Una habitación infantil con detalles en rojo y pizarra

inicial de madera decorativa

Una de las razones por la que decidimos mudarnos de casa, además de que necesitábamos más espacio para el bebé y para nosotros, era darle al enano una habitación más cómoda y que fuera creciendo con él. Al final, se ha quedado con el cuarto más grande de la casa y confieso que es la que más me gusta, aunque el del bebé también va ganando terreno 🙂

Lo curioso es que la idea de decoración que tenía en un principio ha cambiado mucho en estas últimas semanas y se ha ido adaptando a lo que todos queríamos. El peque me dejó claro desde el principio que quería una habitación con paredes rojas. Algo que rechazamos desde ese momento, pero que me hizo cambiar mi idea de colores en este espacio. Era imprescindible que hubiera detalles en su color favorito. A la vez, planteamos una habitación que se adaptara a su edad y a sus gustos, aprovechando la mayoría de muebles que teníamos ya.

rincón de manualidades

Sigue leyendo

El careto que le pones a tu bebé, en un emoticono

¿Quién no usa los emoticonos? ¿Te imaginas tener un emoticono personalizado con tu cara? Los de Nestlé lo han hecho realidad y yo me he unido a esta iniciativa tan divertida. Me invitaron a que enviara fotos poniendo caras graciosas y ya tengo mi emoji con uno de los caretos que le ponía (y sigo poniendo) a mi hijo cuando era un bebé.

Naturnes quiere crear una app descargable con un teclado de emoticonos de caras reales que los padres ponemos a nuestros hijos cuando queremos divertirlos, sacarles una sonrisa o entretenerlos, los emoticoNes. Cualquiera puede mandar su cara y los 15 mejores tendrán su emoticono, creado por un ilustrador con la foto que envíe. La app es descargable y permanente y los emoticonos se podrán usar en whatsapp 🙂 Estarán listos a partir de finales de julio sin fecha límite.

Y aquí van mis dos caretos enviados y la seleccionada, jeje. ¿Me parezco o no? Me encantan los coloretes y la raya del ojo. Yo la llamo la cara del perrito gruñón. Estoy horrorosa, lo sé, pero con los hijos no hay que tener vergüenza. Sigue leyendo

Normalizando la lactancia materna: Congreso Lacta 21

Congreso Lacta 21

Este pasado fin de semana se celebró en Pamplona el Congreso Nacional de Lactancia Materna Lacta 21, una oportunidad para que profesionales sanitarios y público en general se pusieran al tanto de todo lo relativo a la lactancia materna y que demostró que la reivindicación sigue activa: es necesario normalizar la lactancia.

La socióloga Ana Carmen Irigalba lo dejó muy claro en su intervención: para dar el pecho hay que querer, saber y poder. Como mujeres, estamos muy influidas por otros (opiniones que son como gotas de lluvia, dijo) y nosotras también vamos a influir en nuestras hijas con nuestra experiencia. “Creemos que la lactancia es una decisión individual, pero en realidad no es así, estamos condicionadas por la influencia social y las expectativas que hay sobre nosotras“. Interesante, ¿verdad?

Como también lo es la opinión que se tiene en el feminismo sobre la lactancia (o feminismos, porque hay muchos). Rosario Quintana Pantaleón, ginecóloga obstetra, explicó que una postura feminista es la de que amamantar nos esclaviza y dar el biberón nos libera, mientras que la contraria reivindica la lactancia como disidente contra un mundo patriarcal y productivo. Sigue leyendo

Las primeras gafas de sol (sorteo con Babiators)

gafas de sol para niños babitors

Nunca había pensado en la importancia de que bebés y niños pequeños llevaran gafas de sol. Creía que con un gorrito o una visera era suficiente, pero no lo es. Y me lo ha demostrado mi hijo, que siempre huía del sol como si fuera un vampiro porque le molestaba mucho en los ojos, pero que desde que lleva gafas anda feliz por la calle y sin buscar la sombra.

Sus primeras gafas de sol han tardado tres años, pero han llegado para quedarse. Creía que sería imposible que las aguantara más de tres minutos, pero no es así: se le nota más cómodo y está encantado de que todo el mundo le diga lo guapo que está. No las lleva toda la tarde, pero es importante que se vaya acostumbrando.

No es un tema de estética, es de salud: dicen que la retina infantil madura a medida que los niños crecen, por lo que, cuando son más pequeños, sus ojos no pueden filtrar la radiación UV. Además, están mucho más expuestos al sol que nosotros, y sus efectos se multiplican por el reflejo en el agua o la nieve, por lo que el peligro es mayor.  A pesar de ello, muy pocos niños llevan todavía gafas desde tan pequeños. En muchos casos es difícil que las lleven, pero tenemos que aprovechar el efecto de imitación de los padres. Si ven que no salimos de casa sin gafas de sol, ¿por qué iban ellos a ser menos? Sigue leyendo

El infierno del embarazo en verano

Por estas tierras llevamos, como quien dice, cuatro o cinco días de calor, pero han sido más que suficientes para probar en mis carnes los rigores del verano. En mi anterior embarazo me tocó de pleno el invierno, pero en éste no va a haber quien me libre de sudar la camiseta.

Ahora sé por qué otras madres que han pasado por un tercer trimestre veraniego me miran con pena: esto es un infierno. Las embarazadas llevamos encima, por regla general, unos grados Celsius por encima que el resto de los mortales. Los sofocos, sudores y cambios de temperatura nos matan más rápido que al resto. Yo en concreto, que siempre he sido Doña Calores, duro dos segundos de pie a más de 30 grados.

Lo peor es que el calor trae consigo picores insoportables en el pecho (sobre todo los pezones, y es terrible rascarse con disimulo) y en la barriga. Las piernas se hinchan y los pies sufren aún más: todo un espectáculo, y o me visto con vestidos que dejen pasar el aire, o el choque de los muslos al andar se hace insoportable. La piel está más sensible, hasta reactiva diría yo, y cada vez veo más lejos que ningún otro verano el estar morena.

embarazo en verano

Sigue leyendo

La congelación de óvulos como seguro

congelación de óvulos

¿Congelarías tus óvulos de joven para usarlos más tarde cuando tengas la posibilidad de quedarte embarazada? La congelación de óvulos (mejor dicho vitrificación, ya que realmente la técnica es diferente) no está reservada sólo a mujeres que van a someterse a tratamientos oncológicos o con otras enfermedades. Hay quienes abogan por hacerlo extensivo a todas las mujeres en edad fértil como un recurso para ganar tiempo al reloj biológico y evitar futuros problemas de infertilidad.

En definitiva, se trata de seguir teniendo óvulos de calidad y jóvenes como un “seguro” para cuando la mujer esté preparada para tener hijos con unos años más (por temas económicos, laborales, de pareja o los que sean) De este tema nos hablaron a un grupo de blogueras en IVI Pamplona, con motivo de que este mes de junio es el mes de la infertilidad. Según nos explicaron, el año pasado 700 mujeres en España preservaron sus óvulos en esta clínica. Tenían entre 33 y 39 años, muchas cargas laborales y buscaban una válvula de escape ante la llamada de su reloj biológico.

Los óvulos congelados no tienen caducidad y se pueden usar o no en el futuro para una fecundación in vitro, aunque muchos de ellos terminan siendo donados (según IVI, la mitad de las mujeres que consiguieron ser madres con ellos fue gracias a la ovodonación). La vitrificación de óvulos es una forma de solucionar la discordancia entre el momento reproductivo de la mujer (el mejor momento para concebir es con menos de 30 años) y el de concepción, que cada vez se retrasa más.  Sigue leyendo