Madres de incubadora

Desde que abrí este blog estoy más sensible. Pienso más en mi embarazo, mi parto y el tiempo que ha transcurrido conociendo al enano. Parece que ahora que va a cumplirse el año, vuelvo a rememorarlo todo con más fuerza si cabe. Revivo cómo fueron los primeros días con mi pitufo, cómo empezamos a conocernos a través del cristal de la incubadora y cómo fue la primera vez que estuvimos piel con piel tras un parto traumático. Por eso quiero dedicar este post a las madres de los bebés que se quedan en neonatos y que vuelven a casa a ver una cuna vacía. Madres coraje que sufren por la separación y que poco o nada tienen que ver con las que tienen la suerte de estar en planta con su bebé durmiendo en el nido a su lado.

La primera vez que me enseñaron a mi chiquitín llevaba puesto un gorrito que le quedaba enorme. Lo sostenía una enfermera que solo nos dio dos segundos antes de llevárselo corriendo a la incubadora. La siguiente imagen que tuve de él, ya limpio y descansado, fue en la foto que me traía mi pareja en el móvil. Unas horas más tarde lo conocí en la unidad de neonatos. Parece que me estaba esperando, porque en aquel momento estaba despierto y fijaba la mirada en nosotros mientras bostezaba.

bebé en la incubadora

Mi enanín estuvo solo tres días en la incubadora, le dieron el alta a la vez que a mí. Pero las madres de los bebés ingresados se quedaron allí. Algunas llevaban meses. Dormían en casa pero volvían a primera hora de la mañana para estar todo el tiempo posible con sus hijos, ponerles al pecho o entregar la leche que se habían sacado en ese tiempo.

Cada día preguntaban a las enfermeras qué tal había pasado la noche y esperaban ansiosas la visita del pediatra para que les informara sobre su estado de salud. Algunos bebés solo tenían que ganar peso, pero a otros prematuros les quedaban aún operaciones importantes. En neonatos se respiraba tensión, tristeza, incertidumbre. Y a veces se traducía en enfrentamientos entre alguna madre y las enfermeras, fruto del cansancio y de la angustia por el tiempo perdido con el bebé. Otras veces, sobre todo en los diez minutos diarios en que los familiares podían ver a los pequeños, se respiraba alegría.

Son madres y padres que solo esperan que su hijo esté bien y que llegue por fin el día de volver a casa con él. Quieren poner el contador a cero, como el resto, para ir averiguando poco a poco cómo es vivir con su hijo y ser una familia como las demás.

¿Te animas a contar tu experiencia en neonatos?

14 pensamientos en “Madres de incubadora

  1. portakanguritos

    En mi caso me dieron a mi el alta antes que a mi hija. Ella estuvo una semana en neonatos desde que nació…y fue la semana más larga de nuestra vida. Volver a casa sin ella fue muy duro. Antes de irnos a casa por la noche yo no me quería ir hasta que estuviera dormidita. La parte positiva fue que esa semana dormí y me recuperé rápido del cansancio del parto. Ahora me pasa igual que a ti, que 6 meses después revivo con más fuerza esos momentos y me he dado cuenta de que me costó bastante conectar con ella por la separación nada más nacer. Gracias a la lactancia enseguida conectamos. Me gusta tu blog. Un saludo, Irantzu.

    Responder
    1. yademasmama

      Gracias por tu experiencia. Sí, cuesta más conectar cuando no ha habido ese piel con piel de las primeras horas o las enfermeras pasan casi más horas con el bebé que la madre… Me alegro mucho de que todo saliera bien. Gracias por tus comentarios y pásate por aquí cuando quieras!

      Responder
  2. diasde48horas

    Mi Redondo no nació prematuro, pero sí tuvo que estar ingreado en neonatos unos días mientras le hacían una pruebas. Coincidimos con madres y padres de bebés muy prematuros y la verdad es que el ambiente que se respiraba allí era sobrecogedor. A mi se me quedó la imagen en la mente de una madre que lloraba desconsolada cuando por fin le iban a dejar cojer en brazos a su niño por primera vez.
    Si me lo permites, me has dado una idea para un post.
    Muchas gracias!

    Responder
  3. Pingback: Premio al blog más tierno y Cracking Chrispmouse Bloggywog | Y, además, mamá

  4. Helen

    Hola, yo también sufrí la separación de mi hija aunque fue dos días después de nacer y es lo peor que le pueden decir a una madre, que se llevan a tu hija recién nacida a neonatos.Cuando te quedas embarazada te hablan de como cambia tu cuerpo, tus sentimientos y como puede ser el parto, pero no te dicen que puede existir alguna complicación y tengan que separarte de tu pequeño. En mi caso, mi parto se complicó por la fiebre y después de intentar dar a luz de forma natural tuvieron que practicarme una cesárea urgente ,la niña nació casi criada con casi 4 kilos! y perfectamente , pero el segundo día tuvo unas décimas y tuvieron que llevársela a neonatos, así que imaginaros nuestras caras cuándo nos dicen que necesitan nuestro consentimiento para hacerle una punción lumbar para descartar una meningitis.Afortunadamente no tenía nada pero estuvo una semana ingresada y a mi me dieron el alta, así q estuvimos yendo todos los días al hospital entrábamos los primeros y nos íbamos los últimos. Tengo que decir que las enfermeras eran geniales con todos los niños, les hablaban y se dirigían a ellos por sus nombres y eso lo pude comprobar porque mientras estuve ingresada entré en neonatos en todos los turnos de la noche y pude ver como los trataban a pesar que , estaban sufriendo los famosos recortes en la sanidad . Por eso, quiero aprovechar tu blog para dar las gracias a todo el personal de neotanos del hospital Virgen del Rocio en Sevilla que hace un año se portaron increíblemente bien con los niños ingresados incluida mi hija. Igualmente quiero animar a todas las madres que hemos pasado por esta situación o se encuentran en ella.Bsos

