros. Aun así no vivimos cerca y llevamos vidas muy diferentes. Pero con el resto de la cuadrilla, los no padres, seguimos haciendo un montón de planes. No les voy a llevar al parque porque entonces igual me dejan de hablar, pero si que hemos buscado bares aptos para niños donde quedar a tomar algo. Y también te diré que somos los que mas salimos, cada tarde de lunes a viernes, sábado y domingo de rabas y luego otra vez por la tarde, algunas veces hasta a cenar! Mantenemos unas rutinas con la peque pero intentamos ser flexibles para adaptarnos a cada momento.
    Aun así también he conocido otras amas con niños de la edad de la patita en el parque, en la piscina, en la guarde… Así que mas que reducir amistades las vamos ampliando!

    Responder
  8. Mer

    Dos de mis amigas del cole tienen hijos, pero viven en otra ciudad. De los amigos de aquí solo una pareja tiene un hijo de año y medio, aunque no compartimos puntos de vista en cuanto a la maternidad (ellos son de seguir los manuales al pie de la letra, y no precisamente los manuales que a nosotros nos gustan). Para mí es un alivio que al menos ellos nos puedan entender un poco, pero aún así pretendo buscar amigas nuevas en el curso de preparación al parto, jejeje.

    Responder
    1. yademasmama

      ¡Mucha suerte! Yo espero encontrar amigas en la guarde. Sí es cierto que aunque tengas amigos con hijos puede que tengan otra manera muy diferente de criar y es un tema peliagudo, la verdad, y por el bien de la amistad casi es mejor evitarlo 😉

      Responder
  9. Pingback: “Me tragué un supositorio” | Y, además, mamá

  10. Pingback: San Fermín con un bebé | Y, además, mamá

  11. Lai - Asi como lo pienso

    yo fui la primera! de mis amigas de aquí y de allí. Tengo una amiga con la que concidi, pero ella viviendo en Paris y yo en Chile…nos veíamos solo una vez al año cuando coinicidiamos en vacaciones! Es difiiiiiicil! De hecho…de mis amigos de alli, yo fui madre de dos antes que los demás empezaran….

    Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!