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Hola, Helen. Siento que tuvieras que pasar por esa experiencia pero al menos me alegro de que os atendieran tan bien. La verdad es que los sanitarios de Neonatos son ángeles, así da gusto.
      Tienes razón en que nadie te previene de que pueda haber complicaciones y ni estás preparada para ello. El susto de que pudiera tener meningitis debe de ser horrible, no me lo quiero ni imaginar.
      Coincido contigo en que separen a una madre de su hijo es una de las peores cosas que pueden pasar…
      Muchos besos y gracias por contar tu experiencia 🙂

      Responder
  5. patricia

    Llego tarde a esta entrada, mi peque estuvo en incubadora por prematura, se quedó ingresada 8 días y yo solo era persona cuando podía estar con ella, tengo una espinita clavada de no haber podido estar junto a ella nada màs nacer ni haberla podido tener en la habitación, pero intento no pensarlo!!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Es una sensación dolorosa, ¿verdad? Esa separación y el no poder vivir los primeros días de tu bebé de una forma más natural… Pero al final es ahí donde mejor pueden estar. Esperemos que si se vuelve a repetir podamos vivir una experiencia distinta y que los bebés estén muy sanos. ¡Gracias por el comentario!

      Responder
  6. Pingback: ¿Prematuros hasta cuándo? - Y, además, mamá

  7. Ale

    Acabo de descubrir tu blog y me está encantando. La manera en que narras las cosas es muy realista pero con un toque de ternura que le da mucha personalidad.
    Leyendo esta entrada, me recordaste lo duro que fue tener a mi pequeña en la incubadora, dejarla allí mientras yo me iba a casa… por suerte todo pasa y estamos estupendas!! Creo que a muchas madres con niños prematuros agradeceran que se hable de ello, dado que es de las cosas más difíciles por las que van a pasar en la vida.
    Gracias por tus palabras!

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Gracias a ti por leerlo. La verdad es que es muy duro y algo que no se olvida. Creo que no está de más reconocer a esos padres de incubadora, que lo tienen todo más difícil que el resto. Me alegro mucho de que todo saliera muy bien ¡gracias por tu comentario!

      Responder
  8. Nubia Medina Yara

    Hola escribo desde Colombia. Acabo de encontrar tu block en mi angustia por encontrar ayuda acerca del lenguaje en los bebés; y me encuentro esto que me tocó el alma… en 2015 debieron desembarazarme por una preeclampsia severa con tan solo 26 semanas de gestación, mi bebito debió nacer con apenas 920 gramos de peso y 32 cms.!!! Desde ese momento mi vida dió un giro total, 107 días en UCI neonatal, con todas las enfermedades inimaginables y contra todo pronóstico, mi valiente hijo salió victorioso, realicé todo el hermoso proceso de mamá canguro y hoy tiene 24 meses y no ha parado de evolucionar positivamente desde que le dieron de alta, pero no se le viene en gana hablar!!!! Entiende todo, identifica colores, lee imágenes (especialmente de animales y hace algunos sonidos) obedece ordenes como llevar su ropita sucia a la cesta, los zapatos en su lugar, pasarme las chancletas, etc. pero al contrario de otra mamita que decía que pronuncia la última sílaba el lo hace con la primera de algunas palabras y otras pocas completas mama, papa, teta, caca, pepa, gol lo demás señas y creo que le encanta ese lenguaje de musarañas!!! Me encantaría me contaras como termino aquello del lenguaje de tu hijo. Gracias y felicitaciones por tus documentos, sencillos, divertidos y muy originales. Un abrazo.

    Responder
    1. yademasmama Autor

      Hola Nubia. Gracias por tu comentario y enhorabuena lo primero. Yo te diría que tengas paciencia porque vuestro proceso será más lento. De todas formas, al menos dice algunas palabras, así que vais por buen camino. Finalmente mi hijo tiene un retraso en el lenguaje y estamos trabajando con profesionales en ello. Es sólo un retraso en expresión, no en comprensión. Si quieres, dale un poco más de tiempo y si sigue igual, consúltalo con la pediatra y un logopeda. A mí me quedó la prna de no haber empezado a trabajarlo un poco antes (mi hijo dijo su primera palabra con dos años pero no empezó a hablar hasta los 3) ¡Saludos y suerte!

      Responder

Déjame un comentario con tu experiencia, ¡gracias!